Protected by Copyscape Web Copyright Protection Software

Aliyot  Haftará Séptimo Día de Pesaj

2 Shemuel 22:1 al 51

 

Esta Haftará y conocida como "La canción de David", que David escribió en su juventud, cuando se encontraba con muchos problemas.
Este es un salmo que incluye todo lo que posibilita el mal durante la vida. David mantuvo este salmo con él en todo momento, y lo cantaba  todo el tiempo agradeciendo a Hashem quien salvó a David de muchas dificultades.

 

 
 

Baruj atáh Adonay Eloheynu melej ha'olam asher bajar binevi'im tovim veratsaj vedivreyjem hane'emarim be'emet.
Bendito seas Tú, Eterno Dios nuestro y Rey del Universo, que escogiste buenos profetas y te complaciste en sus palabras, que fueron enunciadas con verdad.  
 
 
 
Baruj atáh Adonay jaboker batoráh uveMoshé avdó uveYisra'el amó uvinvi'ey ja'emet vatsédek. Bendito seas Tú, Eterno, que escogiste la Torah, a Moisés Tu siervo, a Tu pueblo Israel y a profetas de la verdad y y de la rectitud.
 
 
 
     
     
 

 

 

 
22:1 Vayedaber David l'Adonay et-divrey hashiráh hazot beyom hitsil Adonay otó mikaf kol-oyevav umikaf Sha'ul Y habló David al Eterno las palabras de este cántico, el día en que el Eterno le libró de la mano de todos sus enemigos y de la mano de Saúl.
22:2 Vayomar Adonay Sal'í uMetsudatí uMefaltí-li. Y dijo: El Eterno es mi Peña, y mi Fortaleza y mi Libertador.
22:3 Elohey Tsurí ejeséh-bó; Maginí veKéren Yish'í Misgabí uMenusí; Moshi'í mejamás toshi'eni. Es el Dios de mi roca, en la cual me abrigo; mi escudo y la ayuda de mi salvación, mi fortaleza y mi refugio; mi Salvador que me libras de la gente violenta.
22:4 Mehulal ekrá Adonay ume'oyevay ivashea. Cuando con loores invoco al Eterno, soy salvado de mis enemigos.
22:5 Ki afafuni mishberey-mavet najaley Vliya'al yeva'atuni. Porque me cercaron ondas de muerte, y arroyos de gente impía me atemorizaron.
22:6 Jevley She'ol sabuni kidmuni mokshey-mavet. Me rodearon los dolores del infierno, y se adelantaron hacia mí lazos de muerte.
22:7 Batsar-lí ekrá Adonay ve'el-Elohay ekrá; vayishmá meheyjaló kolí veshav'atí be'oznav. En mi angustia invoqué al Eterno y clamé a mi Dios; y El oyó mi voz desde su Templo, llegó mi clamor a sus oído
22:8 Vayitga'ash vatir'ash ha'árets; mosedot hashamáyim yirgazú vayitga'ashú ki-jaráh ló. Entonces la tierra se removió y tembló; los fundamentos de los cielos se estremecieron y se removieron cuando El se airó.
22:9 Aláh ashán be'apó ve'esh; mipiv tojel gejalim ba'arú mimenu. En su ira, como si subiese humo de sus narices, la palabra de su boca devoraba con fuego (a los malos); de El salían brasas contra ellos.
22:10 Vayet shamáyim vayerad va'arafel tájat raglav. Y extendió los cielos y bajó, y había oscuridad debajo de sus pies.
22:11 Vayirkav al-kruv vaya'of vayerá al-kanfey-rúaj. Subió sobre un querubín y voló como si viniese sobre las alas del viento.
22:12 Vayáshet kóshej svivotav sukot kashrat-máyim avey shekakim. Hizo de las tinieblas pabellón alrededor de sí, oscuridad que proviene de agolpamiento de aguas de las nubes de los cielos.
22:13 Minogah negdó ba'arú gajaley-esh. Del resplandor de su presencia se encendieron brasas de fuego.
22:14 Yar'em min-shamáyim Adonay ve'Elyón yitén koló. Dios tronó desde los cielos, y el Altísimo levantó su voz.
22:15 Vayishlaj qitsim vayefitsem barak vayahom. Arrojó saetas y disipó (a los enemigos); envió rayos y los conturbó.
22:16 Vayera'ú afikey yam yigalú mosdot tevel bega'arat Adonay minishmat rúaj apó. Entonces aparecieron los manantiales del mar, y los fundamentos del mundo fueron descubiertos ante la reprensión del Eterno, por la fuerza del soplo de sus narices.
22:17 Yishlaj mimarom yikajeni yamsheni mimayim rabim. Enviará de lo alto su ayuda y me librará de las aguas abundantes.
22:18 Yatsileni meoyeví az mi sone'ay ki ametsú mimeni. Me librará del enemigo fuerte, de aquéllos que me aborrecían, los cuales eran más poderosos que yo.
22:19 Yekadmuni beyom eydí vayehí Adonay mish'an li. Se apresuraron a venir sobre mí en el día de mi calamidad, mas el Eterno me sirvió de apoyo.
22:20 Vayotsé lamerjav otí yejaletseni ki-jafets bi. Me sacó a un lugar espacioso, me libró porque se complació en mí.
22:21 Yigmelení Adonay ketsidkatí kevor yaday yashiv li. El Eterno me retribuyó conforme a mi justicia, y conforme a la pureza de mis manos, me devolvió
22:22 Ki shamarti darjey Adonay veló rashati me'Elohay. Porque yo guardé los caminos del Eterno, y no obré impíamente apartándome de mi Dios.
