Aliyot Simjat Torat "Vezot HaBerajá"

Devarim - Deuteronomio- Cap. 33:1 al 34:12

Por Eliyahu BaYonah Ben Yossef, Director Shalom Haverim Org. New York

Aliyot es el plural hebreo de Aliá o Aliyá que significa "subir". Cada vez que una persona - Olé- sube a la Bimá   debe recitar la Braja -Bendicion- antes de comenzar el Baal Koréh -בעל קורא - la Lectura y al cerrar la misma. Esto se hace cada vez que el Baal Koréh lee la Porción -Parashá- correspondiente.

El Maftir es la última persona que se llama a la Bimá y es invitada a leer la porción de la Haftará -Profetas-

Esta es la Brajá de la Lectura de la Toráh:

 

Barejú et Adonay hamevoraj.

¡Bendecid al Eterno, el Bendito!

Baruj Adonay hamevoraj le'olam va'ed.

Bendito es el Eterno, el Bendito para siempre.

 
 

Baruj atah Adonay Eloheynu melej ha'olam, asher bajar banu mikol-ha'amim, venatan lanu et-torató.

Bendito seas Tu, oh Eterno nuestro Dios, Rey del universo que nos elegiste entre todos los pueblos y nos diste Tu Torah, Bendito seas, oh Eterno, que nos concediste la Torah.
 
 
 

 
 


Baruj atah Adonay, notén hatoráh.
 
 

Bendito seas, oh Eterno, que nos concediste la Torah. AMEN  
 

 

Al terminar la Porción debe leer esta Brajá:


Baruj atáh Adonay, Eloheynu melej ha'olam, asher natan lanu torat emet, vejayey olam nata betojenu.

Bendito seas Tu oh Eterno nuestro Dios, Rey del Universo que nos diste (Tu Torah), la Torah de la Verdad, e implantaste en nosotros la Vida Eterna.


Baruj atáh Adonay, notén hatoráh.    AMEN

Bendito seas, oh Eterno, que nos concediste la Torah. (TODOS DICEN AMEN)

Vezot Haberajá

  
 
33:1

 
Vezot haberajáh asher beraj Moshé ish ha'Elohim et-beney Yisra'el lifney motó. Y ésta es la bendición con que Moisés, varón de Dios, bendijo (1) a los hijos de Israel antes de su muerte.
33:2 Vayomar Adonay miSinay ba vezarajh miSe'ir lamó hofía mehar Paran ve'atáh merivevot kódesh miminó esh dat lamó. Y dijo: El Eterno vino del Sinay, y desde Seír les alboreó; apareció desde el monte Parán, y con El había parte de las decenas de miles de los ángeles de santidad. Escrita con su mano derecha les dio Ley desde en medio del fuego. 
33:3

 
Af chovev amim kol-kedoshav beyadecha vehem tuku leraglecha yisa midabroteycha. También amó a los pueblos; todas las almas de los santos están en tu poder, oh Eterno; porque ellos (sus almas) estuvieron al pie del monte Sinay, y tomaron sobre ellos el yugo de tus preceptos.
33:4

 
Torah tsivah-lanu Moshe morashah kehilat Ya'akov. La Ley que nos encargó Moisés, herencia es para la congregación de Jacob. 
33:5

 
Vayehi viYeshurun melech behit'asef rashey am yachad shivtey Yisra'el. Y El fue Rey de Yeshurún (Israel) siempre que se congregaron las cabezas del pueblo en paz, junto con las tribus de Israel. 
33:6 Yechi Re'uven ve'al-yamot vyhi metav mispar. ¡Viva la tribu de Rubén y no muera de ella ninguno en la guerra, y que haya de sus hombres el mismo número a su vuelta! 
33:7

 
Vezot li-Yehudah vayomar shma Adonay kol Yehudah ve'el-amo tevi'enu yadav rav lo ve'ezer mitsarav tiheyeh. Y esta bendición sea también para Judá; y dijo: ¡Oye, oh Eterno, la voz de Judá y hazlo regresar de la guerra en paz a su pueblo; sus manos le basten y se Tú su auxilio contra sus adversarios! 
33:8

