Protected by Copyscape Web Copyright Protection Software

 

ÉXODO

CAPÍTULO 7

 

Este Capítulo de la Torá está dedicado a la Memoria de:

José -Yosef- BaYona Vila, Z''TL (Zejer Tzadik Livrajá)

 

 

7:1     Y el Eterno dijo a Moisés: Mira que te he constituido como justiciero para el Faraón; y Aarón, tu hermano, será tu profeta (intérprete).

Vayomer Adonay el-Moshe re'eh netatija Elohim le-Far'oh ve'Aharon ajija yihyeh nevi'eja.

 

7:2     Tú dirás todo lo que Yo te mandaré, y Aarón, tu hermano, lo dirá al Faraón, a fin de que envíe de su tierra a los hijos de Israel.

Atah tedaber et kol-asher atsaveka ve'Aharon ajija yedaber el-Par'oh veshilaj et-beney-Yisra'el me'artso.

 

7:3     Mas Yo endureceré el corazón del Faraón y multiplicaré mis señales y mis maravillas en la tierra de Egipto;

          Va'ani aksheh et-lev Par'oh vehirbeyti et-ototay ve'et moftay be'erets Mitsrayim.

 

7:4     y no os escuchará el Faraón y pondré mi mano sobre Egipto, y sacaré mis huestes, mi pueblo, los hijos de Israel, de la tierra de Egipto, con juicios grandes.

Velo-yishma alejem Par'oh venatati et-yadi beMitsrayim vehotseti et-tsiv'otay et-ami veney-Yisra'el me'erets Mitsrayim bishfatim gdolim.

 

7:5     Y conocerán los egipcios que Yo soy el Eterno cuando extienda mi mano sobre Egipto y saque a los hijos de Israel de en medio de ellos.

Veyad'u Mitsrayim ki-ani Adonay bintoti et-yadi al-Mitsrayim vehotseti et-beney-Yisra'el mitojam.

 

7:6     E hicieron así Moisés y Aarón; como el Eterno les había ordenado así lo hicieron.

Vaya'as Moshe ve'Aharon ka'asher tsivah Adonay otam ken asu.

 

7:7     Y Moisés era de edad de ochenta años, y Aarón de ochenta y tres, cuando hablaron al Faraón.

UMoshe ben-shmonim shanah ve'Aharon ben-shalosh ushmonim shanah bedabram el-Par'oh.

 

7:8     Y habló el Eterno a Moisés y a Aarón, diciendo:

Vayomer Adonay el-Moshe ve'el-Aharon lemor.

 

7:9     Cuando os hable el Faraón diciendo: "mostrad en favor vuestro un milagro", entonces dirás a Aarón: "Toma tu vara y échala delante del Faraón, y se tornará serpiente".

Ki yedaber alejem Par'oh lemor tnu lajem mofet ve'amarta el-Aharon kaj et-matja vehashlej lifney Far'oh yehi letanin.

 

7:10   Y fueron Moisés y Aarón ante el Faraón, e hicieron así como había ordenado el Eterno; y arrojó Aarón su vara delante del Faraón y delante de sus siervos, y se transformó en serpiente.

Vayavo Moshe ve'Aharon el-Par'oh vaya'asu jen ka'asher tsiva Adonay vayashlej Aharon et-matehu lifney Far'oh velifney avadav vayehi letanin.

 

7:11   Y llamó también el Faraón a los sabios y a los hechiceros, y ellos, los magos egipcios, hicieron también lo mismo con sus magias.

Vayikra gam Par'oh lajajamim velamejashefim vaya'asu gam-hem jartumey Mitsrayim belahateyhem ken.

 

7:12   Y arrojaron cada cual su vara, las cuales se transformaron en serpientes, mas la vara de Aarón se tragó las varas de ellos.

Vayashliju ish matehu vayihyu letaninim vayivla mateh-Aharon et-matotam.

 

7:13   Y se endureció el corazón del Faraón, de manera que no los escuchó, como había dicho el Eterno.

Vayejezak lev Par'oh velo shama alehem ka'asher diber Adonay.

 

7:14   Y dijo el Eterno a Moisés: El corazón del Faraón está pesado y rehusa enviar al pueblo.

Vayomer Adonay el-Moshe kaved lev Par'oh me'en leshalaj ha'am.

 

7:15   Ve pues al Faraón por la mañana; he aquí que él sale al agua, y tú ponte delante de él junto a la ribera del río, y tomarás en tu mano la vara que se había tornado serpiente,

Lej el-Par'oh baboker hineh yotse hamaymah venitsavta likrato al-sfat haYe'or vehamateh asher-nehepaj lenajash tikaj beyadeja.

 

7:16   y le dirás: El Eterno, Dios de los hebreos, me ha enviado a ti para decirte: "Deja ir a mi pueblo, a fin de que ellos me sirvan en el desierto; y he aquí que tú no has escuchado hasta ahora".

Ve'amarta elav Adonay Elohey ha'Ivrim shlajani eleyja lemor shalaj et-ami veya'avduni bamidbar vehineh lo-shamata ad-koh.

 

7:17   Así ha dicho el Eterno: En esto conocerás que Yo soy el Eterno: he aquí que con la vara que tengo en mi mano voy a golpear las aguas que están en el Nilo, y se convertirán en sangre.

Koh amar Adonay bezot teda ki ani Adonay hineh anoji makeh bamateh asher-beyadi al-hamayim asher baYe'or venehefju ledam.

 

7:18   Y los peces que están en el río morirán, y hederá el río, y se cansarán los egipcios por no poder beber agua del río".

Vehadagah asher-baYe'or tamut uva'ash haYe'or venil'u Mitsrayim lishtot mayim min-haYe'or.

