Protected by Copyscape Web Copyright Protection Software

 

BERESHIT- GENESIS - En el Principio

CAPITULO 37

(fonética sefaradí)



 

 

37:1: Y habitó Jacob en la tierra de las peregrinaciones de su padre, en la tierra de Canaán (1).

Vayeshev Ya'akov be'erets megurey aviv be'erets Kna'an.

37:2 Estas son las generaciones de Jacob. José, teniendo la edad de diecisiete años, estaba apacentando el ganado con sus hermanos; y estaba, como muchacho, con los hijos de Bilhá y con los hijos de Zilpá, mujeres de su padre; y llevaba José noticia de la mala

Eleh toldot Ya'akov Yosef ben-shva-esreh shanah hayah ro'eh et-ejav batson vehu na'ar et-beney Vilhah ve'et-beney Zilpah neshey aviv vayave Yosef etdibatam ra'ah el-avihem.

37:3 Y amaba Israel a José más que a todos sus hijos, por ser él hijo de su vejez; y le hizo una túnica talar (y de diversos colores).

VeYisra'el ahav et-Yosef mikol-banav ki-ven-zekunim hu lo ve'asah lo ktonet pasim.

37:4 Y viendo sus hermanos que a él amaba su padre más que a todos sus hermanos, le

odiaban, y no podían hablarle pacíficamente.

Vayir'u ejav ki-oto ahav avihem mi-kol ejav vayisne'u oto velo yajlu dabro leshalom.

37:5 Y José soñó un sueño, y lo contó a sus hermanos, y ellos le odiaron más todavía.

Vayajalom Yosef jalom vayaged le'ejav vayosifu od sno oto.

37:6 Pues les dijo: Oid, os ruego, este sueño que he soñado.

Vayomer aleyhem shime'u-na hajalom hazeh asher jalamti.

37:7 He aquí que estábamos atando gavillas en medio del campo; y he aquí que se levantó mi gavilla, y también se quedó derecha, mientras que vuestras gavillas, poniéndosele alrededor, se inclinaban a mi gavilla.

Vehineh anajnu me'almim alumim betoj hasadeh vehineh kamah alumati vegam-nitsavah vehineh tesubeynah alumoteyjem vatishtajaveynah la'alumati.

37:8 Y le dijeron sus hermanos: ¿Reinarás tú sobre nosotros? ¿O gobernarás tú sobre

nosotros? Y aumentaron más su aborrecimiento hacia él a causa de sus sueños y sus

palabras.

Vayomru lo ejav hamaloj timloj aleynu im-mashol timshol banu vayosifu od sno oto al-jalomotav ve'al-devarav.

37:9 Y soñó aún otro sueño, lo contó a sus hermanos, y dijo: He aquí que he soñado otro sueño más; y he aquí que el sol y la luna(2) y once estrellas se inclinaban a mí.

Vayajalom od jalom ajer vayesaper oto le'ejav vayomer hineh jalamti jalom od vehineh hashemesh vehayareaj ve'ajad asar kojavim mishtajavim li.

37:10 Y lo contó a su padre y a sus hermanos ; y su padre le reprendió y le dijo: ¿Qué

sueño es éste que has soñadora ¿Hemos de venir, yo y tu madre y tus hermanos, a

postramos en tierra delante de ti?

Vayesaper el-aviv ve'el-ejav vayig'ar-bo aviv vayomer lo mah hajalom hazeh asher jalamta havo navo ani ve'imja ve'ajeyja lehishtajavot leja artsah.

37:11 Y sus hermanos le tenían envidia, mas su padre guardó la cosa (en su mente).

Vayekan'u-vo ejav ve'aviv shamar et-hadavar.

37:12 Y fueron sus hermanos a apacentar el ganado de su padre, en Shejem,

Vayelju ejav lir'ot et-tson avihem biShjem.

37:13 y dijo Israel a José: Ciertamente tus hermanos están apacentando en Shejem; ven y te enviaré a ellos. Y le respondió: Heme aquí.

Vayomer Yisra'el el-Yosef halo ajeyja ro'im biShjem lejah ve'eshlajaja aleyhem vayomer lo hineni.

37:14 Y él dijo: Te ruego que vayas y veas cómo está la paz de tus hermanos y cómo se

halla el ganado; y respóndeme alguna cosa. Y lo envió desde el valle de Hebrón, y él fue a Shejem.

Vayomer lo lej-na re'eh et-shlom ajeyja ve'et-shlom hatson vahashiveyni davar vayishlajehu me'Emek Jevron vayavo Shjemah.

