Protected by Copyscape Web Copyright Protection Software

 

BERESHIT- GENESIS - En el Principio

CAPITULO 47

(fonética sefaradí)


 

47:1 Y vino José y anunció al Faraón y dijo: Mi padre y mis hermanos con su ganado menor y su ganado mayor y todo lo que poseen, han venido de la tierra de Canaán, y he aquí que están en la tierra de Góshen.

Vayavo Yosef vayaged le-Far'oh vayomer avi ve'ajay vetsonam uvekaram vejol-asher lahem ba'u me'erets Kena'an vehinam be'erets Goshen.

47:2 Y de entre sus hermanos tomo cinco hombres, a quienes presentó ante el Faraón.

Umiktseh ejav lakaj jamishah anashim vayatsigem lifney Far'oh.

47:3 Y dijo el Faraón a sus hermanos: ¿Cuáles son vuestras ocupaciones? Y ellos respondieron al Faraón: Pastores de ganado menor son tus siervos, tanto nosotros como nuestros padres.

Vayomer Par'oh el-ejav mah-ma'aseyjem vayomru el-Par'oh ro'eh tson avadeyja gam-anajnu gam-avoteynu.

47:4 Dijeron además al Faraón: Para habitar temporalmente en esta tierra hemos venido, porque no hay pastos para los rebaños que tienen tus siervos, pues el hambre se ha hecho pesada en la tierra de Canaán; ahora pues, te rogamos que habiten tus siervos en la tierra de Goshén.

Vayomru el-Par'oh lagur ba'arets banu ki-eyn mir'eh latson asher la-avadeyja ki-javed hara'av be'erets Kena'an ve'atah yeshvu-na avadeyja be'erets Goshen.

47:5 Y habló el Faraón a José, diciendo: Tu padre y tus hermanos han venido a ti;

Vayomer Par'oh el-Yosef lemor avija ve'ajeyja ba'u eleyja.

47:6 la tierra de Egipto está delante de ti; en lo mejor de la tierra asienta a tu padre y a tus hermanos, habiten en la tierra de Góshen; y si conoces que hay entre ellos hombres hábiles, ponlos por mayorales de mi ganado.

Erets Mitsrayim lefaneyja hi bemeytav ha'arets hoshev et-avija ve'et-ajeyja yeshvu be'erets Goshen ve'im-yadata veyesh-bam anshey-jayil vesamtam sarey mikneh al-asher-li.

47:7 Y trajo José a su padre Jacob y lo presentó ante el Faraón; y Jacob bendijo al Faraón.

Vayave Yosef et-Ya'akov aviv vaya'amidehu lifney Far-oh vayevarej Ya'akov et-Par'oh.

47:8 Y dijo el Faraón a Jacob: ¿Cuántos son los días de los años de tu vida?

Vayomer Par'oh el-Ya'akov kamah yemey shney jayeyja.

47:9 Y Jacob respondió al Faraón: Los días de los años de mis peregrinaciones (1) son ciento treinta años; pocos y malos han sido los días de los años de mi vida, y no han alcanzado a los días de los años de la vida de mis padres, en los días de sus peregrinaciones.

Vayomer Ya'akov el-Par'oh yemey shney meguray shloshim ume'at shanah me'at vera'im hayu yemey shney jayay velo hisigu et-yemey shney jayey avotay bimey megureyhem.

47:10 Y Jacob bendijo al Faraón y salió de la presencia del Faraón.

Vayevarej Ya'akov et-Par'oh vayetse milifney Far'oh.

47:11 Séptima Lectura

Y estableció José a su padre y a sus hermanos, y les dio posesión en la tierra de Egipto en lo mejor de la tierra, en la tierra de Ramesés, como había mandado el Faraón.

Vayoshev Yosef et-aviv ve'et-ejav vayiten lahem ajuzah be'erets Mitsrayim bemeytav ha'arets be'erets Ramses ka'asher tsivah Far'oh.

47:12 Y José alimentaba a su padre y a sus hermanos y a toda la casa de su padre con pan, según el número de los hijos.

Vayejalkel Yosef et-aviv ve'et-ejav ve'et kol-beyt aviv lejem lefi hataf.

47:13 Y no había pan en todo el país, porque arreciaba mucho el hambre; y desfallecía la tierra de Egipto y la tierra de Canaán por causa del hambre.

Velejem eyn bejol-ha'arets ki-javed hara'av me'od vatelah erets Mitsrayim ve'erets Kena'an mipeney hara'av.

47:14 Y recogió José toda la plata que se hallaba en la tierra de Egipto y en la tierra de Canaán por el grano que iban comprando; y puso José la plata en la casa del Faraón.