22:23 Ki kol-mishpatav lenegdí vejukotav lo-asur mimenah. Porque todos sus juicios están presentes ante mí; y atento a sus estatutos, no me retiraré de ellos.
22:24 Va'eheyéh tamim lo va'eshtamráh me'avoní. Y fui íntegro para con El y me guardé de mi iniquidad.
22:25 Vayáshev Adonay li ketsidkatí kevorí lenéged eynav. Por eso me retribuyó el Eterno conforme a mi justicia, y conforme a mi pureza ante sus ojos.
22:26 Im-jasid titjasad im-gibor tamim titamam. Con el bueno eres benigno, y con el hombre fuerte e íntegro te muestras íntegro;
22:27 Im-navar titavar ve'im-ikesh titapal. puro eres para con el puro, mas con el perverso rígido te muestras.
22:28 Ve'et-am aní toshiá ve'eyneyja al-ramim tashpil. Y tú salvas al pueblo humilde, mas con una mirada de tus ojos abates a los altivos.
22:29 Ki-atáh neyrí Adonay va'Adonay yagiha joshkí. Porque Tú eres mi lámpara, oh Eterno, el Eterno iluminará mis tinieblas.
22:30 Ki vejáh aruts gedud be'Elohay adaleg-shur. Pues con tu auxilio puedo atacar ejércitos, y con el auxilio de mi Dios saltar puedo murallas.
22:31 Ha'El tamim darkó imrat Adonay tsrufáh magén hu lekol hajosim bo. El camino de Dios es perfecto; la palabra del Eterno es como plata purificada, escudo es para todos los que en El se refugian.
22:32 Ki mi-el mibal'adey Adonay umi tsur mibal'adey Eloheynu. Porque ¿quién es Dios sino el Eterno? Y ¿quién es roca (fuerte) sino nuestro Dios?
22:33 Ha'El ma'uzí jayil vayater tamim darkí. Dios es el que me robustece dándome fuerza, y el que me hace saltar obstáculos para tornar perfecto mi camino;
22:34 Meshavéh raglay ka'ayalot ve'al-bamotay ya'amideni. el que hace que mis pies se igualen a los de las gacelas y el que me asienta sobre mis alturas (grandezas);
22:35 Melamed yaday lamiljamáh venijat késhet-nejusháh zero'otay. el que instruye a mis manos para la pelea, de modo que mis brazos puedan tensar un arco de cobre.
22:36 Vatiten-li magén yish'eja va'anotejá tarbeni. Tú me diste asimismo el escudo de tu salvación, y tu condescendencia me ha engrandecido.
22:37 Tarjiv tsa'adi tajteni veló ma'adú karsulay. Tú ensanchaste mis pasos debajo de mí para que no resbalasen mis talones.
22:38 Erdefáh oyevay va'ashmidem veló ashuv ad-kalotam. Perseguiré a mis enemigos y los quebrantaré, y no volveré hasta que los acabe.
22:39 Va'ajalem va'emjatsem veló yekumún vayiplú tajat raglay. Los consumiré, y los heriré de modo que no se puedan levantar, y caerán bajo mis pies.
22:40 Vatazreni jayil lamiljamáh tajria kamay tajteni. Me ceñiste de fortaleza para la batalla, e hiciste caer de rodillas debajo de mí a los que contra mí se levantaron.
22:41 Ve'oyevay tatah li oref mesane'ay va'atsmitem. Hiciste que mis enemigos huyesen y me volvieran la cerviz; aún así los alcancé y los destruí.
22:42 Yish'ú ve'eyn moshia el-Adonay veló anam. Miraron en torno y no hubo quien los librase; miraron hacia Dios, mas El no respondió.
22:43 Ve'eshjakem ka'afar-aréts ketit-jutsot adikem erka'em. Entonces los molí como el polvo de la tierra; los desmenucé como al lodo de las plazas y los pisoteé.
22:44 Vatefalteni merivey amí; tishmereni lerosh goyim am lo-yadati ya'avduni. Tú me libraste de los que contendían conmigo de entre mi pueblo; Tú me guardaste para que fuese cabeza de gentes; un pueblo que no conocía, me sirvió.
22:45 Beney nejar yitkajashú-li lishmoa ózen yishame'u li. Los extraños, de miedo me mentían, por lo que supieron de mí me obedecían.
22:46 Beney nejar yibolú veyachgerú mimisgerotam. Los extraños desfallecían, y cojeaban por el peso del sufrimiento al haber sido apresados.
22:47 Jay-Adonay uvaruj Tsurí; veyarum Elohey Tsur yish'í. Ciertamente el Eterno existe y existirá para siempre, y bendita será mi roca; exaltado sea Dios, la roca de mi salvación;
22:48 Ha'El hanotén nekamot li umorid amim takteni. el Dios que me ha vengado, que sujeta a los pueblos debajo de mí;
22:49 Umotsi'í me'oyevay umikamay teromemeni me'ish jamasim tatsileni. y me saca (libra) de entre mis enemigos; Tú me exaltas sobre los que se levantan contra mí, Tú me libras del hombre que comete violencias.
22:50 Al-ken odeja Adonay bagoyim uleshimjá azamer. Por tanto, yo te daré gracias entre las naciones, oh Eterno, y entonaré loores a tu nombre.
22:51 Migdol yeshu'ot malkó ve'oséh jésed limeshijó le-David ulezar'ó ad-olam. El da grandes salvaciones al rey de su pueblo y usa de merced para con su ungido, con David, y su descendencia, para siempre.

