Protected by Copyscape Web Copyright Protection Software

 

BERESHIT- GENESIS - En el Principio

CAPITULO 24

(fonética sefaradí)

 

24:1       Y Abraham era viejo, entrado en días; y el Eterno bendijo a Abraham en todo.

Ve'Avraham zakén ba bayamim va'Adonay beraj et-Avraham bakol.

24:2       dijo Abraham a su siervo, el (más) viejo de su casa, aquél que tenía el gobierno de todo lo que era de él: Pon tu mano debajo de mi muslo

Vayomer Avraham el-avdo zekan beyto hamoshel bejol-asher-lo sim-na yadeyja tajat yereji.

24:3       y te tomaré juramento por el Eterno, Dios de los cielos y Dios de la tierra, que no has de tomar para mi hijo (mujer) de las hijas de los cananeos, entre quienes yo habito,

Ve'ashbiaja ba'Adonay Elohey hashamayim ve'Elohey ha'arets asher lo-tikaj isha livni mibenot haKna'ani asher anoji yoshev bekirbo.

24:4       sino que irás a mi tierra y a mi parentela, y tomarás mujer para mi hijo, para Isaac.

Ki el-artsi ve'el-moladeti telej velakajta ishah liveni le-Yitsjak

24:5       Y le dijo el siervo: Tal vez la mujer no querrá seguirme a esta tierra; ¿haré entonces volver a tu hijo a la tierra de donde saliste?

Vayomer elav ha'eved ulay lo-toveh ha'ishah lalejet ajaray el-ha'arets hazot hehashev ashiv et-binja el-ha'arets asher-yatsata misham.

24:6       Y le dijo Abraham: Guárdate de hacer tornar a mi hijo allá.

Vayomer elav Avraham hishamer leja pen-tashiv et-beni shamah.

24:7       El Eterno, Dios de los cielos, que me tomó de la casa de mi padre y de la tierra de mi nacimiento, y que me habló y me juró, diciendo: "a tu descendencia daré esta tierra", El enviará su ángel delante de ti, y tomarás mujer para mi hijo allá.

Adonay Elohey hashamayim asher lekajani mibeyt avi ume'erets moladeti va'asher diber-li va'asher nishba-li lemor lezar'aja eten et-ha'arets hazot hu yishlaj mal'ajo lefaneyja velakajta ishah liveni misham.

24:8       Y si la mujer no quisiere seguirte, quedarás libre de este juramento; solamente a mi hijo no lo hagas volver allá.

Ve-im lo toveh ha'ishah lalejet ajareyja venikita mishvuati zot rak et-beni lo tashev shamah.

24:9       Y puso el siervo la mano debajo del muslo de Abraham, su señor, y le juró sobre este asunto.

Vayasem ha'eved et-yado tajat yerej Avraham adonav vayishava lo al-hadavar hazeh.

24:10    

Y tomó el siervo diez camellos, de los camellos de su señor, y se fue, y todos los bienes de su señor estaban en sus manos. (1) Y se levantó y fue a Aram Naharáim (Mesopotamia), a la ciudad de Najor.

Vayikaj ha'eved asarah gemalim migmaley adonav vayelej vejol-tuv adonav beyado vayakom vayelej el-Aram Naharayim el-ir Najor.

 

 

24:11     E hizo arrodillar los camellos fuera de la ciudad, junto al pozo de agua, a la hora de la tarde, a la hora en que salían las mozas que sacan agua.

Vayavrej hagemalim mijuts la'ir el-be'er hamayim le'et erev le'et tset hasho'avot.

24:12     Y dijo: Eterno, Dios de mi señor Abraham, depárame, te ruego, un buen encuentro; y usa de benevolencia para con mi señor Abraham.

Vayomar Adonay Elohey adoni Avraham hakreh-na lefanay hayom va'aseh jesed im adoni Avraham.

24:13     He aquí que yo estoy de pie junto a la fuente de agua, y las hijas de la gente de la ciudad salen para sacar agua.

Hineh anoji nitsav al-eyn hamayim uvenot anshey ha'ir yotse'ot lish'ov mayim.

24:14     Y a la muchacha a quien diré: "baja, te ruego, tu cántaro y beberé", y ella dijere: "bebe y también daré de beber a tus camellos", ella es la que has destinado para tu siervo Isaac; y de ella sabré que hiciste benevolencia con mi señor.

Vehayah hana'arah asher omar eleyha hati-na jadef ve'eshteh ve'amerah sheteh vegam gemaleyja ashkeh otah hojajta le'avdejah le-Yitsjak uvah eda ki-asita jesed im-adoni.

