Protected by Copyscape Web Copyright Protection Software

Aliyot Devarim  Shoftim

Devarim - Deuteronomio-  Cap. 16:18 al  21:9

Por Eliyahu BaYonah Ben Yossef, Director Shalom Haverim Org. New York

 

Aliyot es el plural hebreo de Aliá o Aliyá que significa "subir". Cada vez que una persona - Olé- sube a la Bimá   debe recitar la Braja -Bendicion- antes de comenzar el Baal Koréh -בעל קורא - la Lectura y al cerrar la misma. Esto se hace cada vez que el Baal Koréh lee la Porción -Parashá- correspondiente.

El Maftir es la última persona que se llama a la Bimá y es invitada a leer la porción de la Haftará -Profetas-

Esta es la Brajá de la Lectura de la Toráh:

 

Barjú et Adonay hamevoraj.

¡Bendecid al Eterno, el Bendito!

(todos) Baruj Adonay hamevoraj le'olam va'ed.

(todos) Bendito es el Eterno, el Bendito para siempre.

 
 

Baruj atáh Adonay Elohenu melej ha'olam, asher bajar banu mikol-ha'amim, venatan lanu et-torató.

Bendito seas Tu, oh Eterno nuestro Dios, Rey del universo que nos elegiste entre todos los pueblos y nos diste Tu Torah, Bendito seas, oh Eterno, que nos concediste la Torah.
   
 

 
 


Baruj atáh Adonay, notén hatoráh.
 (todos: Amén)
 

Bendito seas, oh Eterno, que nos concediste la Torah. (todos) AMEN  
 

Al terminar la Porción debe leer esta Brajá:


Baruj atáh Adonay, Eloheynu melej ha'olam, asher natan lanu torat emet, vejayey olam nata betojenu.

Bendito seas Tu oh Eterno nuestro Dios, Rey del Universo que nos diste (Tu Torah), la Torah de la Verdad, e implantaste en nosotros la Vida Eterna.


Baruj atáh Adonay, notén hatoráh. AMEN

Bendito seas, oh Eterno, que nos concediste la Torah. (TODOS DICEN AMEN)

 

Shofetim

  
 
 
16:18
Shoftim veshotrim titen-leja bejol-she'areyja asher Adonay Eloheyja noten leja lishvateyja veshafetu et-ha'am mishpat tsedek.

Jueces y guardias designarás para ti en cada una de tus tribus, en todas las ciudades que el Eterno tu Dios, te da, y juzgarán al pueblo con juicio recto.  *
16:19
Lo-tateh mishpat lo takir panim velo-tikaj shojad ki hashojad ye'aver eyney jajamim visalef divrey tsadikim.
No torcerás el juicio, no harás distinción de personas ni recibirás cohecho, porque el cohecho ciega los ojos de los sabios y pervierte las palabras de los justos.
16:20
Tsedek tsedek tirdof lema'an tijyeh veyarashta et-ha'arets asher-Adonay Eloheyja noten laj.
La justicia y solamente la justicia seguirás, para que vivas y poseas la tierra que el Eterno, tu Dios, te da.
16:21
Lo-tita leja asherah kol-ets etsel mizbaj Adonay Eloheyja asher ta'aseh-laj.
No plantarás para ti asherá (árbol de idolatría) ni ninguna clase de árbol junto al altar del Eterno, tu Dios, que harás para ti.
16:22  
Velo-takim leja matsevah asher sane Adonay Eloheyja.
Y no levantarás para ti matzevá (altar pagano monolítico), cosas que aborrece el Eterno, tu Dios.
17:1
Lo-tizbaj l'Adonay Eloheyja shor vaseh asher yihyeh vo mum kol davar ra ki toavat Adonay Eloheyja hu.
No ofrecerás en sacrificio al Eterno, tu Dios, buey o cordero que tenga defecto o cualquier imperfección, porque abominación es eso para el Eterno, tu Dios.
17:2
Ki-yimatse vekirbeja be'ajad she'areyja asher-Adonay Eloheyja noten laj ish o-ishah asher ya'aseh et-hara be'eyney Adonay Eloheyja la'avor berito.
Cuando se hallare en medio de ti, en cualquiera de tus ciudades que el Eterno, tu Dios, te da, hombre o mujer que haya hecho lo que es malo a los ojos del Eterno, tu Dios, transgrediendo su pacto,
17:3
Vayelej vaya'avod elohim ajerim vayishtaju lahem velashemesh o layare'aj o lejol-tseva hashamayim asher lo-tsiviti.
y que haya ido y servido a otros dioses postrándose ante ellos, o ante el sol o la luna o cualquier astro de todo el ejército de los cielos, lo cual Yo no he ordenado;
17:4
Vehugad-leja veshamata vedarashta heytev vehineh emet najon hadavar ne'estah hato'evah hazot beYisra'el.
y te fuere denunciado y le hubieres oído, indagarás bien, y he aquí que siendo verdad y cierto: se demostró que se llevó a cabo esa abominación en Israel.
17:5
Vehotseta et-ha'ish hahu o et-ha'ishah hahi asher asu et-hadavar hara hazeh el-she'areyja et-ha'ish o et-ha'ishah uskaltam ba'avanim vametu.
entonces harás conducir a las puertas de tu ciudad al tal hombre o a la tal mujer que hubiere hecho esta cosa mala; sea hombre o sea mujer los apedrearás y morirán.
17:6
Al-pi shnayim edim o shloshah edim yumat hamet lo yumat al-pi ed ejad.
Por el testimonio de dos testigos o de tres testigos será muerto el que debe morir; no será muerto por el testimonio de un solo testigo.
17:7
Yad ha'edim tihyeh-bo varishonah lahamito veyad kol-ha'am ba'ajaronah uvi'arta hara mikirbeja.
La mano de los testigos será la primera contra él para matarlo, y después la mano de todo el pueblo; así extirparás el mal de en medio de ti.
17:8
Ki yipale mimeja davar lamishpat beyn-dam ledam beyn-din ledin uveyn nega lanega divrey rivot bish'areyja vekamta ve'alita el-hamakom asher yivjar Adonay Eloheyja bo.
Cuando alguna ley te fuere desconocida en juicio: si una sangre fuere pura o impura, si una causa fuere justa o injusta, si una llaga fuere pura o impura, o si surgieren causas que provocaren divergencia de opiniones, en tus ciudades, entonces te levantarás al lugar que escoja Hashem tu Elohim.
17:9  
Uvata el-hakohanim haLevi'im ve'el-hashofet asher yihyeh bayamim hahem vedarashta vehigidu leja et devar hamishpat.
y te llegarás a los sacerdotes levitas, y al juez que hubiere en aquellos días, y consultarás y ellos te declararán la sentencia del juicio;  *
 17:10  
Ve'asita al-pi hadavar asher yagidu leja min-hamakom hahu asher yivjar Adonay veshamarta la'asot kejol asher yoruja.
y harás según el mandato de la sentencia que te anunciaren desde aquel lugar que escogiere el Eterno, y cuidarás de hacer conforme a todo lo que te enseñaren.
17:11  
Al-pi hatorah asher yoruja ve'al-hamishpat asher-yomru leja ta'aseh lo tasur min-hadavar asher yagidu leja yamin usmol.
Según el mandato de la ley que ellos te enseñaren, y según el juicio que te dijeren, así has de hacer; no te desviarás de la sentencia que te declararen ni hacia la derecha ni hacia la izquierda.
17:12
Veha'ish asher-ya'aseh vezadon levilti shmoa el-hakohen ha'omed lesharet sham et-Adonay Eloheyja o el-hashofet umet ha'ish hahu uvi'arta hara miYisra'el.
Y el hombre que obrare con soberbia, no escuchando al sacerdote que estuviere para oficiar allí al Eterno, tu Dios, o al juez, el tal hombre morirá; y eliminarás el mal de Israel.
17:13
Vejol-ha'am yishme'u veyira'u velo yezidun od.
Y todo el pueblo oirá y temerá, y ya no procederá mal con soberbia.

