Protected by Copyscape Web Copyright Protection Software

 

Aliyot Devarim - Deuteronomio-

Capítulo 1: 1 al  3:22

Por Eliyahu BaYonah Ben Yossef, Director Shalom Haverim Org. New York

 

Aliyot es el plural hebreo de Aliá o Aliyá que significa "subir". Cada vez que una persona - Olé- sube a la Bimá   debe recitar la Braja -Bendicion- antes de comenzar el Baal Koréh -בעל קורא - la Lectura y al cerrar la misma. Esto se hace cada vez que el Baal Koréh lee la Porción -Parashá- correspondiente.

El Maftir es la última persona que se llama a la Bimá y es invitada a leer la porción de la Haftará -Profetas-

Esta es la Brajá de la Lectura de la Toráh:

 

Barjú et Adonay hamevoraj.

¡Bendecid al Eterno, el Bendito!

(todos) Baruj Adonay hamevoraj le'olam va'ed.

(todos) Bendito es el Eterno, el Bendito para siempre.

 
 

Baruj atáh Adonay Elohenu melej ha'olam, asher bajar banu mikol-ha'amim, venatan lanu et-torató.

Bendito seas Tu, oh Eterno nuestro Dios, Rey del universo que nos elegiste entre todos los pueblos y nos diste Tu Torah, Bendito seas, oh Eterno, que nos concediste la Torah.
   
 

 
 


Baruj atáh Adonay, notén hatoráh.
 (todos: Amén)
 

Bendito seas, oh Eterno, que nos concediste la Torah. (todos) AMEN  
 

Al terminar la Porción debe leer esta Brajá:


Baruj atáh Adonay, Eloheynu melej ha'olam, asher natan lanu torat emet, vejayey olam nata betojenu.

Bendito seas Tu oh Eterno nuestro Dios, Rey del Universo que nos diste (Tu Torah), la Torah de la Verdad, e implantaste en nosotros la Vida Eterna.


Baruj atáh Adonay, notén hatoráh. AMEN

Bendito seas, oh Eterno, que nos concediste la Torah. (TODOS DICEN AMEN)

 

Devarim

  
1:1
Eleh hadevarim asher diber Moshe el-kol-Yisra'el be'ever haYarden bamidbar ba'Aravah mol Suf beyn-Paran uveyn-Tofel veLavan vaJatserot veDi Zahav.

Estas son las palabras   que habló Moisés a todo Israel, de este lado del Jordán, con relación al desierto,  a la Aravá (planicie), (al lugar que está) frente al mar Rojo, (al lugar que está) entre Parán y Tofel, y (con relación a) Laván y Jatserot y Di Zahav.
1:2
Ajad asar yom meJorev derej jar-Se'ir ad Kadesh Barnea.
Jornada de once días hizo Israel desde Jorev, por el camino de la montaña de Seír, hasta Cadesh Barnea.
1:3
Vayehi be'arba'im shanah be'ashtey-asar jodesh be'ejad lakodesh diber Moshe el-beney Yisra'el kejol asher tsivah Adonay oto alejem.
Y aconteció en el cuadragésimo año, en el mes decimoprimero, el primero del mes, que habló Moisés a los hijos de Israel conforme a todo lo que había ordenado el Eterno acerca de ellos;
1:4
Ajarey hakoto et Sijon melej ha'Emori asher yoshev beJeshbon ve'et Og melej haBashan asher-yoshev be'Ashtarot be'Edre'i.
después de que hubo herido a Sijón, rey de los amoreos, que habitaba en Jeshbón, y a Og, rey de Bashán, que habitaba en Ashtarot, en Edrei.
1:5
Be'ever haYarden be'erets Mo'av ho'il Moshe be'er et-hatorah hazot lemor.
De este lado del Jordán, en la tierra de Moav, comenzó Moisés a explicar esta ley, diciendo:
1:6
Adonay Eloheynu diber eleynu beJorev lemor rav-lajem shevet bajar hazeh.
El Eterno, nuestro Dios, nos habló en Jorev, diciendo: Bastante tiempo habéis permanecido en este monte;
1:7
Penu use'u lajem uvo'u jar ha'Emori ve'el-kol-shjenav ba'Aravah vahar uvashfelah uvaNegev uvejof hayam erets haKna'ani vehaLevanon ad-hanajar hagadol nejar Perat.
volveos y partid e id a la montaña de los emoreos y a todos sus lugares vecinos, situados en la Aravá, en la serranía, en el valle, en el Neguev (sur) y en la costa del mar, hasta la tierra del cananeo, y al Líbano hasta el gran río, el río Eúfrates.
1:8
Re'eh natati lifneyjem et-ha'arets bo'u ureshu et-ha'arets asher nishba Adonay la'avoteyjem le-Avraham le-Yitsjak ule-Ya'akov latet lajem ulezar'am ajareyjem.
Ved que pongo delante de vosotros la tierra, entrad y poseed la tierra que juró el Eterno a vuestros padres, a Abraham, a Isaac y a Jacob, que se la daría a ellos y a su descendencia después de ellos.
1:9
Va'omar alejem ba'et haji lemor lo-ujal levadi set etjem.
Y os hablé en aquel tiempo, diciendo: No puedo yo solo llevar la carga de vosotros.
1:10
Adonay Eloheyjem hirbah etjem vehinejem hayom kejogvey hashamayim larov.
El Eterno, vuestro Dios, os ha hecho numerosos; y heos aquí el día de hoy como estrellas del cielo en multitud.

 

El Olé debe recitar la Braja de Cierre

 

 

 

SEGUNDA ALIA

 

Recitar la Braja de Inicio

 

1:11
Adonay Elohey avoteyjem yosef aleyjem kajem elef pe'amim vivarej etjem ka'asher diber lajem.

