Protected by Copyscape Web Copyright Protection Software

Aliyot de Pésaj Octavo Día

Lectura Mediante Robot -

Devarim -Deuteronomio 14:22  al 16:17

 i  

Isaías 10:32 - 10:34; 11:1 - 11:16; 12:1 - 12:6  

Por Eliyahu BaYonah Ben Yossef, Director Shalom Haverim Org. New York

Aliyot es el plural hebreo de Aliá o Aliyá que significa "subir". Cada vez que una persona - Olé- sube a la Bimá   debe recitar la Brajá -Bendición- antes de comenzar el Baal Koréh -בעל קורא - la Lectura y al cerrar la misma. Esto se hace cada vez que el Baal Koréh lee la Porción -Parashá- correspondiente.

El Maftir es la última persona que se llama a la Bimá y es invitada a leer la porción de la Haftará -Lectura de los Profetas-

Esta es la Brajá de la Lectura de la Toráh:

 

Barejú et Adonai hamevoraj.

Baruj Adonay hamevoraj le'olam va'ed.

Baruj atáh Adonay Eloheynu melej ha'olam, asher bajar banu mikol-ha'amim, venatán lanu et-torató.


Baruj atáh Adonai, notén hatoráh.  


Kol-habekor asher yivaled bivekarja uvetsonja hazajar takdish l'Adonay Eloheyja lo ta'avod bivjor shoreja velo tagoz bekor tsoneja.
 
Lifney Adonay Eloheyja tojlenu shanah veshanah bamakom asher-yivjar Adonay atah uveyteja.
 
Vechi-yihyeh vo mum pise'aj o iver kol mum ra lo tizbajenu l'Adonay Eloheyja.

Bish'areyja tojelenu hatame vehatahor yakdav katsvi veja'ayal.

Rak et-damo lo tojel al-ha'arets tishpejenu kamayim.

Shamor et-kodesh ha'Aviv ve'asita Pesaj l'Adonay Eloheyja ki bejodesh ha'Aviv hotsi'aja Adonay Eloheyja miMitsrayim laylah.

Vezavajta Pesaj l'Adonay Eloheyja tson uvakar bamakom asher yivejar Adonay leshaken shmo sham.

Lo-tojal alav jamets shiv'at yamim tojal-alav matsot lejem oni ki vejipazon yatsata me'erets Mitsrayim lema'an tizkor et-yom tsetja me'erets Mitsrayim kol yemey jayeyja.

Velo-yera'eh leja se'or bekol-gevulja shiv'at yamim velo-yalin min-habasar asher tizbaj ba'erev bayom harishon laboker.

Lo tujal lizboaj et-haPasaj be'ajad she'areyja asher-Adonay Eloheyja noten laj.

Ki im-el-hamakom asher yivjar Adonay Eloheyja leshaken shmo sham tizbaj et-haPesaj ba'arev kevo hashemesh mo'ed tsetja miMitsrayim.

Uvishalta ve'ajalta bamakom asher yivejar Adonay Eloheyja bo ufanita vaboker vehalajta le'ohaleyja.
 
Sheshet yamim tojal matsot uvayom hashvi'i atseret l'Adonay Eloheyja lo ta'aseh melajah.

Shiv'ah shavu'ot tispor-laj mehajel jermesh bakamah tajel lispor shiv'ah shavu'ot.

Ve'asita jag Shavu'ot l'Adonay Eloheyja misat nidvat yadeja asher titen ka'asher yevarejeja Adonay Eloheyja.

Vesamajta lifney Adonay Eloheyja atah uvinja uviteja ve'avdeja va'amateja vehaLevi asher bish'areyja vehager vehayatom veha'almanah asher bekirbeja bamakom asher yivjar Adonay Eloheyja leshaken shmo sham.

Vezajarta ki-eved hayita beMitsrayim veshamarta ve'asita et-hajukim ha'eleh.
Jag haSukot ta'aseh leja shiv'at yamim be'ospeja migorneja umiyikveja.

Vesamajta bejageja atah uvinja uviteja ve'avdeja va'amateja vehaLevi vehager vehayatom veha'almanah asher bish'areyja.

Shiv'at yamim tajog l'Adonay Eloheyja bamakom asher-yivjar Adonay ki yevarejeja Adonay Eloheyja bekol tevu'atja uvekol ma'aseh yadeyja vehayita aj same'aj.

