BERESHIT- GENESIS - En el Principio

CAPITULO 27

(fonética sefaradí)

 

27:1 Y sucedió que cuando envejeció Isaac, se le oscurecieron los ojos para ver (1).

Vayehi ki-zaken Yitsjak vatijheynah eynav mer'ot vayikra et-Esav beno hagadol vayomer elav beni vayomer elav hineni.

27:2 Y llamó a Esaú, su hijo mayor, y le dijo: ¡Hijo mío! Y él le dijo: Heme aquí. Y dijo: He aquí que ahora envejecí y no sé el día de mi muerte.

Vayomer hineh-na zakanti lo yadati yom moti.

27:3 Y ahora toma, te ruego, tus armas, tu espada, tu arco, y sal al campo y coge caza para mí

Ve'atah sa-na jeleyja telyeja vekashteja vetse hasadeh vetsudah li tsa'id.

27:4 y hazme guisados (sabrosos) como me gustan, y tráemelos y comeré; para que te bendiga mi alma antes de que muera.

Va'aseh-li mat'amim ka'asher ahavti vehavi'ah li ve'ojelah ba'avur tevarejeja nafshi beterem amut.

27:5 Y Rebeca escuchaba cuando Isaac hablaba a Esaú, su hijo; y se fue Esaú al campo para coger caza y traerla.

VeRivkah shoma'at bedaber Yitsjak el-Esav beno vayelej Esav hasadeh latsud tsa'id lehavi.

27:6 Y Rebeca habló a Jacob, su hijo, diciendo: He aquí que he oído a tu padre hablando con Esaú, tu hermano, diciendo:

VeRivkah amrah el-Ya'akov benah lemor hineh shamati et-avija medaber el-Esav ajija lemor.

27:7 Tráeme caza y hazme guisados y comeré, y te bendeciré delante del Eterno antes de mi muerte.

Havi'ah li tsa'id va'aseh-li mat'amim ve'ojelah va'avarejeja lifney Adonay lifney moti.

27:8 Y ahora, hijo mío, escucha mi voz en lo que te mando.

Ve'atah veni shma bekoli la'asher ani metsavah otaj.

27:9 Ve, te ruego, al rebaño, y toma para mí de allá dos buenas crías de cabras, y haré de ellas guisados para tu padre, como a él le gustan.

Lej-na el-hatson vekaj-li misham shney gedayey izim tovim ve'e'eseh otam mat'amim le'avija ka'asher ahev.

27:10 Y traerás a tu padre, y comerá, para que te bendiga (2) antes de su muerte.

Veheveta le'avija ve'ajal ba'avur asher yevarejeja lifney moto.

27:11 Y dijo Jacob a Rebeca, su madre: He aquí que Esaú, mi hermano, es hombre velloso, y yo soy hombre lampiño;

Vayomer Ya'akov el-Rivkah imo hen Esav aji ish sa'ir ve'anoji ish jalak.

27:12 Quizá me palpará mi padre y seré a sus ojos como un embaucador, y traeré sobre mí maldición no bendición.

Ulay yemusheni avi vehayiti ve'eynav kimtate'a veheveti alay klalah velo verajah.

27:13 Y le dijo su madre: Sobre mí sea esa maldición tuya, hijo mío, oye tan sólo mi voz y anda y tráemelas.

Vatomer lo imo alay kilelateja beni aj shma bekoli velej kaj-li.

27:14 Y fue las tomó y las trajo a su madre; e hizo su madre guisos sabroso como le gustaban a su padre.

Vayelej vayikaj vayave le'imo vata'as imo mat'amim ka'asher ahev aviv.

27:15 Y Rebeca tomo las ropas más aseadas de su hijo mayor Esaú, que tenía con ella en casa, y vistió ; Jacob, su hijo menor.

Vatikaj Rivkah et-bigdey Esav benah hagadol hajamudot asher itah babayit vatalbesh et-Ya'akov benah hakatan.

27:16 Y las pieles de las crías de las cabras se la. puso sobre las manos y sobre la parte lisa de su cuello.

Ve'et orot gedayey ha'izim hilbishah al-yadav ve'al jelkat tsav'arav.

27:17 Y puso lo. guisos sabrosos y el pan que ella había preparado, en manos de Jacob, su hijo.

Vatiten et-hamat'amim ve'et-halejem asher asatah beyad Ya'akov benah.