¡El Eterno, Dios de vuestros padres, os acreciente mil veces más de lo que sois y os bendiga según habló a vosotros!  
1:12
Eyjah esa levadi torjajem umasa'ajem verivjem.
¿Cómo he de sobrellevar  yo solo vuestra molestia y vuestra carga y vuestra contienda?
1:13
Havu lajem anashim jajamim unevonim vidu'im leshivteyjem va'asimem berasheyjem.
Tomad para vosotros hombres sabios e inteligentes y conocidos de vuestras tribus, y los pondré por cabezas vuestros.
1:14
Vata'anu oti vatomeru tov-hadavar asher-dibarta la'asot.
Y me respondisteis y me dijisteis: bueno es lo que dijiste para hacerlo.
1:15
Va'ekaj et-rashey shivteyjem anashim jajamim vidu'im va'eten otam rashim aleyjem sarey alafim vesarey me'ot vesarey jamishim vesarey asarot veshotrim leshivteyjem.
Y tomé a los cabezas de vuestras tribus, hombres sabios y conocidos, y los puse por cabezas sobre vosotros, jefes de miles, de cientos, jefes de cincuentenas y jefes de decenas, y guardas nombré para vuestras tribus.
1:16
Va'atsaveh et-shofteyjem ba'et hahi lemor shamoa beyn-ajeyjem ushfatetem tsedek beyn-ish uveyn-ajiv uveyn gero.
Y ordene a vuestros jueces, en aquel tiempo, diciendo: Oíd las causas entre vuestros hermanos, y juzgad con justicia entre cada uno y su hermano o su litigante.
1:17
Lo-takiru fanim bamishpat kakaton kagadol tishma'un lo taguru mipney-ish ki hamishpat le'Elohim hu vehadavar asher yiksheh mikem takrivun elay ushmativ.
No conozcáis rostros en el juicio; al pequeño como al grande, del mismo modo oiréis; no temeréis a hombre alguno, porque el juicio es de Dios; y la causa que fuere demasiado difícil para vosotros, la traeréis a mí y yo la oiré.
1:18
Va'atsaveh etjem ba'et hahi et kol-hadevarim asher ta'asun.
Y os ordené en aquel tiempo todas las cosas que deberíais hacer.
1:19
Vanisa meJorev vanelej et kol-hamidbar hagadol vehanora hahu asher re'item derej jar ha'Emori ka'asher tsivah Adonay Eloheynu otanu vanavo ad Kadesh Barnea.
Y partimos de Jorev y anduvimos por todo aquel desierto grande y temible que visteis, por el camino de la montaña del emoreo, como nos había ordenado el Eterno, nuestro Dios; y así llegamos hasta Cadesh Barnea.
1:20
Va'omar alejem batem ad-jar ha'Emori asher-Adonay Eloheynu noten lanu.
Y yo os dije: Habéis llegado a la montaña del emoreo que el Eterno, nuestro Dios, nos va a dar.
1:21
Re'eh natan Adonay Eloheyja lefaneyja et-ha'arets aleh resh ka'asher diber Adonay Elohey avoteyja laj al-tira ve'al-tejat.
Mira: el Eterno tu Dios ha puesto ante tí la tierra; sube, toma posesión como te lo ha dicho el Eterno, Dios de tus padres; no temas ni te quebrantes.

 

El Olé debe recitar la Braja de Cierre

 

 

 

TERCERA ALIA

 

Recitar la Braja de Inicio

 

1:22
Vatikrevun elay kulejem vatomeru nishlejah anashim lefaneynu veyajperu-lanu et-ha'arets veyashivu otanu davar et-haderej asher na'aleh-bah ve'et he'arim asher navo aleyjen.