Shalosh pe'amim bashanah yera'eh kol-zjureja et-peney Adonay Eloheyja bamakom asher yivjar bejag haMatsot uvejag haShavu'ot uvejag haSukot velo yera'eh et-peney Adonay reykam.

Ish kematnat yado kevirkat Adonay Eloheyja asher natan-laj.


Baruj atáh Adonai, Eloheinu melej ha'olam, asher natan lanu torat emet, vejayey olam nata betojenu.


Baruj atáh Adonai, notén hatorah. AMEN

 

LECTURA DE LA HAFTARÁ  - 

2 Shemuel 22:1 al 51

 


Baruj atáh Adonay Eloheynu mélej ha'olam asher bajar binevi'im tovim veratsaj vedivreyjem hane'emarim be'emet.
Baruj atáh Adonay jabóker batoráh uveMoshé avdó uveYisra'el amó uvinvi'ey ja'emet vatsédek.


 

 

Vayedaber David l'Adonay et-divrey hashiráh hazot beyom hitsil Adonay otó mikaf kol-oyevav umikaf Sha'ul
Vayomar Adonay Sal'í uMetsudatí uMefaltí-li.
Elohey Tsurí ejeséh-bó; Maginí veKéren Yish'í Misgabí uMenusí; Moshi'í mejamás toshi'eni.
Mehulal ekrá Adonay ume'oyevay ivashea.
Ki afafuni mishberey-mavet najaley Vliya'al yeva'atuni.
Jevley She'ol sabuni kidmuni mokshey-mavet.
Batsar-lí ekrá Adonay ve'el-Elohay ekrá; vayishmá meheyjaló kolí veshav'atí be'oznav.
Vayitga'ash vatir'ash ha'árets; mosedot hashamáyim yirgazú vayitga'ashú ki-jaráh ló.
Aláh ashán be'apó ve'esh; mipiv tojel gejalim ba'arú mimenu.
Vayet shamáyim vayerad va'arafel tájat raglav.
Vayirkav al-kruv vaya'of vayerá al-kanfey-rúaj.
Vayáshet kóshej svivotav sukot kashrat-máyim avey shekakim.
Minogah negdó ba'arú gajaley-esh.
Yar'em min-shamáyim Adonay ve'Elyón yitén koló.
Vayishlaj qitsim vayefitsem barak vayahom.
Vayera'ú afikey yam yigalú mosdot tevel bega'arat Adonay minishmat rúaj apó.
Yishlaj mimarom yikajeni yamsheni mimayim rabim.
Yatsileni meoyeví az mi sone'ay ki ametsú mimeni.
Yekadmuni beyom eydí vayehí Adonay mish'an li.
Vayotsé lamerjav otí yejaletseni ki-jafets bi.
Yigmelení Adonay ketsidkatí kevor yaday yashiv li.
Ki shamarti darjey Adonay veló rashati me'Elohay.
Ki kol-mishpatav lenegdí vejukotav lo-asur mimenah.
Va'eheyéh tamim lo va'eshtamráh me'avoní.
Vayáshev Adonay li ketsidkatí kevorí lenéged eynav.
Im-jasid titjasad im-gibor tamim titamam.
Im-navar titavar ve'im-ikesh titapal.
Ve'et-am aní toshiá ve'eyneyja al-ramim tashpil.
Ki-atáh neyrí Adonay va'Adonay yagiha joshkí.
Ki vejáh aruts gedud be'Elohay adaleg-shur.
Ha'El tamim darkó imrat Adonay tsrufáh magén hu lekol hajosim bo.
Ki mi-el mibal'adey Adonay umi tsur mibal'adey Eloheynu.
Ha'El ma'uzí jayil vayater tamim darkí.
Meshavéh raglay ka'ayalot ve'al-bamotay ya'amideni.
Melamed yaday lamiljamáh venijat késhet-nejusháh zero'otay.
Vatiten-li magén yish'eja va'anotejá tarbeni.
Tarjiv tsa'adi tajteni veló ma'adú karsulay.
Erdefáh oyevay va'ashmidem veló ashuv ad-kalotam.
Va'ajalem va'emjatsem veló yekumún vayiplú tajat raglay.
Vatazreni jayil lamiljamáh tajria kamay tajteni.
Ve'oyevay tatah li oref mesane'ay va'atsmitem.
Yish'ú ve'eyn moshia el-Adonay veló anam.
Ve'eshjakem ka'afar-aréts ketit-jutsot adikem erka'em.
Vatefalteni merivey amí; tishmereni lerosh goyim am lo-yadati ya'avduni.
Beney nejar yitkajashú-li lishmoa ózen yishame'u li.
Beney nejar yibolú veyachgerú mimisgerotam.
Jay-Adonay uvaruj Tsurí; veyarum Elohey Tsur yish'í.
Ha'El hanotén nekamot li umorid amim takteni.
Umotsi'í me'oyevay umikamay teromemeni me'ish jamasim tatsileni.
Al-ken odeja Adonay bagoyim uleshimjá azamer.
Migdol yeshu'ot malkó ve'oséh jésed limeshijó le-David ulezar'ó ad-olam.