 


Baruj atáh Adonay, Eloheynu melej ha'olam, tsur kol-ha'olamim, tsadik bekol-jadorot, ha'El jane'emán, ha'omer ve'osej, jamedaber umekayem, shekol-devarav emet vatsédek.
Bendito seas Tú, Eterno, Dios nuestro y Rey del Universo, fuerte de todos los mundos, justo en todas las generaciones; Dios fiel, que dice y obra, que promete y cumple, cuyas palabras son verdad y justicia.
Ne'eman, atáh ju Adonay Eloheynu, vene'emanim devareyja, vedavar ejad midvareyja ajor lo-yashuv reykam, ki El mélej ne'emán verajamán atáh. Fiel eres Tú, Eterno, Dios nuestro, y tus promesas son merecedoras de fe; ninguna de Tus palabras dejará de cumplirse, porque Tú eres Dios y Rey fiel (y piadoso).
 
Baruj atáh Adonay, ha'El jane'emán bekol-devarav.   Bendito seas Tú, Eterno, Dios fiel en todas tus palabras.
 
Rajem al-Tsiyón, ki ji beyt jayeynu, vel'aluvat néfesh toshia bimjeraj veyameynu. Ten piedad de Sión, pues es el hogar de nuestra vida, y salva a esa ciudad afligida de espíritu, pronto y en nuestros días.
 
Baruj atáh Adonay, mesame'aj Tsiyón bevaneyj. Bendito seas Tú, Eterno, que alegras a Sión en sus hijos.
 
Samejenu, Adonay Eloheynu, be'Eliyahu janaví avdeja, uvmaljut beyt David meshijeja. Bimjeraj yavó veyagel libenu, Alégranos, oh Eterno, Dios nuestro, con la llegada de Elías, tu profeta y servidor, y con el reinado de David tu ungido. Llegue pronto su advenimiento y haga regocijar nuestros corazones.
 
al kis'ó lo yeshev zar, veló yinjalú od ajerim et kevodó, ki veshem kodshejá nishbatá lo, sheló yicbej neró le'olam va'ed. No permitas que extraños se sienten en su trono, ni que otros hereden de su gloria, pues por tu santo nombre le juraste que su luz jamás se extinguirá.
 
Baruj atáh Adonay, magén David. Bendito seas Tú, Eterno, Escudo de David.
 

 

 

       


 

 

     
     
     
 

 

 

 

Correos: eliyahubayonah@gmail.com

Copy Rights © Shalom Haverim Org - Monsey 10952, New York