Protected by Copyscape Web Copyright Protection Software

Aliyot Shabat Jol Jamoed Pésaj

Lectura Mediante Robot ÉXODO  33:12 al 34:26  y Ezequiel 37:1 al 17

 

 

Por Eliyahu BaYonah Ben Yossef, Director Shalom Haverim Org. New York

Aliyot es el plural hebreo de Aliá o Aliyá que significa "subir". Cada vez que una persona - Olé- sube a la Bimá   debe recitar la Brajá -Bendición - antes de comenzar el Baal Koréh -בעל קורא - la Lectura y al cerrar la misma. Esto se hace cada vez que el Baal Koréh lee la Porción -Parashá- correspondiente.

El Maftir es la última persona que se llama a la Bimá y es invitada a leer la porción de la Haftará -Profetas-

Esta es la Brajá de la Lectura de la Toráh:

 

Barejú et Adonai hamevoraj.

Baruj Adonay hamevoraj le'olam va'ed.

Baruj atáh Adonay Eloheynu melej ha'olam, asher bajar banu mikol-ha'amim, venatan lanu et-torato.


Baruj atáh Adonai, notén hatoráh.  
 

ÉXODO  33:12 al 34:26


Vayomer Moshe el-Adonay re'eh atah omer elay ha'al et-ha'am hazeh ve'atah lo hodatani et asher-tishlaj imi ve'atah amarta yedatija veshem vegam-matsata jen be'eynay.


Ve'atah im-na matsati ken be'eyneyja hodi'eni na et-derajeja ve'eda'aja lema'an emtsa-ken be'eyneyja ure'eh ki ameja hagoy hazeh.


Vayomar panay yeleju vajanijoti laj.


Vayomer elav im-eyn paneyja holjim al-ta'alenu mizeh.


Uvameh yivada efo ki-matsati jen be'eyneyja ani ve'ameja halo belejteja imanu veniflinu ani ve'ameja mikol-ha'am asher al-peney ha'damah.


Vayomer Adonay el-Moshe gam et-hadavar hazeh asher dibarta e'eseh ki-matsata jen be'eynay va'eda'aja beshem.


Vayomar har'eni na et-kvodeja.


Vayomer ani a'avir kol-tuvi al-paneyja vekarati veshem Adonay lefaneyja vechanoti et-asher ajon verijamti et-asher arajem.


Vayomer lo tukal lir'ot et-panay ki lo-yir'ani ha'adam vajay.


Vayomer Adonay hineh makom iti venitsavta al-hatsur.


Vejayah ba'avor kvodi vesamtija benikrat hatsur vesakoti japi aleyja ad-ovri.


Vajasiroti et-kapi vera'ita et-ajoray ufanay lo yera'u.


Vayomer Adonay el-Moshe psol-leja shney-lujot avanim karishonim vejatavti al-halujot et-hadevarim asher hayu al-halujot harishonim asher shibarta.


Vejeyeh najon laboker ve'alita vaboker el-har Sinay venitsavta li sham al-rosh jajar.


Ve'ish lo-ya'aleh imaj vegam-ish al-yera bekol-jajar gam-hatson vejabakar al-yir'u el-mul jajar jaju.


Vayifsol shney-lujot avanim karishonim vayashkem Moshe vaboker vaya'al el-jar Sinay ka'asher tsivah Adonay oto vayikaj beyado shney lujot avanim.


Vayered Adonay be'anan vayityatsev imo sham vayikra veshem Adonay.


Vaya'avor Adonay al-panav vayikra Adonay Adonay El rajum vejanun erej apayim verav-jesed ve'emet.


Notser jesed la'alafim nose avon vafesha vejata'ah venakeh lo yenake poked avon avot al-banim ve'al-bney vanim al-shileshim ve'al-ribe'im.


Vayemaher Moshe vayikod artsah vayishtaju.


Vayomer im-na matsati jen be'eyneyja Adonay yelej-na Adonay bekirbenu ki am-ksheh-oref hu vesalajta la'avonenu uljatatenu unjaltanu.


Vayomer hineh anoji koret berit neged kol-amja e'eseh nifla'ot asher lo-nivre'u vekol-ha'arets uvekol-hagoyim vera'ah kol-ha'am asher-atah vekirbo et-ma'aseh Adonay ki-nora ju asher ani oseh imaj.


Shemor-leja et asher anoji metsaveja hayom hineni goresh mipaneyja et-ha'Emori vejaKna'ani vejaHiti vehaPrizi vejaHivi vejaYevusi.


Hishamer leja pen-tikrot berit leyoshev ha'arets asher ata ba aleyja pen-yihyeh lemokesh bekirbecha.


