Protected by Copyscape Web Copyright Protection Software

Aliyot  Haftará Bereshit Vayishlaj

Obadías 1:1 - 1:21  

Por Eliyahu BaYonah Ben Yossef, Director Shalom Haverim Org. New York

Aliyot es el plural hebreo de Aliá o Aliyá que significa "subir". Cada vez que una persona - Olé- sube a la Bimá   debe recitar la Braja -Bendicion- antes de comenzar el Baal Koréh -בעל קורא - la Lectura y al cerrar la misma. Esto se hace cada vez que el Baal Koréh lee la Porción -Parashá- correspondiente.

El Maftir es la última persona que se llama a la Bimá y es invitada a leer la porción de la Haftará -Profetas-

Esta es la Brajá de la Lectura de la Haftaráh:

 

  
 

Baruj atáh Adonay Elohenu melej ha'olam asher bajar binevi'im tovim veratsaj vedivreyjem hane'emarim be'emet.
Bendito seas Tú, Eterno Dios nuestro y Rey del Universo, que escogiste buenos profetas y te complaciste en sus palabras, que fueron enunciadas con verdad.  
 
  
 
Baruj atáh Adonay jaboker batoráh uveMoshé avdó uveYisra'el amó uvinvi'ey ja'emet vatsédek. Bendito seas Tú, Eterno, que escogiste la Torah, a Moisés Tu siervo, a Tu pueblo Israel y a profetas de la verdad y y de la rectitud.
 
  
 
     

 

 

1:1
Jazon Ovadyah koh-amar Adonay Elohim le-Edom shmu'ah shamanu me'et Adonay vetsir bagoyim shulaj kumu venakumah aleyha lamiljamah.
Visión de Obadías; así dice el Eterno Dios acerca de Edom: De parte del Eterno oímos buenas nuevas, y un mensajero ha sido enviado entre las naciones para decir: Levantaos y levantémonos contra Edom en batalla.
1:2
Hineh katon netatija bagoyim bazu'i atah me'od.
He aquí que te he hecho pequeño, oh Edom, entre las naciones; eres muy despreciado.
1:3
Zedon libeja hishi'eja shojni bejagvey-sela merom shivto omer belibo mi yorideni arets.
La soberbia de tu corazón te ha seducido, oh tú que habitas en las hendiduras de la peña, y cuya morada está en alto, que dices en tu corazón: "¿quién me hará bajar a tierra?"
1:4
Im-tagbiha kanesher ve'im-beyn kojavim sim kineja misham orideja ne'um-Adonay.
Aunque te remontares como el águila y entre las estrellas pusieres tu nido, de allí te haré bajar, dice el Eterno.
1:5
Im-ganavim ba'u-leja im-shodedey laylah eyj nidmeytah halo yignevu dayam im-botsrim ba'u laj halo yash'iru olelot.
Si hubieran venido a ti ladrones o salteadores nocturnos (¡ve cómo has sido destruido!) ¿no habrían robado hasta que les bastase? Si a tu viña viniesen vendimiadores, ¿no habrían dejado uvas restantes?
1:6  
 

