Protected by Copyscape Web Copyright Protection Software

Aliyot de Pésaj Séptimo Día

Shemot - Exodo-  Cap. 13: 17  al  15:26

 i  

2 Shemuel 22:1 al 51

Por Eliyahu BaYonah Ben Yossef, Director Shalom Haverim Org. New York

Aliyot es el plural hebreo de Aliá o Aliyá que significa "subir". Cada vez que una persona - Olé- sube a la Bimá   debe recitar la Brajá -Bendición- antes de comenzar el Baal Koréh -בעל קורא - la Lectura y al cerrar la misma. Esto se hace cada vez que el Baal Koréh lee la Porción -Parashá- correspondiente.

El Maftir es la última persona que se llama a la Bimá y es invitada a leer la porción de la Haftará -Lectura de los Profetas-

Esta es la Brajá de la Lectura de la Toráh:

 

Barejú et Adonai hamevoraj.

Baruj Adonay hamevoraj le'olam va'ed.

Baruj atáh Adonay Eloheynu melej ha'olam, asher bajar banu mikol-ha'amim, venatán lanu et-torató.


Baruj atáh Adonai, notén hatoráh.  



Vayehi beshalaj Par'oh et-ha'am velo-najam Elohim derej erets Plishtim ki karov hu ki amar Elohim pen-yinajem ha'am bir'otam miljamah veshavu Mitsraymah.

Vayasev Elohim et-ha'am derej hamidbar yam-Suf vajamushim alu veney-Yisra'el me'erets Mitsrayim.

Vayikaj Moshe et-atsmot Yosef imo ki hashbea hishbia et-beney Yisra'el lemor pakod yifkod Elohim etjem veha'alitem et-atsmotay mizeh itjem.

Vayis'u miSukot vayajanu ve'Etam biktseh hamidbar.

V'Adonay holej lifneyhem yomam be'amud anan lanjotam haderej velaylah be'amud esh leha'ir lahem lalejet yomam valaylah.

Lo-yamish amud he'anan yomam ve'amud ha'esh laylah lifney ha'am.

Vayedaber Adonay el-Moshe lemor.

Daber el-beney Yisra'el veyashuvu veyajanu lifney Pi hajirot beyn Migdol uveyn hayam lifney ba'al tsfon nijejo tajanu al-hayam.

Ve'amar Par'oh livney Yisra'el nevujim hem ba'arets sagar aleyhem hamidbar.

Vejizakti et-lev-Par'oh veradaf ajareyhem ve'ikavdah beFar'oh uvejol-jeylo veyad'u Mitsrayim ki-ani Adonay vaya'asu-jen.

Vayugad lemelej Mitsrayim ki varaj ha'am vayehafej levav Par'oh va'avadav el-ha'am vayomru mah-zot asinu ki-shilajnu et-Yisra'el me'ovdenu.

Vayesor et-rijbo ve'et-amo lakaj imo.

Vayikaj shesh-me'ot rejev bajur vejol rejev Mitsrayim veshalishim al-kulo.

Vayejazek Adonay et-lev Par'oh melej Mitsrayim vayirdof ajarey beney Yisra'el uveney Yisra'el yotse'im beyad ramah.

Vayirdefu Mitsrayim ajareyhem vayasigu otam jonim al-hayam kol-sus rejev Par'oh ufarashav vejeylo al-Pi hajirot lifney ba'al tsfon.

UFar'oh hikriv vayis'u veney-Yisra'el et-eyneyhem vehineh Mitsrayim nosea ajareyhem vayir'u me'od vayits'aku veney-Yisra'el el-Adonay.

Vayomeru el-Moshe hamibli eyn-kvarim beMitsrayim lekajtanu lamut bamidbar mah-zot asita lanu lehotsi'anu miMitsrayim.

Halo-zeh hadavar asher dibarnu eleyja veMitsrayim lemor jadal mimenu vena'avdah et-Mitsrayim ki tov lanu avod et-Mitsrayim mimutenu bamidbar.

Vayomer Moshe el-ha'am al-tira'u hityatsvu ure'u et-yeshu'at Adonay asher-ya'aseh lajem hayom ki asher re'item et-Mitsrayim hayom lo tosifu lir'otam od ad-olam.

Adonay yilajem lajem ve'atem tajarishun.

Vayomer Adonay el-Moshe mah-tits'ak elay daber el-beney-Yisra'el veyisa'u.

Ve'atah harem et-matja uneteh et-yadeja al-hayam uveka'ehu veyavo'u veney-Yisra'el betoj hayam bayabashah.

Va'ani hineni mejazek et-lev Mitsrayim veyavo'u ajareyhem ve'ikavdah be'Far'oh uvejol-jeylo berijbo uvefarashav.

Veyad'u Misrayim ki-ani Adonay behikovdi beFar'oh berijbo uvefarashav.

Vayisa mal'aj ha'Elohim haholej lifney majaneh Yisra'el vayelej me'ajareyhem vayisa amud he'anan mipneyhem vaya'amod me'ajareyhem.

Vayavo beyn majaneh Mitsrayim uveyn majaneh Yisra'el vayehi he'anan vehajoshej vaya'er et-halaylah velo-karav zeh el-zeh kol-halaylah.

Vayet Moshe et-yado al-hayam vayolej Adonay et-hayam beruaj kadim azah kol-halaylah vayasem et-hayam lejaravah vayibak'u hamayim.

Vayavo'u veney-Yisra'el betoj hayam bayabashah vehamayim lahem jomah miyeminam umismolam.

Vayirdefu Mitsrayim vayavo'u ajareyhem kol sus Par'oh rijbo ufarashav el-toj hayam.

Vayehi be'ashmoret haboker vayashkef Adonay el-majaneh Mitsrayim be'amud esh ve'anan vayahom et majaneh Mitsrayim.

Vayasar et ofan markevotav vayenahagehu bijvedut vayomer Mitsrayim anusah mipney Yisra'el ki Adonay niljam lahem beMitsrayim.

Vayomer Adonay el-Moshe neteh et-yadja al-hayam vayashuvu hamayim al-Mitsrayim al-rijbo ve'al-parashav.

Vayet Moshe et-yado al-hayam vayashov hayam lifnot boker le'eytano uMitsrayim nasim likrato vayena'er Adonay et-Mitsrayim betoj hayam.