Ki et-mizbejotam titotsun ve'et-matsevotam teshaberun ve'et-asherav tikrotun.


Ki lo tishtajaveh le'el ajer ki Adonay kana shmo El kana ju.


Pen-tikrot brit leyoshev ha'arets vezanu ajarey eloheyjem vezaveju l'eloheyjem vekara leja ve'ajalta mizivjo.


Velakajta mibnotav levaneyja vezanu vnotav ajarey eloheyjen vejiznu et-baneyja ajarey eloheyjen.


Elohey masejah lo ta'aseh-laj.


Et-jag hamatsot tishmor shiv'at yamim tokal matsot asher tsivitija lemo'ed jodesh ha'aviv ki bejodesh ha'aviv yatsata miMitsrayim.


Ufeter jamor tifdeh veseh ve'im-lo tifdeh va'arafto kol bejor baneyja tifdeh velo-yera'u fanay reykam.


Sheshet yamim ta'avod uvayom hashvi'i tishbot bejarish uvakatsir tishbot.


VeJag Shavu'ot ta'aseh leja bikurey ktsir jitim vejag ha'asif tkufat hashanah.


Shalosh pe'amim bashanah yera'eh kol-zkureja et-peney ha'Adon Adonay Elohey Yisra'el.


Ki-orish goyim mipaneyja vejirjavti et-gevuleja velo-yajmod ish et-artseja ba'aloteja lera'ot et-peney Adonay Eloheyja shalosh pe'amim bashanah.


Lo-tishjat al-jamets dam-zivji velo-yalin laboker zevaj Jag haPesaj.


Reshit bikurey admateja tavi Beyt Adonay Eloheyja lo-tevashel gedi bakalev imo.

MAFTIR -Números 29: 26-31

 


Uvayom hajamishi parim tish'ah eylim shnayim kvasim bney-shanah arba'ah asar tmimim.


Uminjatam veniskeyhem laparim la'eylim velakvasim bemisparam kamishpat.


Us'ir jatat ejad milevad olat hatamid uminjatah veniskah.


Uvayom hashishi parim shmonah eylim shnayim kvasim bney-shanah arba'ah asar tmimim.


Uminjatam veniskeyhem laparim la'eylim velakvasim bemisparam kamishpat.


Us'ir jatat ejad milevad olat hatamid minjatah unsajeyha.

 


Baruj atáh Adonai, Eloheinu melej ha'olam, asher natan lanu torat emet, vejayey olam nata betojenu.


Baruj atáh Adonai, notén hatorah. AMEN

 

LECTURA DE LA HAFTARÁ  Ezequiel 37:1 al 17


Baruj atáh Adonay Eloheynu mélej ha'olam asher bajar binevi'im tovim veratsaj vedivreyjem hane'emarim be'emet.

Baruj atáh Adonay jabóker batoráh uveMoshé avdó uveYisra'el amó uvinvi'ey ja'emet vatsédek.

 

 

Koh amar Adonay Elohim od zot idaresh leveyt-Yisra'el la'asot lahem arbeh otam katson adam.

Ketson kodashim ketson Yerushalayim bemo'adeyha ken tiheyeynah he'arim hejarevot mele'ot tson adam veyade'u ki-ani Adonay.


Hayetah alay yad-Adonay vayotsi'eni veruaj Adonay vayenijeni betoj habik'ah vehi mele'ah atsamot.

Vehe'evirani aleyhem saviv saviv vehineh rabot me'od al-peney habik'ah vehineh yeveshot me'od.

Vayomer elay ben-adam hatijeyeynah ha'atsamot ha'eleh va'omar Adonay Elohim atah yadata.

Vayomer elay hinave al-ha'atsamot ha'eleh ve'amarta aleyhem ha'atsamot hayeveshot shime'u devar-Adonay.

Koh amar Adonay Elohim la'atsamot ha'eleh hineh ani mevi vajem ruaj vijeyitem.

Venatati aleyjem gidim veha'aleti aleyjem basar vekaramti aleyjem or venatati vajem ruaj vijeyitem vidatem ki-ani Adonay.

Venibeti ka'asher tsuveyti vayehi-kol kehinave'i vehineh-ra'ash vatikrevu atsamot etsem el-atsmo.

Vera'iti vehineh-aleyhem gidim uvasar alah vayikram aleyhem or milmalah veruaj eyn bahem.

Vayomer elay hinave el-haruaj hinave ven-adam ve'amarta el-haruaj koh-amar Adonay Elohim me'arba rujot bo'i haruaj ufeji baharugim ha'eleh veyijeyu.

Vehinabeti ka'asher tsivani vatavo vahem haruaj vayijeyu vaya'amdu al-ragleyhem jayil gadol me'od me'od.