Baruj atáh Adonay, Eloheynu melej ha'olam, tsur kol-ha'olamim, tsadik bekol-jadorot, ha'El jane'eman, ha'omer ve'osej, jamedaber umekayem, shekol-devarav emet vatsedek.
Ne'eman, atah ju Adonay Eloheynu, vene'emanim devareyja, vedavar ejad midvareyja ajor lo-yashuv reykam, ki El melej ne'eman verajaman atah.
Baruj atáh Adonay, ha'El jane'eman bekol-devarav.   -Amen
Rajem al-Tsiyon, ki ji beyt jayeynu, vel'aluvat nefesh toshia bimjeraj veyameynu.
Baruj atáh Adonay, mesame'aj Tsiyon bevaneyj.
Samejenu, Adonay Eloheynu, be'Eliyahu janavi avdeja, uvmaljut beyt David meshijeja. Bimjeraj yavo veyagel libenu,
al kis'o lo yeshev zar, velo yinjalu od ajerim et kevodo, ki veshem kodsheja nishbata lo, shelo yicbej nero le'olam va'ed.
Baruj atáh Adonay, magén David.

 

EN ESPAÑOL 

Devarim -Deuteronomio 14:22  al 16:17

 

¡Bendecid al Eterno, el Bendito!

Bendito es el Eterno, el Bendito para siempre.

Bendito seas Tu, oh Eterno nuestro Dios, Rey del universo que nos elegiste entre todos los pueblos y nos diste Tu Toráh, Bendito seas, oh Eterno, que nos concediste la Toráh.
 

Bendito seas, oh Eterno, que nos concediste la Toráh. AMEN  
 

 


Todo primogénito, siendo macho, que naciere en tu ganado mayor o menor, lo consagrarás al Eterno, tu Dios; no harás ningún servicio con el primogénito de tu toro vaca), ni esquilarás al primogénito de tus ovejas;
delante del Eterno, tu Dios, los comerás, tu sacerdote y los de tu casa, de preferencia antes de que tengan un año, en el lugar que escogiere el Eterno.
Mas si hubiere en él algún defecto, ya fuere cojo o ciego, o con cualquier otro defecto grave, no lo sacrificarás al Eterno, tu Dios;
dentro de tus ciudades lo comerás; el impuro del mismo modo que el puro lo podrán comer juntamente, así como se come el corzo y el ciervo.
Solamente su sangre no comerás; sobre la tierra la derramarás como agua.
Estate alerta desde antes que llegue, para observar el mes de Aviv (primavera), y celebrarás la pascua. en honor del Eterno, tu Dios, porque en el mes de Aviv, de noche, te sacó el Eterno, tu Dios, de Egipto,   *
y sacrificarás la pascua al Eterno, tu Dios, de las ovejas y de las vacas, en el lugar que el Eterno escogiere para hacer habitar allí su nombre.
No comerás con ella leudo; siete días comerás con ella panes ázimos, pan de aflicción, porque aprisa salista de tierra de Egipto, para que te acuerdes del día en que saliste de la tierra de Egipto, todos los días de tu vida.
Y no será vista contigo levadura en todo tu territorio, por siete días; y no quedará de la carne del cordero pascual que sacrificares en la. tarde del primer día, nada hasta la mañana.
No podrás sacrificar el cordero de la pascua en cualquiera de tus ciudades que el Eterno, tu Dios, te da,
sino que en el lugar que escogiere el Eterno, tu Dios, para hacer habitar allí su nombre, has de sacrificar el cordero de la pascua por la tarde; al ponerse el sol lo comerás, al mismo tiempo en que saliste de Egipto;
y lo asarás y lo comerás en el lugar que escogiere el Eterno, tu Dios; y regresarás por la mañana del segundo día, y volverás a tu morada.
Seis días comerás panes ázimos, y en el día séptimo habrá asamblea solemne en honor del Eterno, tu Dios; ningún trabajo harás.
Siete semanas contarás para ti; desde que la hoz corte el ómer, principiarás a contar siete semanas.
Y celebrarás la fiesta de las semanas al Eterno, tu Dios; con lo que pudieres dar de tu mano darás, de acuerdo con lo que te haya bendecido el Eterno tu Dios.
Y deberas alegrarte ante el Eterno, tu Dios, en el lugar que el Eterno elija parqa hacer reposar alli Su Nombre, tú y tu hijo, y tu hija, y tu siervo, y tu sierva, y el levita que reside dentro de tus ciudades, juntamente con el prosélito y el huérfano y la viuda que habitan en medio de ti.
Y acuérdate de que tú fuiste siervo en Egipto; por tanto guardarás y cumplirás estos estatutos.