Y os llegasteis a mí todos vosotros y dijisteis: Enviemos hombres delante de nosotros que nos exploren la tierra y nos informen sobre su idioma, sobre el camino por donde hemos de subir y sobre las ciudades adonde hemos de entrar.
1:23
Vayitav be'eynay hadavar va'ekaj mikem shneym asar anashim ish ejad lashavet.
Y agradó esto a mis ojos, y tomé de entre vosotros doce hombres, un hombre de cada tribu;
1:24
Vayifnu vaya'alu haharah vayavo'u ad-najal Eshkol vayeraglu otah.
y emprendieron la marcha y subieron a la montaña y llegaron hasta el torrente (valle) de Eshkol, y espiaron (la tierra).
1:25
Vayikju veyadam mipri ha'arets vayoridu eleynu vayashivu otanu davar vayomeru tovah ha'arets asher-Adonay Eloheynu noten lanu.
Y tomaron de las frutas del país en su mano, y nos las trajeron, y nos informaron sobre su idioma y dijeron: Buena es la tierra que el Eterno, nuestro Dios, nos da.
1:26
Velo avitem la'alot vatamru et-pi Adonay Eloheyjem.
Pero no quisisteis subir y fuisteis rebeldes contra la orden del Eterno, vuestro Dios,
1:27
Vateragnu ve'aholeyjem vatomeru besin'at Adonay otanu hotsi'anu me'erets Mitsrayim latet otanu beyad ha'Emori lehashmidenu.
y murmurasteis en vuestras tiendas y dijisteis: Por habernos aborrecido el Eterno, nos sacó de la tierra de Egipto, a fin de entregarnos en mano del emoreo para destruirnos.
1:28
Anah anajnu olim ajeynu hemasu et-levavenu lemor am gadol varam mimenu arim gedolot uvetsurot bashamayim vegam-beney Anakim ra'inu sham.
¿Adónde estamos nosotros subiendo? Nuestros hermanos han hecho que se nos derrita el corazón, diciendo; El pueblo es mayor y más fuerte que nosotros; las ciudades son grandes y fortificadas hasta los cielos; y también vimos allí hijos de gigantes.
 1:29
Va'omar alejem lo-ta'artsun velo-tir'un mejem.
Entonces yo os dije: No os quebrantéis ni tengáis miedo de ellos.
1:30
Adonay Eloheyjem hajolej lifneyjem hu yilajem lajem kejol asher asah itjem beMitsrayim le'eyneyjem.
El Eterno, vuestro Dios, es el que va delante de vosotros; El mismo peleará por vosotros, así como todo lo que hizo por vosotros en Egipto, ante vuestros mismos ojos;
1:31
Uvamidbar asher ra'ita asher nesa'aja Adonay Eloheyja ka'asher yisa-ish et-beno bekol-haderej asher halajtem ad-bo'ajem ad-hamakom hazeh.
y también en el desierto, donde viste cómo el Eterno, tu Dios, te llevó como lleva un hombre a su hijo, por todo el camino que anduvisteis hasta vuestra llegada a este lugar.
1:32
Uvadavar hazeh eynjem ma'aminim b'Adonay Eloheyjem.
Pero ni por esto creísteis en el Eterno, vuestro Dios,
1:33
Haholej lifneyjem baderej latur lajem makom lajanotjem ba'esh laylah larotejem baderej asher telju-vah uve'anan yomam.
que iba delante de vosotros en el camino para prepararos lugar donde pudierais acampar, de noche con fuego para mostraros el camino por donde habíais de andar, y de día con una nube.
1:34
Vayishma Adonay et-kol divreyjem vayiktsof vayishava lemor.
Y oyó el Eterno la voz de vuestras palabras, y se airó y juró, diciendo:
1:35
Im-yir'eh ish ba'anashim ha'eleh hador hara hazeh et ha'arets hatovah asher nishbati latet la'avoteyjem.
No verá ni uno solo de estos hombres, de esta mala generación, la buena tierra que juré dar a vuestros padres;
1:36  
Zulati Kalev ben-Yefuneh hu yir'enah velo-eten et-ha'arets asher daraj-bah ulevanav ya'an asher mile ajarey Adonay.
excepto Caleb, hijo de Yefunné, él la verá, y a él le daré la tierra que ha pisado, y a sus hijos, porque perseveró en seguir en el temor del Eterno.
 1:37
Gam-bi hit'anaf Adonay biglaljem lemor gam-atah lo-tavo sham.
También contra mi se airó el Eterno por vuestra causa, diciendo: Tampoco tú entrarás allá;
1:38
Yehoshua bin-Nun ha'omed lefaneyja hu yavo shamah oto jazek ki-hu yanjilenah et-Yisra'el.
Josué, hijo de Nun, que está delante de ti, él entrará allá. Anímale, porque él hará que Israel la herede.

 

El Olé debe recitar la Braja de Cierre

 

 

 

CUARTA  ALIA

 

Recitar la Braja de Inicio

 

1:39  
Vetapjem asher amartem lavaz yihyeh uvneyjem asher lo-yad'u hayom tov vara hemah yavo'u shamah velajem etnenah vejem yirashuja.

Y vuestros niños, de quienes dijisteis que iban a ser una presa, y vuestros hijos que no conocieron hasta el día de hoy ni bien ni mal, ellos entrarán allá; porque a ellos la daré, y ellos la tomarán en posesión.
1:40
Ve'atem penu lajem use'u hamidbarah derej Yam-Suf.
Pero vosotros volveos y emprended la marcha hacia el desierto, en dirección al mar Rojo.
1:41
Vata'anu vatomeru elay jatanu l'Adonay anajnu na'aleh veniljamnu kejol asher-tsivanu Adonay Eloheynu vatajgeru ish et-kley miljamto vatahinu la'alot haharah.
Y me respondisteis y me dijisteis: Hemos pecado contra el Eterno; nosotros subiremos y pelearemos, conforme a todo lo que el Eterno, nuestro Dios, nos tiene ordenado. Y os ceñisteis cada cual sus armas de guerra, y os dispusisteis a subir a la montaña.
1:42
Vayomer Adonay elay emor lahem lo ta'alu velo-tilajamu ki eyneni bekirbejem velo tinagefu lifney oyveyjem.
Y el Eterno me dijo: Diles: No subáis ni peleéis, que Yo no estoy en medio de vosotros, no suceda que seáis derrotados delante de vuestros enemigos.
1:43 Va'adaber aleyjem velo shmatem vatamru et-pi Adonay vatazidu vata'alu haharah. Y yo os hablé pero no escuchasteis, sino que os rebelasteis contra el mandamiento del Eterno, y persististeis y subisteis a la montaña.
 
1:44
Vayetse ha'Emori hayoshev bahar hahu likratjem vayirdefu etjem ka'asher ta'aseynah hadevorim vayaktu etjem beSe'ir ad-Jormah.
Y salieron los emoreos que habitaban en aquella montaña, a vuestro encuentro; y os persiguieron como suelen hacer las abejas, y os derrotaron en Seír, hasta Jormá.
1:45
Vatashuvu vativku lifney Adonay velo-shama Adonay bekolejem velo he'ezin aleyjem.
Y volvisteis y llorasteis ante el Eterno; pero el Eterno no oyó vuestra voz ni os prestó oídos.
1:46
Vateshvu veKadesh yamim rabim kayamim asher yeshavtem.
Y habitasteis en Cadesh muchos años, igual al número total de años que estuvisteis en los otros lugares.
2:1
Vanefen vanisa hamidbarah derej Yam-Suf ka'asher diber Adonay elay vanasov et-har-Se'ir yamim rabim.
Y nos volvimos y partimos hacia el desierto,  en dirección al mar Rojo, como había hablado el Eterno. Y rodeamos la montaña de Seír durante muchos días.
 

El Olé debe recitar la Braja de Cierre

 
   

QUINTA ALIA

  Recitar la Braja de Inicio  
2:2
Vayomer Adonay elay lemor.