 

El Olé debe recitar la Braja de Cierre

 

 

 

SEGUNDA ALIA

 

Recitar la Braja de Inicio

 

17:14
Ki-tavo el-ha'arets asher Adonay Eloheyja noten laj virishtah veyashavtah bah ve'amarta asimah alay melej kejol-hagoyim asher sevivotay.

Cuando hubieres llegado a la tierra que el Eterno, tu Dios, te da, y la tuvieres en posesión, y habitares en ella, y dijeres: "pondré sobre mí un rey, como todas las naciones que están a mi alrededor",
17:15
Som tasim aleyja melej asher yivjar Adonay Eloheyja bo mikerev ajeyja tasim aleyja melej lo tujal latet aleyja ish nojri asher lo-ajija hu.
ciertamente podrás poner sobre ti por rey a aquél que escogiere el Eterno tu Dios; de entre tus hermanos pondrás rey sobre ti; no podrás poner sobre ti a hombre de tierra extraña, que no fuere hermano tuyo.
17:16
Rak lo-yarbeh-lo susim velo-yashiv et-ha'am Mitsraymah lema'an harbot sus va'Adonay amar lajem lo tosifun lashuv baderej hazeh od.
Pero no ha de multiplicar para sí caballos, ni hará volver el pueblo a Egipto para multiplicar caballos; porque el Eterno os ha, dicho: "Nunca más habéis de volver por este camino".*
17:17
Velo yarbeh-lo nashim velo yasur levavo vejesef vezahav lo yarbeh-lo me'od.
Ni tampoco ha de multiplicar para sí mujeres, para que no se desvíe su corazón; y plata y oro no multiplicará mucho para sí. *
17:18
Vehayah jeshivto al kise mamlajto vejatav lo et-mishneh hatorah hazot al-sefer milifney hakohanim haLevi'im.
Y cuando se sentare sobre el trono de su reino, escribirá para sí la copia de esta Ley en un libro, delante de los sacerdotes levitas; *
17:19
Vehayetah imo vekara vo kol-yemey jayav lema'an yilmad leyir'ah et-Adonay Elohav lishmor et-kol-divrey hatorah hazot ve'et-hajukim ha'eleh la'asotam.
y lo tendrá consigo y en él leerá todos los días de su vida, a fin de que aprenda a temer al Eterno, su Dios, para guardar todas las palabras de esta Ley y estos estatutos, para cumplirlos;
17:20
Levilti rum-levavo me'ejav ulevilti sur min-hamitsvah yamin usmol lema'an ya'arij yamim al-mamlajto hu uvanav bekerev Yisra'el.
a fin de que su corazón no se engría sobre sus hermanos, ni se desvíe de lo ordenado ni hacia la derecha ni hacia la izquierda, para que prolongue los pías de su reino, así él como sus hijos, en medio de Israel.