Vayashuvu hamayim vayejasu et-harejev ve'et-haparashim lejol jeyl Par'oh haba'im ajareyhem bayam lo nish'ar bahem ad-ejad.

Uveney Yisra'el halju vayabashah betoj hayam vehamayim lahem jomah miyeminam umismolam.

Vayosha Adonay bayom hahu et-Yisra'el miyad Mistrayim vayar Yisra'el et-Mitsrayim met al-sfat hayam.

Vayar Yisra'el et-hayad hagdolah asher asah Adonay beMitsrayim vayir'u ha'am et-Adonay vaya'aminu b'Adonay uveMoshe avdo.

Az yashir-Moshe uveney Yisra'el et-hashirah hazot l'Adonay vayomeru lemor ashirah l'Adonay ki-ga'oh ga'ah sus verojevo ramah vayam.

Ozi vezimrat yah vayehi-li lishu'ah zeh Eli ve'anvehu Elohey avi va'aromemenhu.
 
Adonay ish miljamah Adonay shemo.

Markevot Par'oh vejeylo yarah vayam umivjar shalishav tube'u veYam-Suf.

Tehomot yejasi'umu yardu bimetsolot kemo-aven.

Yemineja Adonay nedari bakoaj yemineja Adonay tir'ats oyev.
 
Uverov ge'onja taharos kameyja teshalaj jaroneja yojelemo kakash.

Uveruaj apeyja ne'ermu mayim nitsvu jmo-ned nozlim kaf'u tehomot belev-yam.

Amar oyev erdof asig ajalek shalal timla'emo nafshi arik jarebi torishemo yadi.

Nashafta verujaja kisamo yam tsalelu ka'oferet bemayim adirim.

Mi-jamoja ba'elim Adonay mi kamoja ne'edar bakodesh nora tehilot oseh-fele.

Natita yemineja tivla'emo arets.

Najita vejasdeja am-zu ga'alta nehalta ve'ozja el-neveh kodsheja.

Sham'u amim yirgazun jil ajaz yoshvey Plashet.

Az nivhalu alufey Edom eyley Mo'av yojazemo ra'ad namogu kol yoshvey jena'an.

Tipol aleyhem eymatah vafajad bigdol zro'aja yidmu ka'aven ad-ya'avor amja Adonay ad-ya'avor am-zu kanita.

Tevi'emo vetita'emo behar najalatja majon leshivteja pa'alta Adonay mikdash Adonay konenu yadeja.

Adonay yimloj le'olam va'ed.

Ki va sus Par'oh berijbo uvefarashav bayam vayashev Adonay alehem et-mey hayam uveney Yisra'el halju vayabashah betoj hayam.

Vatikaj Miryam hanevi'ah ajot Aharon et-hatof beyadah vatetsena jol-hanashim ajareyha betupim uvimjolot.

Vata'an lahem Miryam shiru l'Adonay ki-ga'oh ga'ah sus verojevo ramah vayam.

Vayasa Moshe et-Yisra'el miyam-Suf vayets'u el-midbar-Shur vayelju shloshet yamim bamidbar velo-mats'u mayim.

Vayavo'u Maratah velo yajlu lishtot mayim miMarah ki marim hem al-ken kara-shmah Marah.

Vayilonu ha'am al-Moshe lemor mah-nishteh.

Vayits'ak el-Adonay vayorehu Adonay ets vayashlej el-hamayim vayimteku hamayim sham sam lo jok umishpat vesham nisahu.

Vayomer im-shamoa tishma lekol Adonay Eloheyja vehayashar be'eynav ta'aseh veha'azanta lemitsvotav veshamarta kol- jukav kol-hamajalah asher-samti beMitsrayim lo-asim aleyja ki ani Adonay rof'eja.

 


Baruj atáh Adonai, Eloheinu melej ha'olam, asher natan lanu torat emet, vejayey olam nata betojenu.


Baruj atáh Adonai, notén hatorah. AMEN

 

LECTURA DE LA HAFTARÁ  - 

2 Shemuel 22:1 al 51

 


Baruj atáh Adonay Eloheynu mélej ha'olam asher bajar binevi'im tovim veratsaj vedivreyjem hane'emarim be'emet.
Baruj atáh Adonay jabóker batoráh uveMoshé avdó uveYisra'el amó uvinvi'ey ja'emet vatsédek.


 

 