Y me habló el Eterno, diciendo:
2:3
Rav-lajem sov et-hahar hazeh penu lajem tsafonah.
Ya rodeasteis por mucho tiempo esta montaña; volveos hacia el norte.
2:4
Ve'et-ha'am tsav lemor atem overim bigvul ajeyjem beney-Esav hayoshvim beSe'ir veyir'u mikem venishmartem me'od.
Y ordena al pueblo, diciendo: Vosotros vais a pasar por el territorio de vuestros hermanos los hijos de Esaú, que habitan en Seír, y ellos os temerán, mas vosotros guardaos bien,
2:5
Al-titgaru vam ki lo-eten lajem me'artsam ad midraj kaf-ragel ki-yerushah le-Esav natati et-har Se'ir.
no contendáis con ellos, porque no os daré de su tierra ni siquiera la huella de un pie; porque a Esaú di el monte de Seír por herencia.
2:6
Ojel tishberu me'itam bakesef va'ajaltem vegam-mayim tijru me'itam bakesef ushtitem.
Alimento compraréis de ellos por dinero y comeréis, y también el agua compraréis de ellos por dinero y beberéis.
2:7
Ki Adonay Eloheyja berajeja bejol ma'aseh yadeja yada lejteja et-hamidbar hagadol hazeh zeh arba'im shanah Adonay Eloheyja imaj lo jasarta davar.
Porque el Eterno, tu Dios, te ha bendecido con toda obra de tus manos,  pues El se ha hecho cargo de tu viaje por este gran desierto; estos cuarenta años el Eterno, tu Dios, ha estado contigo, y ninguna cosa te ha hecho falta.
2:8
Vana'avor me'et ajeynu veney-Esav hayoshvim beSe'ir miderej ha'Aravah me'Eylat ume'Etsyon Gaver vanefen vana'avor derej midbar Moav.
Así pasamos por (el lugar de) nuestros hermanos, los hijos de Esaú, que habitan en Seír, por el camino de la Aravá (planicie), desde Elat y desde Etzyón-Guéver. Y cambiamos de rumbo y pasamos por el camino del desierto de Moav.
2:9
Vayomer Adonay elay al-tatsar et-Moav ve'al-titgar bam miljamah ki lo-eten leja me'artso yerushah ki livney-Lot natati et-Ar yerushah.
Y me dijo el Eterno: No hostilices a Moav y no le hagas guerra, porque no te daré de su tierra posesión alguna; porque a los hijos de Lot di Ar por posesión suya.
2:10
Ha'Emim lefanim yashvu vah am gadol verav varam ka'Anakim.
Los emitas habitaban antes allí; pueblo grande y numeroso, y de alta talla como los gigantes.
2:11
Refa'im yejashvu af-hem ka'Anakim vehaMoavim yikre'u lahem Emim.
Estos también eran considerados, como los refaítas, gigantes, y los moabitas los llamaban emitas (terribles).
2:12
UveSe'ir yashvu haJorim lefanim uveney Esav yirashum vayashmidum mipneyhem vayeshvu tajtam ka'asher asah Yisra'el le'erets yerushato asher-natan Adonay lahem.
Y en Seir habitaban antes los joritas, mas los hijos de Esaú los desterraron y los destruyeron de delante de sí, y habitaron en su lugar; así como lo hizo, (ha de hacer) Israel en la tierra de su herencia que el Eterno les dio.
2:13
Atah kumu ve'ivru lajem et-najal Zared vana'avor et-najal Zared.
Ahora pues, levantaos y pasad el torrente de Zéred. Y pasamos el torrente de Zéred.
2:14
Vehayamim asher-halajnu miKadesh Barnea ad asher-avarnu et-najal Zered shloshim ushmoneh shanah ad-tom kol-hador anshey hamiljamah mikerev hamajaneh ka'asher nishba Adonay lahem.
Y los días que anduvimos desde Cadesh Barnea hasta que pasamos el torrente de Zéred, fueron treinta y ocho años, hasta que toda aquella generación de hombres de guerra fue consumida de en medio del campamento, según les había jurado el Eterno.
2:15  
Vegam yad-Adonay hayetah bam lehumam mikerev hamajaneh ad tumam.
Además la mano del Eterno fue contra ellos para exterminarlos  de en medio del campamento, hasta que fueron consumidos.
2:16
Vayehi ja'asher-tamu kol-anshey hamiljamah lamut mikerev ha'am.
Y sucedió que cuando ya hubieron acabado de morir todos aquellos hombres de guerra de entre el pueblo,
2:17
Vayedaber Adonay elay lemor.
me habló el Eterno diciendo:
2:18
Atah over hayom et-gvul Moav et-Ar.
Vas a pasar hoy por el territorio de Moav, por Ar,
2:19
Vekaravta mul bney Amon al-tetsurem ve'al-titgar bam ki lo-eten me'erets bney-Amon leja yerushah ki livney-Lot netatiha yerushah.
y llegarás frente a los hijos de Ammón. No los hostilices ni contiendas con ellos, porque no te daré de la tierra de los hijos de Ammón posesión alguna, pues que a los hijos de Lot la he dado en posesión.
2:20
Erets-Refa'im tejashev af-hi Refa'im yashvu-vah lefanim veha'Amonim yikre'u lahem Zamzumim.
Tierra de refaítas fue considerada también ésta; los refaítas habitaban antes en ella, y los ammonitas los llamaban zamzummitas,
2:21
Am gadol verav varam ka'Anakim vayashmidem Adonay mipneyhem vayirashum vayeshvu tajtam.
pueblo grande y numeroso, y de alta talla como los gigantes; pero el Eterno los destruyó delante de ellos, de manera que los desterraron y habitaron en su mismo lugar,
2:22
Ka'asher asah livney Esav hayoshvim beSe'ir asher hishmid et-haJori mipneyhem vayirashum vayeshvu tajtam ad hayom hazeh.
del mismo modo que hizo el Eterno a favor de los hijos de Esaú que habitan en Seír, cuando destruyó a los joritas de delante de ellos, de manera que los desterraron y habitaron en su lugar hasta el día de hoy.
2:23
Veha'Avi'im hayoshvim baJatserim ad-Azah Kaftorim hayots'im miKaftor hishmidum vayeshvu tajtam.
Y a los hebreos que habitaban en Jatzerín hasta Gaza (Azá), los kaftoritas procedentes de Kaftor, los destruyeron y habitaron en su lugar.
2:24
Kumu se'u ve'ivru et-najal Arnon re'eh natati veyadeja et-Sijon melej-Jeshbon ha'Emori ve'et-artso hajel rash vehitgar bo miljamah.
Levantaos y partid y pasad el torrente de Arnón. Mira que Yo he puesto en tu mano a Sijon el emoreo, rey de Jeshbón, a él y su tierra; comienza a desterrarlo y lucha con él en batalla.
2:25
Hayom hazeh ajel tet pajdeja veyir'ateja al-peney ha'amim tajat kol-hashamayim asher yishme'un shim'aja veragzu vejalu mipaneyja.
En este día comenzaré a imponer el terror y el miedo hacia ti sobre los pueblos que están bajo todo el cielo, los cuales oirán tu fama y temblarán y se atemorizarán delante de ti.
2:26
Va'eshlaj mal'ajim mimidbar Kdemot el-Sijon melej Jeshbon divrey shalom lemor.
Y envié mensajeros desde el desierto de Kedemot a Sijón, rey de Jeshbón, con palabras de paz, diciendo:
2:27
Ebra ve'artseja baderej baderej elej lo asur yamin usmol.
Déjame pasar por tu tierra; por la calzada pública iré, no me desviaré a derecha ni a izquierda.
2:28
Ojel bakesef tashbireni ve'ajalti umayim bakesef titen-li veshatiti rak ebrah veraglay.
Alimentos por plata me venderás y comeré, y agua por plata me darás y beberé; solamente pasaré con lo que es mío,
2:29  
Ka'asher asu-li beney Esav hayoshvim beSe'ir vehaMoavim hayoshvim be'Ar ad asher-e'evor et-haYarden el-ha'arets asher-Adonay Eloheynu noten lanu.
así como hicieron conmigo los hijos de Esaú que habitan en Seír, y los moabitas que habitan Ar, hasta que haya pasado por el Jordán para ir a la tierra que el Eterno, nuestro Dios, nos da.
2:30
Velo avah Sijon melej Jeshbon ha'avirenu bo ki-hikshah Adonay Eloheyja et-rujo ve'imets et-levavo lema'an tito veyadeja kayom hazeh.
Mas no quiso Sijón, rey de Jeshbón, dejarnos pasar junto a sí, porque el Eterno, tu Dios, endureció su espíritu e hizo obstinado su corazón para entregarle en tu mano, como en el día de hoy.
 

