RABBI DAVID LISTER  

Por Rabí David Lister

TRADUCIDO POR ELIYAHU BAYONAH

Lo que dicen los Huesos Secos

 

 


La visión de Ezequiel en el valle de los huesos es una de las más famosas de la Biblia.


La visión del valle de los huesos secos (Ezequiel 37), que leemos en medio de Pesaj, es famosa por su promesa de resurrección y esperanza. Pero la palabra de Dios tiene profundidades y matices. Veamos qué más nos dice la visión de Ezequiel.

El profeta se dirige a los huesos en nombre de Dios, diciéndoles que ellos recibirán Su espíritu y vivirán, y que Dios les proveerá con tendones, carne y piel. En la licitación de Ezequiel, los huesos se contraen en la vida y se unen. Las extremidades esqueléticas ruedan y se reagrupan, los tendones se entrelazan alrededor de ellos, la carne brota y las hojas de la piel se deslizan por los cuerpos. Pero el valle todavía está a la sombra de la muerte. Los cuerpos son enteros, pero permanecen quietos, fríos y quietos.

Así que Dios le dice a Ezequiel que llame al espíritu "de las cuatro direcciones del mundo". El espíritu viene sobre ellos y se levantan como un "ejército muy, muy poderoso". Y, para que no pensemos que este es sólo un grupo extraño que podemos ver y admirar, Dios dirige el mensaje a casa: "¡Hijo de hombre, estos huesos son toda la casa de Israel!"

Mirémonos en el espejo de la profecía de Ezequiel. El prerrequisito para alcanzar la nacionalidad judía cumplida, al parecer, es este espíritu misterioso. Sin ella, somos una nación de cadáveres. Con él, somos una fuerza colosal, imparable. El espíritu no es algo que viene del cielo. A Ezequiel se le dice que lo convoca "de las cuatro direcciones del mundo". La sugerencia podría ser que el espíritu se ha disipado de algún modo de los cuerpos muertos en la visión - desde nosotros - hacia el mundo. Necesitamos recuperarlo. ¿Pero, qué es esto?

El profeta Isaías nos da otra visión del espíritu de Dios: "Que mi espíritu que está sobre vosotros y las palabras que he puesto en vuestra boca, nunca se aparten de vuestra boca y de la boca de vuestra descendencia" (59: 21). El espíritu de Dios está de alguna manera aliado a Su palabra. Podemos quizás entender esto más profundamente recordando que la palabra hebrea para el espíritu, Ruaj, también significa viento. Un espíritu es algo que se mueve como el viento, y, si lo permitimos, puede llevarnos en alto. La profecía de Isaías nos recuerda que nunca debemos abandonar la palabra de Dios y dejarnos llevar por ella.

Esto nos permite comprender mejor la visión del espíritu que converge en los huesos. Ezequiel tiene una visión del pueblo judío hecho físicamente completo, tal vez incluso establecido en su patria con todos los adornos de la estadidad, pero carente de un espíritu porque ese espíritu ha viajado a los cuatro rincones del mundo y no está dentro de nosotros. Y en esto, Ezequiel habla a nuestra generación de una manera agresiva.

Para estar seguro, dice Ezequiel, el pueblo judío ha extendido el espíritu de Dios por todas partes. Somos bendecidos con muchos grupos dedicados y valientes y los individuos que se han tomado en sí mismos para difundir y divulgar el espíritu judío, creando un viento de cambio en el mundo. Tenemos grupos judíos que abordan el racismo, la falta de vivienda, el cambio climático, la pobreza, los prejuicios religiosos, la injusticia. Hemos tomado el poder motriz del judaísmo y lo hemos extendido en el mundo.

Estos son logros maravillosos. El alcance de los judíos era impensable hace 300 años, cuando nuestros antepasados ​​estaban muy presionados para alimentar y vestir a sus familias, y las paredes del ghetto proyectaban largas sombras sobre nosotros. Estas personas han demostrado que, a pesar de siglos de experiencias deshumanizantes, todavía podemos ejercer una excepcional influencia humanizadora en el mundo.

Pero esta obra, necesaria y valiosa aunque indudablemente sea, no representa la suma total del judaísmo. Se supone que es una expresión y un complemento del espíritu de la Torá dentro de nosotros. Si el espíritu que compartimos tan fácilmente no se mueve dentro de nosotros también, entonces por toda la vida que esparcimos en el mundo, en última instancia perderemos nuestro judaísmo, funcionando como humanistas tal vez pero no como judíos. Por mucho que anhelemos cruzar la escena mundial y curar los males de nuestros semejantes, debemos esforzarnos por mejorar a nosotros mismos, enderezando celosamente los errores y corrigiendo inconsistencias en nuestros propios mundos internos. A falta de eso, el ejército judío se disipará y perderá su espíritu, vacilará y fracasará en su intento de hacer el bien.

Este precioso espíritu es difícil de describir debido a su privacidad. No necesita sitios Web ni folletos. Viene en formas que incluso el siglo XXI tiene dificultades para comprender: la quietud que desciende cuando la pantalla del ordenador se oscurece y las velas de Shabat brillan; La lágrima que brota de un ojo en Yom Kippur; Una cocina llena de comida kosher porque comer es una de las maneras en que mostramos nuestro amor por Dios; Un par de tefillin que son aburridos con el uso, pero brillan con santidad de todas las oraciones que se han dicho con ellos - estas son algunas de las formas que el espíritu toma como se mueve dentro de nosotros.

El mensaje de Pésaj de Ezequiel complementa perfectamente la historia del Éxodo. Cuando nuestros antepasados salieron de Egipto en triunfo y marcharon hacia la Tierra Prometida, debieron haber sido una vista impresionante, una caravana de dos millones de personas caminando por detrás del pilar de nubes de Dios. Podemos ir allí de nuevo, dice Ezequiel. Podemos redescubrir el idealismo de esos primeros pasos a través del suelo del desierto y convertirnos en un "ejército muy poderoso", colosal y magnífico, sanando a la humanidad y abriendo una nueva época de esperanza y santidad.

Por Rabí David Lister  rabino de la Sinagoga Edgware United

 

 

 

 
   
       
       
       
       
   
 

 

Correos: eliyahubayonah@gmail.com

Copy Rights © Shalom Haverim Org - Monsey 10952, New York