37:15 Y lo encontró un hombre estando él perdido en el campo, y le preguntó aquel

hombre, diciendo: ¿Qué estás buscando?

Vayimtsa'ehu ish vehineh to'eh basadeh vayish'alehu ha'ish lemor mahtevakesh.

37:16 Y contestó: A mis hermanos estoy buscando; te ruego me digas dónde están

apacentando.

Vayomer et-ajay anoji mevakesh hagidah-na li eyfoh hem ro'im.

37:17 Y dijo el hombre: Partieron de aquí, porque les oí decir: "Vamos a Dotán". (3) Y se fue José tras sus hermanos, y los halló en Dotán.

Vayomer ha'ish nas'u mizeh ki shamati omrim neljah Dotaynah vayelej Yosef ajar ejav vayimtsa'em beDotan.

37:18 Y ellos le vieron desde lejos, y antes de que llegara a ellos conspiraron contra él para matarle,

Vayir'u oto merajok uveterem yikrav aleyhem vayitnaklu oto lahamito.

37:19 y dijo cada uno a su hermano: ¡He aquí que viene este dueño de los sueños!

Vayomru ish el-ajiv hineh ba'al-hajalomot halazeh ba.

37:20 Ahora pues, venid y le mataremos, y le echaremos a uno de los pozos, y diremos que una bestia mala lo ha comido; entonces veremos qué serán sus sueños.

Ve'atah leju venahargehu venashlijehu be'ajad haborot ve'amarnu jayah ra'ah ajalathu venir'eh mah-yihyu jalomotav.

37:21 Y oyó Rubén y lo libró de sus manos. Y dijo: No le heriremos de muerte.

Vayishma Re'uven vayatsilehu miyadam vayomer lo nakenu nafesh.

37:22 Y les dijo (además) Rubén: No derraméis sangre, echadlo en este pozo que está en el desierto, mas no pongáis la mano sobre él. (Esto dijo), para librarlo de sus manos, a fin de devolverlo a su padre.

Vayomer alehem Re'uven al-tishpeju-dam hashliju oto el-habor hazeh asher bamidbar veyad al-tishleju-vo lema'an hatsil oto miyadam lahashivo el-aviv.

37:23 Y sucedió que cuando llegó José a sus hermanos, le despojaron de su túnica, la túnica talar (y de diversos colores) que traía puesta; (4)

Vayehi ka'asher ba Yosef el-ejav vayafshitu et-Yosef et-kutanto et-ktonet hapasim asher alav.

37:24 y lo tomaron y lo echaron al pozo. Y el pozo estaba vacío, no había agua en él.

Vayikajuhu vayashliju oto haborah vehabor reyk eyn bo mayim.

37:25 Y se sentaron a comer pan; mas alzando los ojos miraron, y he aquí una caravana de ismaelitas que venía de Guilad, y sus camellos llevaban cera, bálsamo y mirra, que llevaban a Egipto.

Vayeshvu le'ejol-lejem vayis'u eyneyhem vayir'u vehineh orjat Yishme'elim ba'ah miGil'ad ugemaleyhem nos'im nejot utsri valot holjim lehorid Mitsraymah.

37:26 Entonces Judá dijo a sus hermanos: ¿Qué provecho tendremos matando a nuestro

hermano y encubriendo su sangre (muerte)?

Vayomer Yehudah el-ejav mah-betsa ki naharog et-ajinu vejisinu et-damo.

37:27 Venid y lo venderemos a los ismaelitas, mas no pongamos nuestra mano sobre él, porque es nuestro hermano, nuestra misma carne. Y obedecieron sus hermanos;

Leju venimkerenu la-Yishme'elim veyadenu al-tehi-vo ki-ajinu vesarenu hu vayishme'u ejav.

37:28 y pasaron los hombres midianitas, que eran mercaderes; y los hermanos sacaron a José alzándolo del pozo, y vendieron a José a los ismaelitas por veinte siclos de plata, y éstos llevaron a José a Egipto.

Vaya'avru anashim Midyanim sojarim vayimsheju vaya'alu et-Yosef minhabor vayimkeru et-Yosef la-Yishme'elim be'esrim kasef vayavi'u et-Yosef Mitsraymah.

37:29 Y volvió Rubén al pozo, y he aquí que José no estaba en el pozo, y él rasgó sus

vestidos;

Vayashav Re'uven el-habor vehineh eyn-Yosef babor vayikra et-begadav.

37:30 y volviéndose a sus hermanos les dijo: El niño no está; y yo ¿adónde iré?

