Protected by Copyscape Web Copyright Protection Software

Rezo de Shajarit Versión Corta en Español

Con Miniam

(Costumbre Sefardita)

En PDF 

Antes de comenzar el rezo es recomendable hacer la declaración*  siguiente:

 

* Declaración cabalista mantenida por nuestros mekubalim.

 

     

En aras de la unificación del Santo, bendito es, con Su Presencia, con temor y amor, amor y temor, a fin de unificar el Nombre Inefable, en nombre de todo Yisrael, nos disponemos ahora a recitar el rezo de Shajarit que instituyó nuestro ancestro Abraham, de bendita memoria, junto con todos los preceptos incluidos en él, con el objetivo de rectificar su raíz espiritual en los ámbitos superiores, para así complacer y cumplir la voluntad de mi Creador. "Que la dulzura del Eterno esté sobre nosotros. Que Él establezca para nosotros la obra de nuestras manos; que afirme la obra de nuestras manos" (Tehilim 90:17).

El amor y el respeto entre todos los miembros del pueblo judío constituyen la piedra angular sobre la que se basa la Torá. Es por esta razón que antes de iniciar los rezos se hace la declaración siguiente:

He aquí que yo acepto sobre mí el precepto positivo de "amarás a tu prójimo como a ti mismo". He aquí que yo le profeso amor a cada miembro del pueblo de Yisrael como si fuera mi propia alma y cuerpo. Y he aquí que yo dispongo mi boca a rezar delante del Soberano Rey de reyes, el Santo, bendito es.

RECITACIÓN DEL SHEMÁ CON SUS BENDICIONES

Durante la recitación de la primera frase de esta bendición, hasta las palabras "uboré jóshej —...y ha creado la obscuridad", hay que agarrar la caja del tefilín del brazo, luego de lo cual la suelta y se besa la mano.

Bendito eres Tú, Eterno, Dios nuestro, Soberano del universo, que ha formado la luz y ha creado la obscuridad, hace la paz y crea todo lo que existe. Él es quien ilumina a la tierra y a los que habitan en ella con misericordia, y quien por Su bondad renueva continuamente cada día la obra de la Creación. ¡Qué tan inmensas son Tus obras, oh Eterno, a todas las hiciste con sabiduría! Llena está la tierra de Tus posesiones. El Rey que sólo Él es exaltado desde siempre; el alabado, glorificado y enaltecido desde los días de antaño. Dios eterno, por Tu abundante misericordia ten piedad de nosotros; oh Señor de nuestra fortaleza, Roca de nuestro baluarte, escudo de nuestra salvación, sé Tú nuestra protección. El Dios bendito, grande en conocimiento, que preparó y actuó en los rayos del sol; el Bondadoso, que formó honor a Su Nombre, colocó luminarias alrededor de Su poder. Los líderes de Sus santas legiones, exaltan al Omnipotente; continuamente relatan la gloria de Dios y Su santidad. Bendito serás Eterno, Dios nuestro, en los cielos arriba y en la tierra abajo, por sobre todas las alabanzas de las obras de Tus manos, y por sobre las luminarias de luz que formaste; ellas te glorificarán (sela).

  Bendito serás por toda la eternidad, oh Creador nuestro, Rey y Redentor nuestro, Creador de seres santos. Alabado será Tu Nombre por siempre jamás, Rey nuestro. Oh Creador de ángeles ministeriales, cuyos servidores todos se paran en las cimas celestiales del universo y proclaman con temor, al unísono y con voz estruendosa, las palabras del Dios viviente y Soberano del universo. Todos son bien amados; todos son sin mácula; todos son poderosos; todos son santos; todos cumplen con terror y temor la voluntad de Su Creador. Todos abren sus bocas con santidad y pureza, con cánticos e himnos; y bendicen, alaban, glorifican, santifican, reverencian y entronizan el Nombre del Dios soberano, quien es grandioso, poderoso y temible; Santo es. Todos aceptan unos de otros el yugo de la soberanía del Cielo, y todos se conceden permiso uno al otro para santificar a su Creador con serenidad de espíritu y con articulación clara y dulce. Todos al unísono declaran con pavor Su santidad y proclaman con temor:

La congregación deberá decir en voz alta junto con el jazán las frases que se indican. Es necesario decirlas en posición sentada: se acostumbra dar un beso al tefilín de la mano en ésta oración.

 (Recitar junto con el jazán) ¡Santo, Santo, Santo es el Eterno, Amo de Legiones; la tierra entera está llena de Su gloria! ( Yeshayahu 6:3).

Y los ángeles Ofanim y las Jayot santas con inmenso estruendo se elevan frente a los Serafim; frente a ellos entonan alabanzas y declaran:

 (Recitar junto con el jazán) ¡Bendita es la gloria del Eterno desde Su lugar! (Yejezkel 3:12).

   Al Dios bendito ellos ofrecen dulces melodías; al Dios viviente y perenne entonan cánticos. Proclamarán Sus alabanzas, pues sólo Él es exaltado y santo; que realiza hechos poderosos; hace cosas nuevas; es Señor de batallas; siembra actos justos; hace florecer salvaciones; crea remedios; es pavoroso en alabanzas y Señor de obras portentosas; que por Su bondad renueva continuamente y cada día la obra de la creación, como está escrito: "[Den gracias] al que hace las grandes luminarias, pues para siempre es Su bondad” (Tehilim 136:7). Bendito eres Tú, Eterno, Creador de las luminarias. 


 
 

 

Con amor eterno nos has amado, oh Eterno, Dios nuestro; con una piedad adicional y mayor has tenido misericordia de nosotros. Padre nuestro, Rey nuestro, en virtud de Tu grandioso Nombre y en virtud de nuestros padres que confiaron en Ti y a quienes les enseñaste estatutos de vida a fin de cumplir Tu voluntad con el corazón perfecto; que asimismo nos concedas gracia, oh Padre nuestro lleno de misericordia. Oh Misericordioso, ten piedad de nosotros e implanta en nuestro corazón inteligencia para comprender, elucidar, escuchar, aprender y enseñar, guardar, realizar y preservar todas las palabras del estudio de Tu Torá, con amor. Ilumina nuestros ojos en Tu Tora y haz que nuestro corazón se apegue a Tus mandamientos; y unifica nuestro corazón para que amemos y temamos a Tu Nombre. Nunca nos avergonzaremos, ni nos abochornaremos ni tropezaremos, pues en Tu santo Nombre, grandioso, poderoso y temible hemos confiado. Nos regocijaremos y alegraremos en Tu salvación. Que Tu misericordia y Tu inmensa bondad, oh Eterno, Dios nuestro, nunca nos abandonen (sela). Trae prontamente sobre nosotros bendición y paz (al decir "bendición y paz". se toman las cuatro puntas de los flequillos del Talit [tsitsiot] en la mano izquierda, y se los coloca sobre el corazón) desde los cuatro confines de la tierra. Quebranta el yugo de las naciones que pesa sobre nuestro cuello y condúcenos prontamente con orgullo a nuestra tierra, pues Tú eres un Dios que obra salvaciones. Tú nos has escogido de entre todas las naciones y lenguas, y nos has acercado con amor, Rey nuestro, a Tu grandioso Nombre a fin de que te alabemos y unifiquemos para temer y amar Tu Nombre. Bendito eres Tú, Eterno, que escoge a Su pueblo Yisrael con amor.

