JAG HANUKA SAMEAG  - FELICES FIESTAS DE HANUKA

 
Por: Lic.  Eliyahu BaYonah Ben Yossef

Comienza hoy domingo por la tarde al caer el sol la esperada Fiesta de Januká que se extenderá durante los proximos ocho dias. Iniciamos prendiendo dos velitas en nuestra "Hanukiah" o menora de nueve candelitas. Una velita llamada Shamash y la otra del primer dia y asi hasta el octavo dia. Un total de 44 velitas se prenderán durante esta Fiesta.

Es la temporada donde padres se complacen en brindarle a sus hijos especialmente y a sus esposas los mejores regalos y presentes que hayan seleccionado previamente. Cada dia de Januka se supone que los hijos recibirán un regalo y asi mismo la esposa. Los ahorros en el Banco deben estar preparados para este momento. Las comidas durante estos ocho dias deben destacarse por su elaboración con "aceite" ya que fué el milagro que Hashem Adonai permitió que sucediera.

DEJANDO EL SINCRETISMO RELIGIOSO

VOLVIENDO A LAS RAICES DE NUESTRA FE

Esta temporada de Januka es propicia para llamar la atención de todos aquellos que creen que le estan sirviendo al D-os de Israel, pero que con sus actos lo niegan. Y me refiero, tanto a cristianos catolicos, protestantes o evangelicos, como a los hoy llamados "mesianicos' que han decidido cambiar sus anteriores congregaciones evangelicas y les han colocado un llamativo nombre hebreo y asi no más se lanzan a captar "nuevos creyentes" sin dejar de hacer sus viejas costumbres mezcladas de paganismo e idolatria.

El tiempo que hoy estamos viviendo se asimila mucho al periodo de helenización que vivian en los tiempos de los Macabeos. La belleza fisica es lo mas importante y el culto al Eterno queda en segundo plano. Y si se le va a servir al Eterno, entonces tiene que ser con un poquito de aquí y otro poquito de allá y una porción más de acuyá.

En pocas palabras, el Judaismo nada tiene que ver con volverse cristiano. Y si un cristiano quiere Covertirse al Judaismo , entonces debe cumplir con toda la Torah.

Yo como Judio no tengo porqué volverme un "camaleón" para atraer a nadie de cualquiera religión. Si alguien de cualquiera religión quiere volverse a mi religión será entonces porque yo estaré dando ejemplo de ser una "Torah viviente"; de ser "sal para el mundo" y asi sus comidas adquieran el verdadero sabor; de ser una "luz para el mundo", asi como fue la luz de Januka que ha alumbrado por centurias y siempre nos recuerda ese gran milagro de Hashem con su amado pueblo. Yo debo ser una "luz para el mundo", que alumbre con luz propia y no con luz prestada, y tampoco debo convertirme en un portador de luz usando una linterna de mano. 

En pocas palabras, y suena duro decirlo, un verdadero Judio no tiene porqué volverse cristiano, eso seria como el agua y el aceite; y si un cristiano quiere verdaderamente sentirse como parte del Pueblo Escogido de D-os entonces tiene que dejar su cristianismo y asumir su Judeidad con decisión y verdadero amor. Lo dicen las verdaderas Escrituras. Recordemos  verso de nuestro amado profeta Zakarias: "Asi ha dicho El Eterno Sebaot: En aquellos dias acontecerá que diez hombres de las naciones de toda lengua tomarán del tallit (manto de oración de un Judio) a un Judio diciendo: Iremos con vosotros, porque hemos oido que Adonai está con vosotros" (Zak.8.23)

No es el Judio el que correrá al gentil (cristiano), sino el cristiano el que correrá a agarrarse al tallit de un Judio.

O también podriamos recordar las palabras de nuestro respetado profeta Yeshayahu (Isaias) quien nos alerta sobre el culto y adoración que seguirán después de los ultimos dias: "Y de mes en mes (Lunas Nuevas) y de Dia de Reposo en Dia de Reposo (Shabbat), vendrán todos a adorar delante de mi, dijo Adonai". Hashem Adonai NO dijo que vendriamos a adorar de domingo en domingo,  o a celebrar el 25 de diciembre como el nacimiento del Mesias, sino a celebrar la Fiesta de Januka; o a celebrar la Pascua Florida, sino la Pascua Hebrea y para ello es necesario que todos los fieles creyentes Judios y Extranjeros (gentiles) Prosélitos tengan que hacerse la circuncisión o de lo contrario no la podrán celebrar.