 
Ule-Levi amar tumeycha ve'ureycha le'ish chasidecha asher nisito bemasah terivehu al-mey Merivah. Segunda Lectura
Y por Leví dijo: Tus Tummim y tus Urim sean para el hombre en que haya benignidad, pues lo probaste en Massá y lo encontraste perfecto; y lo examinaste en las aguas de Merivá y lo hallaste fiel; 
 33:9 Ha'omer le'aviv ule'imo lo re'itiv ve'et-echav lo hikir ve'et-banav lo yada ki shamru imratecha uvritcha yintsoru. aquél que no hizo excepción por ser su abuelo materno, sus hermanos de madre o los hijos de su hija, cuando todos éstos pecaron con el becerro de oro, pues él guardó tu palabra y tu alianza observó. 
33:10 Yoru mishpateycha le-Ya'akov vetoratcha le-Yisra'el yasimu ktorah be'apecha vechalil al-mizbechecha. Ellos pues, son merecedores de enseñar tus juicios a Jacob, y tu Ley a Israel pondrán incienso de especias delante de Ti, y holocaustos sobre tu altar.
33:11 Barech Adonay cheylo ufo'al yadav tirtseh mechats motnayim kamav umesan'av min-yekumun. Bendice, oh Eterno, sus bienes, y el sacrificio de sus manos recibe con agrado! ¡Destroza los lomos de los que se alzan contra él y de los que le aborrecen, para que no se levanten más! 
33:12 Le-Vinyamin amar yedid Adonay yishkon lavetach alav chofef alav kol-hayom uveyn ktefav shachen. Por Benjamín dijo : El amado del Eterno habitará seguro junto a El; (Dios) le protegerá para siempre, y entre sus hombros (abajo de la cumbre del monte) estará la morada de Dios. 
 33:13

 
Ule-Yosef amar mevorechet Adonay artso mimeged shamayim mital umithom rovetset tachat. Tercera Lectura
Y por José dijo: Bendecida del Eterno sea su tierra, con los más preciosos dones de los cielos: con el rocío y con la fertilidad de las honduras que abajo yacen; 
33:14

 
Umimeged tvu'ot shamesh umimeged geresh yerachim. y con los más preciosos productos endulzados por el calor del sol, y con los más preciosos frutos madurados por la influencia de la luna; 
33:15 Umerosh harerey-kedem umimeged giv'ot olam. y con las primicias de los frutos madurados en sus montes antiguos, y con los más preciosos frutos que nunca cesan de crecer en las colinas eternas; 
33:16 Umimeged erets umelo'ah urtson shochni sneh tavotah lerosh Yosef ulekodkod nezir echav. y con las cosas más preciosas de la tierra y de todo su contenido; y con la benevolencia del Eterno que apareció en la zarza; vengan estas bendiciones sobre la cabeza de José y sobre la coronilla de aquél que fue separado de sus hermanos.
33:17 Bechor shoro hadar lo vekarney re'em karnav bahem amim yenagach yachdav afsey arets vehem rivevot Efrayim vehem alfey Menasheh. Un gran rey Josué) saldrá de él, fuerte como un buey, y sus cuernos serán como los del unicornio; con ellos corneará pueblos hasta los confines de la tierra, y ellos son las decenas de miles que exterminará Josué), descendiente de Efraín, y ellos son los miles de Manases.
33:18 Veli-Zvulun amar smach Zvulun betsetecha veYisachar be'ohaleycha. Cuarta Lectura
Y por Zebulón dijo: Regocíjate, oh Zebulón, en tus salidas (marítimas), y tú, Isajar, en tus tiendas. 
33:19

 
Amim har-yikra'u sham yizbechu zivchey-tsedek ki shefa yamim yinaku usfuney tmuney chol. Los pueblos serán congregados en el monte (Moriá), y allí ofrecerán sacrificios de justicia; porque abundancia de los bienes que vienen de los mares chuparán, y los tesoros que esconden las arenas. 
33:20 Ule-Gad amar baruch marchiv Gad kelavi shachen vetaraf zroa af-kodkod. Y por Gad dijo: ¡Bendito aquél que ensancha el territorio de Gad hacia el oriente! Como león morará, y desgarrará de una vez el brazo y la mollera. 
33:21 Vayar reshit lo ki-sham chelkat mechokek safun vayete rashey am tsidkat Adonay asah umishpatav im-Yisra'el. Y proveyó la primera parte para sí, porque allí le fue reservada la porción del campo donde será sepultado el legislador (Moisés), cuya sepultura. será encubierta de todos. Y cuando marchare al frente del pueblo, las justicias del Eterno ejecutará, y Sus odenanzas con Israel. 
33:22