A continuación se recita el Shemá' Yisrael con concentración y devoción. Hay que tener plena conciencia de lo que se está diciendo, especialmente en el primer versículo, poniendo especial atención en pronunciar perfectamente cada palabra. Se recita el primer versículo cubriéndose los ojos con la mano derecha. Antes de recitarlo, hay que concentrarse en cumplir el precepto positivo de recitar el Shemá Yisrael dos veces por día, así como en aceptar la soberanía absoluta de Dios.

Escucha, Yisrael: el Eterno es nuestro Dios, el Eterno es Uno y Único.

 Bendito es el Nombre de Su majestad gloriosa por siempre jamás.

Durante la recitación del primer párrafo hay que concentrarse en cumplir el precepto de amar a Dios.

  Amarás al Eterno, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma y con todas tus fuerzas Estas cosas que Yo te ordeno el día de hoy estarán sobre tu corazón. Las enseñarás diligentemente a tus hijos y hablarás de ellas cuando estés sentado en tu casa y cuando andes de camino, al acostarte y al levantarte. (Tocar con la mano el tefilín del brazo) Las atarás por signo sobre tu mano (tocar con la mano el tefilín de la cabeza) y serán filacterias entre tus ojos. Y las escribirás sobre los marcos de tu casa y sobre tus portones (Debarim 6:5-9).

Durante la recitación del segundo párrafo hay que concentrarse en aceptar el cumplimiento de todos los preceptos de la Torá.

Y sucederá que si obedecieran los mandamientos que Yo les ordeno hoy (pausa), de amar al Eterno, su Dios, y servirle con todo su corazón y con toda su alma, entonces Yo otorgaré a su tierra la lluvia en su momento, la temprana y la tardía, para que recojan el grano, el mosto y el aceite. Yo daré hierba a sus campos para su ganado, y comerán y se saciarán. Cuiden de ustedes, no sea que se deje seducir su corazón y se aparten y sirvan a dioses extraños y se postren ante ellos. (Desde aquí en voz baja) Entonces se encenderá (pausa) la ira del Eterno contra ustedes; Él retendrá los cielos para que no haya lluvias y la tierra no produzca su fruto. Y serán exterminados rápidamente de la buena tierra que el Eterno les entrega (hasta aquí en voz baja) Pongan estas palabras Mías en sus corazones y en su almas; (tocar con la mano el tefilín del brazo) átenlas por signo en sus manos y que sean (tocar con la mano el tefilín de la cabeza) filacterias entre sus ojos Las enseñarán a sus hijos, para hablar de ellas cuando estés sentado en tu casa y cuando andes de camino, al acostarte y al levantarte. Las escribirás sobre los marcos de tu casa y sobre tus portones, a fin de que se multipliquen tus días y los días de tus hijos sobre la tierra que el Eterno juró entregar a sus padres, como los días del ciclo sobre la tierra (Debarim 11:13-21).

Al recitar el siguiente párrafo, tomar las puntas de los tsitsiot en la mano derecha, manteniendo los nudos en la izquierda. Al recitar la primera parte del párrafo hay que concentrarse en aceptar cumplir el precepto de tsitsit. Al recitar la última parte, hay que concentrarse en cumplir el precepto de recordar la salida de Mitsráyim (Egipto].

  El Eterno habló a Moshé, diciendo: Habla a los hijos de Yisrael y diles que se hagan flequillos (besar los tsitsit) en las esquinas de sus vestimentas a lo largo de sus generaciones. Y pondrán sobre el flequillo (besar los tsitsit) de cada esquina un hilo de 'color celeste. Y serán tsitsit para ustedes (besar los tsitsit), para que lo vean (mirar los tsitsit y pasarlos dos veces frente a los ojos y besarlos) y se acuerden de todos los mandamientos del Eterno y los cumplan, y no exploren tras de sus pensamientos ni tras de sus ojos (mirar los tsitsit y pasarlos una vez frente a los ojos y besarlos), en pos de los cuales ustedes se corrompen. A fin de que recuerden y cumplan todos Mis mandamientos y sean santos para su Dios. Yo soy el Eterno, su Dios, que saqué a ustedes de la tierra de Mitsráyim para ser su Dios. Yo soy el Eterno, su Dios... Verdadero...

Hay que finalizar la frase "Aní Adonay Elohejem —Yo soy el Eterno, su Dios... Verdadero..." junto con el jazán, diciendo la palabra "Emet —Verdadero...", en voz alta junto con la congregación. Después de eso, permanecer en silencio hasta que el jazán repita la frase "Adonay Elohejem Emet —el Eterno, su Dios... Verdadero...", incluyéndose en su pronunciación. Y si se reza solo o no se alcanzó a finalizar junto con el jazán, después de terminar el párrafo hay que repetir uno mismo esa misma frase, a fin de que el conjunto de palabras del Shemá lleguen a 248, número idéntico al de los miembros del cuerpo humano, simbolizando así nuestra total dedicación al servicio a Dios.

El jazán repite en voz alta la siguiente frase:

 El Eterno, su Dios... Verdadero...

 Y firme; cierta y estable; justa y fiel; bien amada y querida; deseada y grata; temible y poderosa; establecida y aceptada; buena y bella es Tu palabra para con nosotros por toda la eternidad. Verdad es que el Dios Eterno es nuestro Rey; la Roca de Ya'akob, el escudo de nuestra salvación. Él permanece de generación en generación y Su nombre subsiste; Su trono es firme y Su fidelidad perdura eternamente. Sus palabras son vivientes, perdurables, fidedignas y gratas para siempre (besar los tsitsiot, pasarlos frente a los ojos y soltarlos) y por los siglos de los siglos. Así lo fueron para nuestros padres, lo son para nosotros y lo serán para nuestros hijos, para nuestras generaciones y para todas las generaciones de Tu siervo Yisrael. Tanto para los primeros como para los últimos, es ésa una palabra buena y firme, dada con veracidad y fidelidad; es un estatuto que no pasará Verdad es que Tú eres el Eterno, nuestro Dios y Dios de nuestros padres; Rey nuestro y de nuestros padres; redentor y salvador de nuestros padres; nuestro creador y la Roca de nuestra redención; nuestro Salvador y el que nos rescata. Éste es Tu nombre desde siempre y no tenemos otro Dios fuera de Ti (sela).

