Protected by Copyscape Web Copyright Protection Software

 

ÉXODO

CAPÍTULO 9

 

Este Capítulo de la Torá está dedicado a la Memoria de:

José -Yosef- BaYona Vila, Z''TL (Zejer Tzadik Livrajá)

 

 

9:1     Y dijo el Eterno a Moisés: Ve al Faraón y dile: "Así ha dicho el Eterno, el Dios de los hebreos: Deja ir a mi pueblo para que ellos me sirvan,

Vayomer Adonay el-Moshe bo el-Par'oh vedibarta elav koh amar Adonay Elohey ha'Ivrim shalaj et-ami veya'avduni.

 

9:2     porque si rehusas dejarles ir y todavía los retienes

Ki im-ma'en atah leshale'aj ve'odeja majazik bam.

 

9:3     he aquí que la mano del Eterno caerá sobre tu ganado que está en el campo, los caballos, los asnos, los camellos, el ganado mayor y el ganado menor, con epidemia muy grave. (1)

Hineh yad Adonay hoyah bemikneja asher basadeh basusim bajamorim bagmalim babakar uvatson dever kaved me'od.

 

9:4     Y hará el Eterno distinción entre el ganado de Israel y el ganado de los egipcios, y no morirá nada de todo lo que sea de los hijos de Israel.

Vehiflah Adonay beyn mikneh Yisra'el uveyn mikneh Mitsrayim velo yamut mikol-livney Yisra'el davar.

 

9:5       Y el Eterno puso plazo, diciendo: Mañana el Eterno hará esto en el país".

Vayasem Adonay mo'ed lemor majar ya'aseh Adonay hadavar hazeh ba'arets.

 

9:6       E hizo el Eterno aquello al día siguiente, de manera que murió todo el ganado de los        egipcios; mas del ganado de los hijos de Israel no murió ni uno.

Vaya'as Adonay et-hadavar hazeh mimojorat vayamot kol mikneh Mitsrayim umimikneh veney-Yisra'el lo-met ejad.

 

9:7       Y mandó a ver el Faraón, y he aquí que no había muerto del ganado de los hijos de Israel ni uno. Pero se endureció el corazón del Faraón y no dejó ir al pueblo.

Vayishlaj Par'oh vehineh lo-met mimikneh Yisra'el ad-ejad vayijbad lev Par'oh velo shilaj et-ha'am.

 

9:8         Y el Eterno dijo a Moisés y a Aarón: Tomad vosotros el contenido de vuestros puños llenos de hollín de horno, y lo arrojará Moisés hacia el cielo, a vista del Faraón,

Vayomer Adonay el-Moshe ve'el-Aharon keju lajem melo jofneyjem piaj kivshan uzrako Moshe hashamaymah le'eyney Far'oh.

 

9:9      y se convertirá en polvo menudo sobre toda la tierra de Egipto, de lo cual resultará 

            sarna que brotará en pústulas, así en los hombres como en las bestias, por toda la              

           tierra de Egipto.

Vehayah le'avak al kol-erets Mitsrayim vehayah al-ha'adam ve'al-habehemah lishjin pore'aj avabu'ot bejol-erets Mitsrayim.

 

9:10      Y ellos tomaron hollín del horno y se pusieron delante del Faraón, y Moisés lo tiró hacia el cielo; y hubo sarna que brotaba en pústulas, así en los hombres como en las bestias.

Vayikju et-piaj hakivshan vaya'amdu lifney Far'oh vayizrok oto Moshe hashamaymah vayehi shjin avabu'ot pore'aj ba'adam uvabehemah.

 

9:11   Y no pudieron los magos presentarse delante de Moisés a causa de la sarna, porque había sarna en los magos y en todas los egipcios. (2)

Velo yajlu hajartumim la'amod lifney Moshe mipney hashjin ki-hayah hashjin bajartumim uvejol-Mitsrayim.

 

9:12        Y el Eterno endureció el corazón del Faraón de modo que no les escuchó, como el Eterno lo había dicho a Moisés.

Vayejazek Adonay et-lev Par'oh velo shama alehem ka'asher diber Adonay el-Moshe.

 

9:13   Y dijo el Eterno a Moisés: Levántate temprano en la mañana y ponte delante del Faraón y dile: "Así ha dicho el Eterno, el Dios de los hebreos: Deja ir a mi pueblo, para que ellos me sirvan,

Vayomer Adonay el-Moshe hashkem baboker vehityatsev lifney Far'oh ve'amarta elav koh-amar Adonay Elohey ha'Ivrim shalaj et-ami veya'avduni.