Vayedaber David l'Adonay et-divrey hashiráh hazot beyom hitsil Adonay otó mikaf kol-oyevav umikaf Sha'ul
Vayomar Adonay Sal'í uMetsudatí uMefaltí-li.
Elohey Tsurí ejeséh-bó; Maginí veKéren Yish'í Misgabí uMenusí; Moshi'í mejamás toshi'eni.
Mehulal ekrá Adonay ume'oyevay ivashea.
Ki afafuni mishberey-mavet najaley Vliya'al yeva'atuni.
Jevley She'ol sabuni kidmuni mokshey-mavet.
Batsar-lí ekrá Adonay ve'el-Elohay ekrá; vayishmá meheyjaló kolí veshav'atí be'oznav.
Vayitga'ash vatir'ash ha'árets; mosedot hashamáyim yirgazú vayitga'ashú ki-jaráh ló.
Aláh ashán be'apó ve'esh; mipiv tojel gejalim ba'arú mimenu.
Vayet shamáyim vayerad va'arafel tájat raglav.
Vayirkav al-kruv vaya'of vayerá al-kanfey-rúaj.
Vayáshet kóshej svivotav sukot kashrat-máyim avey shekakim.
Minogah negdó ba'arú gajaley-esh.
Yar'em min-shamáyim Adonay ve'Elyón yitén koló.
Vayishlaj qitsim vayefitsem barak vayahom.
Vayera'ú afikey yam yigalú mosdot tevel bega'arat Adonay minishmat rúaj apó.
Yishlaj mimarom yikajeni yamsheni mimayim rabim.
Yatsileni meoyeví az mi sone'ay ki ametsú mimeni.
Yekadmuni beyom eydí vayehí Adonay mish'an li.
Vayotsé lamerjav otí yejaletseni ki-jafets bi.
Yigmelení Adonay ketsidkatí kevor yaday yashiv li.
Ki shamarti darjey Adonay veló rashati me'Elohay.
Ki kol-mishpatav lenegdí vejukotav lo-asur mimenah.
Va'eheyéh tamim lo va'eshtamráh me'avoní.
Vayáshev Adonay li ketsidkatí kevorí lenéged eynav.
Im-jasid titjasad im-gibor tamim titamam.
Im-navar titavar ve'im-ikesh titapal.
Ve'et-am aní toshiá ve'eyneyja al-ramim tashpil.
Ki-atáh neyrí Adonay va'Adonay yagiha joshkí.
Ki vejáh aruts gedud be'Elohay adaleg-shur.
Ha'El tamim darkó imrat Adonay tsrufáh magén hu lekol hajosim bo.
Ki mi-el mibal'adey Adonay umi tsur mibal'adey Eloheynu.
Ha'El ma'uzí jayil vayater tamim darkí.
Meshavéh raglay ka'ayalot ve'al-bamotay ya'amideni.
Melamed yaday lamiljamáh venijat késhet-nejusháh zero'otay.
Vatiten-li magén yish'eja va'anotejá tarbeni.
Tarjiv tsa'adi tajteni veló ma'adú karsulay.
Erdefáh oyevay va'ashmidem veló ashuv ad-kalotam.
Va'ajalem va'emjatsem veló yekumún vayiplú tajat raglay.
Vatazreni jayil lamiljamáh tajria kamay tajteni.
Ve'oyevay tatah li oref mesane'ay va'atsmitem.
Yish'ú ve'eyn moshia el-Adonay veló anam.
Ve'eshjakem ka'afar-aréts ketit-jutsot adikem erka'em.
Vatefalteni merivey amí; tishmereni lerosh goyim am lo-yadati ya'avduni.
Beney nejar yitkajashú-li lishmoa ózen yishame'u li.
Beney nejar yibolú veyachgerú mimisgerotam.
Jay-Adonay uvaruj Tsurí; veyarum Elohey Tsur yish'í.
Ha'El hanotén nekamot li umorid amim takteni.
Umotsi'í me'oyevay umikamay teromemeni me'ish jamasim tatsileni.
Al-ken odeja Adonay bagoyim uleshimjá azamer.
Migdol yeshu'ot malkó ve'oséh jésed limeshijó le-David ulezar'ó ad-olam.



Baruj atáh Adonay, Eloheynu melej ha'olam, tsur kol-ha'olamim, tsadik bekol-jadorot, ha'El jane'eman, ha'omer ve'osej, jamedaber umekayem, shekol-devarav emet vatsedek.
Ne'eman, atah ju Adonay Eloheynu, vene'emanim devareyja, vedavar ejad midvareyja ajor lo-yashuv reykam, ki El melej ne'eman verajaman atah.
Baruj atáh Adonay, ha'El jane'eman bekol-devarav.   -Amen
Rajem al-Tsiyon, ki ji beyt jayeynu, vel'aluvat nefesh toshia bimjeraj veyameynu.
Baruj atáh Adonay, mesame'aj Tsiyon bevaneyj.
Samejenu, Adonay Eloheynu, be'Eliyahu janavi avdeja, uvmaljut beyt David meshijeja. Bimjeraj yavo veyagel libenu,
al kis'o lo yeshev zar, velo yinjalu od ajerim et kevodo, ki veshem kodsheja nishbata lo, shelo yicbej nero le'olam va'ed.
Baruj atáh Adonay, magén David.

 

EN ESPAÑOL 

Shemot - Exodo-  Cap. 13: 17  al  15:26

 

¡Bendecid al Eterno, el Bendito!

Bendito es el Eterno, el Bendito para siempre.

Bendito seas Tu, oh Eterno nuestro Dios, Rey del universo que nos elegiste entre todos los pueblos y nos diste Tu Toráh, Bendito seas, oh Eterno, que nos concediste la Toráh.
 

Bendito seas, oh Eterno, que nos concediste la Toráh. AMEN  
 

 


Y sucedió que cuando el Faraón hubo enviado al pueblo, no los guió Dios por el camino de la tierra de los filisteos, aunque era el más próximo,  pues dijo Dios: No sea que se arrepienta el pueblo al ver la guerra y se vuelva a Egipto.
E hizo Dios que el pueblo diese vuelta por el camino del desierto hacia el mar Rojo. Y los hijos de Israel subieron armados de la tierra de Egipto.
Y tomo Moisés consigo los huesos de José, el cual había juramentado rigurosamente a los hijos de Israel diciendo: "Ciertamente os visitará Dios y haréis subir mis huesos de aquí con vosotros".
Y partieron de Sucot y acamparon en Etam, al extremo del desierto.
Y el Eterno iba al frente de ellos, de día en una columna de nube para guiarlos en el camino, y de noche en una columna de fuego para alumbrarles, a fin de que anduviesen de día y de noche.
No se apartaba la columna de nube de día, ni la columna de fuego de noche, delante del pueblo.
Y habló el Eterno a Moisés, diciendo:
Habla a los hijos de Israel para que vuelvan y acampen delante de Pi Hajirot, entre Migdol y el mar, enfrente de Baal Tzefón; frente a él acamparéis, junto al mar,
para que el Faraón diga de los hijos de Israel: Están descarriados en el país, los tiene encerrados "el desierto.
Y Yo endureceré el corazón del Faraón de manera que los persiga, y seré honrado por medio del Faraón y de todo su ejército; y sabrán los egipcios que Yo soy el Eterno. Y ellos lo hicieron así.
Y fue dado aviso al rey de Egipto de que había huído el pueblo, y se mudó el corazón del Faraón y de sus siervos acerca del pueblo, de modo que dijeron: ¿Qué es esto que hemos hecho, dejando ir a Israel para que dejase de servirnos?
Y unció el Faraón su carro y tomó consigo a su pueblo.
Tomó también seiscientos carros escogidos, y todos los carros de Egipto, con capitanes sobre todos ellos.
Y el Eterno endureció el corazón del Faraón, rey de Egipto, de modo que persiguió a los, hijos de Israel; y los hijos de Israel salieron osadamente.