 Tú has sido siempre el socorro de nuestros padres; escudo y salvador serás para ellos y para sus hijos durante todas las generaciones. Tu morada está en las alturas del universo y Tus juicios y Tu rectitud se extienden hasta los confines de la tierra. Verdad es que bienaventurado es el hombre que observa Tus mandamientos y pone la Ley de Tu Torá y Tu palabra sobre su corazón. Verdad es que Tú eres el Señor de Tu pueblo y un Rey todopoderoso para defender su causa, tanto la de los padres como la de los hijos. Verdad es que Tú eres el primero y el último y que fuera de Ti no tenemos Rey redentor ni salvador. Verdad es que Tú, oh Eterno, Dios nuestro, nos liberaste de Mitsráyim y nos redimiste de casa de esclavos. Tú mataste a todos sus primogénitos, mas redimiste a los primogénitos de Yisrael. Dividiste para ellos el Mar de Suf y hundiste a los malvados. Tus bien amados atravesaron el mar, pero las aguas cubrieron a sus enemigos sin que escapara ni uno solo de ellos. Por eso el pueblo bien amado entonó alabanzas y exaltó a Dios; los bien amados ofrecieron salmos, cánticos y loores, bendiciones y agradecimientos al Rey, el Dios viviente y sempiterno, exaltado y excelso, grandioso y temible. Él humilla a los soberbios hasta el suelo y enaltece a los humildes hasta las alturas; otorga libertad a los prisioneros, redime a los humildes, ayuda a los pobres y responde a Su pueblo Yisrael cuando éste le invoca. (Ponerse de pie) Alabanzas proclamaron al Dios Altísimo, su redentor; bendito es y siempre bendito será. Moshé y los hijos de Yisrael te entonaron un canto con gran alegría, diciendo: "¿Quién es como Tú entre los poderosos, oh Eterno? ¿Quién es como Tú, glorioso en santidad, pavoroso en alabanzas, hacedor de maravillas?" (Shemot 15:11). Un canto nuevo entonaron los redimidos a Tu gran Nombre a orillas del mar; todos ellos al unísono te agradecieron y proclamaron Tu soberanía, diciendo: "El Eterno reinará por siempre jamás" (Shemot. 15:18). (Dar tres pasos hacia atrás, y al decir "que ha redimido a Yisrael", dar tres pasos hacia adelante y juntar los pies) Y así se ha declarado: "Nuestro Redentor es el Eterno, Amo de Legiones es Su Nombre, el Santo de Yisrael" (Yeshayahu 47:4). Bendito eres Tú, Eterno, que ha redimido a Yisrael.

Sin hacer interrupción alguna, se procede a la recitación del rezo silencioso de la Amidá, que es la parte más importante del servicio matutino. Este rezo es un diálogo personal entre la persona y Dios, por lo que hay que recitarlo con concentración total y en voz baja, apenas audible para el orante, manteniendo la vista fija en el libro de rezos. Está prohibido hacer cualquier interrupción o pausa entre la bendición anterior y la Amidá. La Amidá misma debe ser recitada en posición erguida (excepto donde se indica lo contrario), sin interrupción alguna, ni siquiera para responder Amén.

RECITACIÓN DE LA AMIDÁ

Oh Señor, abre mis labios para que mi boca relate Tu alabanza.

PATRIARCAS

 (Inclinar el cuerpo) Bendito eres (agachar la cabeza) Tú, (enderezarse) Eterno, Dios nuestro y Dios de nuestros padres, Dios de Abraham, Dios de ltsjak y Dios de Ya'akob; Dios grandioso, todopoderoso y temible; Dios altísimo que otorga bondades benéficas, Amo de todo lo que existe, que recuerda las bondades de los patriarcas y trae al redentor para los hijos de sus hijos, en virtud de Su nombre, con amor.

Entre Rosh Hashaba y Yom Kipur se agrega la siguiente frase:

Recuérdanos para la vida, oh Rey que desea la vida; inscríbenos en el Libro de la Vida, por Tu causa, Dios viviente

Rey que ayuda, salva y defiende. (Inclinar el cuerpo) Bendito eres (agachar la cabeza) Tú, (enderezarse) Eterno, defensor de Abraham.

EL PODER DE DIOS

Tú eres Todopoderoso por toda la eternidad, oh Señor; Tú eres quien resucita a los muertos y eres abundante para salvar.

En verano (de Pésaj a Shemini Atseret) agregar la siguiente frase. Si la persona se equivocó y en vez de esta frase dijo "Mashib harúaj —Él hace soplar el viento..." y se acordó una vez que ya dijo la bendición "Baruj Atá Adonay —Bendito eres Tú. Eterno...". deberá repetir la Amidá desde el inicio.

Él hace descender el rocío,

En invierno (de Shemini Atseret hasta Pésaj) agregar la siguiente frase. Si en vez de esta frase la persona dijo "Morid hatal —Él hace descender cl rocío", no es necesario que regrese para decirla.

Él hace soplar el viento y descender la lluvia.

 Sustenta a los vivos con bondad, resucita a los muertos con gran misericordia, sostiene a los caídos y cura a los enfermos, libera a los prisioneros y mantiene Su fidelidad para los que duermen en el polvo. ¿Quién es como Tú, Amo de hechos poderosos? ¿Y quién se te asemeja, Rey que causas la muerte y haces vivir, y haces florecer la salvación?

Entre Rosh Hashana y Yom Kipur agregar la siguiente frase:

 ¿Quién es como Tú, Padre misericordioso, que recuerda con misericordia a Sus criaturas para la vida?

Y Tú eres fiel para resucitar a los muertos. Bendito eres Tú, Eterno, que resucita a los muertos.

En el rezo silencioso de la Amidá, continuar con la tercera bendición, "Até Kadosh —Tú eres santo..." En la repetición de la Amidá, la congregación recita junto con el jazán la Kedushá.

Te bendeciremos y te reverenciaremos conforme al consejo de los santos Serafines, los cuales proclaman ante Ti la declaración de santidad tres veces por dia. Y así fue escrito por medio de Tu profeta: "Y un [ángel] llama a otro y declara:

"Santo, Santo, Santo es el Eterno, Amo de Legiones; la tierra entera esté llena de Su gloria" (Yeshayahu 6:3).

Los que están frente a ellos, dicen alabanzas y declaran:

"Bendita es la gloria del Eterno desde Su lugar" (Yejezkel 3:12).

Y en Tus Santas Escrituras está escrito, diciendo:

"El Eterno reinará por siempre jamás; tu Dios, oh Tsiyón, de generación en generación. ¡Haleluyá!" (Tehilim 146:10).

SANTIDAD DEI, NOMBRE DIVINO

Entre Rosh Hashaná y Yom Kipur hay que substituir la frase "HaEl hakadosh   —el Dios santo" por la frase "HaMélej hakadosh —el Rey Santo". Si la persona olvidó decirlo deberá repetir la Amidá desde el inicio.

Tú eres Santo y Tu Nombre es Santo. Y santos te alaban todos los días (sela). Bendito eres Tú, Eterno, el Dios Santo.

el Rey Santo.

DISCERNIMIENTO

Tú agracias al hombre con conocimiento y enseñas entendimiento al ser humano. De Ti mismo con gracia otórganos sabiduría, entendimiento y conocimiento. Bendito eres Tú, Eterno, que con gracia otorga conocimiento.