Vayomer elay ben-adam ha'atsamot ha'eleh kol-beyt Yisra'el hemah hineh omerim yaveshu atsmoteynu ve'avedah tikvatenu nigzarnu lanu.

Lajen hinave ve'amarta aleyhem koh-amar Adonay Elohim hineh ani pote'aj et-kivroteyjem veha'aleyti etjem mikivroteyjem ami veheveti etjem el-admat Yisra'el.

Vidatem ki-ani Adonay befitji et-kivroteyjem uveha'aloti etjem mikivroteyjem ami.

Venatati ruji vajem vijeyitem vehinajti etjem al-admatjem vidatem ki-ani Adonay dibarti ve'asiti ne'um-Adonay.

Vayehi devar-Adonay elay lemor.

Ve'atah ven-adam kaj-leja ets ejad ujetov alav li-Yehudah velivney Yisra'el javerav ulekaj ets ejad ujetov alav le-Yosef ets Efrayim vejol-beyt Yisra'el javerav.

Vekarav otam ejad el-ejad leja le'ets ejad vehayu la'ajadim beyadeja.

 

 


Baruj atáh Adonay, Eloheynu melej ha'olam, tsur kol-ha'olamim, tsadik bekol-jadorot, ha'El jane'eman, ha'omer ve'osej, jamedaber umekayem, shekol-devarav emet vatsedek.

Ne'eman, atah ju Adonay Eloheynu, vene'emanim devareyja, vedavar ejad midvareyja ajor lo-yashuv reykam, ki El melej ne'eman verajaman atah.

Baruj atáh Adonay, ha'El jane'eman bekol-devarav.   -Amen

Rajem al-Tsiyon, ki ji beyt jayeynu, vel'aluvat nefesh toshia bimjeraj veyameynu.

Baruj atáh Adonay, mesame'aj Tsiyon bevaneyj.

Samejenu, Adonay Eloheynu, be'Eliyahu janavi avdeja, uvmaljut beyt David meshijeja. Bimjeraj yavo veyagel libenu,

al kis'o lo yeshev zar, velo yinjalu od ajerim et kevodo, ki veshem kodsheja nishbata lo, shelo yicbej nero le'olam va'ed.

Baruj atáh Adonay, magén David.

 

EN ESPAÑOL

 

 

¡Bendecid al Eterno, el Bendito!

Bendito es el Eterno, el Bendito para siempre.

Bendito seas Tu, oh Eterno nuestro Dios, Rey del universo que nos elegiste entre todos los pueblos y nos diste Tu Toráh, Bendito seas, oh Eterno, que nos concediste la Toráh.
 

Bendito seas, oh Eterno, que nos concediste la Toráh. AMEN  
 

 


Y dijo Moisés al Eterno: Mira, Tú me dices "haz subir a este pueblo", y no me has hecho saber quién es aquél que enviarás conmigo, y con todo me has dicho: "Te he conocido y también has hallado gracia a mis ojos".

Ahora pues, si es así que he hallado gracia a tus ojos, te ruego me hagas conocer tus caminos y sabré de Ti la recompensa de los que hallan gracia a tus ojos; y considera que esta nación es pueblo tuyo.

Y El respondió: Yo en persona (te) acompañare y te daré descanso.

Y él le respondió: Si Tu Presencia no va a andar conmigo, no nos hagas subir de aquí;

pues ¿en qué se conocerá que he hallado gracia a tus ojos, yo y tu pueblo? Ciertamente en andar Tú con nosotros, y así seremos distinguidos, yo y tu pueblo, más que todos los pueblos que se hallan sobre la superficie de la tierra.


Y dijo el Eterno a Moisés: Yo haré también esto que has hablado, puesto que tú has hallado gracia a mis ojos y Yo te he conocido por tu nombre.

Y dijo (Moisés): Te ruego, muéstrame tu gloria.  *

Y El dijo: Yo haré que pase toda mi bondad ante tu vista, y proclamaré el nombre del Eterno delante de ti (para enseñarte cómo implorar mi piedad), y haré merced a quien Yo haga merced, y usaré de misericordia con quien Yo use de misericordia.

Y dijo (además): Tú no podrás ver mi rostro, porque el hombre no puede verme y vivir.

Y dijo el Eterno: He aquí un lugar junto a Mí, y allí te pondrás de pie sobre la peña;

y sucederá que mientras va pasando mi gloria, Yo te pondré en la hendidura de la peña, y te cubriré con mi mano hasta que Yo pase.

Luego apartaré mi mano para que veas mis espaldas, mas mi rostro no será visto.