24:15     Y sucedió que antes de que él acabase de hablar, he aquí que surgía Rebeca, la que le nació a Betuel, hijo de Milcá, mujer de Najor, hermano de Abraham, con su cántaro sobre su hombro.

Vayehi hu terem kilah ledaber vehineh Rivkah yotset asher yuldah li-Vetu'el ben-Milkah eshet Najor aji Avraham vejadah al-shijmah.

24:16     Y la muchacha era muy hermosa a la vista, virgen, y ningún hombre la había conocido; y descendió a la fuente, y llenó su cántaro y subió.

Vehana'arah tovat mar'eh me'od betulah ve'ish lo yeda'ah vatered ha'aynah vatemale jadah vata'al.

24:17     Y corrió el siervo a su encuentro y dijo: Dame de beber, te ruego, un poco del agua de tu cántaro.

Vayarots ha'eved likratah vayomer hagmi'ini na me'at-mayim mikadej.

24:18     Y (ella) dijo: Bebe, señor mío; y se dio prisa a bajar su cántaro sobre la mano, y le dio de beber.

Vatomer sheteh adoni vatemaher vatored kadah al-yadah vatashkehu.

24:19     Y acabó de darle de beber y dijo: También para tus camellos sacaré agua, hasta que terminen de beber.

Vatejal lehashkoto vatomer gam ligmaleyja esh'av ad im-kilu lishtot.

24:20     Y se dio prisa, y vació su cántaro en el abrevadero, y corrió otra vez al pozo para sacar agua, y sacó para todos sus camellos.

Vatemaher vate'ar kadah el-hashoket vatarats od el-habe'er lish'ov vatish'av lejol-gemalav.

24:21     Y el hombre estaba asombrado con ella, callado, esperando para saber si el Eterno había hecho próspero su camino (viaje) o no.

Veha'ish mishta'eh lah majarish lada'at hahitsliaj Adonay darko im-lo.

 24:22     Y sucedió que cuando terminaron los camellos de beber, tomó el hombre un aro de oro, de medio siclo de peso, y dos pulseras para las manos de ella, con peso de diez siclos de oro.

Vayehi ka'asher kilu hagemalim lishtot vayikaj ha'ish nezem zahav beka mishkalo usneh tsmidim al-yadeyha asarah-zahav mishkalam.

24:23     Y le dijo: ¿De quién eres hija? dime, te ruego. ¿Hay lugar en la casa de tu padre donde nosotros pasemos (una noche)?

Bat-mi at hagidi na li hayesh beyt-avij makom lanu lalin.

24:24     Y ella dijo: Soy hija de Betuel, el cual era hijo de Milcá, la que parió (a Betuel) para Najor.

Vatomer elav bat-Betu'el anoji ben-Milkah asher yaldah le-Najor.

24:25     Y le dijo: También paja, también forraje tenemos bastante, también lugar para dormir (muchas noches) (2).

Vatomer elav gam-teven gam-mispo rav imanu gam-makom lalun.

24:26     Y el hombre se arrodilló y se postró ante el Eterno.

Vayikod ha'ish vayishtaju l'Adonay.

24:27    

Y dijo: Bendito el Eterno, Dios de mi señor Abraham, que no apartó su benevolencia y su verdad de mi señor. Estando yo en camino, me guió el Eterno a la casa de los hermanos (parientes) de mi señor.

Vayomer baruj Adonay Elohey adoni Avraham asher lo-azav jasdo va'amito me'im adoni anoji baderej najani Adonay beyt ajey adoni.

24:28     Y la doncella corrió, y relató en la casa de su madre estas palabras.

Vatarots hana'arah vataged leveyt imah kadevarim ha'eleh

24:29     Y Rebeca tenía un hermano, y su nombre era Laván. Y Laván corrió hacia el hombre, allá fuera, a la fuente.

Ule-Rivkah aj ushemo Laván vayarots Lavan el-ha'ish hajutsah el-ha'ayin.

24:30     Y aconteció que cuando vio el aro y las pulseras sobre las manos de su hermana, y al escuchar las palabras de Rebeca, su hermana, que decía: "así me habló el hombre", vino en dirección al hombre; y he aquí que estaba cerca de los camellos, cerca de la fue

Vayehi kir'ot et-hanezem ve'et hatsmidim al-yedey ajoto ujeshome'o et-diverey Rivekah ajoto lemor koh-diber elay ha'ish vayavo el-ha'ish vehineh omed al-hagmalim al-ha'ayin.

24:31     Y dijo: Ven, bendito del Eterno, ¿por qué estás fuera? Pues yo preparé la casa y lugar para los camellos.