El Olé debe recitar la Braja de Cierre

 

 

 

SEXTA ALIA

 

Recitar la Braja de Inicio

 

2:31
Vayomer Adonay elay re'eh hajiloti tet lefaneyja et-Sijon ve'et-artso hajel rash lareshet et-artso.

Y me dijo el Eterno: Mira que he comenzado a poner delante de ti a Sijón y su tierra; comienza pues a desterrarle para posesionarte de su tierra.
2:32
Vayetse Sijon likratenu hu vejol-amo lamiljamah Yahtsah.
Y salió Sijón a nuestro encuentro, él y todo su pueblo, a librar batalla en Yahatz.
2:33
Vayitnehu Adonay Eloheynu lefaneynu vanaj oto ve'et-banav ve'et-kol-amo.
Y le entregó el Eterno, nuestro Dios, ante nosotros, y le herimos a el y a sus hijos y a todo su pueblo.
2:34
Vanilkod et-kol-arav ba'et hahi vanajarem et-kol-ir metim vehanashim vehataf lo hish'arnu sarid.
Y tomamos todas sus ciudades en aquel tiempo, y destruimos totalmente cada ciudad con los hombres, mujeres y niños; no dejamos quién escapase,
2:35
Rak habehemah bazaznu lanu ushlal he'arim asher lajadnu.
solamente las bestias tomamos por despojo, con el botín de las ciudades que habíamos tomado.
2:36
Me'Aro'er asher al-sfat-najal Arnon veha'ir asher banajal ve'ad-haGil'ad lo hayetah kiryah asher sagvah mimenu et-hakol natan Adonay Eloheynu lefaneynu.
Desde Aroer, que está sobre la ribera del torrente de Arnón, y la ciudad que está junto al torrente, hasta Guilad, no hubo ciudad que fuese demasiado fuerte para nosotros; todas ellas las entrego el Eterno, nuestro Dios, ante nosotros;
2:37
Rak el-erets beney-Amon lo karavta kol-yad najal Yabok ve'arey hahar vejol asher-tsivah Adonay Eloheynu.
tan sólo a la tierra de los hijos de Ammón no te aproximaste, ni a todo lo que está a la orilla del torrente del Yaboc; m a las ciudades de la montaña, ni a parte alguna de todo lo que ordenó el Eterno, nuestro Dios.
3:1
Vanefen vana'al derej haBashan vayetse Og melej-haBashan likratenu hu vejol-amo lamiljamah Edre'i.
Y nos volvimos y subimos por el camino de Bashán,  y salió Og,  rey de Bashán, a nuestro encuentro, él y todo su pueblo, a librar batalla en Edre-i.
3:2
Vayomer Adonay elay al-tira oto ki veyadja natati oto ve'et-kol-amo ve'et-artso ve'asita lo ka'asher asita le-Sijon melej ha'Emori asher yoshev beJeshbon.
Y me dijo el Eterno: No tengas temor de él, porque lo entregué en tu mano, tanto a él como a todo su pueblo y su tierra. Y harás con él como hiciste con Sijón, el rey del emoreo que habitaba en Jeshkón.
3:3
Vayiten Adonay Eloheynu beyadeynu gam et-Og melej-haBashan ve'et-kol-amo vanakehu ad-bilti hish'ir-lo sarid.
Y entregó el Eterno, nuestro Dios, en nuestra mano, también a Og, rey de Bashán, y a todo su pueblo; y le herimos hasta no quedar de los suyos quién escapase.
3:4
Vanilkod et-kol-arav ba'et hahi lo hayetah kiryah asher lo-lakajnu me'itam shishim ir kol-jevel argov mamlejet Og baBashan.
Y tomamos todas sus ciudades en aquel tiempo; no hubo ciudad que no le tomásemos. Sesenta ciudades, toda la región de Argob (distrito real) del reino de Og, en Bashán.
3:5
Kol-eleh arim betsurot jomah gevohah delatayim uveriaj levad me'arey haperazi harbeh me'od.
Todas éstas eran ciudades fortificadas, de muros altos, con puertas y trancas; sin contar las ciudades abiertas, en gran número.
3:6
Vanajarem otam ka'asher asinu le-Sijon melej Jeshbon hajarem kol-ir metim hanashim vehataf.
Y las destruimos  lo mismo que habíamos hecho con Sijón, rey de Jeshbón, aniquilando en cada ciudad a los hombres, a las mujeres y a los niños.
3:7
Vejol-habehemah ushlal he'arim bazonu lanu.
Mas todas las bestias y el despojo de las ciudades, tomamos por presa para nosotros.