Y los egipcios los persiguieron y los alcanzaron acampados junto al mar, cerca de Pi Hajirot frente a Baal Tzefón, con todos los caballos y carros del Faraón, y sus jinetes, y su ejército.
Y el Faraón se acercó; y alzaron los hijos de Israel sus ojos y he aquí que los egipcios venían marchando tras ellos. Y temieron mucho, y clamaron los hijos de Israel al Eterno.
Y dijeron a Moisés: ¿Acaso por no haber sepulturas en Egipto nos trajiste acá para morir en el desierto? ¿Que has hecho de nosotros sacándonos de Egipto?
Ciertamente esto es lo que te hablamos en Egipto diciendo: Déjanos para que sirvamos a los egipcios. Porque mejor es para nosotros servir a los egipcios que morir en el desierto.
Y dijo Moisés al pueblo: No temáis, permaneced firmes y ved la salvación que el Eterno obrará para vosotros hoy; porque los egipcios que hoy habéis visto, nunca más los volveréis a ver.
El eterno peleará por vosotros y vosotros guardaréis silencio.

Y dijo el Eterno a Moisés: ¿Por qué clamas  a Mí? ¡Habla a los hijos de Israel y que marchen!  
Mas tu, alza tu vara y extiende tu mano sobre el mar y hiéndelo, para que vayan los hijos de Israel por en medio del mar, en seco.
Y Yo, he aquí que endureceré el corazón de los egipcios para que entren atrás de ellos, y seré glorificado por medio del Faraón y de todo su ejército, y de sus carros y de sus jinetes.
Y sabrán los egipcios que Yo soy el Eterno al ser glorificado por medio del Faraón, sus carros y sus jinetes.
Y el ángel del Eterno que iba delante de las huestes de Israel, se apartó de allí y se fue tras ellos; se apartó también la columna de nube delante de ellos, y se puso detrás de ellos.
De manera que se colocó entre el campamento de los egipcios y el campamento de Israel; y era nube y tinieblas (para los egipcios), mas alumbraba (la columna de fuego para Israel) de noche; de modo que no se acercaron los unos a los otros en toda la noche.
Y extendió Moisés su mano sobre el mar y empujó el Eterno al mar, con un fuerte viento oriental, toda aquella noche, y convirtió el mar en tierra seca, y fueron hendidas las aguas.
Y entraron los hijos de Israel por en medio dio del mar, en seco, y las aguas eran para ellos como una muralla a su derecha y a su izquierda.
Y siguieron los egipcios a su alcance, y entraron tras ellos todos los caballos del Faraón, sus carros y sus jinetes, hasta en medio del mar.
Mas aconteció a la vigilia  de la mañana, que dirigió el Eterno una mirada hacia el ejercito de los egipcios, por medio de las columnas de fuego y de nube, y confundió al ejército de los egipcios.
Y quitó las ruedas de sus carros, de manera que los hizo avanzar con dificultad. Entonces dijeron los egipcios: ¡Huyamos de la presencia de Israel, porque el Eterno pelea por ellos contra los egipcios!

Y dijo el Eterno a Moisés: Extiende tu mano sobre el mar para que vuelvan las aguas sobre los egipcios, sobre sus carros y sobre sus jinetes.
Y extendió Moisés su mano sobre el mar, y al romper la mañana se volvió el mar a su estado de fuerza; y los egipcios huyeron hacia el otro lado del mar), y así envolvió el Eterno a los egipcios en medio del mar.
Y volvieron las aguas y cubrieron los carros y los jinetes de todo el ejército del Faraón que habían entrado tras ellos en el mar; de modo que no quedó de ellos ni siquiera uno.
Mas los hijos de Israel anduvieron en seco por medio del mar, teniendo las aguas por muro a su derecha y a su izquierda.
Y salvó el Eterno en aquel día a Israel de mano de los egipcios; y vio Israel a los egipcios muertos sobre la orilla del mar.
Y vio Israel el gran poder que ejerció el Eterno contra los egipcios, y temió el pueblo al Eterno, y creyeron en el Eterno y en Moisés, su siervo.
Entonces cantaron Moisés y los hijos de Israel este cántico al Eterno, y dijeron así: ¡Cantaré al Eterno, porque se ha ensalzado grandemente! ¡Al caballo y a su jinete ha arrojado en la mar!
Mi fuerza y mi canción es el Eterno. El fue mi salvación y yo le haré una morada. El es el Dios de mi padre y le ensalzaré.
El Eterno es varón de guerra. ¡Eterno es su nombre!
Los carros del Faraón y su ejército El ha arrojado en la mar; y sus capitanes más escogidos fueron hundidos en el mar Rojo.
Los abismos los cubrieron; descendieron a las profundidades como una piedra.
Tu diestra, oh Eterno, es poderosa en fuerza; tu diestra, oh Eterno, quebranta al enemigo.
Y en la grandeza de tu majestad derribas a los que se levantan contra Ti; envías tu ira que los consume como rastrojo.
Y con el soplo de las ventanas de tu nariz se amontonaron las aguas, se alzaron las corrientes como en montón; se cuajaron los abismos en el corazón del mar.
Dijo el enemigo: ¡Perseguiré, alcanzaré, repartiré, se henchirá de ellos mi alma. ¡Desenvainaré mi espada, mi poder los debilitará!
Mas Tú soplaste con tu viento y los cubrió el mar. ¡Se hundieron como plomo en las poderosas aguas!
¿Quién como Tú entre los fuertes, oh Eterno? ¿Quién como Tú, fuerte en santidad, reverenciado en alabanzas, hacedor de maravillas?
¡Extendiste tu diestra y los tragó la tierra!
Guiaste con tu merced al pueblo al cual redimiste; lo condujiste con tu poder a tu santa morada.
Oyeron los pueblos y se estremecieron. ¡Congoja se apoderó de los habitantes de Filistea!
Entonces fueron turbados los caudillos de Edom; los poderosos de Moav, estremecimiento se apoderó de ellos; se derritieron todos los moradores de Canaán.
Cayeron sobre ellos miedo y pavor. Por la grandeza de tu brazo enmudecieron como una piedra, hasta que pasó tu pueblo, oh Eterno, hasta que pasó el pueblo que Tú mimaste.
Los traerás y los plantarás en el monte de tu herencia, lugar que preparaste para tu misma habitación, oh Eterno; en el santuario, Eterno, que establecieron tus manos.
¡Eterno reinará para siempre y siempre!
Cuando los caballos del Faraón y sus carros y sus jinetes entraron en el mar, el Eterno hizo volver sobre ellos las aguas del mar; pero los hijos de Israel anduvieron en seco por en medio dio del mar.
Y Miriam la profetisa, hermana de Aarón, tomó un pandero en su mano, y salieron todas las mujeres tras ella, con panderos y con danzas.
Y Miriam respondió al canto de ellas: ¡Cantad al Eterno porque se ha ensalzado grandemente! ¡Al caballo y a su jinete arrojó en la mar!
Y Moisés condujo a los hijos de Israel del mar Rojo, y salieron al desierto de Shur; y anduvieron tres días en el desierto y no encontraron agua.
Y llegaron a Mará; mas no pudieron beber agua de Mará, porque era amarga; por tanto le pusieron el nombre de Mará.
Y se quejó el pueblo contra Moisés diciendo: ¿Qué beberemos?
Y él clamó al Eterno, y le mostró el Eterno un árbol y lo arrojó a las aguas, y las aguas se endulzaron. Allí impuso (Dios al pueblo) estatutos y juicios, y allí lo probó.
Y El dijo: Si oyeres atentamente la voz del Eterno, tu Dios, e hicieres lo que es recto a sus ojos, y prestares oídos a sus mandamientos, y guardares todos sus estatutos, entonces no enviaré sobre ti ninguna enfermedad de las que envié, sobre los egipcios

