Protected by Copyscape Web Copyright Protection Software

 

SHEMOT CAPÍTULO 31

 

 

Este Capítulo de la Torá está dedicado a la Memoria de:

José -Yosef- BaYona Vila, Z''TL (Zejer Tzadik Livrajá)

 

 

31:1     Y el Eterno habló a Moisés, diciendo:

Vayedaber Adonay el-Moshe lemor.

 

31:2     Mira que Yo he llamado por su nombre (he elegido) a Betzalel, hijo de Urí, hijo de Jur, de la tribu de Judá.

Re'eh karati veshem Betsal'el ben-Uri ven-Jur lemateh Yehudah.

 

31:3     Y le he llenado del espíritu de Dios en cuanto a sabiduría e inteligencia y ciencia para toda clase de obra,

Va'amale oto ruaj Elohim bejojmah uvitvunah uveda'at uvejol-melajah.

 

31:4     para hacer proyectos a fin de ejecutar obras en oro y en plata y en cobre;

Lajshov majashavot la'asot bazahav uvakesef uvanjoshet.

 

31:5     y para tallar y grabar en piedras y engastarlas, y para labrar maderas, y para trabajar en cualquier clase de obra.

Uvajaroshet even lemal'ot uvajaroshet ets la'asot bejol-melajah.

 

31:6     Y he aquí que Yo he designado juntamente con él a Aholiav, hijo de Ajisamaj, de la tribu de Dan; y en el corazón de todo sabio puse ciencia para que haga todo lo que te tengo ordenado:

Va'ani hineh natati ito et Oholi'av ben-Ajisamaj lemateh-Dan uvlev kol-jajam-lev natati jojmah ve'asu et kol-asher tsivitija.

 

31:7     la tienda de asignación, y el arca del testimonio con el propiciatorio que estará sobre ella, y todos los utensilios de la tienda,

Et Ohel Mo'ed ve'et-ha'aron la'edut ve'et-hakaporet asher alav ve'et kol-kley ha'ohel.

 

31:8     y la mesa con sus utensilios, y el candelabro puro con todos sus utensilios, y el altar del incienso,

Ve'et-hashuljan ve'et-kelav ve'et-hamenorah hatehorah ve'et-kol-keleyha ve'et mizbaj haketoret.

 

31:9     y el altar del holocausto con todos sus utensilios, y el lavatorio con su base;

Ve'et-mizbaj ha'olah ve'et-kol-kelav ve'et-hakiyor ve'et-kano.

 

31:10   y las vestiduras para el oficio, y las vestiduras de santidad de Aarón, el sacerdote, y las vestiduras de sus hijos para las funciones sacerdotales;

Ve'et bigdey hasrad ve'et-bigdey hakodesh le-Aharon hakohen ve'et-bigdey vanav lejahen.

 

31:11   y el aceite de la unción, y la mezcla aromática de especias para el santuario; conforme a todo lo que te tengo ordenado, lo han de hacer.

Ve'et shemen hamishjah ve'et-ktoret hasamim lakodesh kejol asher-tsivitija ya'asu.

 

31:12   Y habló el Eterno a Moisés, diciendo:

Vayomer Adonay el-Moshe lemor.

 

31:13   Y tú hablarás a los hijos de Israel diciendo: Ciertamente guardaréis mis sábados, porque esto es una señal entre Mí y vosotros en todas vuestras generaciones, para que sepáis que Yo soy el Eterno que os santifica.

Ve'atah daber el-beney Yisra'el lemor aj et-shabtotay tishmoru ki ot hi beyni uveyneyjem ledoroteyjem lada'at ki ani Adonay mekadishjem.

 

31:14   Y guardareis el sábado, porque santidad es para vosotros; (1) el que lo profanare será muerto ciertamente, pues todo aquél que hiciere trabajo alguno en él, esa alma será segregada de entre su pueblo.

Ushmartem et-haShabat ki kodesh hi lajem mejaleleyha mot yumat ki kol-ha'oseh vah melajah venijretah hanefesh hahi mikerev ameyha.

 

31:15   Seis días se trabajará, pero el día séptimo será sábado de descanso, santidad para el Eterno; todo aquél que hiciere obra alguna en el día del sábado, será muerto ciertamente.

Sheshet yamim ye'aseh melajah uvayom hashvi'i Shabat Shabaton kodesh l'Adonay kol-ha'oseh melajah beyom haShabat mot yumat.

 

31:16   Y los hijos de Israel guardarán el sábado, observándolo en todas sus generaciones, por pacto perpetuo.

Veshamru veney-Yisra'el et-haShabat la'asot et-haShabat ledorotam berit olam.

 

31:17   Entre Mí y los hijos de Israel esta es una señal perpetua; porque en seis días hizo el Eterno los cielos y la tierra, mas en el séptimo día descansó y reposó.

Beyni uveyn beney Yisra'el ot hi le'olam ki sheshet yamim asah Adonay et-hashamayim ve'et-ha'arets uvayom hashvi'i shavat vayinafash.

 

31:18   Y El dio a Moisés, al acabar de hablar con él en el monte de Sinay, las dos tablas del testimonio, tablas de piedra, escritas con el dedo de Dios.

Vayiten el-Moshe kejaloto ledaber ito behar Sinay shney lujot ha'edut lujot even ktuvim be'etsba Elohim.

 

 

Comentario:

 

1

La santificación del día de sábado es una ley propia del pueblo israelita, por la cual lleva una responsabilidad particular: "Pues ésta es una señal entre Mí y vosotros, por vuestras generaciones" (vers. 13); una ley de confianza y de amor que Dios nos concedió con su gracia divina. Santificando en el sábado la séptima parte de su vida semanal, el israelita proclama a Dios como Creador y reconoce su obra. La profanación pública y premeditada del sábado merece la pena de muerte (vers. 14), pues esta profanación es en cierto modo la negación de Dios como Creador del mundo.La santidad del sábado fue reconocida por jefes religiosos de otras creencias. Martín Lutero escribe: "La naturaleza exige que las personas y los animales descansen un día por semana; pero el que desea hacer de este día de reposo una ley positiva, una obra de Dios, debe adoptar el sábado y no el domingo, pues es el sábado el que fue prescrito en la Biblia, y no el domingo (Lutero, T.III, 643).

 

 

Editado por: Perla Tati Janah Bayonah

 

 

     

 


 

 
   
       
       
       
       
   
 

 

Correos: eliyahubayonah@gmail.com

Copy Rights © Shalom Haverim Org - Monsey 10952, New York