La fiesta de las cabañas celebrarás por siete días, cuando hayas recogido el producto de tu era y de tu vendimia.
Y te regocijarás en tu fiesta, tú y tu hijo, y tu hija, y tu siervo, y tu sierva, y el levita, y el prosélito, y el huérfano, y la viuda, que habitan dentro de tus ciudades.  *
Siete días celebrarás fiesta solemne al Eterno, tu Dios, en el lugar que escogiere el Eterno; porque el Eterno, tu Dios, te bendecirá en todos tus productos y en toda la obra de tus manos; por tanto estarás ciertamente alegre.
Tres veces en el año se presentarán todos tus varones delante del Eterno, tu Dios, en el lugar que El escogiere; en la fiesta de los ázimos, y en la fiesta de las semanas, y en la fiesta de las cabañas; y no se aparecerán delante del Eterno con las manos vacias.
cada uno (hará ofrendas) según sus posibilidades, conforme a la bendición que el Eterno, tu Dios, te haya dado.

 

LECTURA DE LA HAFTARÁ  

2 Shemuel 22:1 al 51

 

Bendito seas Tú, Eterno Dios nuestro y Rey del Universo, que escogiste buenos profetas y te complaciste en sus palabras, que fueron enunciadas con verdad.  
 

Bendito seas Tú, Eterno, que escogiste la Torah, a Moisés Tu siervo, a Tu pueblo Israel y a profetas de la verdad y y de la rectitud.

 

 

 

 
 