27:18 Y él fue a su padre, y dijo: ¡Padre mío!, y él respondió: ¡Heme aquí! ¿quién eres, hijo mío?

Vayavo el-aviv vayomer avi vayomer hineni mi atah beni.

27:19 Y dijo Jacob a su padre: Yo soy Esaú, tu primogénito; (2) he hecho como me dijiste; levántate, te ruego, siéntate y come de mi caza, para que me bendiga tu alma.

Vayomer Ya'akov el-aviv anoji Esav bejoreja asiti ka'asher dibarta elay kum-na shevah ve'ajlah mitse'idi ba'avur tevarajani nafsheja.

27:20 Y dijo Isaac a su hijo: ¿Cómo es que la encontraste tan pronto, hijo mío? Y él respondió: Porque el Eterno, (4) tu Dios, me la ha puesto delante.

Vayomer Yitsjak el-beno mah-zeh miharta limtso beni vayomer ki hikrah Adonay Eloheyja lefanay.

27:21 Y dijo Isaac a Jacob: Acércate, te ruego, y te palmearé, hijo mío, (para ver) si eres mi hijo Esaú o no.

Vayomer Yitsjak el-Ya'akov gshah-na va'amusheja beni ha'atah zeh bni Esav im-lo.

27:22 Y se acerco Jacob a su padre Isaac, el cual lo palpó y dijo: La voz es voz de Jacob, pero las manos son las manos de Esaú.

Vayigash Ya'akov el-Yitsjak aviv vayemushehu vayomer hakol kol-Ya'akov vehayadayim yedey Esav.

27:23 Y no le reconoció, porque sus manos eran, como las manos de Esaú, su hermano, vellosas, y le bendijo.

Velo hikiro ki-hayu yadav kidey Esav ajiv se'irot vayevarejehu.

27:24 Y dijo: ¿Tú eres mi hijo Esaú? Respondió: Yo soy.

Vayomer atah zeh beni Esav vayomer ani.

27:25 Y dijo: Tráeme y comeré de la caza de mi hijo, para que te bendiga mi alma. Y él se la acercó y comió; y le trajo vino y bebió.

Vayomer hagishah li ve'ojlah mitse'id beni lema'an tevarejeja nafshi vayagesh-lo vayojal vayave-lo yayin vayesht.

27:26 Y le dijo Isaac, su padre: Acércate, te ruego, y bésame, hijo mío.

Vayomer elav Yitsjak aviv gshah-na ushakah-li beni.

27:27 Se acercó pues y le besó. Y él olió el olor de sus vestidos y le bendijo, diciendo : Mira, el olor de mi hijo es como el olor de un campo que el Eterno ha bendecido.

Vayigash vayishak-lo vayaraj et-re'aj begadav vayevarejehu vayomer re'eh re'aj beni kere'aj sadeh asher berajo Adonay.

27:28  Dios te dé del rocío (5) del cielo, y de lo mejor de la tierra, y abundante trigo y mosto.

Veyiten-leja ha'Elohim mital hashamayim umishmaney ha'arets verov dagan vetirosh.

27:29 Sírvante pueblos y se postren ante ti naciones: Sé señor de tus hermanos, y se postren ante ti los hijos de tu madre. (6) Los que te maldijeren sean malditos, y benditos los que te bendijeren.

Ya'avduja amim veyishtajavu leja le'umim heveh gevir le'ajeja veyishtajavu leja beney imeja orereyja arur umevarajeja baruj.

27:30 Y aconteció que cuando Isaac terminó de bendecir a Jacob, y no bien hubo salido Jacob de la presencia de Isaac, su padre, cuando Esaú, su hermano, llegó de su caza.

Vayehi ka'asher kilah Yitsjak levarej et-Ya'akov vayehi aj yatso yatsa Ya'akov me'et peney Yitsjak aviv ve'Esav ajiv ba mitse'ido.

27:31 E hizo él también guisos sabrosos, y los trajo a su padre, y dijo a su padre: levántese padre mío, y coma de la caza de su hijo, para que me bendiga tu alma.

Vaya'as gam-hu mat'amim vayave le-aviv vayomer le-aviv yakum avi veyojal mitse'id beno ba'avur tevarajani nafseja.

27:32 E Isaac, su padre, le dijo: ¿Quién eres tú? Y él dijo: Soy tu hijo, tu primogénito, Esaú.

Vayomer lo Yitsjak aviv mi-atah vayomer ani binja bejoreja Esav.