 

El Olé debe recitar la Braja de Cierre

 

 

 

TERCERA ALIA

 

Recitar la Braja de Inicio

 

18:1  
Lo-yihyeh lakohanim haLevi'im kol-shevet Levi jelek venajalah im-Yisra'el ishey Adonay venajalato yojelun.

Los sacerdotes levitas (con o sin defectos), de toda la tribu de Leví, no tendrán parte ni herencia con Israel; de las ofrendas de fuego del Eterno y de su herencia comerán,
*
18:2
Venajalah lo-yihyeh-lo bekerev ejav Adonay hu najalato ka'asher diber-lo.
mas herencia no tendrán entre sus hermanos; el Eterno es su herencia, como El les tiene dicho.
18:3
Vezeh yihyeh mishpat hakohanim me'et ha'am me'et zovjey hazevaj im-shor im-seh venatan lakohen hazroa vehalejayayim vehakevah.
Y éste será el derecho de los sacerdotes de parte del pueblo entre los que ofrecen sacrificio, sea buey o cordero; éstos darán al sacerdote la espaldilla y las dos quijadas, ]unto con la lengua y el buche;
18:4  
Reshit deganeja tiroshja veyitshareja vereshit gez tsoneja titen-lo.
las primicias de tu grano, de tu mosto y de tu aceite, como también las primicias del esquileo de tus ovejas, darás a él; *
18:5  
Ki vo bajar Adonay Eloheyja mikol-shvateyja la'amod lesharet beshem-Adonay hu uvanav kol-hayamim.
porque a él ha escogido el Eterno, tu Dios, de entre todas las tribus, para presentarse y servir en nombre del Eterno, él y sus hijos para todos los días.

 

El Olé debe recitar la Braja de Cierre

 

 

 

CUARTA  ALIA

 

Recitar la Braja de Inicio

 

18:6  
Veji-yavo haLevi me'ajad she'areyja mikol-Yisra'el asher-hu gar sham uva bejol-avat nafsho el-hamakom asher-yivjar Adonay.

Y cuando viniere el sacerdote que desciende de la tribu de Leví, de alguna de tus ciudades de entre todo Israel donde hubiere habitado, y viniere con todo el deseo de su alma al lugar que escogiere el Eterno,
18:7
Vesheret beshem Adonay Elohav kejol-ejav haLevi'im ha'omedim sham lifney Adonay.
entonces oficiará en el nombre del Eterno, tu Dios, como cualquiera de sus hermanos sacerdotes levitas que sirvieren allí delante del Eterno.
18:8  
Jelek kejelek yojelu levad mimkarav al-ha'avot.
Iguales porciones recibirán todos ellos, excepto la parte de los patrimonios paternos que pertenecen a los sacerdotes que ya estaban allí.
18:9  
Ki atah ba el-ha'arets asher-Adonay Eloheyja noten laj lo-tilmad la'asot ketoavot hagoyim hahem.
Cuando entrares en la tierra que el Eterno, tu Dios, te da, no aprenderás a hacer según las abominaciones de aquellas naciones.
18:10  
Lo-yimatse veja ma'avir beno-uvito ba'esh kosem ksamim me'onen umenajesh umjashef.
No se hallará entre los tuyos quien haga pasar a su hijo o a su hija por el fuego, ni quien practique la adivinación, ni pronosticador, ni adivino, ni hechicero,
18:11
Vejover javer vesho'el ov veyid'oni vedoresh el-hametim.
ni encantador de animales, ni nigromante, ni yideonita, ni quien consulte a los muertos; *
18:12  
Ki-toavat Adonay kol-oseh eleh uviglal hato'evot ha'eleh Adonay Eloheyja morish otam mipaneyja.
porque abominable es para el Eterno todo aquél que hace estas cosas, y por causa de estas abominaciones el Eterno, tu Dios, los destierra de delante de ti.
18:13
Tamim tihyeh im Adonay Eloheyja.
Perfecto serás para con el Eterno, tu Dios.  * 
  El Olé debe recitar la Braja de Cierre  
   

QUINTA ALIA

  Recitar la Braja de Inicio  
18:14
Ki hagoyim ha'eleh asher atah yoresh otam el-me'onenim ve'el-kosmim yishma'u ve'atah lo jen natan leja Adonay Eloheyja.

