Protected by Copyscape Web Copyright Protection Software

 

BERESHIT- GENESIS - En el Principio

CAPITULO 35

(fonética sefaradí)



 

35:1 Y Dios" dijo a Jacob: Levántate, sube a Bet-El (1) y habita allí; y haz allí un altar al Dios que se te apareció cuando huías de la presencia de Esaú, tu hermano.

Vayomer Elohim el-Ya'akov kum aleh Veyt-El veshev-sham va'aseh-sham mizbe'aj la-El hanir'eh eleyja bevorjaja mipeney Esav ajija.

35:2 Y dijo Jacob a su familia y a todos los que estaban con él: Apartad los dioses extraños (2) que están en medio de vosotros y purificaos, y mudad vuestros vestidos:

Vayomer Ya'akov el-beyto ve'el kol-asher imo hasiru et-elohey hanejar asher betojejem vehitaharu vehajalifu simloteyjem.

35:3 y nos levantaremos y subiremos a Bet-El, y haré allí un altar al Dios que me respondió en el día de mi angustia, y que estuvo conmigo en el camino por donde anduve.

Venakumah vena'aleh Beyt-El ve'e'eseh-sham mizbe'aj la-El ha'oneh oti beyom tsarati vayehi imadi baderej asher halajti.

35:4 Y ellos dieron a Jacob todos los dioses extraños que tenían en su poder, y los aretes que estaban en sus orejas; y los escondió Jacob debajo de la encina que estaba cerca de Shejem.

Vayitnu el-Ya'akov et kol-elohey hanejar asher beyadam ve'et-hanezamim asher be'ozneyhem vayitmon otam Ya'akov tajat ha'elah asher im-Shjem.

35:5 Y partieron: y sobrevino un terror de Dios sobre las ciudades que estaban a su

alrededor, de manera que no persiguieron a los hijos de Jacob.

Vayisa'u vayehi jitat Elohim al-he'arim asher svivoteyhem velo radfu ajarey beney Ya'akov.

35:6 Y vino Jacob a Luz, que está ¿en la tierra de Canaan, la cual es Bet-El, él y toda la

gente que estaba con él.

Vayavo Ya'akov Luzah asher be'erets Kna'an hi Beyt-El hu vejol-ha'am asher-imo.

35:7 Y edificó allí un altar, y llamó al lugar EI-Bet-El (Dios de Bet-El), porque (los ángeles de) Dios se le habían manifestado allí, cuando iba huyendo de su hermano.

Vayiven sham mizbe'aj vayikra lamakom El Beyt-El ki sham niglu elav ha'Elohim bevorejo mipeney ajiv.

35:8 Y murió Devorah, nodriza de Rebeca, y fue enterrada al pie (de la planicie) de Bet-El, debajo de la encina; y llamó su nombre Planicie del Llanto.

Vatamot Dvorah meyneket Rivkah vatikaver mitajat leVeyt-El tajat ha'alon vayikra shmo Alon Bajut.

35:9 Y Dios apareció otra vez a Jacob después que volvió de Paddán-Aram, y le bendijo.

Vayera Elohim el-Ya'akov od bevo'o miPadan Aram vayevarej oto.

35:10 Y le dijo Dios: Tu nombre es Jacob, pero ya no será llamado tu nombre Jacob, sino que Israel será tu nombre. (3) Y llamó su nombre Israel (4).

Vayomer-lo Elohim shimja Ya'akov lo-yikare shimja od Ya'akov ki im-Yisra'el yihyeh shmeja vayikra et-shmo Yisra'el.

35:11 Y le dijo Dios: Yo soy el Dios Todopoderoso; (5) sé fecundo y multiplícate; una nación y una congregación de naciones procederán de ti, y reyes saldrán de tus lomos.

Vayomer lo Elohim ani El-Shaday preh urveh goy ukehal goyim yihyeh mimeka umelajim mejalatseyja yetse'u.

35:12 Y la tierra que he dado a Abraham y a Isaac, a ti te la daré; también a tu descendencia después de ti daré la tierra.

Ve'et-ha'arets asher natati le-Avraham ule-Yitsjak leja etnenah ulezar'aja ajareyja eten et-ha'arets.

35:13 Y se retiró Dios de sobre él, en el lugar donde había hablado con él.

Vaya'al me'alav Elohim bamakom asher-diber ito.

35:14 ,Y erigió Jacob un monumento conmemorativo en el lugar donde Él había hablado con él; monumento de piedra, y derramó sobre él una libación, y vertió sobre él aceite.

Vayatsev Ya'akov matsevah bamakom asher-diber ito matsevet aven vayasej aleyha nesej vayitsok aleyha shamen.

35:15 Y llamó Jacob el nombre del lugar donde Dios había hablado con él, Bet-el

Vayikra Ya'akov et-shem hamakom asher diber ito sham Elohim Beyt-El.

35:16 Y partieron de Bet-El, y cuando les faltaba todavía algún trecho para llegar a Efrat,

parió Raquel; y tuvo dificultades para parir.

Vayis'u mi-Beyt El vayehi-od kivrat-ha'arets lavo Efratah vateled Rajel vatekash belidetah.

35:17 Y aconteció en lo más duro del parto, que le dijo la partera: No temas, porque

también éste es un hijo para ti.

Vayehi behakshotah belidetah vatomer lah hameyaledet al-tire'i ki-gam-zeh laj ben.

35:18 Y sucedió que al salírsele el alma, pues murió, llamó su nombre Ben-Oní (hijo de mi dolor); mas su padre lo llamó Benjamín (Binyamín).

Vayehi betset nafshah ki metah vatikra shmo Ben-Oni ve'aviv kara-lo Vinyamin.