 

Bendito seas Tu oh Eterno nuestro Dios, Rey del Universo que nos diste (Tu Torah), la Toráh de la Verdad, e implantaste en nosotros la Vida Eterna.

Bendito seas, oh Eterno, que nos concediste la Toráh. (TODOS DICEN AMEN)

 

LECTURA DE LA HAFTARÁ  

2 Shemuel 22:1 al 51

 

Bendito seas Tú, Eterno Dios nuestro y Rey del Universo, que escogiste buenos profetas y te complaciste en sus palabras, que fueron enunciadas con verdad.  
 

Bendito seas Tú, Eterno, que escogiste la Torah, a Moisés Tu siervo, a Tu pueblo Israel y a profetas de la verdad y y de la rectitud.

 

 

 

 
 
Y habló David al Eterno las palabras de este cántico, el día en que el Eterno le libró de la mano de todos sus enemigos y de la mano de Saúl.
Y dijo: El Eterno es mi Peña, y mi Fortaleza y mi Libertador.
Es el Dios de mi roca, en la cual me abrigo; mi escudo y la ayuda de mi salvación, mi fortaleza y mi refugio; mi Salvador que me libras de la gente violenta.
Cuando con loores invoco al Eterno, soy salvado de mis enemigos.
Porque me cercaron ondas de muerte, y arroyos de gente impía me atemorizaron.
Me rodearon los dolores del infierno, y se adelantaron hacia mí lazos de muerte.
En mi angustia invoqué al Eterno y clamé a mi Dios; y El oyó mi voz desde su Templo, llegó mi clamor a sus oído
Entonces la tierra se removió y tembló; los fundamentos de los cielos se estremecieron y se removieron cuando El se airó.
En su ira, como si subiese humo de sus narices, la palabra de su boca devoraba con fuego (a los malos); de El salían brasas contra ellos.
Y extendió los cielos y bajó, y había oscuridad debajo de sus pies.
Subió sobre un querubín y voló como si viniese sobre las alas del viento.
Hizo de las tinieblas pabellón alrededor de sí, oscuridad que proviene de agolpamiento de aguas de las nubes de los cielos.
Del resplandor de su presencia se encendieron brasas de fuego.
Dios tronó desde los cielos, y el Altísimo levantó su voz.
Arrojó saetas y disipó (a los enemigos); envió rayos y los conturbó.
Entonces aparecieron los manantiales del mar, y los fundamentos del mundo fueron descubiertos ante la reprensión del Eterno, por la fuerza del soplo de sus narices.
Enviará de lo alto su ayuda y me librará de las aguas abundantes.
Me librará del enemigo fuerte, de aquéllos que me aborrecían, los cuales eran más poderosos que yo.
Se apresuraron a venir sobre mí en el día de mi calamidad, mas el Eterno me sirvió de apoyo.
Me sacó a un lugar espacioso, me libró porque se complació en mí.
El Eterno me retribuyó conforme a mi justicia, y conforme a la pureza de mis manos, me devolvió
Porque yo guardé los caminos del Eterno, y no obré impíamente apartándome de mi Dios.
Porque todos sus juicios están presentes ante mí; y atento a sus estatutos, no me retiraré de ellos.
Y fui íntegro para con El y me guardé de mi iniquidad.
Por eso me retribuyó el Eterno conforme a mi justicia, y conforme a mi pureza ante sus ojos.
Con el bueno eres benigno, y con el hombre fuerte e íntegro te muestras íntegro;
puro eres para con el puro, mas con el perverso rígido te muestras.
Y tú salvas al pueblo humilde, mas con una mirada de tus ojos abates a los altivos.
Porque Tú eres mi lámpara, oh Eterno, el Eterno iluminará mis tinieblas.
Pues con tu auxilio puedo atacar ejércitos, y con el auxilio de mi Dios saltar puedo murallas.
El camino de Dios es perfecto; la palabra del Eterno es como plata purificada, escudo es para todos los que en El se refugian.
Porque ¿quién es Dios sino el Eterno? Y ¿quién es roca (fuerte) sino nuestro Dios?
Dios es el que me robustece dándome fuerza, y el que me hace saltar obstáculos para tornar perfecto mi camino;
el que hace que mis pies se igualen a los de las gacelas y el que me asienta sobre mis alturas (grandezas);
el que instruye a mis manos para la pelea, de modo que mis brazos puedan tensar un arco de cobre.
Tú me diste asimismo el escudo de tu salvación, y tu condescendencia me ha engrandecido.
Tú ensanchaste mis pasos debajo de mí para que no resbalasen mis talones.
Perseguiré a mis enemigos y los quebrantaré, y no volveré hasta que los acabe.
Los consumiré, y los heriré de modo que no se puedan levantar, y caerán bajo mis pies.
Me ceñiste de fortaleza para la batalla, e hiciste caer de rodillas debajo de mí a los que contra mí se levantaron.
Hiciste que mis enemigos huyesen y me volvieran la cerviz; aún así los alcancé y los destruí.
Miraron en torno y no hubo quien los librase; miraron hacia Dios, mas El no respondió.
Entonces los molí como el polvo de la tierra; los desmenucé como al lodo de las plazas y los pisoteé.
Tú me libraste de los que contendían conmigo de entre mi pueblo; Tú me guardaste para que fuese cabeza de gentes; un pueblo que no conocía, me sirvió.
Los extraños, de miedo me mentían, por lo que supieron de mí me obedecían.
Los extraños desfallecían, y cojeaban por el peso del sufrimiento al haber sido apresados.
Ciertamente el Eterno existe y existirá para siempre, y bendita será mi roca; exaltado sea Dios, la roca de mi salvación;
el Dios que me ha vengado, que sujeta a los pueblos debajo de mí;
y me saca (libra) de entre mis enemigos; Tú me exaltas sobre los que se levantan contra mí, Tú me libras del hombre que comete violencias.
Por tanto, yo te daré gracias entre las naciones, oh Eterno, y entonaré loores a tu nombre.
El da grandes salvaciones al rey de su pueblo y usa de merced para con su ungido, con David, y su descendencia, para siempre.