Vayomer bo beruj Adonay lamah ta'amod bajuts ve'anoji piniti habayit umakom lagmalim.

24:32     Y vino el hombre a la casa, y desaparejó los camellos, y dio paja y forraje a los camellos, y agua para lavarse los pies, y los pies de los hombres que estaban con el.

Vayavo ha'ish habaytah vayefataj hagemalim vayiten teven umispo lagemalim umayim lirjots raglav veragley ha'anashim asher ito.

 

24:33     Y fue puesta delante de el comida, y dijo: No comeré hasta que haya dicho mis palabras. Y dijo (Laván): ¡Habla!

Vayusam lefanav le'ejol vayomer lo ojal ad im-dibarti devaray vayomer daber.

24:34     Y dijo: Siervo de Abraham soy.

Vayomar eved Avraham anoji.

24:35     Y el Eterno ha bendecido mucho a mi señor, el cual se ha engrandecido. Y le ha dado rebaños y ganado, plata y oro, y siervos y siervas, y camellos y asnos.

V'Adonay beraj et-adoni me'od vayigdal vayiten-lo tson uvakar vejesef vezahav va'avadim ushfajot ugmalim vajamorim.

24:36     Y Sarah, mujer de mi señor, parió un hijo para mi señor después de su vejez, a quien dio todo lo que tiene.

Vateled Sarah eshet adoni ven la'adoni ajarey ziknatah vayiten-lo et-kol-asher-lo.

24:37     Y mi señor me hizo jurar, diciendo: No tomes mujer para mi hijo de las hijas de los cananeos, en cuya tierra yo habito,

Vayashbi'eyni adoni lemor lo-tikaj ishah livni mibenot haKna'ani asher anoji yoshev be'artso.

24:38     sino que irás a la casa de mi padre, y a la de mi familia, y tomarás mujer para mi hijo.

Im-lo el-beyt-avi telej ve'el-mishpajti velakajta ishah liveni.

24:39     Y yo dije a mi señor: Quizá no me siga la mujer.

Va'omar el-adoni ulay lo-telej ha'ishah ajaray.

24:40     Y me dijo: El Eterno, delante de quien he andado, enviará su ángel contigo, y hará que tu camino sea próspero, y tomarás mujer para mi hijo, de mi familia, y de la casa de mi padre.

Vayomer elay Adonay asher-hithalajti lefanav yishlaj mal'ajo itaj vehitsliaj darkeja velakajta ishah livni mimishpajti umibeyt-avi.

24:41     Entonces serás libre de mi juramento cuando hubieres llegado a mi familia; y si no te dieren (la muchacha), serás libre de mi juramento.

Az tinake me'alati ki tavo el-mishpajti ve'im lo yitnu laj vehayita naki me'alati.

24:42     Y vine hoy a la fuente, y dije: Eterno Dios de mi señor Abraham; si haces próspero mi camino, por el cual ando,

Va'avo hayom el-ha'ayin va'omar Adonay Elohey adoni Avraham im-yesja-na matsliaj darki asher anoji holej aleyha.

24:43     he aquí que yo estoy sobre la fuente de las aguas; y a la doncella que saliere para sacar agua y yo dijere: "dame de beber, te ruego, un poco de agua de tu cántaro";

Hineh anoji nitsav al-eyn hamayim vehayah ha'almah hayotset lish'ov ve'amarti eleyha hashkini-na me'at-mayim mikadej.

 

 

24:44     y me dijere: "bebe tú también, y también para tus camellos sacaré agua", ella será la mujer que destinó el Eterno para el hijo de mi señor.

Ve'amrah elay gam-atah sheteh vegam-ligmaleyja esh'av hi ha'ishah asher hojiaj Adonay leven-adoni.

24:45     Antes que yo terminase de hablar en mi corazón, he aquí que Rebeca salía con su cántaro sobre su hombro; y descendió a la fuente y sacó agua, y yo le dije : Dame de beber, te ruego.

Ani terem ajaleh ledaber el-libi vehineh Rivkah yotset vejadah al-shijmah vatered ha'ayenah vatish'av va'omar eleyha haskini na.

24:46     Y se dio prisa, y bajó su cántaro, y dijo: Bebe, y también a tus camellos daré de beber. Y bebí, y también a los camellos dio de beber.

Vatemaher vatored kadah me'aleyha vatomer sheteh vegam-gemaleyja ashkeh va'esht vegam hagemalim hishkatah.

24:47     Y le pregunté a ella: ¿De quién eres hija? Y dijo: Hija de Betuel, hijo de Najor, a quien Milcá le parió. Y puse el aro sobre su nariz, y las pulseras sobre sus manos.