ARREPENTIMIENTO

 Haznos regresar, Padre nuestro, a Tu Tora; y acércanos, Rey nuestro, a Tu servicio. Y haznos retomar ante Ti con un arrepentimiento completo. Bendito eres Tú, Eterno, que desea el arrepentimiento.

PERDÓN

Discúlpanos, Padre nuestro, pues hemos errado; perdónanos, Rey nuestro, pues hemos pecado intencionalmente. Pues Tú eres un Dios bueno que perdona. Bendito eres Tú, Eterno, lleno de gracia y que perdona abundantemente.

REDENCIÓN

Por favor mira nuestra aflicción y pelea nuestras afrentas. Y apresúrate a redimirnos con una redención completa por causa de Tu Nombre, pues Tú eres el Dios que redime poderosamente. Bendito eres Tú, Eterno, Redentor de Yisrael.

En un día de ayuno comunitario, durante la repetición de la Amidá de Shajarit el jazán recita aquí la plegaria "Anenu —Respóndenos...", y concluye con la bendición si en la congregación hay por lo menos seis personas que ayunen (y en el Ayuno de Ester. si hay diez personas que ayunen).

Respóndenos, Padre nuestro; respóndenos en este día de nuestro ayuno, pues estamos en medio de gran angustia. No te vuelvas hacia nuestra maldad, ni te ocultes, Rey nuestro, de nuestra petición. Sé cercano a nuestro clamor; antes de que te llamemos, Tú nos respondes. Hablaremos y Tú escucharás, tal como se declara: "Y sucederá que antes de que llamen, Yo responderé; todavía hablarán y Yo escucharé" (Yeshayahu 65:24). Pues Tú, Eterno, redimes y salvas, respondes y tienes misericordia en todo momento de aflicción y desgracia. Bendito eres Tú, Eterno, que responde a Su pueblo Yisrael en momentos de aflicción.

CURACIÓN

Cúranos, oh Eterno, y seremos curados; sálvanos y seremos salvos, pues Tú eres nuestra alabanza. Y trae restablecimiento y curación a todas nuestras enfermedades, a todos nuestros dolores y a todas nuestras heridas, pues Tú eres un Dios que cura, misericordioso y fiel. Bendito eres Tú, Eterno, que cura las dolencias de Su pueblo Yisrael.

PROSPERIDAD

 En verano (desde Pésaj hasta el 5 de diciembre), se recita la bendición que comienza por las palabras "Barejenu Adonay —Bendícenos, oh Eterno..." Si la persona se equivocó y en vez de esta bendición dijo la que comienza por las palabras "Barej alenu —Bendice para nosotros...", en tal caso si se acordó de su error antes de terminar la Amidá, debe regresar y decirla. Pero si ya terminó la Amidá, deberá repetir toda la Amidá desde el inicio.

 Bendícenos, oh Eterno, Dios nuestro, en todas las obras de nuestras manos, y bendice nuestro año con rocíos benévolos, de bendición y de donación. Que en su final haya vida, saciedad y paz como en los años buenos para bendición, pues Tú eres un Dios bueno que hace el bien y bendice los años. Bendito eres Tú, Eterno, que bendice los años.

En invierno (desde el 5 de diciembre hasta el rezo de Minjá de la víspera de Pésaj), en vez de la bendición anterior se dice la siguiente. Si la persona se equivocó y en vez de esta bendición dijo "Barejenu —Bendícenos...", si se acordó antes de terminar la bendición deberá simplemente agregar la frase "Vetén tal umatar librajá —Otorga rocío y lluvia para bendición". Si ya concluyó esta bendición pero aún no ha comenzado la siguiente bendición, deberá decir esta frase ah! mismo (otros lugares donde puede agregar esta frase serán indicados más adelante). Si ya concluyó la Amidá, deberá repetir la Amidá desde el inicio.

Bendice para nosotros, Eterno, Dios nuestro, a este año y a sus cosechas para bien. Otorga rocío y lluvia para bendición sobre toda la superficie de la tierra; riega abundantemente toda la superficie del planeta y sacia al mundo entero con Tu bondad. Llena nuestras manos con Tus bendiciones y con la riqueza de los dones de Tu mano. Presenta y salva a este año de toda cosa mala, así como de toda clase de destrucción y de retribuciones nefastas, y haz para él una buena esperanza y un final de paz. Ten piedad y misericordia de él, así como de sus cosechas y de sus frutos. Bendícelo con lluvias de benevolencia, bendición y generosidad. Que en su final haya vida, saciedad y paz como en los años buenos para bendición, pues Tú eres un Dios bueno que hace el bien y bendice los años. Bendito eres Tú, Eterno, que bendice los años.

REUNIÓN DE EXILIADOS

  Haz que suene el gran corno por nuestra libertad, eleva el estandarte para reunir a nuestros exiliados y reúnenos en nuestra tierra a todos juntos desde los cuatro confines del mundo. Bendito eres Tú, Eterno, que reúne a los dispersos de Su pueblo Yisrael.

JUSTICIA

Entre Rosh Hashamf y Yom Kipur, en vez de concluir la bendición con la frase "Mélej oheb tsedaká umishpat —Rey que ama la rectitud y la justicia", concluir con "HaMélej hamishpat —Rey de justicia".

 

  Restaura a nuestros jueces como al principio, y a nuestros consejeros como en el inicio. Quita de nosotros la tristeza y el suspiro, y prontamente reina sólo Tú sobre nosotros, oh Eterno, con bondad y misericordia, con rectitud y justicia. Bendito eres Tú, Eterno, Rey que ama la rectitud y la justicia.

 Rey de justicia.

CONTRA LOS HEREJES

 Que para los herejes y para los delatores no haya esperanza, y que todos los pecadores protervos perezcan en un instante. Que todos Tus enemigos y todos los que te odian sean prontamente exterminados. Y que prontamente extirpes, quiebres, extermines y sometas el reinado del mal. Bendito eres Tú, Eterno, que quiebras a los enemigos y sometes a los pecadores alevosos (herejes).

EN FAVOR DE LOS JUSTOS

  Sobre los justos y los piadosos, sobre el remanente de Tu pueblo Yisrael, sobre sus ancianos y sobre el remanente de sus sabios, sobre los conversos sinceros y sobre nosotros, que por favor se conmueva Tu misericordia, oh Eterno, Dios nuestro. Y otorga una recompensa buena a todos los que confían verdaderamente en Tu Nombre. Pon nuestra porción con la de ellos y que nunca nos avergoncemos, pues en Ti hemos confiado y en Tu inmensa bondad nos apoyaremos con verdad. Bendito eres Tú, Eterno, sostén y seguridad de los justos.

RECONSTRUCCIÓN DE YERUSHALÁTIM

 Reside en medio de Tu ciudad Yerushaláyim tal como hablaste; en medio de ella establece el trono de Tu siervo David y reconstrúyela para estructura eterna, prontamente y en nuestros días. Bendito eres Tú, Eterno, que reconstruye a Yerushaláyim.

 

 

REINO DE DAVID

 Haz florecer prontamente el retoño de Tu siervo David, y por medio de Tu salvación eleva su estandarte, pues hemos puesto nuestra esperanza y esperado en Tu salvación todo el día. Bendito eres Tú, Eterno, que hace florecer el orgullo de la salvación.