Y dijo el Eterno a Moisés: Lábrate para ti dos tablas de piedra como las primeras, y Yo escribiré sobre las tablas las palabras que había sobre las tablas primeras que quebraste.

Y estate listo para mañana; y por la mañana subirás al monte de Sinay, y te presentarás delante de Mí allí, sobre la cumbre del monte.

Mas no suba nadie contigo, ni sea visto hombre alguno en todo el monte; ni aun el ganado menor ni el mayor pasten frente a este monte.

Y Moisés labró dos tablas de piedra como las primeras, y por la mañana madrugó y subió al monte de Sinay como se lo había ordenado el Eterno, llevando en su mano las dos tablas de piedra.

Y el Eterno descendió en la nube y se estuvo con él allí, y proclamó (Moisés) el nombre del Eterno.

Y pasando el Eterno delante de él, proclamó: Yo, el Eterno, el Eterno, soy un Dios misericordioso y piadoso, tardo para la ira y grande en benevolencia y verdad,  *

que usa de benevolencia con miles (de generaciones); que perdona la iniquidad, la trasgresión y el pecado (del que se arrepiente), pero que de ningún modo absolverá al culpado que no haga penitencia); que visita (revisa) la iniquidad e los padres sobre los hijos.

Y se apresuró Moisés y se inclinó a tierra y se postró.

Y dijo: Si yo he hallado gracia a tus ojos, oh Eterno, ande, te lo ruego, la divina presencia del Eterno entre nosotros, puesto que éste es un pueblo de dura cerviz; así perdonarás nuestra iniquidad y nuestro pecado, y nos tendrás por herencia tuya.


Y El respondió: He aquí que Yo hago un pacto: ante todo tu pueblo haré una distinción, entre vosotros y los demás pueblos, que hasta ahora no se ha hecho en toda la tierra ni en todas las naciones, y verá todo el pueblo entre el cual estás la obra del Eterno

Observa pues para tu provecho ( ¡oh, Israel! ) lo que te ordeno hoy. He aquí que voy a desterrar de delante de ti al emoreo y al cananeo y al hiteo y al perizeo y al hiveo y al yevuseo.

Guárdate de hacer pacto con los moradores de la tierra adonde vas a entrar, para que no sean ellos un ardid en medio de ti;

sino que derribaréis sus altares y romperéis sus columnas (idólatras), y cortaréis sus árboles sagrados.

Porque no has de postrarte ante ningún otro dios, puesto que el Eterno es celoso de su nombre; Dios celoso es.

No vayas a hacer pacto con los habitantes de aquella tierra, no suceda que, cuando erraren para con sus dioses y sacrificaren a sus dioses, ellos te convidaren a ti y tú comieres de sus sacrificios;

y tomares de sus hijas para tus hijos, y así errarán sus hijas para con sus dioses y harán errar a tus hijos tras los dioses de ellas.

Dioses de fundición no harás para ti.

Guardarás la fiesta de los ázimos; siete días comerás panes ázimos como te he ordenado, en su tiempo señalado, en el mes de Aviv (primavera), porque en el mes de Aviv saliste de Egipto.

Mas a todo (macho) de asno que abre la matriz de su madre, redimirás con cordero, y si no lo redimieres quebrarás su cerviz. Todo primogénito de tus hijos redimirás. Y (cuando vengan al Templo en las tres fiestas) ninguno ha de presentarse ante Mí con las manos vacías.

Seis días trabajarás y en el séptimo descansarás; aun en época de labranza y de siega descansaras.

Celebrarás también la fiesta de las semanas, esto es, la fiesta de la ofrenda de los dos panes de las primicias de la siega del trigo, y la fiesta de la cosecha (de los productos de la tierra), fiesta de la ofrenda del comienzo de la estación   *

Tres veces al año se presentarán todos los varones de tu pueblo ante el Señor, el Eterno, Dios de Israel.

Ciertamente Yo desterraré a las naciones de delante de ti y ensancharé tus términos, y nadie codiciará tu tierra en tanto subas a presentarte ante el Eterno, tu Dios, tres veces al año.

No sacrificarás la sangre de mi sacrificio pascual mientras el pan fermentado se halle aún en tu casa, ni se dejará hasta la mañana ninguna parte del sacrificio de la fiesta de Pascua.

Lo primero de las primicias de los frutos de tu tierra traerás a la casa del Eterno tu Dios. No cocerás el cabrito en la leche de su madre.

 
MAFTIR -Números 29: 26-31
 

 

Y en el quinto día, nueve novillos, dos carneros, catorce corderos de un año, sin defecto;

y su ofrenda vegetal y sus libaciones serán correspondientes a los novillos, a los carneros y a los corderos, según el número de ellos, conforme al reglamento;

y un cabrito como ofrenda por el pecado, además del holocausto continuo, su ofrenda vegetal y su libación.