Por todo ello, que esta luz de Januka alumbre el camino a cada uno, para que no volvamos a ser destruidos, como lo anunció Hosheah "Mi pueblo fué destruido porque le faltó conocimiento. Por cuanto desechaste el conocimiento, yo te echaré del servicio delante de Mi; y porque olvidaste la Torah de tu D-os, Yo también me olvidaré de tus hijos" (Hosheah 4.6)

No es nada bueno que sabiendo que tenemos la Verdad en nuestras manos hagamos errar en el camino a todos aquellos pequeños que buscan humildemente al D-os de Israel. En Zakarias podemos ver la proporción de Diez por Uno. Pero ay! de aquellos "Asi ha dicho El Eterno acerca de los profetas que desvian a Mi Nación quienes mascan con sus dientes y declaran paz, pero a quienquiera que no les ponga alimento en sus bocas le declaran la guerra contra él" (Micah 3.5)

 

La Época

Judíos vs. Griegos

Los Macabeos

La Victoria


 

Al estudiar la historia de esta fiesta, nos damos cuenta de que Januká no puede ser vista como una antigua versión de la lucha entre Israel y los árabes, cambiando a los árabes por los griegos. Los judíos no pelearon con los griegos por una independencia política. Januká conmemora la lucha por una libertad religiosa.

 

La Época

Después de la muerte de Alejandro Magno (323 a.e.c.), los principales generales macedonios inmediatamente comenzaron a pelearse por el gobierno de diversas partes del imperio y varios de ellos trataron de establecerse como reyes. Se fundaron tres dinastías principales: la de Ptolomeo en Egipto, la de Seleuco en Asia y la de Antígono en Macedonia y Grecia.

La Seléucida, fue una dinastía siria fundada por Seleuco I Nicátor quién gobernó entre el año 303 y el 281 a.e.c. Algunos años más tarde gobernó Antíoco III Megas (entre el año 223 y el 187 a.e.c). Él conquistó la tierra de Israel y la anexó a su imperio. Antíoco IV Epifanes - rey de Siria entre 175 y 164 a.e.c. - intentó helenizar a la tierra de Israel. Para darles una idea de la naturaleza de Antíoco podemos decir que él agregó el título de Epifanes a su nombre porque significaba "D'os hizo manifestación". En otras palabras, Antíoco no sólo pensaba que él era "un regalo de D'os para los hombres", sino que pensaba que él era D'os!

Los griegos eran buenos gobernantes brindando civilización y progreso a todo lugar que conquistaban. La cultura griega se expandió bajo el disfraz de "iluminismo". Ellos eran ecuménicos y tolerantes, y nunca intentaban interferir con el servicio religioso de la población local. Los griegos estaban más que contentos en incluir a todos los dioses posibles dentro de su panteón!

Su única demanda hacia los pueblos conquistados por ellos era la desculturización de sus propias culturas para fusionarlas en una sola cultura junto con la religión y cultura griega.

 

Judíos vs. Griegos

¿Por qué era para los judíos tan difícil mantener y defender la filosofía griega?

La respuesta es clara: Los griegos defendían la supremacía y la primacía del hombre. Status! Deportes! Filosofía! Grecia dominaba el mundo y su actitud era reflejada en cada campo de los talentos del hombre: arte, literatura, música, ciencia, arquitectura, belleza. Aristóteles y Platón cambiaron la visión filosófica - y mediante eso, moldearon a la civilización occidental.

El judío, sin embargo, defendía la supremacía de D'os. La grandeza del hombre es participar en la Creación como un socio de D'os. Su grandeza es mirar a D'os como una autoridad moral más elevada, algo más grandioso que los dictámenes de su propia conciencia moral. Para el judío, el hombre fue creado a imagen de D'os. Para los griegos, D'os es creado a imagen del hombre; ellos eran superhombres que podían comer, beber y complacer en exceso todos sus deseos físicos.