Porque estas naciones que vas a desterrar acostumbran escuchar a los pronosticadores y a los adivinos; mas en cuanto a ti, el Eterno, tu Dios, no te permitió tal cosa.
18:15
Navi mikirbeja me'ajeyja kamoni yakim leja Adonay Eloheyja elav tishma'un.
El Eterno, tu Dios, hará surgir para ti un profeta de en medio de ti, de entre tus hermanos, como yo, (en sucesivas generaciones); a él oiréis,
18:16
Kejol asher-sha'alta me'im Adonay Eloheyja beJorev beyom hakahal lemor lo osef lishmoa et-kol Adonay Elohay ve'et-ha'esh hagedolah hazot lo-er'eh od velo amut.
de acuerdo con todo lo que pediste al Eterno, tu Dios, en Horev en el día de la asamblea, diciendo: "no oiga yo otra vez la voz del Eterno, mi Dios, ni vea más este gran fuego, para que no muera".
18:17
Vayomer Adonay elay heytivu asher diberu.
A lo cual me dijo el Eterno: Acertaron bien en lo que han dicho;
18:18  
Navi akim lahem mikerev ajeyhem kamoja venatati devaray befiv vediber aleyhem et kol-asher atsavenu.
profeta haré surgir para ellos de en medio de sus hermanos, como tú; y pondré mis palabras en su boca, y él les hablará todo cuanto Yo le ordenare.
18:19  
Vehayah ha'ish asher lo-yishma el-devaray asher yedaber bishmi anoji edrosh me'imo.
Y el hombre que no obedeciere a mis palabras que él hablare en mi nombre, Yo mismo le pediré cuenta de ello.
18:20  
Aj hanavi asher yazid ledaber davar bishmi et asher lo-tsivitiv ledaber va'asher yedaber beshem elohim ajerim umet hanavi hahu.
Pero el profeta que tuviere la presunción de hablar en mi nombre palabra que Yo no le haya ordenado decir, o que hablare en nombre de otros dioses, el tal profeta morirá.
18:21  
Veji tomar bilvaveja eyjah neda et-hadavar asher lo-dibro Adonay.
Y si preguntares en tu corazón: "¿cómo podremos conocer la palabra que no ha hablado el Eterno?"
18:22  
Asher yedaber hanavi beshem Adonay velo-yiheyeh hadavar velo yavo hu hadavar asher lo-dibro Adonay bezadon dibero hanavi lo tagur mimenu.
Cuando hablare un profeta en nombre del Eterno y no sucediere la cosa ni se verificare, esto es lo que no ha hablado el Eterno; con presunción lo ha hablado el tal profeta, no tengas temor de él.
19:1
Ki-yajrit Adonay Eloheyja et-hagoyim asher Adonay Eloheyja noten leja et-artsam virishtam veyashavta ve'areyhem uvevateyhem.
Cuando el Eterno, tu Dios, haya exterminado las naciones cuya tierra el Eterno, tu Dios, te da, y las hubieres desposeído y habitares en sus ciudades y en sus casas,
19:2
Shalosh arim tavdil laj betoj artseja asher Adonay Eloheyja noten leja lerishtah.
separarás para ti tres ciudades en medio de la tierra que el Eterno, tu Dios, te da para heredarla;
19:3  
Tajin leja haderej veshilashta et-gvul artseja asher yanjilja Adonay Eloheyja vehayah lanus shamah kol-rotse'aj.
te prepararás el camino y dividirás en tres partes  el territorio de tu país que te hará heredar el Eterno, tu Dios; y esto será para que todo homicida huya hacia ahí. **
19:4
Vezeh dvar harotse'aj asher-yanus shamah vajay asher yakeh et-re'ehu bivli-da'at vehu lo-sone lo mitmol shilshom.
Y éste es el caso del homicida que podrá huir allí y vivir: aquél que hiriere a su prójimo impensadamente, y sin tenerle enemistad previa;
19:5
Va'asher yavo et-re'ehu vaya'ar lajtov etsim venidejah yado vagarzen lijrot ha'ets venashal habarzel min-ha'ets umatsa et-re'ehu vamet hu yanus el-ajat he'arim-ha'eleh vajay.
y aquél que fuere con su compañero al bosque para cortar leña, y se resbalare su mano con el hacha con que iba a cortar la leña, y saltare el hierro del mango y diere en su compañero, y éste muriese; este tal huirá a una de estas ciudades y vivirá;
19:6  
Pen-yirdof go'el hadam ajarey harotse'aj ki yejam levavo vehisigo ki-yirbeh haderej vehikahu nafesh velo eyn mishpat-mavet ki lo sone hu lo mitmol shilshom.
no sea que el vengador de la sangre persiga al homicida mientras esté enardecido su corazón, y le alcance por ser largo el camino, y le hiera de muerte no siendo él digno de muerte, porque no le odiaba anteriormente.
19:7   
Al-ken anoji metsaveja lemor shalosh arim tavdil laj. 
Por lo cual yo te ordeno, diciendo: separarás para ti tres ciudades;
19:8
Ve'im-yarjiv Adonay Eloheyja et-gvuleja ka'asher nishba la'avoteyja venatan leja et-kol-ha'arets asher diber latet la'avoteyja.
y cuando el Eterno, tu Dios, ensanchare tus términos, como tiene apurado a tus padres, y te diere toda la tierra que prometió dar a tus padres,
19:9  
Ki-tishmor et-kol-hamitsvah hazot la'asotah asher anoji metsaveja hayom le'ahavah et-Adonay Eloheyja velalejet bidrajav kol-hayamim veyasafta leja od shalosh arim al hashalosh ha'eleh.
con tal de que guardes todos estos mandamientos que yo te ordeno hoy, para cumplirlos, amando al Eterno, tu Dios, y andando en sus caminos todos los días, entonces añadirás para ti otras tres ciudades además de estas tres.
19:10
Velo yishafej dam naki bekerev artseja asher Adonay Eloheyja noten leja najalah vehayah aleyja damim.
para que no se derrame la sangre inocente en la tierra que el Eterno, tu Dios, te da por herencia, y así haya sobre ti delito de sangre.
19:11  
Veji-yiheyeh ish sone lere'ehu ve'arav lo vekam alav vehikahu nefesh vamet venas el-ajat he'arim ha'el.
Y cuando un hombre aborreciere a su prójimo y le armare una asechanza, y se levantare contra él y le hiriere mortalmente, de modo que muera, y huya a una de aquellas ciudades,
19:12  
Veshaleju zikney iro velakeju oto misham venatnu oto beyad go'el hadam vamet.
los ancianos de su ciudad enviarán y le tomarán de ahí y le entregarán en mano del vengador de la sangre, para que muera.
19:13  
Lo-tajos eyneja alav uvi'arta dam-hanaki miYisra'el vetov laj.
Tus ojos no tendrán compasión de él; así extirparás de Israel (la culpa por) la sangre inocente, y será bueno para ti.
 