Y en el sexto día, ocho novillos, dos carneros, catorce corderos de un año, sin defecto;

y su ofrenda vegetal y sus libaciones serán correspondientes a los novillos, a los carneros y a los corderos, según el número de ellos, conforme al reglamento;

y un cabrito como ofrenda por el pecado, además del holocausto continuo, su ofrenda vegetal y sus libaciones.

 

Bendito seas Tu oh Eterno nuestro Dios, Rey del Universo que nos diste (Tu Torah), la Toráh de la Verdad, e implantaste en nosotros la Vida Eterna.

Bendito seas, oh Eterno, que nos concediste la Toráh. (TODOS DICEN AMEN)

 

LECTURA DE LA HAFTARÁ Ezequiel 37:1 al 17

 

Bendito seas Tú, Eterno Dios nuestro y Rey del Universo, que escogiste buenos profetas y te complaciste en sus palabras, que fueron enunciadas con verdad.  
 

Bendito seas Tú, Eterno, que escogiste la Toráh, a Moisés Tu siervo, a Tu pueblo Israel y a profetas de la verdad y y de la rectitud.

 

 

Me sobrevino la profecía del Eterno: El me sacó con el espíritu de Adonai y me hizo pasar en el medio de la llanura, y ella estaba colmada de huesos.

Me hizo pasar cerca de ellos en derredor, en derredor... Y he aquí que eran numerosos, mucho, sobre la faz de la llanura, y he aquí que estaban secos, mucho.

El me dijo: "Ser humano, ¿Habrán de vivir los huesos estos?" Dije yo: "Señor, Tú lo sabes".

Me dijo El: "Profetiza para los huesos estos y habrás de decirles: los huesos secos, oíd la palabra del Eterno".
 

Así ha dicho el Eterno a los huesos estos: "He aquí que yo voy a traer en vosotros hálito, y viviréis.
 

Y pondré sobre vosotros tendones, y haré crecer sobre vosotros carne, y formaré sobre vosotros piel, y pondré en vosotros hálito y viviréis. Y habréis de saber que soy el Señor tu Dios". 

Profeticé como fui ordenado. Hubo sonido cuando hube profetizado, y he aquí: ¡fragor! Y se acercaron los huesos, cada hueso a su articulación.
 

Vi, y he aquí que había sobre ellos tendones, y carne había crecido y se formó sobre ellos piel por encima, pero hálito, ¡no hay en ellos!
 

El me dijo: "Profetiza al hálito, profetiza ser humano, y habrás de decir al hálito: Así ha dicho El Eterno Dios, desde los cuatro vientos, ven hálito e insufla a los que fueron muertos, éstos y que vivan!".

Profeticé como fui ordenado y entró en ellos el hálito y vivieron, y se pusieron de pie sobre sus pies, huste grande, mucho, mucho.

El me dijo: "Ser humano, los huesos estos, toda la casa de Israel son ellos; he aquí que dicen: Se han secado nuestros huesos, se ha perdido nustra esperanza, truncos estamos".
 

Por lo tanto, profetiza y has de decirles a ellos: Así ha dicho El Eterno Dios: he aquí que Yo voy a abrir vuestros sepulcros, y os haré subir a vosotros desde vuestros sepulcros, Pueblo Mío, y os trataré a vosotros a la tierra de Israel.

Y habréis de saber que Yo Soy El Señor, al abrir Yo vuestros sepulcros y al haceros subir desde vuestros sepulcros, pueblo Mío. 

Y pondré Mi Espíritu en vosotros y viviréis, y os estableceré sobre vuestra tierra; y habréis de saber que Yo Soy El Señor, He hablado y He hecho, Palabra del Eterno.

La palabra del Eterno me fue dirigida en estos términos:
 

Y tú hijo de hombre, toma un leño y escribe en él: "Judá y los israelitas que están con él." Toma luego otro leño y escribe en él: "José, leño de Efraín, y toda la casa de Israel que está con él."
 

Júntalos el uno con el otro de suerte que formen un solo leño, que sean una sola cosa en tu mano.
 

 

 

Bendito seas Tú, Eterno, Dios nuestro y Rey del Universo, fuerte de todos los mundos, justo en todas las generaciones; Dios fiel, que dice y obra, que promete y cumple, cuyas palabras son verdad y justicia.

Fiel eres Tú, Eterno, Dios nuestro, y tus promesas son merecedoras de fe; ninguna de Tus palabras dejará de cumplirse, porque Tú eres Dios y Rey fiel (y piadoso).
 