ACEPTACIÓN DEL REZO

  Escucha nuestra voz, oh Eterno, Dios nuestro. Padre misericordioso, ten piedad y misericordia de nosotros, y recibe con misericordia y benevolencia nuestras oraciones, pues Tú eres un Dios que escucha nuestras oraciones y plegarias.

Es recomendable insertar aquí el siguiente rezo por el sustento, que es precedido por una corta plegaria por el perdón.

Señor del universo: he pecado, he cometido iniquidad y me he rebelado frente a Ti. Que sea Tu voluntad perdonarme, disculparme y concederme la expiación por todo aquello en lo cual he pecado, he cometido iniquidad y me he rebelado frente a Ti, desde el día que fui creado hasta este día. Y que sea Tu voluntad, oh Eterno, Dios nuestro y Dios de nuestros padres, que dispongas para mí y para todos los miembros de mi casa nuestro sustento y alimentos, tanto hoy como todos los días, con amplitud y no con limitaciones, con honor y no con menosprecio, con tranquilidad y no con sufrimiento, y que no precise de las dádivas de los seres humanos, ni de sus préstamos, sino sólo de Tu amplia, abierta y repleta mano, en aras de Tu grandioso Nombre asignado [para proveer] el sustento.

 Y de Tu presencia, Rey nuestro, no nos hagas retornar vacíos; concédenos gracia, respóndenos y escucha nuestras oraciones.

Si en invierno (desde el 5 de diciembre hasta el rezo de Minjá de la víspera de Pésaj), la persona se equivocó y en vez de "Barej alenu —Bendice para nosotros..." la persona dijo "Barejenu —Bendicenos...", puede insertar aquí esta frase:

Otorga rocío y lluvia para bendición.

 En la Amidá silenciosa de un ayuno comunitario, cada individuo deberá agregar aquí la plegaria  "Anenu —Respóndenos..."

  Respóndenos, Padre nuestro; respóndenos en este día de nuestro ayuno, pues estamos en medio de gran angustia. No te vuelvas hacia nuestra maldad, ni te ocultes, Rey nuestro, de nuestra petición. Sé cerceno a nuestro clamor; antes de que te llamemos, Tú nos respondes. Hablaremos y Tú escucharás, tal como se declara: "Y sucederá que antes de que llamen, Yo responderé; todavía hablarán y Yo escucharé" (Yeshayahu 65:24). Pues Tú, Eterno, redimes y salvas, respondes y tienes misericordia en todo momento de aflicción y desgracia.

Pues Tú escuchas las oraciones de todas las bocas. Bendito eres Tú, Eterno, que escucha la oración.

SERVICIO DEL TEMPLO

En este momento los Kohanim se dirigen hacia la parte delantera de la sinagoga para recitar Birkat Kohanim, la Bendición de los Kohanim.

Complácete, oh Eterno, Dios nuestro, en Tu pueblo Yisrael y atiende a sus oraciones; restaura el servicio al santuario de Tu Santo Templo, así como las ofrendas de fuego y las oraciones de Yisrael. Que prontamente las recibas con amor y benevolencia, y que siempre sea aceptable el servicio de Tu pueblo Yisrael.

En Rosh Jódesh y en Jol Hamoed (días intermedios de los festivales de Pésaj y Sucot) se agrega aquí la siguiente oración. Si la persona se equivocó y no lo dijo, en tal caso si se acordó de su omisión antes de comenzar la bendición "Modim —A Ti te agradecemos..." deberá insertarla ahí mismo. Si ya dijo esa bendición, deberá repetir desde la bendición "Retsé -Complácete..." e insertarla. Si ya terminó la Amidá y dijo la segunda frase de "Yihyú leratsón imré fi... -Que la expresión de mi boca..." en tal caso deberá repetir toda la Amidá desde el inicio.

  Dios nuestro y Dios de nuestros padres, sea Tu voluntad que ascienda, venga y llegue; que sea vista, sea aceptada, sea escuchada, sea considerada y sea recordada delante de Ti nuestra memoria y la memoria de nuestros padres; la memoria de Yerushaláyim, Tu ciudad, la memoria del mesías hijo de Tu siervo David y la memoria de todo Tu pueblo, la Casa de Yisrael; para rescate, para bien, para gracia, para bondad, para misericordia, para una vida buena y para la paz, en este día.

En Rosh Jódesh.

Primero del mes,

En Pésaj:

de festividad de Matsot, en este día de santa convocación.

En Sucot:

de festividad de Cabañas, en este día de santa convocación,

  a fin de tener misericordia de nosotros y otorgamos la salvación. Recuérdanos, oh Eterno, Dios nuestro, en este día para bien, considéranos en él para bendición y sálvanos en él para una vida buena. Y en el asunto de salvación y de misericordia, ten piedad y gracia de nosotros; perdona y ten misericordia de nosotros, y sálvanos, pues hacia Ti dirigimos nuestros ojos, ya que Tú eres Dios, el Rey lleno de gracia y de misericordia

Y Tú, por la abundancia de Tu misericordia, nos desearás y te complacerás en nosotros, y nuestros ojos contemplarán Tu retorno a Tsiyón con misericordia. Bendito eres Tú, Eterno, que hace retomar Su Presencia a Tsiyón.

AGRADECIMIENTO

En la repetición de la Amidá, mientras que el jazán recita "Modim —A Ti te agradecernos", la congregación dice en voz baja el Modim D'Rabanán.

 (Inclinar el cuerpo) A Ti te agradecemos, pues Tú eres (enderezarse) el Eterno, Dios nuestro y Dios de nuestros padres, por siempre jamás. Tú eres el que nos forma, la Roca de nuestro ser, y Tú eres el defensor de nuestra salvación. De generación en generación te agradeceremos y relataremos Tu alabanza por nuestras vidas que están en Tu mano, por nuestras almas que están confiadas a Ti, por Tus milagros que todos los días están con nosotros y por Tus maravillas y bondades en todo momento, noche, mañana y tarde. El Bondadoso, pues no se han agotado Tus misericordias; el Misericordioso, pues no se han extinguido Tus bondades, ya que desde siempre hemos esperado en Ti.

Modim D'Rabanán.

 (Inclinar el cuerpo) A Ti te agradecemos, pues Tú eres (enderezarse) el Eterno, nuestro Dios y Dios de nuestros padres, el Dios de todo ser de carne; nuestro Formador, el Formador del universo. Bendiciones y agradecimientos son debidos a Tu Nombre grandioso y santo por habernos dado la vida y habernos sustentado. Que así continúes dándonos la vida y continúes otorgándonos gracia. Y reúne a nuestros exiliados en los patios de Tu suntuario para que cumplan Tus estatutos, hagan Tu voluntad y te sirvan con corazón íntegro. [Te agradecemos] por inspirarnos a agradecerte. Bendito es el Dios de agradecimientos.

Al HaNisim

En Janucá y en Purim agregar aqui el siguiente texto.