El Olé debe recitar la Braja de Cierre

 

 

 

SEXTA ALIA

 

Recitar la Braja de Inicio

 

19:14  
Lo tasig gvul re'aja asher gavlu rishonim benajalatja asher tinjal ba'arets asher Adonay Eloheyja noten leja lerishtah.

No removerás el límite de la hacienda de tu prójimo que fijaron los antiguos (para disminuirlo) en la herencia que has de poseer en la tierra que el terno, tu Dios, te da en posesión.
*
19:15  
Lo-yakum ed ejad be'ish lejol-avon ulejol-jatat bejol-jet asher yejeta al-pi shney edim o al-pi shloshah-edim yakum davar.
No valdrá un solo testigo contra un hombre, por cualquier delito o por cualquier pecado, sea cual fuere el pecado que cometiere; por el testimonio de dos testigos o por el testimonio de tres testigos, se afirmará la causa.
19:16
Ki-yakum ed-jamas be'ish la'anot bo sarah.
Guando se levantaren testigos maliciosos contra alguien, para testificar contra él falsedad,
19:17
Ve'amdu shney-ha'anashim asher-lahem hariv lifney Adonay lifney hakohanim vehashoftim asher yiheyu bayamim hahem.
entonces los dos hombres testigos y los litigantes se presentarán delante del Eterno, o sea ante los sacerdotes y los jueces que hubiere en aquellos días;
19:18
Vedarshu hashoftim heytev vehineh ed-sheker ha'ed sheker anah ve'ajiv.
y los jueces inquirirán bien, y si resultan falsos los testigos, y que han atestiguado falsedad contra su hermano, *
19:19
Va'asitem lo ka'asher zamam la'asot le'ajiv uvi'arta hara mikirbeja.
haréis con ellos lo mismo que ellos pensaban hacer contra su hermano; así extirparás el mal de en medio de ti.
19:20
Vehanish'arim yishme'u veyira'u velo-yosifu la'asot od kadavar hara hazeh bekirbeja.
Y los demás oirán y temerán, y no volverán a hacer semejante maldad en medio de ti.
19:21
Velo tajos eyneja nefesh benefesh ayin be'ayin shen beshen yad beyad regel beragel.
Y tus ojos no se compadecerán; vida por vida, ojo por ojo, diente por diente, mano por mano, pie por pie.
20:1  
Ki-tetse lamiljamah al-oyveja vera'ita sus varejev am rav mimeja lo tira mehem ki-Adonay Eloheyja imaj hama'alja me'erets Mitsrayim.
Cuando salieres a la guerra contra tu enemigo y vieres caballos y carros, y gente más numerosa que tú, no has de temerlos, porque el Eterno, tu Dios, está contigo, el mismo que te hizo subir de la tierra de Egipto.
20:2
Vehayah kekoravjem el-hamiljamah venigash hakohen vediber el-ha'am.
Y sucederá que cuando os acerquéis para trabar batalla, se llegará el sacerdote y hablará al pueblo,
20:3  
Ve'amar alehem shma Yisra'el atem krevim hayom lamiljamah al-oyveyjem al-yeraj levavjem al-tir'u ve'al-tajpezu ve'al-ta'artsu mipneyhem.
y les dirá: Oye, oh Israel: vosotros os acercaréis hoy para pelear contra vuestros enemigos. No se ablande vuestro corazón; no temáis ni os alarméis ni os quebrantéis ante ellos;
20:4
Ki Adonay Eloheyjem haholej imajem lehilajem lajem im-oyeveyjem lehoshia etjem.
porque el Eterno, vuestro Dios, es el que os acompaña para pelear por vosotros contra vuestros enemigos, para salvaros.
20:5  
Vediberu hashotrim el-ha'am lemor mi-ha'ish asher banah vayit-jadash velo janajo yelej veyashov leveyto pen-yamut bamiljamah ve'ish ajer yajnejenu.
Y hablarán los guardias al pueblo, diciendo: ¿Quién es el hombre que ha edificado casa nueva. y no la ha estrenado? Váyase y vuelva a su casa, no sea que muera en la batalla y otro hombre la estrene.
20:6  
Umi-ha'ish asher nata kerem velo jilelo yelej veyashov leveyto pen-yamut bamiljamah ve'ish ajer yejalelenu.
Y ¿quién es el hombre que ha plantado una viña y no ha gozado todavía de su primer fruto? Váyase y vuelva a su casa, no sea que muera en la batalla y otro hombre goce su primer fruto.
20:7  
Umi-ha'ish asher eras ishah velo lekajah yelej veyashov leveyto pen-yamut bamiljamah ve'ish ajer yikajenah.
Y ¿quién es el hombre que se ha desposado con mujer y no la ha tomado? Váyase y vuelva a su casa, no sea que muera en la batalla y otro hombre la tome. 
20:8  
Veyasfu hashotrim ledaber el-ha'am ve'ameru mi-ha'ish hayare veraj halevav yelej veyashov leveyto velo yimas et-levav ejav kilvavo.
Y seguirán hablando los guardias al pueblo y dirán: ¿Quién es el hombre miedoso y de corazón blando'? Váyase y vuelva a su casa, y no derrita el corazón de sus hermanos como el corazón suyo.
20:9
Vehayah kejalot hashotrim ledaber el-ha'am ufakdu sarey Tsva'ot berosh ha'am.
Y sucederá que cuando acaben los guardias de hablar al pueblo, designarán oficiales de tropas al frente del pueblo.