3:8
Vanikaj ba'et hahi et-ha'arets miyad shney maljey ha'Emori asher be'ever haYarden minajal Arnon ad-har Jermon.
Y en aquel tiempo tomamos del poder de los dos reyes emoreos, la tierra que está de esta arte del Jordán, desde el torrente de Arnón hasta el monte Jermón;
3:9
Tsidonim yikre'u le-Jermon Siryon veha'Emori yikre'u-lo Snir.
los sidonitas llamaban al Jermón Siryón, pero los emoreos lo llamaban Senir;
3:10
Kol arey hamishor vejol-haGil'ad vejol-haBashan ad-Saljah ve'Edre'i arey mamlejet Og baBashan.
todas las ciudades de la llanura y todo el Guilad y todo el Bashán hasta Saljá y Edrei, eran ciudades del reino de Og en Bashán.
3:11
Ki rak-Og melej haBashan nish'ar miyeter haRefa'im hineh arso eres barzel haloh hi berabat beney Amon tesha amot orkah ve'arba amot rojbah be'amat ish.
Porque solamente Og, rey de Bashán, quedaba del resto de los refaítas. He aquí su cama, cama de hierro, de cierto está ella en Rabbat-Bené-Ammón; de nueve codos es su longitud y de cuatro codos su anchura, según el codo de un hombre.
3:12
Ve'et-ha'arets hazot yarashnu ba'et hahi me'Aro'er asher-al najal Arnon vajatsi har-haGil'ad ve'arav natati la-Re'uveni vela-Gadi.
Y nos posesionamos de esta tierra en aquel tiempo. Desde Aroer, situada junto al torrente de Arnon, con la mitad de la montaña de Guilad y sus ciudades, lo di a los rubenitas y a los gaditas;
3:13
Veyeter haGil'ad vejol-haBashan mamlejet Og natati lajatsi shevet haMenasheh kol jevel ha'Argov lejol-haBashan hahu yikare erets Refa'im.
mas el resto de Guilad con todo el Bashán, reino de Og, lo di a la media tribu de Manasé; o sea, la región de Argob (distrito real) con todo el Bashán, esto se llamaba la tierra de los refaítas.
3:14
Ya'ir ben-Menasheh lakaj et-kol-jevel Argov ad-gvul haGeshuri vehaMa'ajati vayikra otam al-shmo et-haBashan javot ya'ir ad hayom hazeh.
Yaír, hijo de Manasé, tomó toda la región de Argob (distrito real) hasta el confín de los gueshuritas y los maajatitas, y los llamó con su mismo, nombre, Bashán de las Aldeas de Yaír, hasta el día de hoy.

 

El Olé debe recitar la Braja de Cierre

 

 

 

SEPTIMA ALIA

 

Recitar la Braja de Inicio

 

3:15
Ule-Majir natati et-haGil'ad.

Y a Majir di (el resto de) Guilad.
3:16
Vela-Re'uveni vela-Gadi natati min-haGil'ad ve'ad-najal Arnon toj hanajal ugvul ve'ad Yabok hanajal gvul beney Amon.
Y a los rubenitas y a los gaditas di desde Guilad hasta el torrente de Arnón, con la mitad del torrente como término, y el pasaje para el otro lado del torrente hasta el río de Yaboc, límite de los hijos de Ammón;
3:17  
Veha'Aravah vehaYarden ugvul miKineret ve'ad yam ha'Aravah Yam haMelaj tajat ashdot haPisgah mizrajah.
y la planicie y el pasaje para el otro lado del Jordán como límite desde el mar de Kinnéret hasta el mar de la planicie, el mar Salado, debajo de las vertientes de la Pisgá (colina), al oriente.
3:18
Va'atsav etjem ba'et hahi lemor Adonay Eloheyjem natan lajem et-ha'arets hazot lerishtah jalutsim ta'avru lifney ajeyjem beney-Yisra'el kol-beney-jayil.
Y os ordené en aquel tiempo (a los de dichas tribus), diciendo: El Eterno, vuestro Dios, os ha dado esta tierra para poseerla; armados pasaréis al frente de vuestros hermanos, los hijos de Israel, todos los hombres valerosos.
3:19
Rak nesheyjem vetapjem umiknejem yadati ki-mikneh rav lajem yeshvu be'areyjem asher natati lajem.
Solamente vuestras mujeres y vuestros niños y vuestro ganado -pues sé que tenéis mucho ganado- quedarán en vuestras ciudades que os he dado

 

El Olé debe recitar la Braja de Cierre

 

 

 