Eyj nejpesu Esav nive'u matspunav.
Mas ¡cómo han sido escudriñadas las cosas de Esaú! ¡cómo ha sido rebuscado lo que tenía escondido!
1:7
Ad-hagvul shiljuja kol anshey vriteja hishi'uja yajlu leja anshey shlomeja lajmeja yasimu mazor tajteyja eyn tevunah bo.
Hasta los confines te han acompañado por el camino todos tus aliados; los hombres que estaban en paz contigo, contra ti prevalecieron; los que comen tu pan han tendido una trampa debajo de ti, y no hay en ti entendimiento.
1:8  
Halo bayom hahu ne'um-Adonay veha'avadeti jajamim me'Edom utevunah mehar Esav.
En aquel día, dice el Eterno, ciertamente haré perecer a los sabios de Edom, y del monte de Esaú al entendimiento.
1:9  
Vejatu giboreyja Teyman lema'an yikaret-ish mehar Esav mikatel.
Por tanto se atemorizarán tus valientes, oh Temán, a fin de que por medio de la matanza, cada uno sea exterminado del monte de Esaú.
1:10
Mejamas ajija Ya'akov tejasja vushah venijratah le'olam.
A causa de la violencia hecha a tu hermano Jacob te cubrirá la vergüenza, y tú serás para siempre exterminado.
1:11
Beyom amodja mineged beyom shvot zarim jeylo venojrim ba'u she'arav ve'al-Yerushalayim yadu goral gam-atah ke'ajad mehem.
En el día en que quedaste indiferente frente a él, en el día en que los extraños llevaron cautivo a su ejército y los de la tierra extraña entraron por sus puertas y echaron suertes sobre Jerusalem, tú también fuiste considerado como cualquiera de ellos.
 1:12
Ve'al-tere veyom-ajija beyom nojro ve'al-tismaj livney-Yehudah beyom ovedam ve'al-tagdel pija beyom tsarah.
Mas tú no debiste ver, sin haberle ayudado, en el día en que tu hermano fue entregado a sus enemigos, ni alegrado contra los hijos de Judá en el día de su destrucción, ni hablado desdeñosamente en el día de su tribulación.
1:13
Al-tavo vesha'ar ami beyom eydam al-tere gam-atah bera'ato beyom eydo ve'al-tishlajnah vejeylo beyom eydo.
No debiste haber entrado por la puerta de la ciudad de mi pueblo en el día de su destrucción, ni debiste mirar tú también su calamidad en el día de su destrucción, ni debiste echar mano sobre sus bienes en el día de su destrucción.
1:14
Ve'al-ta'amod al-haperek lehajrit et-plitav ve'al-tasger seridav beyom tsarah.
Y no debiste colocarte en la brecha para matar a sus fugitivos, ni encerrar en prisión a los que quedaron en el día de la angustia.
1:15
Ki-karov yom Adonay al-kol-hagoyim ka'asher asita ye'aseh laj gemulja yashuv berosheja.
Porque está próximo a llegar el día del Eterno contra todas las naciones (que hicieron mal a Israel); según hiciste tú será hecho contigo, lo que merecieres caerá sobre tu cabeza.
1:16
Ki ka'asher shtitem al-har kodshi yishtu jol-hagoyim tamid veshatu vela'u vehayu kelo hayu.
Pues así como bebiste el cáliz de la amargura sobre mi santo monte, así mismo beberán todas las naciones continuamente; beberán, apurarán el cáliz, y serán como si nunca hubiesen sido.
1:17  
Uvehar Tsiyon tihyeh fleytah vehayah kodesh veyarshu beyt Ya'akov et morasheyhem.
Pero en el monte de Sión estarán los que se escapen, y santos serán; y los de la casa de Jacob poseerán la herencia del pueblo que le pertenecía.
1:18
Vehayah veyt Ya'akov esh uveyt Yosef lehavah uveyt Esav lekash vedalku vahem va'ajalum velo-yihyeh sarid leveyt Esav ki Adonay diber.
Y la casa de Jacob será un fuego, y la casa de José una llama, y la casa de Esaú un rastrojo; aquéllas incendiarán a éste y lo consumirán, y no habrá más superviviente de la casa de Esaú, porque el Eterno lo ha dicho.
1:19
Veyarshu haNegev et-har Esav vehashfelah et-Plishtim veyarshu et-sedeh Efrayim ve'et sdeh Shomeron uVinyamin et-haGil'ad.
Y los israelitas que habiten en el sur, poseerán el monte de Esaú, y los de la planicie a los filisteos, y poseerán el campo de Efraín y el campo de Samaria; y Benjamín poseerá a Guilad.
1:20
Vegalut hajel-hazeh livney Yisra'el asher-Kna'anim ad-Tsarfat vegalut Yerushalayim asher biSfarad yirshu et arey haNegev.
Y los cautivos de la hueste de los hijos de Israel, los que estaban entre los cananeos hasta Sarefat, y los cautivos de Jerusalem que habitaban en Sefarad, poseerán las ciudades del sur.
1:21
Ve'alu moshi'im behar Tsiyon lishpot et-har Esav vehayetah l'Adonay hamelujah.
Y subirán los salvadores de Israel del monte de Sión, para juzgar al monte de Esaú; y el reino será del Eterno.