Va'esh'al otah va'omar bat-mi at vatomer bat-Betu'el ben-Najor asher yaldah-lo Milkah va'asim hanezem al-apah vehatsmidim al-yadeyha.

24:48     Y me incliné y me postré ante el Eterno; y bendije al Eterno, Dios de mi señor Abraham, que me ha guiado en el camino de la verdad para tomar la hija del hermano (pariente) de mi señor, para su hijo.

Va'ekod va'eshtajaveh la'Adonay va'avarej et-Adonay Elohey adoni Avraham asher hinjani bederej emet lakajat et-bat-aji adoni livno.

24:49     Y ahora, si vosotros habéis de usar benevolencia y verdad con mi señor, decídmelo; y si no, decídmelo y me dirigiré hacia la derecha o hacia la izquierda.

Ve'atah im-yeshjem osim jesed ve'emet et-adoni hagidu li ve'im-lo hagidu li ve'efneh al-yamin o al-smol.

24:50     Y respondieron Laván y Betuel, y dijeron: ¡Del Eterno procedió la cosa! (3) No podemos decirte ni mal ni bien.

Vaya'an Lavan uVetu'el vayomeru me'Adonay yatsa hadavar lo nujal daber eleyja ra o-tov.

24:51     He aquí a Rebeca delante de ti; tómala y llévala, y sea mujer de tu señor como habló el Eterno.

Hineh-Rivkah lefaneyja kaj valej utehi ishah leven-adoneyja ka'asher diber Adonay.

24:52     Y sucedió que cuando escuchó el siervo de Abraham sus palabras, se postró a tierra ante el Eterno.

Vayehi ka'asher shama eved Avraham et-divreyhem vayishtaju artsa la'Adonay.

24:53    

Y sacó el siervo objetos de plata, y objetos de oro, y vestidos, y los dió a Rebeca: y frutas (de la Tierra Santa) dio a su hermano y a su madre.

Vayotse ha'eved kley-jesef ujley zahav uvegadim vayiten le-Rivkah umigdanot natan le'ajiha ule'imah.

 

24:54     Y comieron y bebieron, él y los hombres que estaban con él, y durmieron. Y se levantaron por la mañana, y dijo: Enviadme a mi señor.

Vayojlu vayishtu hu veha'anashim asher-imo vayalinu vayakumu vaboker vayomer shaljuni l'adoni.

24:55     Y dijeron su hermano y su madre (de Rebeca): Quede la doncella con nosotros un año o diez meses; después ella irá.

Vayomer ajiha ve'imah teshev hana'arah itanu yamim o asor ajar telej.

24:56     Y les dijo: No me detengáis, el Eterno hizo prosperar mi camino; enviadme e iré a mi señor.

Vayomer alehem al-te'ajaru oti va'Adonay hitsliaj darki shaljuni ve'elejah l'adoni.

24:57     Y dijeron: Llamemos a la doncella y preguntemos su opinión. (4)

Vayomeru nikra lana'arah venish'alah et-piha.

24:58     Y llamaron a Rebeca y le dijeron: ¿Irás tú con este hombre? Y dijo: Iré.

Vayikre'u le-Rivkah vayomeru eleyha hateleji im-ha'ish hazeh vatomer elej.

24:59     Y enviaron a su hermana (e hija) Rebeca y a su nodriza, y al siervo de Abraham y a sus hombres.

Vayeshaleju et-Rivkah ajotam ve'et-meniktah ve'et eved Avraham ve'et anashav.

24:60     Y bendijeron a Rebeca y le dijeron: Hermana nuestra: ¡que desciendan de ti decenas de millares! ¡Y posea tu descendencia la puerta de sus enemigos!

Vayevarju et-Rivkah vayomru lah ajotenu at jay le'alfey revavah veyirash zar'ej et sha'ar son'av.

24:61     Y se levantó Rebeca y sus mozas, y montaron sobre los camellos, y fueron siguiendo al hombre. Y tomó el siervo a Rebeca y se fue.

Vatakom Rivkah vena'aroteyha vatirkavnah al-hagemalim vatelajnah ajarey ha'ish vayikaj ha'eved et-Rivkah vayelaj.

24:62     E Isaac vino del lugar donde se entra a Beer-Lajay-Roí, pues habitaba en la tierra de Neguev.

VeYitsjak ba mibo Be'er Lajay Ro'i vehu yoshev be'erets haNegev.

24:63     Y salió Isaac para pasear (5) (orar) en el campo, al atardecer; y levantó sus ojos y vio, y he aquí que venían camellos.