 

El Olé debe recitar la Braja de Cierre

 

 

 

SEPTIMA ALIA

 

Recitar la Braja de Inicio

 

20:10
Ki-tikrav el-ir lehilajem aleyha vekarata eleyha leshalom.

Cuando te acercares a alguna ciudad para pelear contra ella, le ofrecerás la paz.
20:11
Vehayah im-shalom ta'anja ufatjah laj vehayah kol-ha'am hanimtsa-vah yiheyu leja lamas va'avaduja.
Y si ella se sometiere a la paz y te abriere sus puertas, todo el pueblo que se hallare dentro será tributario tuyo y te servirá.
20:12
Ve'im-lo tashlim imaj ve'astah imeja miljamah vetsarta aleyha.
Mas si no quisiere someterse a la paz y te hiciere guerra, entonces le pondrás sitio;
20:13
Unetanah Adonay Eloheyja beyadeja vehikita et-kol-zejurah lefi-jarev.
y al entregarla el Eterno, tu Dios, en tu mano, herirás a todo varón suyo a filo de espada;
 20:14  
Rak hanashim vehataf vehabehemah vejol asher yiheyeh va'ir kol-shlalah tavoz laj ve'ajalta et-shlal oyeveyja asher natan Adonay Eloheyja laj.
pero las mujeres y los niños, y las bestias, con todo lo que hubiere dentro de la ciudad, todo el despojo de ella, lo saquearás para ti; y disfrutarás del despojo de tus enemigos que te haya entregado el Eterno, tu Dios.
20:15
Ken ta'aseh lejol-he'arim harejokot mimeja me'od asher lo-me'arey hagoyim-ha'eleh henah.
Así harás con todas las ciudades que estén muy lejos de ti, que no sean de las ciudades de estas naciones que están aquí.
20:16  
Rak me'arey ha'amim ha'eleh asher Adonay Eloheyja noten leja najalah lo tejayeh kol-neshamah.
Mas de las ciudades de estos pueblos que el Eterno, tu Dios, te da en herencia, no dejarás persona con vida,
20:17
Ki-hajarem tajarimem haJiti veha'Emori haKna'ani vehaPrizi haJivi vehaYevusi ka'asher tsiveja Adonay Eloheyja.
sino que ciertamente los destruirás: al hiteo, al emoreo, al cananeo, y al perizeo, al hiveo, y al yevuseo, como te ha ordenado el Eterno, tu Dios,
20:18
Lema'an asher lo-yelamedu etjem la'asot kejol toavotam asher asu l'eloheyhem vajatatem l'Adonay Eloheyjem.
a fin de que no os enseñen a hacer conforme a todas las abominaciones que ellos practican con sus dioses, de manera que pequéis contra el Eterno, vuestro Dios.
20:19  
Ki-tatsur el-ir yamim rabim lehilajem aleyha letofsah lo-tashjit et-etsah lindoaj alav garzen ki mimenu tojel ve'oto lo tijrot ki ha'adam ets hasadeh lavo mipaneyja bamatsor.
Cuando sitiares alguna ciudad por muchos días, peleando contra ella para tomarla, no destruirás sus árboles alzando contra ellos el hacha, porque de ellos podrás comer; por tanto no los cortarás, pues ¿es acaso el árbol del campo hombre para que sufra las crueldades el sitio.
20:20
Rak ets asher-teda ki lo-ets ma'ajal hu oto tashjit vejarata uvanita matsor al-ha'ir asher-hi osah imeja miljamah ad ridetah.
Solamente los árboles que tú sabes que no son árboles que dan fruto comestible, éstos podrás destruir y cortar para construir baluarte contra la ciudad que te hace guerra, hacia su rendición.
21:1
Ki-yimatse jalal ba'adamah asher Adonay Eloheyja noten leja lerishtah nofel basadeh lo noda mi hikahu.
Cuando fuere hallada una persona asesinada, caída en el campo, en la tierra que el Eterno, tu Dios, te da para poseerla, y no se supiere quién la haya matado,  *
21:2
Veyats'u zkeneyja veshofteyja umadedu el-he'arim asher svivot hejalal.
entonces saldrán tus ancianos y tus jueces, y desde allí medirán la distancia hasta las ciudades que estén alrededor del muerto;
21:3
Vehayah ha'ir hakrovah el-hejalal velakeju zikney ha'ir hahi eglat bakar asher lo-ubad bah asher lo-mashjah be'ol.
y de la ciudad más próxima al muerto, tomarán los ancianos de aquella ciudad una novilla, con la cual no se ha trabajado y que no haya llevado yugo;
21:4
Vehoridu zikney ha'ir hahi et-ha'eglah el-najal Eytan asher lo-ye'aved bo velo yizarea ve'arfu-sham et-ha'eglah banajal.
y los ancianos de aquella ciudad harán bajar la novilla a un torrente fuerte, cerca de un lugar que no se labrará ni se sembrará, y allí junto al torrente quebrarán la cerviz de la novilla.
21:5
Venigshu hakohanim beney Levi ki vam bajar Adonay Eloheyja lesharto ulevarej beshem Adonay ve'al-pihem yiheyeh kol-riv vejol-naga.
Y se acercarán los sacerdotes, hijos de Leví, porque a éstos ha escogido el Eterno, tu Dios, para servirle y para bendecir en nombre del Eterno, y por su sentencia será resuelta toda controversia y toda llaga;
21:6
Vejol-zikney ha'ir hahi hakerovim el-hejalal yirjatsu et-yedeyhem al-ha'eglah ha'arufah vanajal.
y todos los ancianos de aquella ciudad, los más cercanos al muerto, lavarán sus manos sobre la novilla cuya cerviz fue quebrada junto al torrente;