Braja '-Bendición para despues de leer la Haftará


Baruj atah Adonay, Eloheynu melej ha'olam, tsur kol-ha'olamim, tsadik bekol-jadorot, ha'El jane'eman, ha'omer ve'osej, jamedaber umekayem, shekol-devarav emet vatsedek.
Bendito seas Tú, Eterno, Dios nuestro y Rey del Universo, fuerte de todos los mundos, justo en todas las generaciones; Dios fiel, que dice y obra, que promete y cumple, cuyas palabras son verdad y justicia.
Ne'eman, atah ju Adonay Eloheynu, vene'emanim devareyja, vedavar ejad midvareyja ajor lo-yashuv reykam, ki El melej ne'eman verajaman atah. Fiel eres Tú, Eterno, Dios nuestro, y tus promesas son merecedoras de fe; ninguna de Tus palabras dejará de cumplirse, porque Tú eres Dios y Rey fiel (y piadoso).
 
Baruj atah Adonay, ha'El jane'eman bekol-devarav.   -Amen Bendito seas Tú, Eterno, Dios fiel en todas tus palabras. -Amen
 
Rajem al-Tsiyon, ki ji beyt jayeynu, vel'aluvat nefesh toshia bimjeraj veyameynu. Ten piedad de Sión, pues es el hogar de nuestra vida, y salva a esa ciudad afligida de espíritu, pronto y en nuestros días.
 
Baruj atah Adonay, mesame'aj Tsiyon bevaneyj. Bendito seas Tú, Eterno, que alegras a Sión en sus hijos.
 
Samejenu, Adonay Eloheynu, be'Eliyahu janavi avdeja, uvmaljut beyt David meshijeja. Bimjeraj yavo veyagel libenu, Alégranos, oh Eterno, Dios nuestro, con la llegada de Elías, tu profeta y servidor, y con el reinado de David tu ungido. Llegue pronto su advenimiento y haga regocijar nuestros corazones.
 
al kis'o lo yeshev zar, velo yinjalu od ajerim et kevodo, ki veshem kodsheja nishbata lo, shelo yicbej nero le'olam va'ed. No permitas que extraños se sienten en su trono, ni que otros hereden de su gloria, pues por tu santo nombre le juraste que su luz jamás se extinguirá.
 

 

Baruj atah Adonay, magen David. Bendito seas Tú, Eterno, Escudo de David.
 


 

Obadiá 1:1-21

Todo el Libro de Obadiá, el más corto de todo el Tanaj, es la Haftará de esta semana.
Obadiá fue un convertido al judaísmo de la nación de Edom. Esav vivía entre dos tzadikim (justos), Itzjak y Rivká y no aprendió de ellos. Obadiá vivía entre dos de las personas más malvadas, Ahav y Jezabel, aún así fue un tzadik. Su profecía sigue a Esav-Edom a través de varios períodos en la historia hasta su eventual caída en tiempos del Mashiaj.

"El día que tú (Edom) te pusiste frente a él, mientras los extranjeros echaban suertes sobre Jerusalén, tú también eras como uno de ellos" (Ovadia 1:11).

Si bien fue Babilonia, no Edom, la que destruyó el Primer Templo, no obstante, Edom comparte la culpa. En tanto que hermano de Yaakov, Esav/Edom debería haber salido al rescate de Israel.

Metzudat David

 

       


 

 

     
     
     
 

 

 

 

Correos: eliyahubayonah@gmail.com

Copy Rights © Shalom Haverim Org - Monsey 10952, New York