Y habló David al Eterno las palabras de este cántico, el día en que el Eterno le libró de la mano de todos sus enemigos y de la mano de Saúl.
Y dijo: El Eterno es mi Peña, y mi Fortaleza y mi Libertador.
Es el Dios de mi roca, en la cual me abrigo; mi escudo y la ayuda de mi salvación, mi fortaleza y mi refugio; mi Salvador que me libras de la gente violenta.
Cuando con loores invoco al Eterno, soy salvado de mis enemigos.
Porque me cercaron ondas de muerte, y arroyos de gente impía me atemorizaron.
Me rodearon los dolores del infierno, y se adelantaron hacia mí lazos de muerte.
En mi angustia invoqué al Eterno y clamé a mi Dios; y El oyó mi voz desde su Templo, llegó mi clamor a sus oído
Entonces la tierra se removió y tembló; los fundamentos de los cielos se estremecieron y se removieron cuando El se airó.
En su ira, como si subiese humo de sus narices, la palabra de su boca devoraba con fuego (a los malos); de El salían brasas contra ellos.
Y extendió los cielos y bajó, y había oscuridad debajo de sus pies.
Subió sobre un querubín y voló como si viniese sobre las alas del viento.
Hizo de las tinieblas pabellón alrededor de sí, oscuridad que proviene de agolpamiento de aguas de las nubes de los cielos.
Del resplandor de su presencia se encendieron brasas de fuego.
Dios tronó desde los cielos, y el Altísimo levantó su voz.
Arrojó saetas y disipó (a los enemigos); envió rayos y los conturbó.
Entonces aparecieron los manantiales del mar, y los fundamentos del mundo fueron descubiertos ante la reprensión del Eterno, por la fuerza del soplo de sus narices.
Enviará de lo alto su ayuda y me librará de las aguas abundantes.
Me librará del enemigo fuerte, de aquéllos que me aborrecían, los cuales eran más poderosos que yo.
Se apresuraron a venir sobre mí en el día de mi calamidad, mas el Eterno me sirvió de apoyo.
Me sacó a un lugar espacioso, me libró porque se complació en mí.
El Eterno me retribuyó conforme a mi justicia, y conforme a la pureza de mis manos, me devolvió
Porque yo guardé los caminos del Eterno, y no obré impíamente apartándome de mi Dios.
Porque todos sus juicios están presentes ante mí; y atento a sus estatutos, no me retiraré de ellos.
Y fui íntegro para con El y me guardé de mi iniquidad.
Por eso me retribuyó el Eterno conforme a mi justicia, y conforme a mi pureza ante sus ojos.
Con el bueno eres benigno, y con el hombre fuerte e íntegro te muestras íntegro;
puro eres para con el puro, mas con el perverso rígido te muestras.
Y tú salvas al pueblo humilde, mas con una mirada de tus ojos abates a los altivos.
Porque Tú eres mi lámpara, oh Eterno, el Eterno iluminará mis tinieblas.
Pues con tu auxilio puedo atacar ejércitos, y con el auxilio de mi Dios saltar puedo murallas.
El camino de Dios es perfecto; la palabra del Eterno es como plata purificada, escudo es para todos los que en El se refugian.
Porque ¿quién es Dios sino el Eterno? Y ¿quién es roca (fuerte) sino nuestro Dios?
Dios es el que me robustece dándome fuerza, y el que me hace saltar obstáculos para tornar perfecto mi camino;
el que hace que mis pies se igualen a los de las gacelas y el que me asienta sobre mis alturas (grandezas);
el que instruye a mis manos para la pelea, de modo que mis brazos puedan tensar un arco de cobre.
Tú me diste asimismo el escudo de tu salvación, y tu condescendencia me ha engrandecido.
Tú ensanchaste mis pasos debajo de mí para que no resbalasen mis talones.
Perseguiré a mis enemigos y los quebrantaré, y no volveré hasta que los acabe.
Los consumiré, y los heriré de modo que no se puedan levantar, y caerán bajo mis pies.
Me ceñiste de fortaleza para la batalla, e hiciste caer de rodillas debajo de mí a los que contra mí se levantaron.
Hiciste que mis enemigos huyesen y me volvieran la cerviz; aún así los alcancé y los destruí.
Miraron en torno y no hubo quien los librase; miraron hacia Dios, mas El no respondió.
Entonces los molí como el polvo de la tierra; los desmenucé como al lodo de las plazas y los pisoteé.
Tú me libraste de los que contendían conmigo de entre mi pueblo; Tú me guardaste para que fuese cabeza de gentes; un pueblo que no conocía, me sirvió.
Los extraños, de miedo me mentían, por lo que supieron de mí me obedecían.
Los extraños desfallecían, y cojeaban por el peso del sufrimiento al haber sido apresados.
Ciertamente el Eterno existe y existirá para siempre, y bendita será mi roca; exaltado sea Dios, la roca de mi salvación;
el Dios que me ha vengado, que sujeta a los pueblos debajo de mí;
y me saca (libra) de entre mis enemigos; Tú me exaltas sobre los que se levantan contra mí, Tú me libras del hombre que comete violencias.
Por tanto, yo te daré gracias entre las naciones, oh Eterno, y entonaré loores a tu nombre.
El da grandes salvaciones al rey de su pueblo y usa de merced para con su ungido, con David, y su descendencia, para siempre.

 

Bendito seas Tú, Eterno, Dios nuestro y Rey del Universo, fuerte de todos los mundos, justo en todas las generaciones; Dios fiel, que dice y obra, que promete y cumple, cuyas palabras son verdad y justicia.

Fiel eres Tú, Eterno, Dios nuestro, y tus promesas son merecedoras de fe; ninguna de Tus palabras dejará de cumplirse, porque Tú eres Dios y Rey fiel (y piadoso).
 