Bendito seas Tú, Eterno, Dios fiel en todas tus palabras. -Amen
 

Ten piedad de Sión, pues es el hogar de nuestra vida, y salva a esa ciudad afligida de espíritu, pronto y en nuestros días.
 

Bendito seas Tú, Eterno, que alegras a Sión en sus hijos.
 

Alégranos, oh Eterno, Dios nuestro, con la llegada de Elías, tu profeta y servidor, y con el reinado de David tu ungido. Llegue pronto su advenimiento y haga regocijar nuestros corazones.
 

No permitas que extraños se sienten en su trono, ni que otros hereden de su gloria, pues por tu santo nombre le juraste que su luz jamás se extinguirá.
 

Bendito seas Tú, Eterno, Escudo de David.
 

Resúmen de la Parashá

Moshé Le pide a Dios que le muestre las reglas con las cuales El conduce al mundo, pero su pedido es complacido sólo en forma parcial.

Dios está de acuerdo con la petición de Moisés que Su presencia solamente habitará entre los Judíos. Moisés  solicita que le sea mostrada la gloria de Dios. Dios está de acuerdo, pero informa a Moisés que sólo se le mostrará la "espalda" de Dios mas no su cara.

Dios le dice a Moisés que talle nuevas tabletas en las que Dios grabará los Diez Mandamientos y le revela el texto de los rezos que invocarán Su misericordia. . Moisés toma las nuevas tabletas hasta el Monte Sinaí, donde Dios revela Su gloria a Moisés mientras que proclama Sus Trece Atributos de Misericordia.

Dios sella un pacto con Moisés, asegurándole una vez más que su presencia sólo encontrará residencia con los Judíos. Dios informa al pueblo judío que Él echará a los cananeos de delante de ellos. Se les instruye destruir todo vestigio de idolatría de la tierra, no hacer dioses de fundición, que se abstengan de realizar cualquier pacto con sus habitantes actuales, para santificar los primogénitos varones de los seres humanos y el ganado.


A los Judíos se les manda a observar los tres festivales - incluyendo la fiesta de Sucot, "el festival de la cosecha, a finales del año." Todos los hombres se les ordena hacer la peregrinación para "ser visto por Dios" durante estos tres festivales.

El maftir del Libro de los Números, analiza las ofrendas públicas presentadas en el templo en este día de Pésaj.

 

MAGIA! MAGIA! Y APARECIÓ EL BECERRO

No todos los que salieron de Egipto y siguieron a Moisés en el desierto, lo hicieron por estar compenetrados con los principios del judaísmo. Para éstos, denominados érev rav (mezcla de gente), la salida de Egipto y la entrega de la Torah fueron considerados como los actos mágicos de un gran hechicero, Moisés. Les parecía que el judaísmo dependía solamente de Moisés, y no veían al Dios Todopoderoso. Por esto, cuando Moisés subió al monte de Sinay y tardó en regresar, perdieron la esperanza y sintieron la necesidad de otra fuerza mágica que habría de guiar al pueblo. Esa es la razón de que hicieran el becerro de oro, el cual era una transposición del buey Apis, animal sagrado para los egipcios.Al bajar Moisés del monte de Sinay rompió las tablas de la Ley, pues vio que el pueblo no era digno aún de aceptar su contenido, hasta que llegase al grado de comprender que la unión con el verdadero Dios no nace de influencias mágicas, fórmulas místicas, talismanes, danzas orgiásticas, estados de trance, etc. como lo cree todavía la gente mediocre, y sí con el perfeccionamiento interior y con el cumplimiento de los mandatos divinos.

 

Comentarios a la Haftará:

Lo que dicen los huesos secos
La visión de Ezequiel en el valle de los huesos es una de las más famosas de la Biblia.


La visión del valle de los huesos secos (Ezequiel 37), que leemos en medio de Pesaj, es famosa por su promesa de resurrección y esperanza. Pero la palabra de Dios tiene profundidades y matices. Veamos qué más nos dice la visión de Ezequiel.

El profeta se dirige a los huesos en nombre de Dios, diciéndoles que ellos recibirán Su espíritu y vivirán, y que Dios les proveerá con tendones, carne y piel. En la licitación de Ezequiel, los huesos se contraen en la vida y se unen. Las extremidades esqueléticas ruedan y se reagrupan, los tendones se entrelazan alrededor de ellos, la carne brota y las hojas de la piel se deslizan por los cuerpos. Pero el valle todavía está a la sombra de la muerte. Los cuerpos son enteros, pero permanecen quietos, fríos y quietos.

