Protected by Copyscape Web Copyright Protection Software

 

ÉXODO

CAPÍTULO 10

 

Este Capítulo de la Torá está dedicado a la Memoria de:

José -Yosef- BaYona Vila, Z''TL (Zejer Tzadik Livrajá)

 

 

10:1   Y dijo el Eterno a Moisés: Ve al Faraón, porque Yo he endurecido su corazón (1) y el corazón de sus siervos, para manifestar estas mis señales en medio de ellos,

Vayomer Adonay el-Moshe bo el-Par'oh ki-ani hijbadeti et-libo ve'et-lev avadav lema'an shiti ototay eleh bekirbo.

 

10:2   y para que cuentes en presencia de tu hijo y del hijo de tu hijo lo que Yo hice en Egipto, y las señales que obré en medio de ellos, a fin de que vosotros sepáis que Yo soy el Eterno.

Ulema'an tesaper be'ozney vinja uven-binja et asher hit'alalti beMitsrayim ve'et-ototay asher-samti vam vidatem ki-ani Adonay.

 

10:3   Y vinieron Moisés y Aarón al Faraón y le dijeron: Así ha dicho el Eterno, el Dios de los hebreos: "¿Hasta cuándo rehusarás humillarte delante de Mí? Deja ir a mi pueblo para que ellos me sirvan;

Vayavo Moshe ve'Aharon el-Par'oh vayomeru elav koh-amar Adonay Elohey ha'Ivrim ad-matay me'anta le'anot mipanay shalaj ami veya'avduni.

 

10:4   porque si tú rehusas aún dejar ir a mi pueblo, he aquí que mañana traeré langostas (2) dentro de tus límites,

Ki im-ma'en atah leshale'aj et-ami hineni mevi majar arbeh bigvuleja.

 

10:5   las cuales cubrirán la faz de la tierra, de manera que no podrá verse la tierra; y comerán el residuo de lo que escapó, lo que os quedó del granizo; y comerán todo árbol que os crece en el campo.

Vejisah et-eyn ha'arets velo yujal lir'ot et-ha'arets ve'ajal et-yeter hapletah hanish'eret lajem min-habarad ve'ajal et-kol-ha'ets hatsome'aj lajem min-hasadeh.

 

10:6   Y llenarán tus casas y las casas de todos tus siervos y las casas de los egipcios, como no vieron tus padres ni los padres de tus padres desde el día que estuvieron sobre la tierra hasta el día de hoy". Se volvió entonces y salió de la presencia del Faraón.

Umal'u vateyja uvatey jol-avadeyja uvatey jol-Mitsrayim asher lo-ra'u avoteyja va'avot avoteyja miyom heyotam al-ha'adamah ad hayom hazeh vayifen vayetse me'im Par'oh.

 

10:7   Y los siervos del Faraón le dijeron: ¿Hasta cuándo ha de sernos este hombre un impedimento? Deja que vayan esos hombres y sirvan al Eterno, su Dios. ¿Acaso no sabes todavía que (en caso contrario) Egipto será destruido?

Vayomeru avdey Far'oh elav ad-matay yihyeh zeh lanu lemokesh shalaj et-ha'anashim veya'avdu et-Adonay Eloheyhem haterem teda ki avdah Mitsrayim.

 

10:8   E hicieron volver a Moisés y a Aarón a la presencia del Faraón, y él les dijo: Id, servid al Eterno, vuestro Dios. Mas ¿quiénes y quiénes son los que han de ir?

Vayushav et-Moshe ve'et-Aharon el-Par'oh vayomer alehem leju ivdu et-Adonay Eloheyjem mi vami haholejim.

 

10:9   Y Moisés dijo: Con nuestros jóvenes y con nuestros ancianos iremos; con nuestros hijos y con nuestras hijas, con nuestro ganado menor y con nuestro ganado mayor iremos, porque hemos de celebrar una fiesta al Eterno.

Vayomer Moshe bine'areynu uvizkeneynu nelej bevaneynu uvivnotenu betsonenu uvivkarenu nelej ki jag-Adonay lanu.

 

10:10   Y él les dijo: ¡Que el Eterno sea con vosotros, así como yo os enviaré a vosotros y a vuestras criaturas! (Mas) miradlo bien, porque el mal está frente a vosotros.