ULTIMA ALIA

 

Recitar la Braja de Inicio

 

3:20
Ad asher-yaniaj Adonay la'ajeyjem kajem veyarshu gam-hem et-ha'arets asher Adonay Eloheyjem noten lahem be'ever haYarden veshavtem ish lirushato asher natati lajem.

hasta que el Eterno haya dado descanso a vuestros hermanos así como a vosotros, de modo que posean también la tierra que el Eterno, vuestro Dios, les va a dar al otro lado del Jordán; entonces volveréis cada uno a vuestra propia herencia que os he dado.
3:21
Ve'et-Yehoshua tsiveyti ba'et hahi lemor eyneyja haro'ot et kol-asher asah Adonay Eloheyjem lishney hamelajim ha'eleh ken-ya'aseh Adonay lejol-hamamlajot asher atah over shamah.
Y a Josué ordené en aquel tiempo, diciendo: Tus ojos han visto todo lo que acaba de hacer el Eterno, vuestro Dios, a estos dos reyes; así hará el Eterno con todos los reinos por los cuales pasarás.
3:22
Lo tira'um ki Adonay Eloheyjem hu haniljam lajem.
No los temas; porque el Eterno, vuestro Dios, es el que pelea por vosotros.
     

 

Recitar la Braja de Inicio

 

     

NOTAS EXPLICATORIAS:

 

Estas son las palabras
  "Estas son las palabras que Moisés habló a todo Israel" (verso 1). El Midrash (Yalcut 788) pregunta: "¿Solamente estas palabras son las que Moisés habló a Israel? ¡Desde el Éxodo hasta aquí el profeta no dejó de hablarle continuamente! " Pero éstas, explica el Midrash, son palabras de amonestación y reprensión. Antes de morir, Moisés quiso recordar una vez más a los israelitas, los errores y las faltas del pasado, para impedirles que los repitiesen. Las palabras de Moisés se suceden con simplicidad y magnitud, sencillez y magnificencia, belleza y amor, pero en todas ellas se nota la severa expresión de un padre que amonesta a sus hijos. Los rabinos del Talmud nos dicen: siempre que en el Tanaj (Biblia) está mencionada la palabra devarim o sus diferentes inflexiones como divré, etc., inmediatamente después encontramos tojajá, que significa amonestación, corrección y reprensión. El verdadero significado de la tojajá no es de ninguna manera reproche, sino al contrario, corrección, es decir, que la tojajá no tiene sentido negativo sino únicamente positivo; no significa rebajar hacia el mal sino elevar hacia el bien, o sea convertir el mal en bien. La tojajá se expresa en una mitzvá (precepto) especial: hojéaj tojíaj et amiteja, "amonestarás a tu compañero", y ésta es la mitzva que Moisés realizó en sus últimos días.

Con relación al desierto
  Cada uno de estos nombres recuerda los principales errores del pueblo israelita: "en el desierto" y "delante del mar Rojo" hablan de cuando el pueblo quería regresar a Egipto; "en la planicie" trae a la memoria el pecado del pueblo con las midianitas y moabitas; "Parán", el informe nefasto de los exploradores, "Tófel" y "Laván" son palabras que se asocian con el maná, en relación al cual pecaron; "Jatzerot" recuerda la rebeldía de Coré; y "Di-Zahav" el pecado del becerro de oro. En este simple versículo vemos pues encerrados algunos de los sucesos trascendentales de 1a historia del pueblo hebreo en el desierto, sin que fuese necesario exponer los pecados, sino sólo su referencia.

Hasta Cadesh Barnea
  También este versículo contiene palabras de reprensión de Moisés, y significa: "La distancia que hay entre Horev hasta Cadesh, la recorristeis en tres días. Añadiendo a éstos los siete días que estuvisteis en jatzerot, hasta que Miriam se curó de la lepra (Números 12, 14-16), y el día en que partisteis de allí hasta llegar al desierto de Parán, o Cadesh (Números 13, 26), completan un total de once días. El Eterno bien podía haceros entrar en la tierra santa, desde que salisteis de Jorev, en tres o en once días, pero por vuestra mala conducta os hizo errar en el desierto durante cuarenta años".

Según habló a vosotros
   En la lectura de lunes y jueves, el trozo que se lee en la Torah termina aquí, pero en sábado deberá llamarse al segundo olé antes del versículo 11 para que no se inicie la lectura con la triste palabra ejá.

Cómo he de sobrellevar
  La traducción de ejá, primera palabra del versículo 12, es "cómo". Hay tres ejá en la Biblia en forma de lamentación y tristeza. El segundo ejá lo encontramos en el libro de lsaías (1, 21): "¡Cómo se ha tornado ramera la ciudad fiel, ella que estaba toda llena de justicia! En ella habitaba la equidad, mas ahora, homicidas!" Y el tercer ejá está en el libro de las Lamentaciones de Jeremías: "¡Cómo quedó solitaria la ciudad populosa; la grande entre las naciones se ha vuelto igual que viuda!" (Lamentaciones 1, 1). Estos tres ejá tristes, se encuentran íntimamente ligados uno al otro. El de esta perashá define los pleitos entre el pueblo; el segundo representa la decadencia moral y el tercero la consecuencia de los otros dos: la destrucción. Para que ésta no sobrevenga habría que evitar los dos primeros. Es por ello por lo que se acostumbra leer la palabra ejá con el triste tono empleado para las lamentaciones de Jeremías, y no se inicia con ella la lectura de un nuevo olé.

Sobre su idioma
   Para saber el pueblo al cual pertenecen.