 

Bendito seas Tú, Eterno, Dios nuestro y Rey del Universo, fuerte de todos los mundos, justo en todas las generaciones; Dios fiel, que dice y obra, que promete y cumple, cuyas palabras son verdad y justicia.

Fiel eres Tú, Eterno, Dios nuestro, y tus promesas son merecedoras de fe; ninguna de Tus palabras dejará de cumplirse, porque Tú eres Dios y Rey fiel (y piadoso).
 

Bendito seas Tú, Eterno, Dios fiel en todas tus palabras. -Amen
 

Ten piedad de Sión, pues es el hogar de nuestra vida, y salva a esa ciudad afligida de espíritu, pronto y en nuestros días.
 

Bendito seas Tú, Eterno, que alegras a Sión en sus hijos.
 

Alégranos, oh Eterno, Dios nuestro, con la llegada de Elías, tu profeta y servidor, y con el reinado de David tu ungido. Llegue pronto su advenimiento y haga regocijar nuestros corazones.
 

No permitas que extraños se sienten en su trono, ni que otros hereden de su gloria, pues por tu santo nombre le juraste que su luz jamás se extinguirá.
 

Bendito seas Tú, Eterno, Escudo de David.
 

 

NOTAS EXPLICATORIAS:

Resúmem de la Parashá

Por el Rabino Pinjas Kasnett
La raíz del significado simbólico de las mitzvot de Pesaj, y de hecho, de todas las mitzvot de la Torá, radica en el hecho de que es el deber de todos los individuos temerosos de Dios de tratar de utilizar su tiempo sabiamente para hacer lo que es bueno y derecho. Todo el mundo debe entender que las siete décadas de la vida del individuo promedio son análogas a los siete días de la creación. Al igual que Dios estaba comprometido durante los primeros seis días de actividad creativa, el hombre también debe utilizar las primeras seis décadas de su vida para la interacción creativa y productiva con el mundo. Al igual que Dios "descansó" en el séptimo día, así también el hombre debe retirarse de búsquedas materiales y conectarse  más alto con la búsqueda espiritual en la última década de su vida.

La extracción de Dios del pueblo judío de Egipto es comparable con el parto. Del mismo modo que el feto emerge de la oscuridad de la matriz a la luz del mundo a costa de los severos dolores de parto, también el pueblo judío tuvio que sufrir las tribulaciones de servidumbre antes de emerger como pueblo elegido de Dios. Esta emergencia se llevó a cabo en la primavera, por lo mismo que hay cuatro estaciones en el mundo natural, hay cuatro etapas en la vida de un hombre; nuestra primavera es una época de emergencia, el crecimiento y la maduración hasta la adultez temprana, cuando el conocimiento, la sabiduría y la comprensión brotan sucesivamente.

Por desgracia, esta maduración es paralela a la aparición de nuestros deseos físicos y materiales. La prohibición de comer alimentos con levadura (jametz) simboliza nuestro requisito a tomar distancia de estas tentaciones materiales.


Por esta razón, cuando traemos una ofrenda de sacrificio a Dios no podemos añadir levadura o miel, ya que la levadura representa sucumbir a la tentación física excesiva y la miel representa la dulzura y el placer que le sigue.


Uno no es castigado por haber cedido a la tentación física negativa hasta la edad de 13, o el comienzo de los catorce años. Esto está simbolizado por la prohibición total contra el consumo, la posesión, o que obtengan ningún beneficio de la fermentación que comienza a los catorce días del mes de Nissan.


La Mishná nos dice que estamos en busca de comida con levadura en el catorce de Nissan con la luz de una vela, que representa el alma de la humanidad, como el verso en Proverbios (20, 27) dice: "El alma de un hombre es la vela de Dios. "es nuestro deber utilizar esta vela para buscar y eliminar este levadura que simboliza nuestras acciones y motivaciones negativas.


Sin embargo, la llama no puede ser tan fuerte como para dañar o quemar nuestras casas, ni demasiado débil, que nos impediría encontrar la levadura en el primer lugar. Nuestro trabajo consiste en controlar nuestra relación con el mundo físico, de no retirarse de él o destruirlo. Al mismo tiempo, debemos ser capaces de reconocer nuestros errores y corregirlos. La mitzvá es abstenerse de comer levadura para la totalidad de los siete días de la fiesta, símbolo de nuestra obligación de controlar nuestra existencia física para toda la vida útil de siete décadas. No es casualidad que el número siete aparece en lo que se refiere a una amplia variedad de mitzvot: siete días de celebración de la boda, los siete días de impureza ritual, los siete días de duelo, el ciclo agrícola de siete años, y otros también.

En el primer y último día de Pesaj, melajá, o actividad creativa, está prohibido. El primer día representa el comienzo de la vida de uno, antes de que él sea capaz de una interacción creativa con el mundo, y el último día representa la última década de la vida de uno, cuando uno tiende a retirarse del mundo material y se centran en el cumplimiento de uno de los objetivos espirituales. Sin embargo, las décadas centrales, como en los días centrales de las fiestas, nos conectan de forma activa con el mundo material, y la abstención de levadura nos recuerda de cuidar para gestionar nuestra relación con el mundo físico correctamente.