Vayomer alehem yehi jen Adonay imajem ka'asher ashalaj etjem ve'et-tapjem re'u ki ra'ah neged peneyjem.

 

10:11   (Por eso), no hagan así; id vosotros, los hombres, y servid al Eterno, pues esto pedisteis. Y fueron echados de la presencia del Faraón.

Lo jen leju-na hagevarim ve'ivdu et-Adonay ki otah atem mevakshim vayegaresh otam me'et peney Far'oh.

 

10:12   Y el Eterno dijo a Moisés: Extiende tu mano sobre la tierra de Egipto a fin de que suba sobre la tierra de Egipto la langosta y coma toda la hierba del país, todo lo que dejó el granizo.

Vayomer Adonay el-Moshe neteh yadeja al-erets Mitsrayim ba'arbeh veya'al al-erets Mitsrayim veyojal et-kol-esev ha'arets et kol-asher hish'ir habarad.

 

10:13   Y extendió Moisés su vara sobre la tierra de Egipto, y el Eterno dirigió un viento de oriente hacia el país todo aquel día y toda la noche. Y cuando llegó la mañana, el viento de oriente transportó la langosta.

Vayet Moshe et-matehu al-erets Mitsrayim v'Adonay nihag ruaj-kadim ba'arets kol-hayom hahu vejol-halaylah haboker hayah veruaj hakadim nasa et-ha'arbeh.

 

10:14   Y subió la langosta sobre todo el país de Egipto, y se posó en todos los límites de Egipto. (La plaga era) muy grave; antes de ella nunca hubo langosta como ésta, ni después de ella habrá igual.

Vaya'al ha'arbeh al kol-erets Mitsrayim vayanaj bejol gvul Mitsrayim kaved me'od lefanav lo-hayah jen arbeh kamohu ve'ajarav lo yihyeh-ken.

 

10:15   Y cubrió la faz de todo el país y se oscureció la tierra; y se comió toda la hierba de la tierra y todo el fruto de los árboles que había dejado el granizo; y no quedó nada verde en árbol ni en planta del campo en toda la tierra de Egipto.

Vayejas et-eyn kol-ha'arets vatejeshaj ha'arets vayojal et-kol-esev ha'arets ve'et kol-peri ha'ets asher hotir habarad velo-notar kol-yerek ba'ets uve'esev hasadeh bejol-erets Mitsrayim.

 

10:16   Se apresuró el Faraón a llamar a Moisés y a Aarón y dijo: ¡He pecado, contra el Eterno, vuestro Dios, y contra vosotros!

Vayemaher Par'oh likro le-Moshe ule-Aharon vayomer jatati l'Adonay Eloheyjem velajem.

 

10:17   Ahora pues, perdonad por favor mi pecado solamente esta vez y suplicad al Eterno, vuestro Dios, que aparte de mí sólo esta muerte.

            Ve'atah sa na jatati aj hapa'am vehatiru l'Adonay Eloheyjem veyaser me'alay rak et-hamavet hazeh.

 

10:18   Y él salió de la presencia del Faraón y oró al Eterno.

Vayetse me'im Par'oh vayetar el-Adonay.

 

10:19   Y el Eterno hizo tornar un viento occidental muy fuerte, que alzó la langosta y la echó al mar Rojo, y no quedó ni una langosta en todos los límites de Egipto.

Vayahafoj Adonay ruaj-yam jazak me'od vayisa et-ha'arbeh vayitka'ehu Yamah Suf lo nish'ar arbeh ejad bejol gevul Mitsrayim.

 

10:20   Mas el Eterno endureció el corazón del Faraón y él no dejo ir a los hijos de Israel.

Vayejazek Adonay et-lev Par'oh velo shilaj et-beney Yisra'el.

 

10:21   Y dijo el Eterno a Moisés: Extiende tu mano hacia el cielo y que haya oscuridad sobre la tierra de Egipto, y oscuridad palpable (más que la de la noche).

Vayomer Adonay el-Moshe neteh yadeja al-hashamayim vyhi joshej al-erets Mitsrayim veyamesh joshej.

 

10:22   Y Moisés extendió su mano hacia el cielo y hubo densa oscuridad en toda la tierra de Egipto, por tres días.

Vayet Moshe et-yado al-hashamayim vayehi joshej-afelah bejol-erets Mitsrayim shloshet yamim.