 

7:19           Y el Eterno dijo a Moisés: Di a Aarón: "Toma tu vara y extiende tu mano sobre las aguas de Egipto, sobre sus ríos, sobre sus canales y sobre sus lagunas y sobre todos sus depósitos de aguas, para que se conviertan en sangre; y habrá sangre en toda la tierra de Egipto, tanto en las vasijas de madera como en las de piedra.

Vayomer Adonay el-Moshe emor el-Aharon kaj mateja unteh-yadeja al-meymey Mitsrayim al-naharotam al-ye'oreyhem ve'al-agmeyhem ve'al kol-mikveh meymeyhem veyihyu dam vehayah dam bejol-erets Mitsrayim uva'etsim uva'avanim.

 

7:20     Y Moisés y Aarón hicieron así como les había ordenado el Eterno; y levantó la vara y golpeó las aguas que había en el río, a vista del Faraón y a vista de sus siervos, y se convirtieron todas las aguas del río en sangre. (1)

Vaya'asu jen Moshe ve'Aharon ka'asher tsivah Adonay vayarem bamateh vayaj et-hamayim asher baYe'or le'eyney Far'oh ule'eyney avadav vayehafeju kol-hamayim asher-baYe'or ledam.

 

7:21   Y los peces que había en el río murieron; y hedió el río, y no podían los egipcios beber agua del río, de manera que hubo sangre en toda la tierra de Egipto.

Vehadagah asher baYe'or metah vayiv'ash haYe'or velo-yajlu Mitsrayim lishtot mayim min-haYe'or vayehi hadam bejol-erets Mitsrayim.

 

7:22   E hicieron de la misma manera los magos de Egipto con sus magias; y se endureció el corazón del Faraón, de modo que no los escucho, como lo había dicho el Eterno.

Vaya'asu jen jartumey Mitsrayim belateyhem vayejezak lev-Par'oh velo-shama alehem ka'asher diber Adonay.

 

7:23   Y el Faraón se volvió y se fue a su casa; y no dio importancia ni aun a esto en su corazón.

Vayifen Par'oh vayavo el-beyto velo-shat libo gam-lazot.

 

7:24   Y cavaron todos los egipcios alrededor del Nilo por agua de beber, porque no podían beber de las aguas (2) del río.

Vayajperu jol-Mitsrayim svivot haYe'or mayim lishtot ki lo yajlu lishtot mimeymey haYe'or.

 

7:25   Y se cumplieron siete días después de que hirió el Eterno al Nilo.

Vayimale shiv'at yamim ajarey hakot-Adonay et-haYe'or.

 

7:26   Y dijo el Eterno a Moisés: Ve al Faraón y dile: "Así ha dicho el Eterno: Deja ir a mi pueblo, para que ellos me sirvan.

Vayomer Adonay el-Moshe bo el-Par'oh ve'amarta elav koh amar Adonay shalaj et-ami veya'avduni.

 

7:27   Y si tú rehúsas dejarle ir, he aquí que voy a herir a todos tus confines con ranas.

Ve'im-ma'en atah leshale'aj hineh anoji nogef et-kol-gevuleja batsfarde'im.

 

7:28   Y el río criara ranas que subirán y entrarán en tu casa y en tu cámara de dormir y sobre tu cama, y en la casa de tus siervos y entre tu pueblo, y en tus hornos y en tus restos de provisiones.

Vesharats haYe'or tsfarde'im ve'alu uva'u beveyteja uvajadar mishkavja ve'al-mitateja uveveyt avadeyja uve'ameja uvetanureyja uvemish'aroteyja.

 

7:29   Y sobre ti y sobre tu pueblo y sobre tus siervos subirán las ranas'".

Uveja uve'ameja uvejol-avadeyja ya'alu hatsfarde'im.

 

 

Comentario:

 

1
Aquí comienza el relato de las diez famosas plagas con las cuales Dios castigó a los egipcios. Según el Midrash, cada plaga correspondió al castigo por el trato que los israelitas sufrieron de sus esclavizadores. El Talmud (Sanh. 96:) dice que la ley divina, midda kenégued middá (la persona recibe el castigo y la recompensa de lo que hace), imperará siempre en el mundo. Estos acontecimientos son, a veces, visibles y comprobados por los hombres; otras veces quedan ocultos. Pero no debemos dudar de la justicia de Dios, aun cuando las cosas parezcan irrazonables e incomprensibles para nuestra mente (Icar Toséfet Yom Tov, sobre Avot 2, 6).El sabio Hilel, viendo un cráneo flotando en el río, dijo: "Porque ahogaste a otros fuiste ahogado, y los que te ahogaron vendrán al final a ser ahogados" (Avot 2, 6).

 

2
Muchos sabios y escritores profanos atribuyen el origen de las diez plagas a fenómenos de la propia naturaleza; esto sucede porque el conocimiento humano de las cosas divinas es insignificante. Pocos son los que se dan cuenta de que quitando a estos fenómenos su carácter milagroso, la cosa resulta aún más misteriosa. Cuando las aguas se convirtieron en sangre, según dice la leyenda, no hubo en todo Egipto agua para aplacar la sed de sus habitantes. Solamente cuando los hebreos recogían agua en sus vasijas, ésta aparecía clara y límpida. Los egipcios les quitaban los odres de las manos, pero apenas la tocaban, el agua se transformaba en sangre, y la parte donde los hebreos bebían permanecía como era. Esta primera plaga tuvo lugar (middá kenégued middá, ver comentario anterior) porque los egipcios obligaron a sus esclavos a cargar agua para ellos.

 

 

Editado por: Perla Tatiana Bayona

 

 

     

 


 

 
   
       
       
       
       
   
 

 

Correos: eliyahubayonah@gmail.com

Copy Rights © Shalom Haverim Org - Monsey 10952, New York