27:33 Y se estremeció Isaac con gran estremecimiento, hasta lo sumo, y dijo: ¿Quién es pues y dónde está aquél que cogió la caza y me la trajo, y yo he comido de todo antes que tú vinieses, y le he bendecido? También será bendito.(7)

Vayejerad Yitsjak jaradah gdolah ad-me'od vayomer mi-efo hu hatsad-tsa'id vayave li va'ojal mikol beterem tavo va'avarajehu gam-baruj yihyeh

27:34 Cuando Esaú oyó las palabras de su padre, lanzó una muy grande y amarga exclamación, (8) y dijo a su padre: Bendíceme también a mi, padre mío.

Kishmo'a Esav et-divrey aviv vayits'ak tse'akah gdolah umarah ad-me'od vayomer le'aviv barajeni gam-ani avi.

27:35 Y él dijo: Vino tu hermano con astucia y tomó tu bendición.

Vayomer ba ajija bemirmah vayikaj birjateja.

27:36 Entonces él dijo: Por esto se le nombró con su nombre Jacob, pues me ha engañado estas dos veces: tomó mi progenitura, y he aquí que ahora me ha quitado mi bendición. Y dijo: ¿Por ventura has reservado una bendición para mi?

Vayomer haji kara shmo Ya'akov vayakveni zeh fa'amayim et-bejorati lakaj vehineh atah lakaj birjati vayomar halo-atsalta li berajah.

27:37 Isaac respondió y dijo a Esaú: He aquí que por señor tuyo lo he puesto, y le he dado por siervos a todos sus hermanos, y de trigo y mosto le he provisto; y para ti ¿qué podré hacer ahora, hijo mío?

Vaya'an Yitsjak vayomer le-Esav hen gevir samtiv laj ve'et-kol-ejav natati lo la'avadim vedagan vetirosh semajtiv uleja efo mah e'eseh beni.

27:38 Y dijo Esaú a su padre: ¿No tienes más que una sola bendición, padre mío? Bendíceme también a mí, padre mío. Y alzó Esaú su voz, y lloró.

Vayomer Esav el-aviv havrajah ajat hi-leja avi barajeni gam-ani avi vayisa Esav kolo vayevk.

27:39 Y respondió Isaac, su padre, y le dijo: He aquí que en lo mejor de los lugares de la tierra estará tu morada, y donde el rocío de los cielos cae de lo alto;

Vaya'an Yitsjak aviv vayomer elav hineh mishmaney ha'arets yihyeh moshaveja umital hashamayim me'al.

27:40 y por tu espada vivirás (9) y a tu hermano servirás; mas cuando te angusties,(10) romperás su yugo de sobre tu cuello.

Ve'al-jarbeja tijyeh ve'et-ajija ta'avod vehayah ka'asher tarid ufarakta ulo me'al tsavareja.

27:41 Y guardó rencor Esaú a Jacob por la bendición con que le bendijera su padre, y dijo Esaú en su corazón: Llegarán los días del duelo de mi padre, y mataré a Jacob, mi hermano.

Vayistom Esav et-Ya'akov al-habrajah asher berajo aviv vayomer Esav belibo yikrevu yemey evel avi ve'ahargah et-Ya'akov aji.

27:42 Y fueron denunciadas a Rebeca las palabras de Esaú, su hijo mayor; y ella envió y llamó a Jacob, su hijo menor, y le dijo: He aquí que Esaú, tu hermano, se consuela acerca de ti (pensando) matarte.

Vayugad le-Rivkah et-divrey Esav benah hagadol vatishlaj vatikra le-Ya'akov benah hakatan vatomer elav hineh Esav ajija mitnajem leja lehorgeja.

27:43 Y ahora, hijo mío, obedece mi voz: levántate y escapa a Jarán, a (casa de) Laván, mi hermano;

Ve'atah veni shma bekoli vekum braj-leja el-Lavan aji Jaranah.

27:44 y morarás con él algunos años, hasta que se pase la saña de tu hermano,

Veyashavta imo yamim ajadim ad asher-tashuv jamat ajija.

27:45 hasta que desaparezca la ira de tu hermano contra ti y olvide lo que le has hecho; y yo enviaré y te tomaré de allí. ¿Por qué he de ser privada de vosotros dos en un día?

Ad-shuv af-ajija mimja veshajaj et asher-asita lo veshalajti ulekajtija misham lamah eshkal gam-shneyjem yom-ejad.