La persecución de los griegos a los judíos no fue nada más ni nada menos que una guerra entre dos culturas. Los griegos estaban decididos a imponer su dominio cultural y convencer a los judíos de la superioridad del pensamiento griego. ¿Su táctica? Prohibir cosas claves de la observancia judía. Los griegos quisieron anular cinco específicas áreas de nuestra religión: el estudio de la Torá, la observancia del Shabat, el berit milá (circuncisión), la santidad del matrimonio y el calendario judío.

 

Los Macabeos

La comunidad judía estaba dividida respecto de ese llamado a la asimilación. Algunos vieron la asimilación como una influencia positiva y modernista y la recibieron bien. En general, hubo una polarización: por un lado estaban los judíos que querían asimilarse (llamados 'helenistas'), y por el otro, la devota comunidad observante.

El problema llegó a su cúspide en una pequeña ciudad llamada Modiín, no lejos de Jerusalem. Los soldados griegos llegaron un día y ordenaron que los judíos sacrifiquen un porcino al dios pagano. Al comienzo, nadie se ofreció, y los judíos se revelaron orgullosamente en contra de sus opresores paganos. Pero luego, un judío helenista se ofreció voluntariamente a hacer este sacrificio.

Furioso por esta atrocidad, un judío llamado Matitiahu, de la familia de los sacerdotes Jasmonaítas, mató al hombre en ese mismo momento y luego a los soldados que estaban allí presentes. Matitiahu y sus cinco hijos se escaparon a unas cuevas cercanas y se convirtieron en el centro de una unidad revolucionaria. Liderados por Matitiahu hijo de Iehudá, estaban preparados para pelear y morir para preservar el judaísmo, luchando contra los griegos no sólo militarmente, sino que también religiosamente.

Notemos que el nombre de la familia de Matitiahu e Iehudá (Jashmonai) puede insinuar mediante sus letras que ellos tenían la fuerza para anular los cinco malvados decretos de los griegos:

Ja - Jumash (el estudio de la Torá)

Sh - Shabat (la observancia del Shabat)

Mo - Milá (la circuncisión)

Na - Nashim (las novias judías)

I - Iaréaj (la luna nueva)

 

La Victoria

Después de tres años de luchas, los judíos capturaron Jerusalem y reinauguraron el Templo. Ellos encontraron sólo un frasco de aceite para encender la menorá, el cual alcanzaba para un solo día, pero el aceite que tendría que haber durado un día, duró ocho. Esto atestiguó que nuestra determinación fue realzada por un poder indescriptible que acompañaba a nuestro esfuerzo con trascendente poder y brillo.

Un año más tarde, en conmemoración del milagro, los Sabios del pueblo de Israel instituyeron la fiesta de Januká en nuestro calendario. Pero, ¿por qué estos días se llaman Januká?

La palabra hebrea janú significa "descansaron" y el valor numérico de las letras kaf y he suma 25 (ya que en hebreo cada letra tiene un valor numérico, la letra kaf, 20 y la he, 5). Esta fiesta se llama Januká pues ellos descansaron (janú) después de mucho tiempo de batallas contra el enemigo, en el día 25 (ka) del mes de Kislev.

Además, esta fiesta se llama Januká, porque en estos días ellos hicieron una reinauguración del Templo de Ierushalaim (janukat habait), que los enemigos habían impurificado.

Januká es un tiempo para que todos los judíos despierten su compromiso con la Torá, así como el pueblo judío lo hizo tiempo atrás. Fue su dedicación a D'os y a la Torá la que los ayudó a recuperar el Templo y reencender las luces de la menorá (candelabro). En este Januká, reencendamos la llama de la Torá en nuestros corazones, y dejemos que la luz de la janukiá (el candelabro de Januká) llene nuestras almas con la luz y la belleza de D'os, nuestro Creador.

Agradecimientos a Aish ha Torah por este articulo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Correos: eliyahubayonah@gmail.com

Copy Rights © Shalom Haverim Org - Monsey 10952, New York

 

COMENTARIOS.- Nuestra sección de comentarios está destinada a respuestas significativas y debates de una manera civilizada. Nosotros pedimos que respeten el hecho de que somos un sitio web judío religioso y eviten un lenguaje inapropiado a toda costa.

Si usted promueve alguna religión, dioses o mesías extranjeros, mentiras sobre Israel,  antisemitismo, o aboga por la  violencia, su permiso para comentar puede ser revocado.

 

 

 

Propellerads

blog comments powered by Disqus