 
Ule-Dan amar Dan gur aryeh yezanek min-haBashan. Quinta Lectura
Y por Dan dijo: Dan es cachorro de león, en cuya herencia está el Jordán que sale del Bashán. 
33:23

 
Ule-Naftali amar Naftali sva ratson umale birkat Adonay yam vedarom yerashah. Y por Naftalí dijo: Naftali, cuya tierra sacia cumplidamente a sus habitantes, está llena. de la bendición del Eterno. Hereda, oh Naftalí, el mar de Galilea y la parte del sur. 
33:24 Ule-Asher amar baruch mibanim Asher yehi retsuy echav vetovel bashemen raglo. Y por Asher dijo: ¡Bendecido en hijos sea Asher; sea favorecido de sus hermanos y bañe en aceite su pie! 
33:25 Barzel unechoshet mine'alecha ucheyameycha dov'echa. Tu tierra está cerrada por montes de donde se extrae el hierro y el cobre. Como los días de tu mocedad sean los días de tu vejez. 
 33:26

 
Eyn ka'El Yeshurun rochev shamayim be'ezrecha uvega'avato shechakim. Sabe, oh Yeshurún (Israel) que no hay semejante a tu Dios, el que viene cabalgando sobre los cielos en tu auxilio, y con su gloria monta los cielos.
33:27

 
Me'onah Elohey kedem umitachat zro'ot olam vayegaresh mipaneycha oyev vayomer hashmed. Sexta Lectura
El Dios de la antigüedad para su morada escogió los cielos, teniendo por debajo los brazos de los poderosos del mundo. El mismo echa delante de ti el enemigo y te dice: !Destrúyelo! 
33:28

 
Vayishkon Yisra'el betach badad eyn Ya'akov el-erets dagan vetirosh af-shamav ya'arfu-tal. E Israel pues, habitará seguro, conforme a la bendición de Jacob, en la tierra del grano y del mosto; también sus cielos destilarán el rocío. 
33:29

 
Ashreycha Yisra'el mi chamocha am nosha b'Adonay magen ezrecha va'asher-cherev ga'avatecha veyikachashu oyveycha lach ve'atah al-bamoteymo tidroch. ¡Dichoso eres, oh Israel! (2) ¡Quién como tú, pueblo cuya salvación viene del Eterno, que es el escudo de tu auxilio, que también es la espada de tu grandeza? Por lo que tus enemigos te mentirán de miedo, y tú sobre sus alturas pisarás. 
34:1 Vaya'al Moshe me'arvot Moav el-har Nevo rosh hapisgah asher al-peney Yerecho vayar'ehu Adonay et-kol-ha'arets et-haGil'ad ad-Dan. Séptima Lectura
Y subió Moisés a las planicies de Moab, al monte Nevó, a la cumbre del Pisgá (colina) que está frente a Jericó; y el Eterno le hizo ver toda la tierra, desde Guindad hasta Dan, 
34:2

 
Ve'et kol-Naftali ve'et-erets Efrayim uMenasheh ve'et kol-erets Yehudah ad hayam ha'acharon. y todo Naftalí, y la tierra de Efraín y de Manasé, y toda la tierra de Judá, hasta el mar del oeste;
34:3

 

 

Ve'et-haNegev ve'et-hakikar bik'at Yerecho ir hatmarim ad-Tsoar. y la tierra del sur, y la planicie, y el valle de Jericó, ciudad de las palmas, hasta Tzóar. 
34:4

 

 

Vayomer Adonay elav zot ha'arets asher nishbati le-Avraham le-Yitschak ule-Ya'akov lemor lezar'acha etnenah her'iticha ve'eyneycha veshamah lo ta'avor. Y le dijo el Eterno: Esta es la tierra que juré a Abraham, a Isaac y a Jacob, diciendo: A tu descendencia la daré. Te he permitido verla con tus ojos, mas allí no pasarás. 
34:5

 

 

Vayamot sham Moshe eved-Adonay be'erets Moav al-pi Adonay. Y murió(1) allí Moisés, siervo del Eterno; en la tierra de Moab, conforme al dicho del Eterno. 
34:6

 

 

Vayikbor oto vagay be'erets Moav mul beyt Pe'or velo-yada ish et-kevurato ad hayom hazeh. Y lo sepultó en el valle, en la tierra de Moab, frente a Bet-Peor; y no ha sabido hombre alguno el lugar de su sepultura hasta el día de hoy. 
34:8

 

 

UMoshe ben-me'ah ve'esrim shanah bemoto lo-chahatah eyno velo-nas lechoh. Y era Moisés de edad de ciento veinte años cuando murió; su vista no se le oscureció ni decayó el esplendor de su rostro. 