 Y por los milagros, la liberación, los actos poderosos, las salvaciones, los prodigios y las consolaciones que hiciste por nuestros ancestros en aquellos días en esta época.

En Janucá:

  En los días de Matitiahu hijo de Yojanán el Kohén Gadol (sumo sacerdote) y sus hijos -- cuando el malvado reino de Grecia se levantó contra Tu pueblo Yisrael para hacerles olvidar Tu Torá y apartarlos de los decretos de Tu voluntad -, por Tu abundante misericordia Tú te levantaste en favor de ellos en su momento de tribulación; Tú peleaste su contienda, juzgaste su reclamo, cobraste su venganza y entregaste a fuertes en manos de débiles, a muchos en manos de pocos, a malvados en manos de justos, a impuros en manos de puros, y a malévolos en manos de los que se dedicaban a Tu Torá. Para Ti hiciste un renombre grande y santo en Tu mundo. Y por Tu pueblo Yisrael hiciste una gran salvación y una liberación como en este mismo día. Y después vinieron Tus hijos al recinto santísimo de Tu Casa, limpiaron Tu Santuario, purificaron Tu sede de santidad y encendieron candelas en los patios de Tu Templo. E instituyeron estos ocho días de Janucá para alabanza y agradecimiento. Por ellos hiciste milagros y prodigios, y por ello agradeceremos y alabaremos Tu gran Nombre. Sela.

En Purim:

 En los días de Mordejay y Ester, en la capital Shushán --cuando se levantó contra ellos el malvado Hamán y procuró exterminar, matar y hacer perecer a todos los judíos, desde el joven hasta el anciano, a los niños y a las mujeres, en un solo día (el decimotercero die del decimosegundo mes, que es el mes de Adar), y expoliar todos sus bienes—, por Tu abundante misericordia Tú anulaste su consejo y estropeaste su designio, y le hiciste volver su merecido sobre su propia cabeza y colgaron a él y a sus hijos en un árbol. Por ellos hiciste milagros y prodigios, y por ello agradeceremos y alabaremos Tu gran Nombre. Sela.

Hasta aquí en Janucá o Purim.

  Y por todo ello que siempre sea bendito, exaltado y elevado Tu Nombre, Rey nuestro, por toda la eternidad. Y todos los seres vivos agradecidamente te reconocerán (sela).

Entre Rosh Hashand y Yom Kipur agregar la siguiente frase:

 E inscribe para una vida buena a todos los hijos de Tu pacto.

 Y alabarán y bendecirán por siempre Tu grandioso Nombre con verdad, pues benévolo es, oh Dios de nuestra esperanza y de nuestra ayuda (sela), el Dios benévolo. (Inclinar el cuerpo) Bendito eres (agachar la cabeza) Tú, (enderezarse) Eterno, benévolo es Tu Nombre y a Ti es propio agradecer.

  Dios nuestro y Dios de nuestros padres, bendícenos con la bendición triple que está en la Torá, escrita por mano de Tu siervo Moshé y dicha por Aharón y sus hijos, los Kohanim, Tu gente santa, como está escrito: (El jazán repite los versículos de la Bendición de los Kohanim.)

PAZ

Otorga paz, benevolencia, bendición, vida, gracia, bondad, rectitud y misericordia a nosotros y a todo Tu pueblo Yisrael. Bendícenos a todos, Padre nuestro, como a uno sólo con la luz de Tu rostro, pues con la luz de Tu rostro nos has otorgado, oh Eterno, Dios nuestro, la Tora y la vida, el amor y la bondad, la rectitud y la misericordia, la bendición y la paz. Y que sea bueno a Tus ojos bendecirnos y bendecir a todo Tu pueblo Yisrael con abundante vigor y con paz.

Entre Rosh Hashaná y Yom Kipur agregar la siguiente frase:

  Y que en el Libro de la vida. la bendición y la paz, el buen sustento, la salvación, la consolación y los decretos benéficos seamos recordados e inscritos delante de Ti, tanto nosotros como todo Tu pueblo Yisrael, para una vida buena y para la paz.

  Bendito eres Tú, Eterno, que bendice a Su pueblo Yisrael con paz Amén.

"Que la expresión de mi boca y la meditación de mi corazón sean aceptables delante de Ti, oh Eterno, mi Roca y mi Redentor” (Tehilim 19:15).

   Dios mío, preserva mi lengua del mal y mis labios de hablar engaño. Que mi alma se inmute para quienes me maldigan, y que mi alma sea como el polvo para todos. Abre mi corazón a Tu Torá y mi alma correrá en pos de Tus mandamientos. Y a todos los que se levanten contra mí para mal, prontamente anula su consejo y trastorna sus pensamientos. Hazlo en virtud de Tu Nombre, hazlo en virtud de Tu diestra, hazlo en virtud de Tu Tora, hazlo en virtud de Tu santidad, para que Tus amados sean liberados. Que Tú diestra salve y respóndeme.

  "Que la expresión de mi boca y la meditación de mi corazón sean aceptables delante de Ti, oh Eterno, mi Roca y mi Redentor" (Tehilim 15:19).

Dar tres pasos hacia atrás a pie juntillas, comenzando por el pie izquierdo y manteniendo el cuerpo inclinado. Y antes de enderezarse voltearse hacia la izquierda y decir "Osé shalom bimromav —Que el Hacedor de la paz en Sus alturas..." Luego enderezarse, voltearse hacia la derecha y decir inclinándose...Hu berajamav yaasé shalom alenu —por su misericordia haga la paz para nosotros..." Después enderezarse e inclinarse hacia el frente mientras se dice "...veal kol 'amó Yisrael veimrú amén —y para todo Su pueblo Yisrael. Y digan: Amén". Finalmente, enderezar todo el cuerpo.

Que el Hacedor de la paz en Sus alturas por Su misericordia haga la paz para nosotros y para todo Su pueblo Yisrael . Y digan: Amén.

Sea Tu voluntad, oh Eterno, Dios nuestro y Dios de nuestros padres, que reconstruyas el Santo Templo prontamente y en nuestros días. Y otórganos nuestra porción en Tu Torá para cumplir los estatutos de tu voluntad y servirte con el corazón perfecto.

 

 

 

 

 

TAJANÚN

 En los siguientes días no se recita Tajanún: Rosh Jódesh; todo el mes de Nisán; Pésaj Shení (15 de lyar): Lag Ba 'ómer; desde Rosh Jódesh Siván hasta el 12 de Siván; Tishá Be 'ab; 15 de Ab; la víspera de Rosh Hashaná; la víspera de Yom Kipur; desde el día siguiente a Yom Kipur hasta el fin del mes de Tishré: Janucá; Tu Bishbat Purim; 14 y 15 del primer mes de Adar. Y también si en la sinagoga se halla presente un recién casado [jatán] los primeros 7 días: el padre del niño, el sandak o el mohel en el día de la circuncisión. Asimismo, cualquier día en que no se recite Tajanún tampoco se recita en el rezo de Minjá del día anterior, excepto en la víspera de Rosh Hashaná y Yom Kipur.