Vayelaket Yosef et-kol-hakesef hanimtsa ve'erets Mitsrayim uve'erets Kena'an bashever asher-hem shovrim vayave Yosef et-hakesef beytah Far'oh.

47:15 Y cuando se acabó el dinero de la tierra de Egipto y de la tierra de Canaán, vinieron todos los egipcios a José, diciendo: Danos pan, pues ¿por qué hemos de morir en tu misma presencia por haberse acabado la plata?

Vayitom hakesef me'erets Mitsrayim ume'erets Kena'an vayavo'u jol-Mitsrayim el-Yosef lemor havah-lanu lejem velamah namut negdeja ki afes kasef.

47:16 Y dijo José: Entregad vuestro ganado y os lo daré por vuestro ganancia, si se ha acabado la plata.

Vayomer Yosef havu mikneyjem ve'etnah lajem bemikneyjem im-afes kasef.

47:17 Y trajeron sus ganados a José y José les dio pan por los caballos (2) y por los hatos de ganado menor, y por los hatos de ganado mayor, y por los asnos; de manera que los proveyó de pan, por todos sus ganados, aquel año.

Vayavi'u et-mikneyhem el-Yosef vayiten lahem Yosef lejem basusim uvemikneh hatson uvemikneh habakar uvajamorim vayenahalem balejem bejol-miknehem bashanah hahi.

47:18 Y terminado aquel año, vinieron a él el año siguiente, (3) y le dijeron: No encubriremos de mi señor que, habiéndose acabado la plata y como los ganados pertenecen ya a mi señor, nada nos queda a la vista de mi señor sino nuestros cuerpos y nuestra tierra.

Vatitom hashanah hahi vayavo'u elav bashanah hashenit vayomru lo lo-nejajed me'adoni ki im-tam hakesef umikneh habehemah el-adoni lo nish'ar lifney adoni bilti im-gviyatenu ve'admatenu.

47:19 ¿Por qué hemos de perecer ante tus ojos, así nosotros como nuestra tierra? Cómpranos a nosotros y a nuestra tierra por el pan; y nosotros y nuestra tierra seremos siervos del Faraón. Y danos simiente, así viviremos y no moriremos, y la tierra no quedará desolada.

Lamah namut le'eyneyja gam-anajnu gam-admatenu kneh-otanu ve'et-admatenu balajem venihyeh anajnu ve'admatenu avadim le-Far'oh veten-zera venijyeh velo namut veha'adamah lo tesham.

47:20 De esta suerte adquirió José todas las tierras de Egipto para el Faraón, (4) porque vendieron los egipcios cada cual su campo, a causa de haber prevalecido sobre ellos el hambre; de manera que la tierra vino a ser del Faraón.

Vayiken Yosef et-kol-admat Mitsrayim le-Far'oh ki-majru Mitsrayim ish sadehu ki-jazak alehem hara'av vatehi ha'arets le-Far'oh.

47:21 Y al pueblo hizo cambiar de ciudades, desde un confín de Egipto hasta el otro confín.

Ve'et-ha'am he'evir oto le'arim miktseh gvul-Mitsrayim ve'ad-katsehu.

47:22 Solamente las tierras de los sacerdotes no compró, porque los sacerdotes tenían porción fijada (5) de parte del Faraón, y comían su ración que les daba el Faraón; por eso no vendieron su tierra.

Rak admat hakohanim lo kanah ki jok lakohanim me'et Par'oh ve'ajlu et-jukam asher natan lahem Par'oh al-ken lo majru et-admatam.

47:23 Dijo entonces José al pueblo: He aquí que os he comprado hoy vuestra tierra para el Faraón. He aquí simiente para vosotros; sembrad pues la tierra.

Vayomer Yosef el-ha'am hen kaniti etjem hayom ve'et-admatjem le-Far'oh he-lajem zera uzratem et-ha'adamah.

47:24 Y será que de los productos daréis la quinta parte al Faraón, (6) y las otras cuatro partes serán vuestras, para simiente del campo y para vuestra manutención y la de los que están en vuestras casas, y para que coman vuestros niños.

Vehayah batvu'ot untatem jamishit le-Far'oh ve'arba hayadot yihyeh lajem lezera hasadeh ule'ojeljem vela'asher bevateyjem vele'ejol letapjem.

47:25 Ultima Lectura

Y ellos dijeron: ¡La vida nos has dado! ¡Hallaremos gracia a los ojos de mi señor y seremos siervos del Faraón!

Vayomeru hejeyitanu nimtsa-jen be'eyney adoni vehayinu avadim le-Far'oh.

47:26 Y lo impuso José como estatuto hasta este día (7) para la tierra de Egipto: para el Faraón la quinta parte. Solamente las tierras de los sacerdotes no vinieron a ser del Faraón.