Así que Dios le dice a Ezequiel que llame al espíritu "de las cuatro direcciones del mundo". El espíritu viene sobre ellos y se levantan como un "ejército muy, muy poderoso". Y, para que no pensemos que este es sólo un grupo extraño que podemos ver y admirar, Dios dirige el mensaje a casa: "¡Hijo de hombre, estos huesos son toda la casa de Israel!"

Mirémonos en el espejo de la profecía de Ezequiel. El prerrequisito para alcanzar la nacionalidad judía cumplida, al parecer, es este espíritu misterioso. Sin ella, somos una nación de cadáveres. Con él, somos una fuerza colosal, imparable. El espíritu no es algo que viene del cielo. A Ezequiel se le dice que lo convoca "de las cuatro direcciones del mundo". La sugerencia podría ser que el espíritu se ha disipado de algún modo de los cuerpos muertos en la visión - desde nosotros - hacia el mundo. Necesitamos recuperarlo. ¿Pero, qué es esto?

El profeta Isaías nos da otra visión del espíritu de Dios: "Que mi espíritu que está sobre vosotros y las palabras que he puesto en vuestra boca, nunca se aparten de vuestra boca y de la boca de vuestra descendencia" (59: 21). El espíritu de Dios está de alguna manera aliado a Su palabra. Podemos quizás entender esto más profundamente recordando que la palabra hebrea para el espíritu, Ruaj, también significa viento. Un espíritu es algo que se mueve como el viento, y, si lo permitimos, puede llevarnos en alto. La profecía de Isaías nos recuerda que nunca debemos abandonar la palabra de Dios y dejarnos llevar por ella.

Esto nos permite comprender mejor la visión del espíritu que converge en los huesos. Ezequiel tiene una visión del pueblo judío hecho físicamente completo, tal vez incluso establecido en su patria con todos los adornos de la estadidad, pero carente de un espíritu porque ese espíritu ha viajado a los cuatro rincones del mundo y no está dentro de nosotros. Y en esto, Ezequiel habla a nuestra generación de una manera agresiva.

Para estar seguro, dice Ezequiel, el pueblo judío ha extendido el espíritu de Dios por todas partes. Somos bendecidos con muchos grupos dedicados y valientes y los individuos que se han tomado en sí mismos para difundir y divulgar el espíritu judío, creando un viento de cambio en el mundo. Tenemos grupos judíos que abordan el racismo, la falta de vivienda, el cambio climático, la pobreza, los prejuicios religiosos, la injusticia. Hemos tomado el poder motriz del judaísmo y lo hemos extendido en el mundo.

Estos son logros maravillosos. El alcance de los judíos era impensable hace 300 años, cuando nuestros antepasados ​​estaban muy presionados para alimentar y vestir a sus familias, y las paredes del ghetto proyectaban largas sombras sobre nosotros. Estas personas han demostrado que, a pesar de siglos de experiencias deshumanizantes, todavía podemos ejercer una excepcional influencia humanizadora en el mundo.

Pero esta obra, necesaria y valiosa aunque indudablemente sea, no representa la suma total del judaísmo. Se supone que es una expresión y un complemento del espíritu de la Torá dentro de nosotros. Si el espíritu que compartimos tan fácilmente no se mueve dentro de nosotros también, entonces por toda la vida que esparcimos en el mundo, en última instancia perderemos nuestro judaísmo, funcionando como humanistas tal vez pero no como judíos. Por mucho que anhelemos cruzar la escena mundial y curar los males de nuestros semejantes, debemos esforzarnos por mejorar a nosotros mismos, enderezando celosamente los errores y corrigiendo inconsistencias en nuestros propios mundos internos. A falta de eso, el ejército judío se disipará y perderá su espíritu, vacilará y fracasará en su intento de hacer el bien.

Este precioso espíritu es difícil de describir debido a su privacidad. No necesita sitios Web ni folletos. Viene en formas que incluso el siglo XXI tiene dificultades para comprender: la quietud que desciende cuando la pantalla del ordenador se oscurece y las velas de Shabat brillan; La lágrima que brota de un ojo en Yom Kippur; Una cocina llena de comida kosher porque comer es una de las maneras en que mostramos nuestro amor por Dios; Un par de tefillin que son aburridos con el uso, pero brillan con santidad de todas las oraciones que se han dicho con ellos - estas son algunas de las formas que el espíritu toma como se mueve dentro de nosotros.

El mensaje de Pésaj de Ezequiel complementa perfectamente la historia del Éxodo. Cuando nuestros antepasados salieron de Egipto en triunfo y marcharon hacia la Tierra Prometida, debieron haber sido una vista impresionante, una caravana de dos millones de personas caminando por detrás del pilar de nubes de Dios. Podemos ir allí de nuevo, dice Ezequiel. Podemos redescubrir el idealismo de esos primeros pasos a través del suelo del desierto y convertirnos en un "ejército muy poderoso", colosal y magnífico, sanando a la humanidad y abriendo una nueva época de esperanza y santidad.