 

9:14              porque esta vez Yo voy a enviar todas mis plagas a tu corazón y a tus siervos y a tu pueblo, para que sepas que no hay como Yo en toda la tierra;

Ki bapa'am hazot ani shole'aj et-kol-magefotay el-libja uva'avadeyja uve'ameja ba'avur teda ki eyn kamoni bejol-ha'arets.

 

9:15    porque ahora, si Yo hubiera extendido mi mano para herirte a ti y a tu pueblo con peste, habrías sido exterminado de la tierra.

Ki atah shalajti et-yadi va'aj oteja ve'et-ameja badaver vatikajed min-ha'arets.

 

9:16    Mas Yo te he mantenido de pie para esto mismo, para hacerte ver mi poder, y para que sea proclamado mi nombre en toda la tierra.

Ve'ulam ba'avur zot he'emadetija ba'avur har'oteja et-koji ulema'an saper shemi bejol-ha'arets.

 

9:17             Todavía te empecinas contra mi pueblo para no dejarlo ir.

Odeja mistolel be'ami levilti shalejam.

 

9:18        Pues he aquí que el día de mañana, como a esta hora, haré llover granizo muy gravemente, cual nunca habrá habido otro como éste en Egipto, desde el día en que se fundó hasta ahora.

Hineni mamtir ka'et majar barad kaved me'od asher lo-hayah jamohu beMitsrayim lemin-hayom hivasdah ve'ad-atah.

 

9:19        Ahora pues, envía y haz que se junte tu ganado y todo lo que tienes en el campo porque sobre todos los hombres y animales que se encuentren en el campo y que no sean recogidos en su morada, caerá el granizo sobre ellos y morirán". (3)

Ve'atah shlaj ha'ez et-mikneja ve'et kol-asher leja basadeh kol-ha'adam vehabehemah asher-yimatse vasadeh velo ye'asef habaytah veyarad alehem habarad vametu.

 

9:20 Aquél de entre los siervos del Faraón que temió la palabra del Eterno, hizo que sus siervos y su ganado huyesen a las casas;

Hayare et-dvar Adonay me'avdey Par'oh henis et-avadav ve'et-miknehu el-habatim.

 

 

9:21      y aquél que no hizo caso de la palabra del Eterno, dejó a sus siervos y a su ganado en el campo.

Va'asher lo-sam libo el-dvar Adonay vaya'azov et-avadav ve'et-miknehu basadeh.

 

9:22        Y dijo el Eterno a Moisés: Extiende tu mano al cielo para que haya granizo sobre toda la tierra de Egipto, sobre el hombre y sobre la bestia (4) y sobre toda la hierba del campo en la tierra de Egipto. (5)

Vayomer Adonay el-Moshe neteh et-yadja al-hashamayim vyhi varad bejol-erets Mitsrayim al-ha'adam ve'al-habehemah ve'al kol-esev hasadeh be'erets Mitsrayim.

 

9:23     Y extendió Moisés su vara hacia el cielo y el Eterno envió truenos y granizo, y fuego cayó sobre la tierra; y el Eterno hizo llover granizo sobre la tierra de Egipto.

Vayet Moshe et-matehu al-hashamayim va'Adonay natan kolot uvarad vatihalaj-esh artsah vayamter Adonay barad al-erets Mitsrayim.

 

9:24                   Y hubo granizo y se encendía fuego en medio del granizo, (6) muy gravemente, cual nunca había habido en toda la tierra de Egipto desde que fue nación.

Vayehi varad ve'esh mitlakajat betoj habarad kaved me'od asher lo-hayah jamohu bejol-erets Mitsrayim me'az hayetah legoy.

 

9:25            Y el granizo hirió en toda la tierra de Egipto (7), todo cuanto había en el campo, desde el hombre hasta la bestia; el granizo hirió también toda la hierba del campo, y quebró todo árbol del campo.

Vayaj habarad bejol-erets Mitsrayim et kol-asher basadeh me'adam ve'ad-behemah ve'et kol-esev hasadeh hikah habarad ve'et-kol-ets hasadeh shiber.

 

9:26      Solamente en la tierra de Góshen, (8) donde estaban los hijos de Israel, no hubo panizo.

Rak be'erets Goshen asher-sham beney Yisra'el lo hayah barad.