La matzá que comemos tiene que ser completamente pura y libre de cualquier rastro de levadura. Por otra parte, debemos evitar la harina de cualquier contacto con la humedad que podría resultar en levadura desde el momento en que el trigo se muele. Esto simboliza que el hombre debe proteger a su esencia espiritual desde el momento en que empieza a rodearse de la "rutina diaria" de los asuntos del mundo y la búsqueda de su sustento diario. También se nos manda a comer la matzá con hierbas amargas con el fin de simbolizar que por el bien de nuestra esencia espiritual es posible que tengamos que soportar una medida de la amargura y el dolor en nuestra existencia física.

El sacrificio de Pesaj también representa el triunfo de la esencia espiritual del hombre sobre la física, como comer por la noche, lo que simboliza la muerte, alude a la liberación del alma del cuerpo. Comiendo con un grupo alude a los grupos de amigos y familiares que vienen a llorar a los difuntos. Por último, sólo se puede comer asado, ya que el aroma de la carne asada se dispersa rápidamente, que alude a la naturaleza transitoria de la existencia física.


Lo que es claramente evidente es que el día de fiesta de Pesaj hace alusión a la creación del hombre, su vida útil, la conquista de su inclinación al mal, el dolor asociado con su existencia física y el eventual cumplimiento de su meta de conexión espiritual con Dios.


Esta es la razón por qué la fiesta se describe que se aplica a todas las generaciones.

Se nos enseña en el Talmud que todo el mundo en el Seder de Pesaj debe verse a sí mismo como si fuera en realidad parte de la salida de Egipto. Esto significa mucho más que imaginarse a sí mismo a estar presentes en un evento histórico. Más bien, es la raíz de todos los días festivos y las mitzvot de la Torá, ya que este requerimiento se refiere a las luchas y obligaciones durante todo el ciclo de vida de un individuo.

Después de Pesaj nos manda a contar siete semanas, culminando con la entrega de la Torá en el día de fiesta de Shavuot. Esta es otra referencia a las siete décadas de la vida del hombre, todos los cuales deben estar orientados hacia la consecución de la perfección espiritual que experimentó la nación en la entrega de la Torá en el Monte Sinaí. Era lógico que Dios arregló esto cuando los Judios arrojaron los grilletes de la idolatría egipcia y estaban por lo tanto preparados para recibir la verdad de la Torá en el Sinaí.

 

Comentarios a la Parashá

13:17
Vayehi beshalaj Par'oh et-ha'am velo-najam Elohim derej erets Plishtim ki karov hu ki amar Elohim pen-yinajem ha'am bir'otam miljamah veshavu Mitsraymah.

Y sucedió que cuando el Faraón hubo enviado al pueblo, no los guió Dios por el camino de la tierra de los filisteos, aunque era el más próximo,  pues dijo Dios: No sea que se arrepienta el pueblo al ver la guerra y se vuelva a Egipto.

 Aunque era el mas próximo
   Por el camino de la Filistea los israelitas podían llegar a Canaán, caminando normalmente, en once días, pero viendo Dios que no estaban preparados para constituir un pueblo bien disciplinado, con sus leyes y estatutos, les guió por un camino opuesto, a fin de entrenarles espiritualmente antes de ocupar la Tierra Prometida.

 

13:19
Vayikaj Moshe et-atsmot Yosef imo ki hashbea hishbia et-beney Yisra'el lemor pakod yifkod Elohim etjem veha'alitem et-atsmotay mizeh itjem.
Y tomo Moisés consigo los huesos de José, el cual había juramentado rigurosamente a los hijos de Israel diciendo: "Ciertamente os visitará Dios y haréis subir mis huesos de aquí con vosotros".


Los Huesos de José
   Al salir de Egipto Moisés, en lugar de ocuparse de sus propias necesidades, se preocupó de llevar consigo los huesos de José. Cumplir las últimas voluntades del que muere es en el judaísmo uno de los más piadosos deberes humanos.

Haréis subir de aquí mis huesos con vosotros
  El Midrash (Yalcut 227) cuenta cómo pudo Moisés descubrir el lugar donde estaban los restos de José. Séraj, hija de Asher (ver Génesis 46, 17), había sobrevivido a la generación de José. Esta contó a Moisés que los egipcios habían tirado el ataúd de José al lado del Nilo, para que las aguas fueran benditas. Moisés fue entonces a la orilla del Nilo y llamó: ¡José! ¡La hora de la liberación llegó ya! Queremos cumplir el juramento que hiciste a nuestros padres, el de llevar tus huesos con nosotros. ¡No hagas por tu causa demorar nuestra redención! De repente, ¡oh milagro!, el ataúd de José emergió a la superficie. Y así tomó Moisés los huesos de José con él (verso 19).

 

14:14
Adonay yilajem lajem ve'atem tajarishun.
El eterno peleará por vosotros y vosotros guardaréis silencio.

Vosotros guardaréis silencio
   Estas palabras quieren decir también: Dios os dará pan, pero vosotros deberéis primero arar la tierra.

 

14:15
Vayomer Adonay el-Moshe mah-tits'ak elay daber el-beney-Yisra'el veyisa'u.

Y dijo el Eterno a Moisés: ¿Por qué clamas  a Mí? ¡Habla a los hijos de Israel y que marchen!  

Por qué clamas a Mi
  El Midrash cuenta que cuando los hebreos se enfrentaban a esta situación desesperada, el mar Rojo ante ellos y a sus espaldas los egipcios despiadados, Moisés invocó la protección de Dios, pero el Todopoderoso le respondió: ¿Cómo? ¿Mis hijos están en situación angustiosa y tú oras? Existen circunstancias para orar y otras para obrar. Di a los hijos de Israel que marchen y el milagro se realizará. Durante dos mil años -podemos decir- Dios no contestó las infinitas plegarias del pueblo judío en lo que respecta al retorno a la Tierra Santa, hasta que éste se decidió a poner de lleno manos a la obra para la conquista del país que le pertenece.