Por Rabí David Lister  rabino de la Sinagoga Edgware United

 

NOTAS EXPLICATORIAS:

Muéstrame Tu Gloria
  Moisés pide a Dios que le muestre su gloria. El quería ver a Dios, comprenderlo, conocer sus secretos, y Dios le responde: No podrás ver mi rostro, porque el hombre no puede verme y vivir; puedes verme por la espalda, pero mi faz no se hará ver." De este hecho se comprende que no se puede llegar a Dios por el frente, esto es, concebirlo y comprenderlo directamente, pero podemos llegar a El por la espalda, lo que quiere decir, por las causas y consecuencias. Cuando estudiamos el mundo, la naturaleza, y nos compenetramos de su sentido, llegamos a Dios, y esto es lo que El quiso decir a Moisés: Mientras seas un ser finito, mortal, limitado y unido a la materia, podrás ver mis obras, pero no a Mí mismo.  
* 

Y pasando el Eterno
  El sexto y el séptimo versículos de esta página contienen los trece atributos (shelosh esré middot) de Dios, los cuales se convirtieron en una de las principales oraciones de nuestra liturgia. En el Talmud está escrito que Dios dijo a Moisés: "Siempre que Israel implore mi perdón, que mencione estas trece cualidades mías". El Rabí Yehudá añade: Dios ha hecho una alianza para que esta plegaria no sea en vano (solamente cuando Israel la reza en ayunas) (Rashí y Rosh Hashaná 17:). Los trece atributos constituyen la base del concepto judío sobre la divinidad. He aquí una breve explicación de ellos:

l - 2) Adonay Adonay: La repetición del nombre del Eterno aquí, significa que El es misericordioso con cualquier persona acerca de sus pecados, y con el pecador arrepentido.

3) El: Dios poderoso que obra con sus sabios dictados.

4) Rajum: Misericordioso como un padre para con sus hijos, previniéndoles para que no caigan.

5) Janún: Benevolente y que ayuda a los caídos que no pueden regenerarse por sí mismos.

6) Erej - Apáyim: Paciente, y espera a que el pecador se arrepienta.

7) Rav - Jésed: Lleno de merced con la persona correcta y también con la incorrecta.

8) Emet: Verdadero y recto en sus promesas.

9) Notzer jésed laalafim: Bondadoso y misericordioso: considera los méritos de los padres en los hijos, al menos por dos mil generaciones.

10) Nosé Avon: Perdona los pecados cometidos con premeditación.

11) Vafesha: Perdona las ofensas y pecados cometidos con espíritu de rebeldía.

12) Vejataá: Olvida los pecados cometidos involuntariamente.

13) Venaké: Absuelve al penitente.  * 

Fiestas Judías - Fiesta de
Pésaj
   He aquí lo que el filósofo dice al respecto de las fiestas judías, en el libro del Kuzari, famosa obra filosófica del Rabí Yehudá Haleví: “Yo medité sobre vuestra situación y vi que Dios usó de medios excepcionales para vuestra continuidad como israelitas. El sábado y las fiestas constituyen una de las causas principales de vuestra duración y de vuestra continuidad. Estas fiestas fueron instituidas por Dios, y se basan sobre fuertes motivos, como el recuerdo de la salida de Egipto, la revelación, etc., que son acontecimientos divinos. Sin estas épocas, ninguno de vosotros usaría una vestimenta mejor en las fiestas que os ligan al recuerdo de Dios y de su Ley, por causa de la comprensión de vuestro espíritu y de vuestro sufrimiento en el exilio. Los preceptos indicados para estos días están bien calculados, a fin de que la alegría sagrada no se perturbe con juegos, placeres e indolencia, que son cosas que pueden relajar vuestros rezos en las horas determinadas." (Kuzari 3, 9, 10, 11).  
* 
 

PROMESAS DE HASHEM

Mira, he aquí, que está llegando y se está cumpliendo, dice Hashem Elokim. !Es el día del cuál hablé ! -Ezequiel 39:8

Escrito y Recopilado por: Ravino Yaakov Asher Sinclair, de la Organización Ohr Somayach en Jerusalem
Editado por el periodista y maestro Eliyahu BaYonah ben Yosef director de la Organización Shalom Haverim de Monsey, New York.

 

 

     

 


 

 
   
       
       
       
       
   
 

 

Correos: eliyahubayonah@gmail.com

Copy Rights © Shalom Haverim Org - Monsey 10952, New York