Eijah - Lamentaciones

Pérek 2 - Capítulo 2

 

א׳

א

אֵיכָ֣ה ׀ יָשְׁבָ֣ה בָדָ֗ד הָעִיר֙ רַבָּ֣תִי עָ֔ם הָיְתָ֖ה כְּאַלְמָנָ֑ה רַּבָּ֣תִי בַגּוֹיִ֗ם שָׂרָ֙תִי֙ בַּמְּדִינ֔וֹת הָיְתָ֖ה לָמַֽס׃ (ס)

ב

בָּכ֨וֹ תִבְכֶּ֜ה בַּלַּ֗יְלָה וְדִמְעָתָהּ֙ עַ֣ל לֶֽחֱיָ֔הּ אֵֽין־לָ֥הּ מְנַחֵ֖ם מִכָּל־אֹהֲבֶ֑יהָ כָּל־רֵעֶ֙יהָ֙ בָּ֣גְדוּ בָ֔הּ הָ֥יוּ לָ֖הּ לְאֹיְבִֽים׃ (ס)

ג

גָּֽלְתָ֨ה יְהוּדָ֤ה מֵעֹ֙נִי֙ וּמֵרֹ֣ב עֲבֹדָ֔ה הִ֚יא יָשְׁבָ֣ה בַגּוֹיִ֔ם לֹ֥א מָצְאָ֖ה מָנ֑וֹחַ כָּל־רֹדְפֶ֥יהָ הִשִּׂיג֖וּהָ בֵּ֥ין הַמְּצָרִֽים׃ (ס)

ד

דַּרְכֵ֨י צִיּ֜וֹן אֲבֵל֗וֹת מִבְּלִי֙ בָּאֵ֣י מוֹעֵ֔ד כָּל־שְׁעָרֶ֙יהָ֙ שֽׁוֹמֵמִ֔ין כֹּהֲנֶ֖יהָ נֶאֱנָחִ֑ים בְּתוּלֹתֶ֥יהָ נּוּג֖וֹת וְהִ֥יא מַר־לָֽהּ׃ (ס)

ה

הָי֨וּ צָרֶ֤יהָ לְרֹאשׁ֙ אֹיְבֶ֣יהָ שָׁל֔וּ כִּֽי־יְהוָ֥ה הוֹגָ֖הּ עַ֣ל רֹב־פְּשָׁעֶ֑יהָ עוֹלָלֶ֛יהָ הָלְכ֥וּ שְׁבִ֖י לִפְנֵי־צָֽר׃ (ס)

ו

וַיֵּצֵ֥א מן־בת־[מִבַּת־] צִיּ֖וֹן כָּל־הֲדָרָ֑הּ הָי֣וּ שָׂרֶ֗יהָ כְּאַיָּלִים֙ לֹא־מָצְא֣וּ מִרְעֶ֔ה וַיֵּלְכ֥וּ בְלֹא־כֹ֖חַ לִפְנֵ֥י רוֹדֵֽף׃ (ס)

ז

זָֽכְרָ֣ה יְרוּשָׁלִַ֗ם יְמֵ֤י עָנְיָהּ֙ וּמְרוּדֶ֔יהָ כֹּ֚ל מַחֲמֻדֶ֔יהָ אֲשֶׁ֥ר הָי֖וּ מִ֣ימֵי קֶ֑דֶם בִּנְפֹ֧ל עַמָּ֣הּ בְּיַד־צָ֗ר וְאֵ֤ין עוֹזֵר֙ לָ֔הּ רָא֣וּהָ צָרִ֔ים שָׂחֲק֖וּ עַ֥ל מִשְׁבַּתֶּֽהָ׃ (ס)

ח

חֵ֤טְא חָֽטְאָה֙ יְר֣וּשָׁלִַ֔ם עַל־כֵּ֖ן לְנִידָ֣ה הָיָ֑תָה כָּֽל־מְכַבְּדֶ֤יהָ הִזִּיל֙וּהָ֙ כִּי־רָא֣וּ עֶרְוָתָ֔הּ גַּם־הִ֥יא נֶאֶנְחָ֖ה וַתָּ֥שָׁב אָחֽוֹר׃ (ס)