Vayetse Yitsjak lasuaj basadeh lifnot arev vayisa eynav vayar vehineh gemalim ba'im.

24:64     Y alzó Rebeca sus ojos, y vio a Isaac, y descendió aprisa del camello,

Vatisa Rivkah et-eyneyha vatere et-Yitsjak vatipol me'al hagamal.

24:65     y dijo al siervo: ¿Quién es este hombre que viene por el campo hacia nosotros? Y dijo el siervo: El es mi señor. Y tomó el velo, y se cubrió (6).

Vatomer el-ha'eved mi-ha'ish halazeh haholej basadeh likratenu vayomer ha'eved hu adoni vatikaj hatsa'if vatitkas.

24:66     Y contó el siervo a Isaac todas las cosas que hizo.

Vayesaper ha'eved le-Yitsjak et kol-hadvarim asher asah

 

24:67     Y la trajo Isaac a la tienda de Sarah, su madre (7) y tomó a Rebeca, y ella fue para él esposa, y la amó, y se consoló Isaac después (de la muerte) de su madre.

Vayevi'eha Yitsjak ha'ohelah Sarah imo vayikaj et-Rivkah vatehi-lo le'ishah vaye'ehaveha vayinajem Yitsjak ajarey imo.

Comentario:

1

 Según el Midrash, Abraham escribió un documento en el cual pasaba todos sus bienes a Isaac, su hijo. Era eso lo que Eliézer, siervo de Abraham, llevó consigo, para mostrarlo a los parientes de Rebeca, futura esposa de Isaac.

2

La elección de una esposa fue siempre asunto muy importante para los hombres de alma pura y noble, según lo fueron nuestros antepasados. Eliézer, siervo de Abraham, reconoció en el lenguaje de Rebeca grandes cualidades morales: bondad, afección, caridad, hospitalidad y la nobleza de la familia de su amo, diciendo para sí: ¡Esta es la mujer que designó Dios para el hijo de mi señor! En ciertas épocas del año, principalmente en Tu Beav (15 del mes de Av), aniversario de la reconciliación entre la tribu de Benjamín y las otras (ver Jueces XXI), las hijas de Jerusalem se reunían con sus madres en los grandes jardines de la ciudad. Durante los cánticos y danzas que se realizaban en público, las madres hacían oír a los jóvenes que asistían, estas palabras del Rey Salomón: "La gracia es engañosa y la hermosura es vanidad". No consideren solamente la belleza, sino las buenas cualidades y la familia a la cual pertenece la muchacha (Taanit IV, 8).

3

   Estas palabras constituyen la afirmación de que solamente Dios es quien combina los matrimonios. El Midrash (B.R. 68, 4) escribe al respecto lo siguiente: Una dama romana preguntó un día al Rabí José: ¿En cuantos días creó Dios el mundo? -En seis, respondió el Rabino. ¿Y qué hace desde entonces hasta ahora? -Combina matrimonios, fue su respuesta. ¡Esa es una ocupación muy simple! ¡Yo también la podría realizar fácilmente! La dama llamó a mil esclavos de ambos sexos, y celebró sus enlaces. Pero a la mañana siguiente los cónyuges se presentaron uno por uno ante ella, con quejas y acusaciones contra aquéllos con quienes se habían casado pocas horas antes. La dama tuvo que admitir su error.

4

   De aquí que los padres deben pedir el consentimiento de la hija antes de casarla.

5

 Isaac salió para pasear (orar el oficio religioso Tefil-lat Minjá) en el campo, por la tarde. Estaba a punto de dar el paso más importante de su vida; iba a casarse, iba a unir su destino a una persona con la cual no había convivido bajo el mismo techo, y la oración era una necesidad. De este hecho quedó como tradición que los novios, antes de contraer matrimonio, eleven sus almas a Dios, Proveedor de todo bien, para pedirle la salud, el pan de cada día y la paz en el nuevo hogar, prometiéndole merecer todas sus bondades con una conducta sabia y honrada. Este es, según nuestros sabios, el sentido de la oración que los novios hacen en ayunas el día de su casamiento, antes de presentarse al altar de Dios, a fin de recibir la bendición nupcial.

6

   De aquí la costumbre de que las novias se cubran con un velo durante la ceremonia nupcial.

7

   Y tomó a Rebeca por mujer... Isaac se consoló de la muerte de su madre, puesto que el soltero está normalmente ligado a su madre, y el casado, más a su mujer.

 

 

 

 

 

     

 


 

 
   
       
       
       
       
   
 

 

Correos: eliyahubayonah@gmail.com

Copy Rights © Shalom Haverim Org - Monsey 10952, New York