 Por favor, oh Eterno, Dios nuestro y Dios de nuestros padres, que nuestra oración llegue delante de Ti, y no te ocultes, Rey nuestro, de nuestras plegarias. Pues no somos tan insolentes ni tan duros de cerviz como para decirte, oh Eterno, Dios nuestro y Dios de nuestros padres, que somos justos y que no hemos pecado. No, sino que hemos pecado, hemos cometido iniquidad y hemos transgredido intencionalmente, tanto nosotros como nuestros padres y los miembros de nuestra casa.

Hay que ponerse de pie para recitar la confesión [ Vidui ]. Incluso si una persona ya ha recitado Vidui, cuando vea que la congregación lo dice El también debe decir "Jatanu 'avinu pasha'nu -hemos pecado, hemos cometido iniquidad y hemos transgredido intencionalmente." Al recitar cada una de las faltas reseñadas hay que golpearse suavemente la parte inferior del pecho con la mano derecha.

Vidui (Confesión)

 Nos hemos hecho culpables; hemos traicionado; hemos robado; hemos hablado calumnias y maledicencia; hemos causado iniquidad y hemos causado maldad; hemos pecado intencionalmente; hemos tomado bienes ajenos por la fuerza; nos hemos asociado a la mentira y al engaño; hemos dado malos consejos; hemos engañado; nos hemos enojado; nos hemos burlado; nos hemos rebelado; hemos pervertido Tus palabras; hemos provocado; hemos cometido inmoralidad; hemos jurado vanamente y con falsedad nos hemos apartado de Ti; hemos cometido iniquidad; hemos pecado con mala voluntad; hemos causado daños espirituales; hemos oprimido a otros; hemos causado sufrimiento a otros; hemos sido obstinados; hemos sido malvados; hemos corrompido; hemos cometido abominaciones; nos hemos extraviado del buen sendero y hemos hecho que otros se extravíen; y nos hemos apartado de Tus mandamientos y de Tus buenas leyes, pero no nos ha servido de nada. Pero Tú eres Justo por todo lo que ha venido sobre nosotros, ya que actuaste con Verdad mientras que nosotros hemos hecho la maldad.

 Tú eres Dios tardo para la ira y lleno de misericordia. Desde antaño Tú diste a conocer la grandeza de Tu misericordia y de Tu bondad al varón humilde [Moché]; y asimismo está escrito en Tu Torá: "El Eterno descendió en una nube y estuvo con él allí; y Él proclamó con el nombre del Eterno" (Shemot 34:5). Y allí mismo se declara.

 

 

Salmo para el domingo

Hoy es el primer día de la semana. Este es el salmo que los leviim solían recitar en el estrado.

SALMO 24

 De David. Un salmo. Del Eterno es la tierra y todo lo que hay en ella; el mundo y los que en él habitan. Pues Él la fundó sobre mares, y la estableció sobre ríos. ¿Quién subirá al monte del Eterno, y quién se levantará en el lugar de Su santidad? Quien sea limpio de manos y puro de corazón, que no haya jurado en vano por Mi alma ni haya jurado engañosamente. Él recibirá una bendición del  Eterno y justa benevolencia del Dios de su salvación. Ésta es la generación de los que le buscan, de los que inquieren por Tu presencia: Ya'akob (sela). Oh puertas, eleven sus cabezas, y levántense, entradas sempiternas, para que entre el Rey de Gloria. ¿Quién es el Rey de Gloria? El Eterno, fuerte y poderoso; el Eterno, poderoso en la batalla. Oh puertas, eleven sus cabezas, y elévense ustedes, entradas sempiternas, para que entre el Rey de Gloria. ¿Quién es el Rey de Gloria? El Eterno, Amo de Legiones, es el Rey de Gloria (sela).

Salmo para el lunes

Hoy es el segundo día de la semana. Este es el salmo que los leviim solían recita en el estrado.

SALMO 48

Un canto, un salmo de los hijos de Kóraj. Grande es el Eterno, y sumamente alabado, en la ciudad de nuestro Dios, el monte de Su santidad. El panorama más bello, el júbilo de toda la tierra es el monte de Tsiyón, a los costados septentrionales de la gran ciudad del rey. Dios es conocido en sus palacios como Fortaleza. Pues he aquí que los reyes se han reunido, han pasado juntos. Ellos vieron y se anonadaron; quedaron confundidos y huyeron. Un gran estremecimiento hizo presa de ellos allí, espasmos como los de una parturienta. Con un viento del este Tú has quebrantado los buques de Tarshish. Así como escuchamos, así también vimos en la ciudad del Eterno, Amo de legiones, en la ciudad de nuestro Dios. Que Dios la establezca para siempre (sela). Hemos meditado en Tu bondad, oh Dios, en el interior de Tu santuario. Así como Tu Nombre, oh Dios, es Tu alabanza hasta los confines de la Tierra; la rectitud llena Tu diestra. El monte de Tsiyón se alegrará, las hijas de Yehudá se llenarán de júbilo, a causa de Tus juicios. Paseen por Tsiyón y rodéenla, cuenten sus torres. Tomen nota de sus murallas, den realce a sus palacios, para que lo cuenten a la próxima generación: que éste es Dios, nuestro Dios para siempre; Él será nuestro guía hasta la muerte.

Salmo para el martes

 Hoy es el tercer día de la semana. Este es el salmo que los leviim solían recitar en el estrado.

SALMO 82

Un canto de Asaf. Dios se halla presente en la asamblea de Dios; Él juzga en medio de los jueces. ¿Hasta cuándo juzgarán inicuamente y favorecerán a los malvados, (sela)? Hagan el juicio del necesitado y al huérfano; reivindiquen al pobre y al menesteroso. Rescaten al necesitado y al indigente; sálvenlo de las manos de los malvados. Ellos no saben ni comprenden, caminan en la oscuridad; todos los fundamentos de la Tierra se tambalean. Yo dije: Ustedes son jueces e hijos del Altísimo. Pero al igual que humanos morirán, y caerán como uno de los príncipes. ¡Levántate, oh Dios, juzga a la Tierra! Pues Tú tomarás posesión de todos los pueblos.

Salmo para el miércoles

Hoy es el cuarto día de la semana. Este es el salmo que los leviim solían recitar en el estrado.