 

34:8

 

 

Vayivku veney Yisra'el et-Moshe be'arvot Moav shloshim yom vayitmu yemey vechi evel Moshe. Y los hijos de Israel lloraron a Moisés, en las planicies de Moab, por treinta días; así se cumplieron los días del llanto del luto por Moisés. 
34:9 ViHoshua bin-Nun male ruach chochmah ki-samach Moshe et-yadav alav vayishme'u elav beney-Yisra'el vaya'asu ka'asher tsivah Adonay et-Moshe. Y Josué, hijo de Nun, estaba lleno de espíritu de sabiduría, porque Moisés había puesto sus manos sobre él; y le obedecieron los hijos de Israel, e hicieron como el Eterno había ordenado a Moisés.
34:10

 

 

Velo-kam navi od beYisra'el keMoshe asher yeda'o Adonay panim el-panim. Y no se levantó más en Israel profeta alguno como Moisés, a quien el Eterno apareciera cara a cara, 
34:11

 

 

Lechol-ha'otot vehamoftim asher shlacho Adonay la'asot be'erets Mitsrayim le-Far'oh ulechol-avadav ulechol-artso. en cuanto a todas las señales y maravillas que el Eterno le envió a hacer en la tierra de Egipto contra Faraón, y contra todos sus siervos, y contra toda su tierra; 
34:12

 

 

Ulechol hayad hachazakah ulechol hamora hagadol asher asah Moshe le'eyney kol-Yisra'el. ni en cuanto a todo aquel poder fuerte, y a todos los grandes milagros en el temible desierto que hizo Moisés a los ojos de todo Israel. 

 

NOTAS EXPLICATORIAS:

 1
 
  Después del Cántico de Adios de Haazinu, Moisés, antes de despedirse de su pueblo querido, le bendijo, así como lo hizo el patriarca Jacob, fundador de las tribus de Israel (Gén. XLIX, 29). Convocó entonces a toda la congregación y bendijo a cada tribu por separado, destacando el papel que habrían de desempeñar en el transcurso del tiempo.

2
  "...Por lo que tus enemigos te mentirán de miedo, y tú pisarás sobre sus alturas" (vers. 29). Pero lo que Moisés y más tarde los profetas que le sucedieron deseaban en realidad, es que los perseguidores de Israel se convirtieran en amigos, creyendo todos en un mismo Dios en bien de todo el género humano: "¿No tenemos todos un mismo Padre? ¿No nos ha creado un mismo Dios? ¿Por qué entonces menospreciaremos cada uno a su hermano, quebrantando el pacto de nuestros padres? (Malaquías II, 10). 

1
   Si la Torah hubiese querido divinizar a Moisés, le hubiera resultado fácil omitir este episodio, colocando a este hombre cerca de Dios y transformándole en mito. La Torah quiso establecer de manera inequívoca que Moisés fue un hombre como todos los humanos, pero tuvo el mérito y la suerte de acercarse a una fe religiosa superior, por la cual comprendió la unidad de Dios, permaneciendo fiel a El, cuya presencia sintió durante toda su vida. Con todo, no fue sino un hombre, un genio de muy alto nivel.


 


 

 

 

 

 

 

Correos: eliyahubayonah@gmail.com

Copy Rights © Shalom Haverim Org - Monsey 10952, New York

 

COMENTARIOS.- Nuestra sección de comentarios está destinada a respuestas significativas y debates de una manera civilizada. Nosotros pedimos que respeten el hecho de que somos un sitio web judío religioso y eviten un lenguaje inapropiado a toda costa.

Si usted promueve alguna religión, dioses o mesías extranjeros, mentiras sobre Israel,  antisemitismo, o aboga por la  violencia, su permiso para comentar puede ser revocado.

 

 

 

blog comments powered by Disqus