Vayasem otah Yosef lejok ad-hayom hazeh al-admat Mitsrayim le-Far'oh lajomesh rak admat hakohanim levadam lo hayetah le-Far'oh.

47:27 Y habitó Israel en la tierra de Egipto, en la tierra de Góshen; y tuvieron posesiones en ella, y fueron fecundos y se multiplicaron mucho.

Vayeshev Yisra'el be'erets Mitsrayim be'erets Goshen vaye'ajazu vah vayifru vayirbu me'od.

47:28 Primera Lectura

Y Jacob vivió (8) en la tierra de Egipto diecisiete años, y fueron los días de Jacob, los años de su vida, ciento cuarenta y siete años.

Vayeji Ya'akov be'erets Mitsrayim shva esreh shanah vayehi yemey-Ya'akov shney jayav sheva shanim ve'arba'im ume'at shanah.

47:29 Y se acercaron los días en que Israel había de morir, y llamó a su hijo José y le dijo: Si es que he hallado gracia a tus ojos, te ruego que pongas tu mano debajo de mi muslo y uses conmigo merced y verdad. (9) Te ruego no me sepultes en Egipto,

Vayikrevu yemey Yisra'el lamut vayikra liveno le-Yosef vayomer lo im-na matsati jen be'eyneyja sim-na yadeja tajat yereji ve'asita imadi jesed ve'emet al-na tikbereni beMitsrayim.

47:30 sino que descanse con mis padres; así que tú me llevaras de Egipto y me sepultarás en el sepulcro de ellos. Y él respondió: Yo haré conforme a tu dicho.

Veshajavti im-avotay unesatani mi-Mitsrayim ukvartani bikevuratam vayomer anoji e'eseh jidvareja.

47:31 Y él dijo: ¡Júramelo!. Y se lo juró; e Israel se postró sobre la cabecera de su cama.

Vayomer hishave'ah li vayishava lo vayishtaju Yisra'el al-rosh hamitah.

 

Comentario:

1

  Jacob respondió así para dar a entender que la mayoría de su vida la pasó en peregrinaciones. Por otra parte vemos que el rey David se consideró peregrino en este mundo cuando dijo: "Porque peregrino soy para contigo y advenedizo, como todos mis padres' (Salmo XXXIX, 13).

2

   Recibió de ellos primero los caballos, que se consideraban como cosa de lujo.

3

  El séptimo año de hambre. Pero, según el Midrash, a pesar de que José predijo siete años de hambre, ésta duró solamente dos, y atribuye la causa a la llegada de Jacob a Egipto, pues los justos llevan la bendición de Dios al lugar donde emigran (Rashí).

4

  José, cuya figura nos encanta y atrae, representa en la historia del pueblo de Israel a uno de los numerosos hombres que supieron poner su genio al servicio del país al cual emigraron.

5

  En todos los tiempos, los representantes de la religión gozaron de privilegios especiales, por el hecho de dedicarse al bienestar espiritual del pueblo.

6

   En la época de los Macabeos, los judíos pagaban al gobierno asirio la tercera parte de la cosecha (ver Macab. I, X, 30).

7

   Esta ley estaba todavía en vigor en los años en que Moisés estuvo en Egipto.

8

   El Midrash hace un comentario sobre esta palabra. Dice: "los justos, aún en su muerte, son llamados vivos; los malvados, aún en su vida, son llamados muertos". Esta afirmación se basa en ciertas particularidades observadas repetidas veces en la Biblia, como en el caso de Benayahu: "Y Benayahu, hijo de Yehoyadá, era hijo de un hombre vivo", etc. (después de haber muerto el padre de Benayahu, la Escritura Sagrada lo llama vivo). Aún después, de su muerte, la acción del justo es positiva; la del malvado, aún en vida, es negativa. Las obras que el hombre deja en el Universo son eternas e imperecederas, y cada acción por insignificante que sea, no deja de tener influencias cósmicas. El Universo es un todo que se está constituyendo instante tras instante, y cada hombre es arquitecto de esta construcción. No hay, por lo tanto, acción que se pierda o que perezca y los justos, aún en su muerte, poseen la vida.

9

   Jacob, antes de morir, pidió a su hijo José que hiciese con él "merced y verdad". Los rabinos dedujeron de estas palabras que sólo la merced que se hace con los muertos es la verdadera, sobre todo si se practica con las personas sin recursos y sin parientes, ya que no existe posibilidad de recibir de ellos ninguna retribución, puesto que están muertos.

 

 

     

 


 

 
   
       
       
       
       
   
 

 

Correos: eliyahubayonah@gmail.com

Copy Rights © Shalom Haverim Org - Monsey 10952, New York