Bendito seas Tú, Eterno, Dios fiel en todas tus palabras. -Amen
 

Ten piedad de Sión, pues es el hogar de nuestra vida, y salva a esa ciudad afligida de espíritu, pronto y en nuestros días.
 

Bendito seas Tú, Eterno, que alegras a Sión en sus hijos.
 

Alégranos, oh Eterno, Dios nuestro, con la llegada de Elías, tu profeta y servidor, y con el reinado de David tu ungido. Llegue pronto su advenimiento y haga regocijar nuestros corazones.
 

No permitas que extraños se sienten en su trono, ni que otros hereden de su gloria, pues por tu santo nombre le juraste que su luz jamás se extinguirá.
 

Bendito seas Tú, Eterno, Escudo de David.
 

 

NOTAS EXPLICATORIAS:

Resúmem de la Parashá

Por el Rabino Pinjas Kasnett
La raíz del significado simbólico de las mitzvot de Pesaj, y de hecho, de todas las mitzvot de la Torá, radica en el hecho de que es el deber de todos los individuos temerosos de Dios de tratar de utilizar su tiempo sabiamente para hacer lo que es bueno y derecho. Todo el mundo debe entender que las siete décadas de la vida del individuo promedio son análogas a los siete días de la creación. Al igual que Dios estaba comprometido durante los primeros seis días de actividad creativa, el hombre también debe utilizar las primeras seis décadas de su vida para la interacción creativa y productiva con el mundo. Al igual que Dios "descansó" en el séptimo día, así también el hombre debe retirarse de búsquedas materiales y conectarse  más alto con la búsqueda espiritual en la última década de su vida.

La extracción de Dios del pueblo judío de Egipto es comparable con el parto. Del mismo modo que el feto emerge de la oscuridad de la matriz a la luz del mundo a costa de los severos dolores de parto, también el pueblo judío tuvio que sufrir las tribulaciones de servidumbre antes de emerger como pueblo elegido de Dios. Esta emergencia se llevó a cabo en la primavera, por lo mismo que hay cuatro estaciones en el mundo natural, hay cuatro etapas en la vida de un hombre; nuestra primavera es una época de emergencia, el crecimiento y la maduración hasta la adultez temprana, cuando el conocimiento, la sabiduría y la comprensión brotan sucesivamente.

Por desgracia, esta maduración es paralela a la aparición de nuestros deseos físicos y materiales. La prohibición de comer alimentos con levadura (jametz) simboliza nuestro requisito a tomar distancia de estas tentaciones materiales.


Por esta razón, cuando traemos una ofrenda de sacrificio a Dios no podemos añadir levadura o miel, ya que la levadura representa sucumbir a la tentación física excesiva y la miel representa la dulzura y el placer que le sigue.


Uno no es castigado por haber cedido a la tentación física negativa hasta la edad de 13, o el comienzo de los catorce años. Esto está simbolizado por la prohibición total contra el consumo, la posesión, o que obtengan ningún beneficio de la fermentación que comienza a los catorce días del mes de Nissan.


La Mishná nos dice que estamos en busca de comida con levadura en el catorce de Nissan con la luz de una vela, que representa el alma de la humanidad, como el verso en Proverbios (20, 27) dice: "El alma de un hombre es la vela de Dios. "es nuestro deber utilizar esta vela para buscar y eliminar este levadura que simboliza nuestras acciones y motivaciones negativas.


Sin embargo, la llama no puede ser tan fuerte como para dañar o quemar nuestras casas, ni demasiado débil, que nos impediría encontrar la levadura en el primer lugar. Nuestro trabajo consiste en controlar nuestra relación con el mundo físico, de no retirarse de él o destruirlo. Al mismo tiempo, debemos ser capaces de reconocer nuestros errores y corregirlos. La mitzvá es abstenerse de comer levadura para la totalidad de los siete días de la fiesta, símbolo de nuestra obligación de controlar nuestra existencia física para toda la vida útil de siete décadas. No es casualidad que el número siete aparece en lo que se refiere a una amplia variedad de mitzvot: siete días de celebración de la boda, los siete días de impureza ritual, los siete días de duelo, el ciclo agrícola de siete años, y otros también.