 

El Olé debe recitar la Braja de Cierre

 

 

 

ULTIMA ALIA

 

Recitar la Braja de Inicio

 

21:7   
Ve'anu ve'amru yadenu lo shafju et-hadam hazeh ve'eyneynu lo ra'u. 

y protestarán y dirán: nuestras manos no derramaron esta sangre, y nuestros ojos no vieron.
21:8  
Kaper le'ameja Yisra'el asher-padita Adonay ve'al-titen dam naki bekerev ameja Yisra'el venikaper lahem hadam.
(Y los sacerdotes dirán:) ¡Perdona, oh Eterno, a tu pueblo Israel, que redimiste, y no pongas culpa de la sangre inocente en medio de tu pueblo Israel! Y así el pecado de aquella sangre derramada les será perdonada,
21:9  
Ve'atah teva'er hadam hanaki mikirbeja ki-ta'aseh hayashar be'eyney Adonay.
y así tú extirparás la culpa de la sangre inocente de en medio de ti, pues harás lo que es recto a los ojos del Eterno.

 

Recitar la Braja de Inicio

 

Notas explicativas

 Jueces y guardias designarás para tí
  Estas palabras "para ti" transmiten la idea de otro tipo de juicio: la necesidad de juzgarnos antes que nada a nosotros mismos, puesto que las personas suelen ser rápidas para juzgar a otros y lentas para el propio juicio.  --

Al juez que hubiere en aquellos días
  Nuestros sabios deducen de estas palabras que debemos respetar al juez, presidente, jefe o autoridad religiosa que ocupan su cargo, aun cuando sean inferiores en sabiduría y en cualidades a sus predecesores, y dicen: "Jefté (Jueces 11, 11) en su generación, es considerado como el profeta Samuel en la suya". De esta cita podemos deducir también que la justicia no depende solamente de los magistrados, y que éstos reflejan las condiciones de su época. Por eso Jefté en su generación, como Samuel en la suya, se crean su propia justicia y su propio destino. Pero cada generación es responsable de lo que en ella ocurra. Quizá haya leyes de evolución histórica, quizá influyan leyes de carácter político, económico, social o psicológico sobre la sociedad y sus distintos aspectos y problemas, pero siempre tendrá en sus manos la posibilidad de realizar la verdadera justicia y moral, si así se lo propone. Tal es el verdadero sentido del mandamiento: "Jueces y guardias te pondrás, y juzgarán al pueblo con justo juicio" (versículo 18). El juez debía abstenerse de hacer diferencia entre los litigantes, haciendo, por ejemplo, sentar a uno y dejando al otro de pie; hablando gentilmente a uno y ásperamente al otro, favoreciendo al pobre por ser pobre y al rico para evitarle la vergüenza de la condena. Por lo mismo se prohibía dedicar honores y presentes a los jueces para conseguir su favor. La finalidad de este mandamiento es que, por medio de la justicia, se convierta el mundo en lo que la Torah y los profetas habían soñado: El reino del Eterno sobre la Tierra.  *-

Para multiplicar caballos
  El rey de Israel no podía poseer muchos, para no tener ambiciones de conquistas territoriales, sino sólo los necesarios para su carruaje. Tampoco ni plata en abundancia con que hacer ostentación de su riqueza, a no ser que los destinase a los gastos del ejército, a la defensa del país o al culto de Dios.  -*-

Para que no se desvíe tu corazón
  Siendo Salomón ya viejo, sus mujeres inclinaron su voluntad hacia dioses ajenos, y su corazón no era perfecto para con Dios como el de su padre David (1 Reyes 11, 4).  -*-

La copia de esta Ley
  La versión griega de la Biblia interpreta estas palabras como "Segunda Ley", y por eso llamaron el quinto libro de Moisés "Deuteronomio". Según su versión, es este libro el que llevaba el rey de Israel consigo, mientras que según el Talmud, era la copia de la Torah entera, o sea los cinco libros de que está compuesta.  -*-

De su herencia comerán
   De las demás ofrendas, como diezmos, etc.  -*-

Las primicias de tu grano
  Se refiere a la ofrenda llamada terumá, o sea 1/40 ó 1/50 ó 1 /60 de la cosecha, que pertenecía a los sacerdotes, de acuerdo con la liberalidad de quien lo daba.  -*-

Yideonita
   Hechicero que colocaba el hueso de un animalito llamado yadúa dentro de su boca, y predecía por medio de él. -*-

Perfecto serás
   Esto significa que confiando en el Eterno es como estarás con el Eterno, tu Dios.  -*-