Ni por esto creísteis
   Todas estas palabras de Moisés al pueblo de Israel, fueron palabras de tojajá, o sea amonestación con sentido moral positivo. La tojajá es uno de los mandamientos de la Torah: "No dejarás de reprender a tu prójimo", etc. (Levíticos 19, 17). En otro lugar de la Biblia leemos: "Aquél que reprende a un hombre hallará después más favor que el que lo lisonjea con la lengua" (Proverbios 28, 23). La crítica expresada por la palabra tojajá nace del amor que se tiene por el prójimo; en cuanto a las lisonjas, son muchas veces producto del odio.¿Qué significa la Mitzvá (precepto) de Tojajá? Los jajamim (sabios de la Ley) nos dicen que ello se debe a que no existe "individuo independiente", sino que es parte de la sociedad. El hombre no es sólo responsable de sus actos, sino también de los de todo el pueblo: Kol Yisrael arevim ze bazé, "todo judío es responsable por su hermano". Si es que existe el mal, aunque yo no lo haya cometido soy responsable por él, pues debo remediarlo del mismo modo que cada miembro del cuerpo humano es solidario con los otros. Por ello es por lo que los jajamim ven en la tojajá un producto del amor y no del odio.

La obra de tus manos
  "La obra de tus manos" significa. según el Sifté Jajamim, el ganado; pero el Midrash (Yalcut, 808) da a este versículo un sentido propio, diciendo que Dios bendice sólo a los que trabajan, considerando indignos a los perezosos. El Talmud y los Midrashim exaltan el valor del trabajo, y los mismos doctores de la Ley daban el ejemplo, puesto que cada uno practicaba un oficio. Rabí Josué hacía carbón (Berajot 28); Rabí Meír era escriba (Erubim 15); Rabí Yojanán, zapatero (Avot 4, 14); Rabí Yitzjak, herrero; Rabí Yosé Ben Jalaftá trabajaba en cueros (Shabat 49); Abá Shaúl era panadero o según algunos, sepulturero (Pesajim 34 y Nidá 24). Los rabinos aconsejan, incluso a aquéllos que se dedican al estudio de la Torah, la práctica de un trabajo físico. Rabán Gamliel, hijo de Rabí Yehudá Hansasi, decía: "Es bueno el estudio de la Torah junto con una ocupación temporal, pues ambos evitan la iniquidad; y todo estudio que no fuere acompañado de una profesión, es vano y lleva a la persona al pecado" (Avot 2, 2).

Partimos hacia el desierto
 
A pesar de que la generación del Desierto ya había muerto, Moisés cita los nombres de los lugares a los que se refieren los pecados de Israel. Es cierto que ha surgido una nueva generación, la primera de la Gueulá, de la Redención, pero es al precio de las desventuras y de los pecados, y por tanto, de la desaparición de la generación del Desierto, la última de la esclavitud. Por ello, al nombrar el camino geográfico encierra en él el camino moral, y la máxima ley es "no retroceder", no volver a ninguno de los dos Egiptos: al espiritual o al material. 

Fue contra ellos

 De esto se deduce que las personas de la primera generación del desierto no fallecieron todas de muerte natural, y que Dios apresuró la muerte de los que quedaron, para que entrase a Canaán una generación completamente nueva.

No los hostilices

 Contra estas tres naciones, Edom (verso 5), Moav (verso 9) y Ammón (verso 19), se recomendó a los israelitas no declarar la guerra, pues Dios había prometido por intermedio de Abraham, la tierra de Seir a Esaú, y a Moav y Ammón, hijos de Lot (Génesis 19, 38), las tierras que ocupaban. En otro lugar del Deuteronomio (23, 8) se dice: "No aborrecerás al edomita (descendientes de Esaú), pues es tu hermano; ni aborrecerás al egipcio, pues extranjeros fuisteis en su tierra". Es un mandamiento sagrado para el israelita considerar a cualquier gentil como un verdadero semejante, creado como él a la imagen de Dios, y tratarle mejor que a un correligionario a fin de que de este modo sea glorificada nuestra religión. Al israelita que comete una falla contra el gentil, se le considera culpable de deshonor público, profanador de nuestra creencia religiosa: jilul hashem y jilul haumá.

Zamzummitas
   Pueblo cuya gente era de alta estatura, y cuyo idioma asemejaba a un zumbido.

Bashán

   El país de Bashán corresponde hoy a la región norte del lugar llamado Guilad.

Og
  Según la tradición, Moisés envió también mensajeros de paz a Og, rey de Bashán, así como lo hizo con Sijón, rey del emoreo, pero aquel también rehusó dejar ir a los israelitas por su país. Habiendo sido igualmente derrotado, su territorio fue repartido entre una gran parte de la tribu de Menashé. En el Talmud y los Midrashim existen muchas leyendas acerca de la exagerada longevidad y estatura de Og. Se dice que fue contemporáneo de Noé y que las aguas del diluvio le llegaron hasta el tobillo (Nidá, 61). Habiendo querido casarse con Sarah, esposa de Abraham, anunció a éste la captura de su sobrino Lot por los reyes Amrafel, Aryoj. Etc. (Génesis 14, 12), pensando que Abraham, yendo a salvar a Lot, tendría la misma suerte que éste (Bereshit Rabbá 42, 12). También según la leyenda, Moisés mató en esta guerra a Og con un hacha, saltando a una altura de diez codos.

Y las destruimos
   Esta palabra, en hebreo vanajarem, deriva de jérem que significa anatema; con esto se quiere explicar que los hebreos destruyeron todo aquello que les pudiera inducir a la idolatría.

El codo de un hombre
   Según el exegeta Rashí, los codos mencionados en este versículo se refieren a los del rey gigante Og, a causa de lo que dice el Talmud (Barajot 54.), donde se afirma que Og arrancó una inmensa montaña de tres millas, lo que parece imposible de hacer para un hombre de aproximadamente ocho codos normales. Generalmente la cama de una persona es mayor que su estatura, y si la de Og medía 9 codos, calculamos su estatura en unos 8.

 

 

 

   

 

 


 

 
   
       
       
       
       
   
 

 

Correos: eliyahubayonah@gmail.com

Copy Rights © Shalom Haverim Org - Monsey 10952, New York