 

10:23   Y no se veían los unos a los otros, ni nadie se levantó de su puesto durante tres días;(3) y para todos los hijos de Israel había luz en sus habitaciones.

Lo-ra'u ish et-ajiv velo-kamu ish mitajtav shloshet yamim ulejol-beney Yisra'el hayah or bemoshevotam.

 

10:24   Y el Faraón llamó a Moisés y dijo: Id, servid al Eterno; queden solamente vuestro ganado menor y vuestro ganado mayor; vuestras criaturas también irán con vosotros.

Vayikra Far'oh el-Moshe vayomer leju ivdu et-Adonay rak tsonjem uvekarjem yutsag gam-tapjem yelej imajem.

 

10:25   Y Moisés dijo: También tú has de darnos sacrificios y holocaustos para que los ofrezcamos al Eterno, nuestro Dios.

Vayomer Moshe gam-atah titen beyadenu zvajim ve'olot ve'asinu l'Adonay Eloheynu.

 

10:26   Y también nuestro ganado ha de ir con nosotros; no quedará ni una pezuña,(4) porque de él hemos de tomar para servir al Eterno, nuestro Dios, y nosotros no salmos cómo serviremos al Eterno hasta que lleguemos allá.

Vegam-miknenu yelej imanu lo tisha'er parsah ki mimenu nikaj la'avod et-Adonay Eloheynu va'anaju lo-neda mah-na'avod et-Adonay ad-bo'enu shamah.

 

10:27   Y endureció el Eterno el corazón del Faraón, y él no quiso dejarlos ir.

Vayejazek Adonay et-lev Par'oh velo avah leshalejam.

 

10:28   Y el Faraón le dijo: ¡Vete de mi presencia! ¡Guárdate de volver a ver mi rostro, porque el día en que vieres mi rostro, morirás!

Vayomer-lo Far'oh lej me'alay hishamer leja al-tosef re'ot panay ki beyom re'otja fanay tamut.

 

10:29   Y Moisés respondió: Bien has dicho; no seguiré más viendo tu rostro.

Vayomer Moshe ken dibarta lo-osif od re'ot paneyja

  

Comentario:

 

1

Porque el Faraón endureció su corazón al principio, rehusando liberar a los hijos de Israel, cuando dijo: "¿Quién es el Eterno para que yo obedezca a su voz y deje ir a Israel? ¡No conozco al Eterno ni tampoco dejaré ir a Israel!" (Ver capítulo 5, 2).

2

La octava plaga, la langosta del campo que destruyó todas las plantas, fue por el pecado de obligar a los hebreos a plantar árboles para que los egipcios gozaran de sus frutos. Las langostas del campo son en realidad una seria plaga, pues causan estragos enormes en las plantaciones, sobre todo en ciertas regiones africanas. Allí donde se abaten en mangas, devastan toda clase de plantas en pocas horas.

3

 La novena plaga fue la oscuridad, que reinó en el país a tal punto que los egipcios no veían cada uno a su hermano, y no se levantaron de sus lugares durante tres días. Este fue el castigo por haber puesto los egipcios a algunos israelitas en oscuros calabozos. Las tinieblas sirvieron además, según el Midrash (Shemot Rab. XIII, 3), para otro fin: Había entre los hebreos algunos que no eran esclavos, personas ricas que habitaban en lujosos palacios y que no deseaban abandonar Egipto. Estos pensaban que si el Faraón enviaba fuera a los israelitas, los expulsaría también a ellos por enojo. Por consiguiente fueron estos pecadores los que impedían la redención, y por eso murieron. Durante los tres días de tinieblas, los israelitas los sepultaron sin que los egipcios se diesen cuenta de lo ocurrido, para que no dijeran: "También los israelitas están siendo castigados"

4

Con estas palabras Moisés demuestra su intención de que no vuelvan los hijos de Israel a Egipto. Pero el exegeta Ibn Ezrá explica que Moisés quiso decir: "No sabemos cuántos ni qué clase de animales desea el Eterno que le ofrendemos".

 

Editado por: Perla Tatiana Bayonah

 

 

 

     

 


 

 
   
       
       
       
       
   
 

 

Correos: eliyahubayonah@gmail.com

Copy Rights © Shalom Haverim Org - Monsey 10952, New York