Te preparás el camino
  Esta palabra nos indica que debía eliminarse cualquier obstáculo en el camino que va a la ciudad de refugio de manera que el homicida involuntario no tuviese que escalar un monte o cruzar un río sin puente para llegar a ella. Dos discípulos de sabios le acompañaban. En las encrucijadas debía figurar la palabra miklat (refugio) indicando el camino. El homicida involuntario que moría en una ciudad de refugio, era sepultado allí mismo, pero tras la muerte del sumo sacerdote, sus restos podían ser trasladados junto a la sepultura de sus padres. Si el homicida era el propio sumo sacerdote, o si él era la víctima, el acusado no salía jamás de la ciudad de refugio (Makot, 2, 6). Y el que mataba involuntariamente estando en la ciudad de su refugio, debía salir de ella para asilarse en otra igual.  -*-

Dividirás en tres partes
  Esto quiere decir que desde la frontera hasta la segunda ciudad de refugio, habrá la misma distancia que hay de la primera ciudad a la tercera; y desde la segunda ciudad de refugio hasta el otro extremo de la frontera, habrá igualmente la misma distancia. Así se explican las palabras del versículo 3: "Y dividirás en tres partes", etc.  -*-

La hacienda de tu prójimo
   Esto significa también invadir el derecho ajeno, como hacer que alguien pierda su empleo para ocuparlo él, etc.  -*-

Han atestiguado falsedad
   Este versículo trata del castigo que se aplicaba a los testigos falsos (edim zomemim) cuando son desmentidos en sus declaraciones por otros testigos que les decían: "vosotros estuvisteis en aquel día, en aquella hora y en aquel lugar con nosotros; ¿cómo podéis atestiguar en este acontecimiento si no estabais presentes? " Después de que los jueces indagaban y comprobaban la veracidad de estas palabras, los testigos falsos recibían la misma condena que pensaban hacer sufrir a la víctima de la calumnia. Si se trataba de un asunto monetario, pagaban su importe, dividiéndolo en partes iguales; si el castigo fuese de malkul (39 azotes, ver Makot, 5, 10), cada uno de ellos recibía este castigo en su totalidad; y si intentaban condenar a muerte, todos los testigos falsos debían ser muertos. Si la condena que querían infligir a la víctima era de tal naturaleza que no podía aplicárseles, como cuando atestiguaban que un cohen (sacerdote) era hijo de una mujer guerushá o jalutzá (divorciada o liberada por la ley del levirato), los testigos falsos recibían el castigo de malkul. Según la ley, un cohén no puede contraer matrimonio con semejantes mujeres (ver Levítico 21, 7), y si lo hacía, ni él ni sus hijos podían ofrecer el sacrificio.  -*-

El sacerdote hablara al pueblo
   El sacerdote que hablaba estas palabras, se denominaba cohen mashúaj miljamá (sacerdote ungido en circunstancia de guerra). Antes de salir a campaña, éste pronunciaba las palabras de los versículos 3 y 4, y otro sacerdote las hacía oír al pueblo. El cohen mashúaj miljamá agregaba: ¿Quién es el hombre que ha edificado...?" etc. (versículo 5-7) y un guardia las repetía. Después éste agregaba: "¿Quién es el hombre miedoso...? " etc. (versículo 8), y otro guardia hacía oír estas mismas palabras al pueblo. 

Quién se ha desposado con mujer?
   Morada, vid, (trabajo), y después mujer; esta es la moral que encierran los versos 5, 6 y 7: Antes de contraer matrimonio, el hombre debe poseer una morada y tener un trabajo del que puedan mantenerse él y su esposa; sólo después podrá pensar en casarse. Por otra parte, en el capítulo 28 de este mismo libro, verso 30, todo esto se menciona en orden inverso: mujer, morada y trabajo. Según los exegetas, éste era otro de los castigos mencionados en aquella perashá para el israelita que no obedeciese la voz del Eterno, pues El hará que todos sus actos se realicen al revés de las normas regulares del ser humano que cumple con la voluntad divina. 

No se supiere quién la haya matado
  El capítulo 21, hasta el versículo 9, trata del asunto de la eglá arufá (novilla decapitada). Cuando se hallaba a una persona asesinada, caída en el campo, sin que se supiese quién la mató, salían tres o cinco ancianos de los jueces del tribunal supremo de Jerusalem y medían, a partir del cuerpo, hasta la ciudad más próxima. Después de haber sepultado el cadáver, los ancianos de esta ciudad tomaban una novilla de dos años de edad como máximo, y la decapitaban junto a un torrente de aguas impetuosas. Los ancianos se lavaban las manos en el lugar mismo en que decapitaban a la novilla, y pronunciaban las palabras del versículo 7. Los sacerdotes que estaban presentes decían: "perdona a tu pueblo Israel", etc. (verso 8). Hacían esto porque el hecho de hallarse a un hombre asesinado se consideraba un caso de responsabilidad social y colectiva. ¿Quién podría afirmar que aquel infeliz no hubiese sido un hombre que viviese del robo y de asaltos, acabando finalmente asesinado en el campo? Ciertamente podría haberse convertido en un hombre honesto de haber recibido buenos consejos., si se le hubiese ayudado y educado. Por ello era necesario que los representantes de la sociedad, los ancianos y los magistrados de la ciudad más cercana, reconocieran su parte de responsabilidad en nombre de la sociedad, pidiendo perdón y expiación a Dios. 

Siguiente Aliyot Devarim Ki Zetze

Anterior Aliyot Devarim Ree

 

       


 

 

     
     
     
 

 

 

 

Correos: eliyahubayonah@gmail.com

Copy Rights © Shalom Haverim Org - Monsey 10952, New York