 

9:27    Y el Faraón envió y llamó a Moisés y a Aarón y les dijo: He pecado esta vez; el Eterno es el justo, y yo y mi pueblo somos los malvados.

Vayishlaj Par'oh vayikra le-Moshe ule-Aharon vayomer alehem jatati hapa'am Adonay hatsadik va'ani ve'ami haresha'im.

 

9:28             Suplicad al Eterno y cesen ya los terribles truenos y el granizo, y yo os dejaré ir y no os detendréis más.

Hatiru el-Adonay verav miheyot kolot Elohim uvarad va'ashalejah etjem velo tosifun la'amod.

 

9:29          Y Moisés le dijo: Cuando yo salga de la ciudad (9) extenderé mis palmas hacia el Eterno, (10) y los truenos cesarán y no habrá más granizo; para que sepas que del Eterno es la tierra.(11)

Vayomer elav Moshe ketseti et-ha'ir efros et-kapay el-Adonay hakolot yejdalun vehabarad lo yihyeh-od lema'an teda ki l'Adonay ha'arets.

 

9:30    Más en cuanto a ti y a tus siervos, yo sé que no teméis todavía al Eterno Dios.

Ve'atah va'avadeyja yadati ki terem tir'un mipeney Adonay Elohim.

 

9:31    Y el lino y la cebada (12) fueron heridos, porque la cebada estaba en espiga, y el lino en flor.

Vehapishtah vehase'orah nukatah ki hase'orah aviv vehapishtah giv'ol.

 

9:32    Mas el trigo y el centeno no fueron heridos, porque maduran tarde. (13)

Vehajitah vehakusemet lo nuku ki afilot henah.

 

9:33     Y salió moisés de la presencia del Faraón fuera de la ciudad, y extendió sus palmas hacia el Eterno y cesaron los truenos y el granizo, y la lluvia no se derramó sobre la tierra.

Vayetse Moshe me'im Par'oh et-ha'ir vayifros kapav el-Adonay vayajdelu hakolot vehabarad umatar lo-nitaj artsah.

 

9:34   Y cuando vio el Faraón que habían cesado la lluvia y el granizo y los truenos, volvió a pecar y endureció su corazón, así él como sus siervos.

Vayar Par'oh ki-jadal hamatar vehabarad vehakolot vayosef lajato vayajbed libo hu va'avadav.

 

9:35     Y se endureció el corazón del Faraón y no dejó ir a los hijos de Israel, como el Eterno lo había dicho por medio de Moisés.

Vayejezak lev Par'oh velo shilaj et-beney Yisra'el ka'asher diber Adonay beyad-Moshe.

 

 

 

 

Comentario:

 

1
La quinta plaga fue la peste que mataba a los animales domésticos, como castigo por haber enviado los egipcios a los hebreos a lugares lejanos para apacentar sus ovejas, con el fin de separarlos de sus familias.

 

 2
La sarna fue la sexta plaga, que hacía sufrir a personas y animales, por haber obligado a los hebreos a construir casas de baños y bañar los cuerpos de los egipcios.

 

3
Dios, en su misericordia por las personas y los animales, advirtió que se protegieran a fin de salvarlos de la muerte.

 

4
Para los que no tomaron en cuenta la advertencia de Dios.

 

5
Dios fustigó los campos de Egipto con lluvia de piedras (granizo), porque los egipcios obligaron a los hebreos a labrar la tierra.

 

6
"Y hubo granizo y se encendía fuego en medio del granizo" (vers. 24). Los rabinos Yehudá y Nejemiá decían: "El fuego se veía como se ven los granos rojos a través de la pulpa transparente de unagranada, o como la mecha encendida de una lámpara de aceite, donde parece que la llama y el líquidoestán mezclados". Los dos elementos opuestos, el agua y el fuego, se conciliaron a fin de dar lugar almilagro.

7
La mayor parte.

8
Ninguna plaga atacó la tierra de Góshen, lugar donde habitaban los hijos de Israel.

9
Que está impura por la idolatría.
 

10
En señal de oración.

11
Que el Eterno es el Gobernador de la tierra.

12
Estos dos productos eran muy importantes para la economía de Egipto.
 

13
Al estar estas plantas tiernas aún, eran más flexibles, resistiendo por ello a la acción destructora del granizo.

 

Editado por: Perla Tatiana Bayona

 

 

     

 


 

 
   
       
       
       
       
   
 

 

Correos: eliyahubayonah@gmail.com

Copy Rights © Shalom Haverim Org - Monsey 10952, New York