En el primer y último día de Pesaj, melajá, o actividad creativa, está prohibido. El primer día representa el comienzo de la vida de uno, antes de que él sea capaz de una interacción creativa con el mundo, y el último día representa la última década de la vida de uno, cuando uno tiende a retirarse del mundo material y se centran en el cumplimiento de uno de los objetivos espirituales. Sin embargo, las décadas centrales, como en los días centrales de las fiestas, nos conectan de forma activa con el mundo material, y la abstención de levadura nos recuerda de cuidar para gestionar nuestra relación con el mundo físico correctamente.

La matzá que comemos tiene que ser completamente pura y libre de cualquier rastro de levadura. Por otra parte, debemos evitar la harina de cualquier contacto con la humedad que podría resultar en levadura desde el momento en que el trigo se muele. Esto simboliza que el hombre debe proteger a su esencia espiritual desde el momento en que empieza a rodearse de la "rutina diaria" de los asuntos del mundo y la búsqueda de su sustento diario. También se nos manda a comer la matzá con hierbas amargas con el fin de simbolizar que por el bien de nuestra esencia espiritual es posible que tengamos que soportar una medida de la amargura y el dolor en nuestra existencia física.

El sacrificio de Pesaj también representa el triunfo de la esencia espiritual del hombre sobre la física, como comer por la noche, lo que simboliza la muerte, alude a la liberación del alma del cuerpo. Comiendo con un grupo alude a los grupos de amigos y familiares que vienen a llorar a los difuntos. Por último, sólo se puede comer asado, ya que el aroma de la carne asada se dispersa rápidamente, que alude a la naturaleza transitoria de la existencia física.


Lo que es claramente evidente es que el día de fiesta de Pesaj hace alusión a la creación del hombre, su vida útil, la conquista de su inclinación al mal, el dolor asociado con su existencia física y el eventual cumplimiento de su meta de conexión espiritual con Dios.


Esta es la razón por qué la fiesta se describe que se aplica a todas las generaciones.

Se nos enseña en el Talmud que todo el mundo en el Seder de Pesaj debe verse a sí mismo como si fuera en realidad parte de la salida de Egipto. Esto significa mucho más que imaginarse a sí mismo a estar presentes en un evento histórico. Más bien, es la raíz de todos los días festivos y las mitzvot de la Torá, ya que este requerimiento se refiere a las luchas y obligaciones durante todo el ciclo de vida de un individuo.

Después de Pesaj nos manda a contar siete semanas, culminando con la entrega de la Torá en el día de fiesta de Shavuot. Esta es otra referencia a las siete décadas de la vida del hombre, todos los cuales deben estar orientados hacia la consecución de la perfección espiritual que experimentó la nación en la entrega de la Torá en el Monte Sinaí. Era lógico que Dios arregló esto cuando los Judios arrojaron los grilletes de la idolatría egipcia y estaban por lo tanto preparados para recibir la verdad de la Torá en el Sinaí.

 

Comentarios a la Parashá

16:1
Shamor et-jodesh ha'Aviv ve'asita Pesaj l'Adonay Eloheyja ki bejodesh ha'Aviv hotsi'aja Adonay Eloheyja miMitsrayim laylah.
Estate alerta desde antes que llegue, para observar el mes de Aviv (primavera), y celebrarás la pascua. en honor del Eterno, tu Dios, porque en el mes de Aviv, de noche, te sacó el Eterno, tu Dios, de Egipto, 

Celebrarás la Pascua
   Además del cordero pascual, que podía ser igualmente un cabrito, se hacían otros sacrificios de ganado como ofrendas festivas, llamadas Korban jaguigá. Desde el comienzo del capítulo 16 hasta el versículo 17, la Toráh trata de las tres fiestas denominadas shalosh regalim (las tres fiestas de peregrinaje). Cuando existía el Templo en Jerusalem, todo varón debía acudir durante estas tres fiestas a él, para agradecer a Dios los frutos que había recogido; no debía ir con las manos vacías (ver versos 16-17). Aunque el significado de Pésaj, Shavuot y Sucot tenían relación con la tierra, estas fiestas se convertían respectivamente en fiesta de la libertad, fiesta de la promulgación de la Ley y fiesta de la travesía del desierto. Cada una tiene relación directa con las otras dos. Pésaj es la salida de Egipto, la liberación; Shavuot, es la constitución moral y espiritual de Israel; y Sucot, su constitución civil y territorial. Las tres son fiestas de alegría y épocas de regocijo (moadim lesimjá), porque nos sitúan en presencia de Dios, de la naturaleza y de nuestra milagrosa historia.