Que marchen
  La Voz Divina dice siempre a Israel: ¡Marchad! Ya sea que se encuentre ante vosotros el mar Rojo, las persecuciones antiguas o la intolerancia moderna, marchad, proseguid, avanzad siempre hacia adelante. No miréis hacia atrás, donde yacen en ruinas los pueblos que os persiguieron, sino mirad hacia adelante, donde se abren en toda su grandeza los magníficos horizontes del futuro de la humanidad. ¡Marchad! Las olas del mar no apagarán el vigor de vuestra existencia; los ríos de vuestra sangre derramada por los tiranos no destruirán vuestro nombre y vuestra gloria. ¡Marchad! Estáis por encima de los elementos, del tiempo y del espacio. Avancad siempre y no retrocedáis.

 

14:24
Vayehi be'ashmoret haboker vayashkef Adonay el-majaneh Mitsrayim be'amud esh ve'anan vayahom et majaneh Mitsrayim.
Mas aconteció a la vigilia  de la mañana, que dirigió el Eterno una mirada hacia el ejercito de los egipcios, por medio de las columnas de fuego y de nube, y confundió al ejército de los egipcios.

La vigilia de la mañana
   La noche se divide en tres partes llamadas ashmurot (vigilias), y ésta es la tercera.

 

15:1
Az yashir-Moshe uveney Yisra'el et-hashirah hazot l'Adonay vayomeru lemor ashirah l'Adonay ki-ga'oh ga'ah sus verojevo ramah vayam.
Entonces cantaron Moisés y los hijos de Israel este cántico al Eterno, y dijeron así: ¡Cantaré al Eterno, porque se ha ensalzado grandemente! ¡Al caballo y a su jinete ha arrojado en la mar!

Este cántico
  Este cántico de Moisés es el documento poético más antiguo de la literatura hebrea. Está animado por una auténtica emoción que expresa la alegría de la salvación, la fe y confianza en Dios. Moisés supo expresar con palabras llenas de entusiasmo, todo lo que sintió su alma por el maravilloso acontecimiento. En materia de poesía, los hebreos no usaban la versificación. El historiador Flavio Josefo escnbe a este propósito que el canto de Moisés, así como su bendición a las doce tribus, escrita al final del Pentateuco (Deuteronomio capítulo 33), fueron compuestos en forma examétrica. En cuanto al rey David, hizo algunos de sus salmos en trímetros y otros en pentámetros.El cántico de Moisés encierra una belleza insuperable, y su traducción a cualquier idioma hace que pierda gran parte de su majestuosidad y disminuya el magno sentido de sus palabras.

 

15:10
Nashafta verujaja kisamo yam tsalelu ka'oferet bemayim adirim.
Mas Tú soplaste con tu viento y los cubrió el mar. ¡Se hundieron como plomo en las poderosas aguas!

Se hundieron
   Cuando los egipcios perecían en la furia del mar, quisieron los ángeles entonar sus cánticos para exaltar la grandeza del Todopoderoso; pero Dios no se lo permitió diciendo: ¿Las obras de mis manos (seres humanos) se ahogan en el mar y vosotros eleváis para Mí cánticos? (Talmud Sanhedrin 39:). Estas palabras enseñan que no está permitido alegrarse con la derrota de los enemigos, sobretodo cuando sufren o perecen.La persona se alegra generalmente cuando ve la justicia triunfar, pero Dios nos muestra que no es la muerte del malvado lo que El desea, sino su retorno al buencamino, para que viva. "¿Quiero Yo la muerte del malvado? Lo que quiero es que se aparte de sus caminos y viva" (Ezequiel 18, 23).Samuel el pequeño decía: "No te regocijes cuando cae tu enemigo, y en suinfelicidad tu corazón no se alegre, pues Dios podría ver mal esto y hacer volver hacia ti su cólera (Avot 4, 19)).

 

 

 

Comentarios a la Haftará


 

La Haftará es el canto de gratitud de David a Hashem por una vida de benevolencia y salvación, tiempo durante el cual Dios lo salvó de tantas tribulaciones y conspiraciones en su contra. De esta manera, se ve como un buen complemento para la lectura de la Torá que nos relata el cántico de agradecimiento de Moisés y su pueblo por haberlos salvado del faraón y las huestes egipcias.

 


Canciones que cantamos en la mesa de Shabat

Tzur Mishelo Ajalnu
"La Roca, de cuya comida comimos..."

ibané ha Mikdrash, Ir Tzion temalé, ve sham nashir shir jadash
"Que se reconstruya el Santuario, se llene la Ciudad de Sión y allí cantaremos una nueva canción"

El Midrash señala la conexión que existe entre la reconstrucción de Jerusalén y las canciones de alabanza que Israel le canta a su Dios. En Tehilim 147, que se dice todas las mañanas, citamos al Rey David, quien dice: "Es bueno cantarle a nuestro señor... Hashem construye Jerusalén y reúne a los dispersos de Israel". Jerusalén, concluye el Midrash, será reconstruida recién cuando Le cantemos alabanzas y zemirot a Hashem.

En esta frase también está contenida la idea de que cuando tenga lugar la redención final, ninguna de las antiguas canciones será adecuada para expresar nuestra dicha y habrá de componerse "una nueva canción".

Hoy, al entonar zemirot, estamos ensayando para cuando cantemos la "nueva canción" que habrá de anticipar la reconstrucción del Beit ha Mikdash, muy pronto en nuestros días.

 

PROMESAS DE HASHEM
 

Malají

3:5


Vekaravti aleyJem lamishpat vehayiti ed memaher bameJashfim uvamena'afim uvanishba'im lashaker uveshkey sJar-saJir almanah vayatom umatey-ger velo yere'uni amar Adonay Tseva'ot.
Y Yo me acercaré a vosotros para juicio; y seré un testigo veloz contra los hechiceros, y contra los adúlteros, y contra los que juran en falso, y contra los que defraudan al jornalero de su salario, y oprimen a, la viuda y al huérfano, y desvían el derecho del extranjero, y no me temen a Mí, dice el Eterno de las huestes.

 


Escrito y Recopilado por: Rabino Yaakov Asher Sinclair de la Organización Ohr Somayach de Israel y Monsey

Editado por el Moréh Eliyahu BaYona, Director de Shalom Haverim, Monsey, New York.

 

 

 

 

   

 


 

 
   
       
       
       
       
   
 

 

Correos: eliyahubayonah@gmail.com

Copy Rights © Shalom Haverim Org - Monsey 10952, New York