27:46 Y dijo Rebeca a Isaac: Estoy hastiada de vivir, a causa de las hijas de Jet; si Jacob toma mujer de las hijas de Jet como éstas, hijas de esta tierra, ¿para qué quiero yo la vida?

Vatomer Rivkah el-Yitsjak katsti vejayay mipeney benot Jet im-lokeaj Ya'akov ishah mibnot Jet ka'eleh mibenot ha'arets lamah li jayim.

 

 

Comentario:

1

Dice el Midrash Hagadol que el hombre sufre más las consecuencias del dolor que la mujer. Esto es porque el hombre fue hecho del polvo de la tierra, y éste se deshace fácilmente. La mujer, habiendo sido hecha de la costilla, que es hueso, tiene más resistencia. Cuando Esaú se casó con Judit y Basemat, éstas causaron muchas tristezas a Rebeca e Isaac. Este, en consecuencia, quedó ciego, mientras que a Rebeca nada le sucedió.

2

La razón por la que Rebeca actuó de esta manera, fue para hacer cumplir la profecía citada en el cap. XXV, 23, referente a Esaú y Jacob : "Dos naciones hay en tu vientre, y dos reinos de tus entrañas se dividirán; una nación más que la otra se volverá fuerte, y la

mayor (Esaú) servirá a la menor (Jacob). Pero la lógica dice que actuó de acuerdo con su preferencia.

3

En el antiguo uso hebreo el principal privilegio del hijo primogénito era el de recibir en primer lugar la bendición paterna, considerada como la de mayor importancia. Aún hoy, cuando el padre bendice a sus hijos, comienza por el primogénito. Jacob, habiendo adquirido la primogenitura a Esaú, se juzgó con derecho a recibir la primera bendición. El podía decir a su padre: ¡Bendíceme en primer lugar, padre mío, porque soy considerado ahora el primogénito! pero no se animaba a revelar la transacción efectuada con Esaú, quien había hecho tan poco aprecio del derecho de la primogenitura, cambiándola por un plato de lentejas. Esto causaría ciertamente un gran disgusto a Isaac en su edad avanzada, razón por la cual cedió a las insistencias de su madre para hacerse pasar por Esaú.

4

En vista de que Esaú no acostumbraba mencionar el nombre del Eterno, fue por lo que Isaac empezó a dudar.

5

En los países del oriente, donde las lluvias son escasas, el rocío constituye una bendición para las plantas.

6

Isaac, que tenía una sola esposa, dijo: "los hijos de tu madre", mientras que Jacob, que tuvo muchas mujeres, dijo "los hijos de tu padre" (ver cap. IL, 8). Tanto en el primero como en el segundo caso, quiere decir descendientes.

7

Estas palabras demuestran que la bendición era irrevocable, y que esa era la voluntad de Dios.

8

En el tiempo de Asuero, rey de Persia, Amán, su primer ministro, (descendiente de Esaú) hizo decretar el exterminio de todos los judíos de su imperio, y éstos profirieron la misma "grande y amarga exclamación" (tseacá guedolá umara) que lanzó Esaú cuando supo la burla de Jacob. Muchos de nuestros sabios, que condenaron la actitud de Jacob, dijeron que aconteció tal cosa a sus descendientes a causa del pecado de ese engaño (Yalcut 115).

9

Esta misma tendencia se observó en Esaú y en sus descendientes, mientras que Jacob y sus sucesores estuvieron siempre guiados por las fuerzas morales.

10

El Targum Onklós traduce esta palabra de la manera siguiente: "cuando los descendientes de Jacob transgredan los preceptos de la ley".



 

 





torah-jumash
 
tehilim-salmos    sidur
zahal   harpenina   shalomhaverim
       

    TV     




         
       

 

Correos New York

 

CONTACTENOS:   http://www.shalomhaverim.org/index.163.jpg http://www.shalomhaverim.org/index.164.jpg http://www.shalomhaverim.org/index.165.jpg http://www.shalomhaverim.org/index.160.jpg http://www.shalomhaverim.org/index.158.jpg http://www.shalomhaverim.org/index.166.jpg http://www.shalomhaverim.org/index.159.jpg google http://www.shalomhaverim.org/index.161.jpg http://www.shalomhaverim.org/index.162.jpg press tumb  red  journal  mail  Licencia de Creative Commons

 

Correos: EMAIL:  eliyahubayonah@gmail.com

Copy Rights © Shalom Haverim Org - Monsey 10952, New York