16:14
Vesamajta bejageja atah uvinja uviteja ve'avdeja va'amateja vehaLevi vehager vehayatom veha'almanah asher bish'areyja.
Y te regocijarás en tu fiesta, tú y tu hijo, y tu hija, y tu siervo, y tu sierva, y el levita, y el prosélito, y el huérfano, y la viuda, que habitan dentro de tus ciudades. 

Prosélito y el huérfano
  La Parashá de Reé habla varias veces (ver capítulo 15, 7-11) de uno de los más sagrados deberes sociales: el de socorrer al necesitado. Esto se considera como una de las primordiales virtudes humanas; es un mandamiento positivo del judaísmo. Todo hombre, aún aquél que se mantiene de limosna, tiene obligación de practicar la caridad. Se socorre a todo el que extiende la mano, aún a los idólatras. Las mujeres son más tímidas y débiles que los hombres, por lo que hay que ayudarlas primero. Los parientes pobres tienen prioridad sobre los extraños. Según el Talmud, tanto la riqueza como la pobreza vienen de Dios, a fin de probar a las personas; al rico, para que emplee dignamente su dinero, y al pobre para que siga el camino recto a pesar de las tentaciones. El rey Salomón dijo: "No me des pobreza ni riqueza; dame el pan que me sea necesario, no sea que me harte y te niegue y diga: ¿quién es el Eterno? O no sea que siendo pobre, hurte y blasfeme el nombre de Dios" (Proverbios 30, 8-9).

 

Comentarios a la Haftará

Para el cierre de la Festividad que marca la primera redención de Israel se escogió a Isaías que también hace alusiones líricas a la gran salvación que tuvo lugar en esta época del año, y a la redención final, a la llegada del Mashiaj.

 


Canciones que cantamos en la mesa de Shabat

Tzur Mishelo Ajalnu
"La Roca, de cuya comida comimos..."

ibané ha Mikdrash, Ir Tzion temalé, ve sham nashir shir jadash
"Que se reconstruya el Santuario, se llene la Ciudad de Sión y allí cantaremos una nueva canción"

El Midrash señala la conexión que existe entre la reconstrucción de Jerusalén y las canciones de alabanza que Israel le canta a su Dios. En Tehilim 147, que se dice todas las mañanas, citamos al Rey David, quien dice: "Es bueno cantarle a nuestro señor... Hashem construye Jerusalén y reúne a los dispersos de Israel". Jerusalén, concluye el Midrash, será reconstruida recién cuando Le cantemos alabanzas y zemirot a Hashem.

En esta frase también está contenida la idea de que cuando tenga lugar la redención final, ninguna de las antiguas canciones será adecuada para expresar nuestra dicha y habrá de componerse "una nueva canción".

Hoy, al entonar zemirot, estamos ensayando para cuando cantemos la "nueva canción" que habrá de anticipar la reconstrucción del Beit ha Mikdash, muy pronto en nuestros días.

 

PROMESAS DE HASHEM
 

Malají

3:5


Vekaravti aleyJem lamishpat vehayiti ed memaher bameJashfim uvamena'afim uvanishba'im lashaker uveshkey sJar-saJir almanah vayatom umatey-ger velo yere'uni amar Adonay Tseva'ot.
Y Yo me acercaré a vosotros para juicio; y seré un testigo veloz contra los hechiceros, y contra los adúlteros, y contra los que juran en falso, y contra los que defraudan al jornalero de su salario, y oprimen a, la viuda y al huérfano, y desvían el derecho del extranjero, y no me temen a Mí, dice el Eterno de las huestes.

 


Escrito y Recopilado por: Rabino Yaakov Asher Sinclair de la Organización Ohr Somayach de Israel y Monsey

Editado por el Moréh Eliyahu BaYona, Director de Shalom Haverim, Monsey, New York.

 

 

 

 

   

 


 

 
   
       
       
       
       
   
 

 

Correos: eliyahubayonah@gmail.com

Copy Rights © Shalom Haverim Org - Monsey 10952, New York