Vayashav el-ejav vayomar hayeled eynenu va'ani anah ani-vah.

37:31 Y tomaron la túnica de José, y degollando un macho cabrío, (5) mojaron la túnica en la sangre.

Vayikju et-kutonet Yosef vayishjatu se'ir izim vayitbelu et-haketonet badam

37:32 Y enviaron la túnica talar (y de diversos colores) a su padre, diciendo: Esto hemos hallado; reconoce, por favor, si es la túnica de tu hijo o no.

Vayeshalju et-ktonet hapasim vayavi'u el-avihem vayomru zot matsanu haker-na haktonet binja hi im-lo.

37:33 Y él la reconoció y dijo: La túnica de mi hijo es. ¡Alguna bestia mala lo habrá comido! ¡Sin duda ha sido despedazado José!

Vayakirah vayomer ktonet bni jayah ra'ah ajalathu tarof toraf Yosef.

37:34 Y rasgó Jacob sus vestidos, y puso (tela de saco sobre sus lomos, y se enlutó a causa de su hijo, muchos días.

Vayikra Ya'akov simlotav vayasem sak bemotnav vayit'abel al-beno yamim rabim.

37:35 Y se levantaron todos sus hijos y todas sus hijas (nueras) para consolarlo, mas él

rehusó ser consolado, diciendo: Así descenderé a mi hijo, enlutado, hasta la sepultura. De este modo le lloraba su padre.

Vayakumu jol-banav vejol-bnotav lenajamo vayema'en lehitnajem vayomer ki-ered el-beni avel she'olah vayevk oto aviv.

37:36 Y los midianitas lo vendieron en Egipto a Potifar, oficial del Faraón, capitán de los

degolladores (verdugos).

Vehamedanim majru oto el-Mitsrayim le-Fotifar sris Par'oh sar hatabajim.

 

Comentario:

1

En la parasha (sección sabatina) anterior, la Torah reseña brevemente la genealogía de Esaú y sus

descendientes; mas este relato se interrumpe súbitamente. Esta es una de las características de la

Torah, que abandona la parte histórica general para dedicarse a lo más importante. Los relatos de la

Torah se van concentrando cada vez más en la parte espiritual, en aquéllos que habían de heredar el

espíritu hebreo. La familia de Israel va depurándose paulatinamente. Abraham abandona a sus

padres en Caldea; lsmael se separa de Isaac y Esaú de Jacob, hasta que con éste comienza la

historia de los Bené Yisrael, de los hijos de Israel. Jacob se estableció al fin en la tierra que fue

habitada por su padre Isaac, en el país prometido a Abraham. Al entrar a la Tierra Santa, Jacob ya no

era Jacob, símbolo del Galut (exilio), que debe inclinarse ante el más fuerte, sino Israel, que lucha con

los poderosos y los vence.

2

Todo sueño tiene algo de inverosímil. Esto se deduce de que en el segundo sueño de José el sol

simbolizaba a su padre, la luna a su madre, y las once estrellas a sus once hermanos; sin embargo

sabemos que su madre (Raquel) ya no existía entonces (B. Rabá).

3

El hombre que encontró José estando perdido en el campo, y que le indicó el lugar donde podía

encontrar a sus hermanos, según el Midrash (Tanjumá) no era otro sino el ángel Gabriel. El lugar

indicado se llamaba Dotán. Esta palabra se escribe en hebreo con tres letras, y cada una de ellas se

asemeja a un instrumento de trabajo: dálet, a una escuadra; tav a un compás; y nun (final), a una

regla; tres instrumentos esenciales que son empleados en casi todas las artes y oficios. También,

conviene a cierta doctrina, el primer instrumento simboliza la Justicia, el segundo la Equidad y el

tercero la Rectitud. El ángel Gabriel, que indicó el camino de Dotán a José, quiso decirle: Adopta

como símholo estos tres instrumentos representandolos por estas tres letras; sé trabajador,

equitativo y derecho, y no te perderás jamás, pues siempre encontrarás hermanos.

4

"Guardaos de mostrar preferencia entre vuestros hijos y tratad de amar a todos ellos por igual",

recomiendan nuestros sabios (B. Rabá). Por causa de una túnica pasim multicolor, bordada, talar y

de mangas que llegan hasta las manos que Jacob hizo para José, éste fue detestado por sus

hermanos.

5

Porque la sangre de este animal se asemeja a la del hombre.

 

 

 

 

     

 


 

 
   
       
       
       
       
   
 

 

Correos: eliyahubayonah@gmail.com

Copy Rights © Shalom Haverim Org - Monsey 10952, New York