SALMO 94

 ¡Oh Dios de venganza, Eterno; oh Dios de venganza, manifiéstate! Álzate, Juez de la Tierra; retribuye su merecido a los arrogantes. ¿Hasta cuándo los malvados, oh Eterno, hasta cuándo los malvados se llenarán de gozo? Se expresan y hablan falsedades; se enorgullecen todos los que hacen la iniquidad. A Tu pueblo, oh Eterno, aplastan, y humillan a Tu heredad. A la viuda y al extranjero matan, y asesinan a los huérfanos. Y dicen: El Eterno no verá, ni comprenderá el Dios de Ya'akob. Entiendan esto, insensatos del pueblo; y ustedes, necios, ¿cuándo han de comprender? Aquél que implantó el oído ¿no ha de escuchar? Aquél que formó el ojo ¿no ha de mirar? Aquél que castiga a los pueblos ¿no ha de amonestar? Aquél que enseña conocimiento al hombre. El Eterno conoce los pensamientos del hombre sabe que son fútiles. Venturoso es el varón a quien Tú disciplinas, oh Eterno, y le enseñas de Tu Torá. A fin de darle tranquilidad de los días de mal, hasta que sea cavado un foso para el malvado Pues el Eterno no desechará a Su  pueblo, ni abandonará a Su heredad. Pues la justicia volverá a la rectitud, y la seguirán todos los rectos de corazón. ¿Quién se levantará en mi favor contra los que hacen el mal, y quién se plantará por mí contra los hacedores de iniquidad? Si no fuera por el Eterno que ha sido mi ayuda, mi alma ya casi hubiera morado en el silencio. Cuando dije: Mi pie resbala, Tu bondad, oh Eterno, me socorría. Cuando mis inquietudes eran muchas en mi interior, Tus consolaciones me alentaban. ¿Acaso se unirá a Ti el trono de la destrucción, aquel que transforma el mal en ley? Ellos se juntan contra el alma del justo y condenan la sangre del inocente. Pero el Eterno ha sido mi fortaleza, y mi Dios la roca de mi refugio. Él volteó contra ellos su iniquidad y los demolió con su propia maldad, el Eterno, nuestro Dios los demolió.

Salmo para el jueves

 Hoy es el quinto día de la semana. Este es el salmo que los leviim solían recitar en el estrado.

SALMO 81

 Para el Conductor, sobre Guitit, de Asaf. Cantemos jubilosos al Dios de nuestra fortaleza, con gozo al Dios de Ya'akob. Canten y toquen la pandereta, el dulce laúd con el arpa. Toquen el corno en la luna nueva, en el día de nuestro festival. Pues es un decreto para Yisrael, una ley del Dios de Ya'akob. Sus testimonios colocó en Yosef al salir de Mitsráyim: escuché un lenguaje que no conocía. Lo despojé del fardo de sus hombros, quité sus manos de la vasija. En la angustia llamaste y te liberé; te respondí en el misterio del trueno, te probé en las aguas de Meribá (sela). Escucha, pueblo mío y te advertiré; Yisrael, si me escuchases. No habrá en ti un dios extraño, y no te postrarás ante un dios ajeno. Yo soy el Eterno, tu Dios, que te hice subir de la tierra de Mitsráyim. Abre tu boca y Yo la llenaré. Pero Mi pueblo no escuchó Mi voz, Yisrael no me obedeció. Los dejé ir en la obstinación de su corazón: anduvieron en sus consejos. ¡Ojalá que Mi pueblo me escuchase, que Yisrael andase en Mis caminos! Yo en un instante quebrantarla a sus enemigos, y sobre sus enemigos volvería Mi mano. Los aborrecedores del Eterno se someterían ante Él, y su destino será eterno. Él le hubiera alimentado con lo mejor del trigo, y con la miel de la peña te hubiera saciado.

Salmo para el viernes

 Hoy es el sexto día de la semana. Este es el salmo que los leviim solían recitar en el estrado.

SALMO 93

 El Eterno ha reinado, Él se ha revestido de grandeza; el Eterno se ha revestido de poder y se ha ceñido; también ha afirmado el mundo para que no vacile. Tu trono fue establecido desde antaño; Tú eres eterno. Como ríos se han elevado, oh Eterno, como ríos han alzado sus voces; como ríos han elevado su estruendo. Más que el rugir de aguas numerosas, más poderosos que las olas del mar. El Eterno es poderoso en las alturas. Tus testimonios de Tu Casa, la morada santa, son inmensamente fieles. Oh Eterno, que sea por muchos días.

Después de cada salmo del día se dice el siguiente texto.

 Sálvanos, oh Eterno, Dios nuestro, y reúnenos de entre las naciones para que reconozcamos Tu santo Nombre y nos gloriemos en Tu alabanza. Bendito es el Eterno, el Dios de Yisrael, desde siempre y para toda la eternidad, y que todo el pueblo diga: ¡Haleluyá! Bendito es el Eterno desde Tsiyón, Aquél que reside en Yerushaláyim. iHaleluyá! Bendito es el Eterno Dios, el Dios de Yisrael, que Él solo hace maravillas. Y bendito es el Nombre de Su gloria para siempre, y que toda la tierra se llene de Su gloria. Amén y Amén.

A nosotros nos corresponde alabar al Amo de todo lo que existe, atribuir grandeza al Creador de la obra de la creación; pues Él no nos hizo como a los pueblos de los demás países, ni nos puso como a las demás familias de la tierra. Él no puso nuestra porción como la de ellos, ni nuestro destino como el de sus muchedumbres. Pues ellos se prosternan ante la vanidad y el vacío, y rezan a un dios que no salva. (Hacer una ligera pausa, y al comenzar la siguiente frase, inclinar el cuerpo) Pero nosotros nos prosternamos delante del Soberano Rey de reyes, el Santo, bendito es. (Inclinarse hasta aquí) Pues Él extiende los cielos y fija los fundamentos de la tierra; la sede de Su gloria está arriba en los cielos y Su poderosa Presencia se halla en las alturas más elevadas. Él es nuestro Dios; no hay otro más. Verdad es nuestro Rey, y no hay nada fuera de Él, tal como está escrito en la Tora: "Sabe hoy y llévalo a tu corazón que el Eterno es Dios, arriba en los cielos y abajo en la tierra; no hay nadie más."

Por tanto, en Ti ponemos nuestra esperanza, oh Eterno, Dios nuestro, de que pronto veamos Tu poderoso esplendor, para eliminar a los ídolos de la tierra y que los falsos dioses sean completamente exterminados, a fin de rectificar el mundo a través de la soberanía del Todopoderoso. Y todos los seres humanos invocarán Tu Nombre, a fin de dirigir hacia Ti a los malvados de la tierra. Todos los habitantes del mundo te reconocerán y sabrán que ante Ti debe doblarse toda rodilla, y toda lengua jurar. Delante de Ti, oh Eterno, Dios nuestro, doblarán sus rodillas y se prosternarán, y a la gloria de Tu Nombre rendirán homenaje. Y todos aceptarán el yugo de Tu soberanía, para que reines sobre ellos prontamente y para siempre. Pues el reino es Tuyo, y Tú reinarás eternamente con gloria, tal como está escrito: "El Eterno reinará por siempre jamás." Y también está escrito: "El Eterno será Rey sobre toda la tierra. En ese día el Eterno será Uno y Su Nombre será Uno."

Aquí concluye el rezo de Shajarit. Algunos acostumbran agregar los siguientes textos:

 Y en tu Torá, Eterno Dios nuestro, está escrito diciendo: "Escucha Yisrael, el Eterno es nuestro Dios, el Eterno es Uno y Único."

 

 

 


 

 
   
       
       
       
       
   
 

 

Correos: eliyahubayonah@gmail.com

Copy Rights © Shalom Haverim Org - Monsey 10952, New York