35:19 Y murió Raquel, y fue sepultada en el camino de Efrat, que es Belén (Bet-Léjem).

Vatamot Rajel vatikaver bederej Efratah hi Beyt Lajem.

35:20 Y erigio Jacob un monumento sobre su sepultura; éste es el monumento de la

sepultura de Raquel, hasta el día de hoy.

Vayatsev Ya'akov matsevah al-kvuratah hi matsevet kevurat Rajel adhayom.

35:21 E Israel partió, y plantó su tienda más allá de la. torre de Eder (rebaño).

Vayisa Yisra'el vayet aholoh mehal'ah le-Migdal-Eder.

35:22 Y aconteció que cuando habitaba Israel en aquella tierra, Rubén fue y se acostó con

Bilhá, concubina de su padre, y lo supo Israel. Y fueron los hijos de Israel doce:

Vayehi bishkon Yisra'el ba'arets hahi vayelej Re'uven vayishkav et-Bilhah pilegesh aviv vayishma Yisra'el. Vayihyu veney-Ya'akov shneym-asar.

35:23 Los hijos de Leá: Rubén, el primogénito de Jacob, y Simón, y Leví, y Juda, e Isajar, y Zebulón.

Bney Leah bejor Ya'akov Re'uven veShim'on veLevi viYehudah veYisajar uZvulun.

35:24 Los hijos de Raquel: José y Benjamín.

Beney Rajel Yosef uVinyamin.

35:25 Y los hijos de Bilhá, sierva de Raquel: Dan y Naftalí;

Uvney Vilhah shifjat Rajel Dan veNaftali.

35:26 Y los hijos de Zilpá, sierva de Leá: Gad y Asher. Estos son los hijos de Jacob, que le nacieron en Paddán-Aram.

Uveney Zilpah shifjat Leah Gad ve'Asher eleh beney Ya'akov asher yulad-lo beFadan Aram.

35:27 Y vino Jacob a (casa de) Isaac, su padre, a Mamré, ciudad de Arbá (que es Hebrón), donde habían habitado temporalmente Abraham e Isaac.

Vayavo Ya'akov el-Yitsjak aviv Mamre Kiryat ha'Arba hi Jevron asher-garsham Avraham veYitsjak.

35:28 Y fueron los días de Isaac ciento ochenta años.

Vayihyu yemey Yitsjak me'at shanah ushmonim shanah.

35:29 Y expiró Isaac y murió, y fue reunido con su pueblo, viejo y harto de días; y lo

sepultaron sus hijos Esaú y Jacob (6).

Vayigva Yitsjak vayamot vaye'asef el-amav zaken usva yamim vayikberu oto Esav veYa'akov banav.

 

Comentario:

1

Según el exegeta Rashí, lo que ocurrió a Diná fue un castigo para Jacob, porque habitó en la ciudad

de Shejem (ver cap. 33, 18 - 20) y se demoró en el camino para llegar a Bet-El y edificar allí el

altar, según su promesa.

2

Objetos del botín que se llevaron de la gente de Shejem, con los que servían a los ídolos. Jacob

ordenó igualmente no usar las correspondientes vestimentas,como se ve al final del versículo.

3

Esta es una confirmación, por parte de Dios, del cambio de nombre hecha por el ángel en el cap.

32, 29. El nombre "Israel" se asocia a la idea de vencer las fuerzas sobrenaturales, según lo

vemos en la lucha de Jacob con el ángel (Mijael) (Gén. 32, 29). En efecto, a pesar de que sus

enemigos, a través de la historia, le impidieron actuar libremente, Israel luchó y venció hasta hoy.

4

Las letras que componen la palabra ISRAEL, en hebreo, forman las iniciales de los nombres de los

tres patriarcas y de sus cuatro esposas: Y: Yitzjac-Yaacov; S: Sarah; R: Rajel-Rivcah; A (alef)

Abraham; L: Leá.

5

Las tres letras de la palabra Shadday, que significa Dios Todopoderoso y Omnipotente, constituyen

también las primeras letras de Shomer daltot Yisrael (Guardián de las puertas de Israel), razón por la

cual esta palabra figura en el dorso del pergamino (mezuzá) que los israelitas ponemos en el poste

derecho (según se entra) de la puerta.

6

La costumbre exigía que los hijos sepultasen por sí mismos a sus padres. Así lo hicieron Isaac e

Ismael con Abraham, José y sus hermanos acompañaron los restos de Jacob y lo sepultaron en la

tierra de Canaán (Gen. 50, 13). Actualmente es costumbre en las comunidades israelitas de Israel,

Siria, Turquía y Egipto, que los hijos no acompañen los restos mortales del padre, por la razón escrita

en la Cabalá (ver libro Maavar Yaboc). Pero en algunas congregaciones no existe esta costumbre, y

los hijos asisten al entierro de su padre. Los legos en materia de religión y raciocinio, denominados

en hebreo irónicamente mitjakemim (metidos a sabios) dicen que sólo en caso de muerte de la

madre, los hijos acompañan el entierro, y no en el caso del padre, pues en cuanto a la madre no hay

duda de que son sus hijos. Esta razón no deja de ser poco delicada e injusta ya que, de acuerdo con

el Talmud, todos, inclusive las personas ajenas al muerto, tienen al verlo, la obligación de acompañar

el cortejo fúnebre, por lo menos cuatro pasos. Con mucha más razón deberán hacerlo sus propios

hijos.

 

 

 

     

 


 

 
   
       
       
       
       
   
 

 

Correos: eliyahubayonah@gmail.com

Copy Rights © Shalom Haverim Org - Monsey 10952, New York