ט

טֻמְאָתָ֣הּ בְּשׁוּלֶ֗יהָ לֹ֤א זָֽכְרָה֙ אַחֲרִיתָ֔הּ וַתֵּ֣רֶד פְּלָאִ֔ים אֵ֥ין מְנַחֵ֖ם לָ֑הּ רְאֵ֤ה יְהוָה֙ אֶת־עָנְיִ֔י כִּ֥י הִגְדִּ֖יל אוֹיֵֽב׃ (ס)

י

יָדוֹ֙ פָּ֣רַשׂ צָ֔ר עַ֖ל כָּל־מַחֲמַדֶּ֑יהָ כִּֽי־רָאֲתָ֤ה גוֹיִם֙ בָּ֣אוּ מִקְדָּשָׁ֔הּ אֲשֶׁ֣ר צִוִּ֔יתָה לֹא־יָבֹ֥אוּ בַקָּהָ֖ל לָֽךְ׃ (ס)

יא

כָּל־עַמָּ֤הּ נֶאֱנָחִים֙ מְבַקְּשִׁ֣ים לֶ֔חֶם נָתְנ֧וּ מחמודיהם [מַחֲמַדֵּיהֶ֛ם] בְּאֹ֖כֶל לְהָשִׁ֣יב נָ֑פֶשׁ רְאֵ֤ה יְהוָה֙ וְֽהַבִּ֔יטָה כִּ֥י הָיִ֖יתִי זוֹלֵלָֽה׃ (ס)

יב

ל֣וֹא אֲלֵיכֶם֮ כָּל־עֹ֣בְרֵי דֶרֶךְ֒ הַבִּ֣יטוּ וּרְא֗וּ אִם־יֵ֤שׁ מַכְאוֹב֙ כְּמַכְאֹבִ֔י אֲשֶׁ֥ר עוֹלַ֖ל לִ֑י אֲשֶׁר֙ הוֹגָ֣ה יְהוָ֔ה בְּי֖וֹם חֲר֥וֹן אַפּֽוֹ׃ (ס)

יג

מִמָּר֛וֹם שָֽׁלַח־אֵ֥שׁ בְּעַצְמֹתַ֖י וַיִּרְדֶּ֑נָּה פָּרַ֨שׂ רֶ֤שֶׁת לְרַגְלַי֙ הֱשִׁיבַ֣נִי אָח֔וֹר נְתָנַ֙נִי֙ שֹֽׁמֵמָ֔ה כָּל־הַיּ֖וֹם דָּוָֽה׃ (ס)

יד

נִשְׂקַד֩ עֹ֨ל פְּשָׁעַ֜י בְּיָד֗וֹ יִשְׂתָּֽרְג֛וּ עָל֥וּ עַל־צַוָּארִ֖י הִכְשִׁ֣יל כֹּחִ֑י נְתָנַ֣נִי אֲדֹנָ֔י בִּידֵ֖י לֹא־אוּכַ֥ל קֽוּם׃ (ס)

טו

סִלָּ֨ה כָל־אַבִּירַ֤י ׀ אֲדֹנָי֙ בְּקִרְבִּ֔י קָרָ֥א עָלַ֛י מוֹעֵ֖ד לִשְׁבֹּ֣ר בַּחוּרָ֑י גַּ֚ת דָּרַ֣ךְ אֲדֹנָ֔י לִבְתוּלַ֖ת בַּת־יְהוּדָֽה׃ (ס)

טז

עַל־אֵ֣לֶּה ׀ אֲנִ֣י בוֹכִיָּ֗ה עֵינִ֤י ׀ עֵינִי֙ יֹ֣רְדָה מַּ֔יִם כִּֽי־רָחַ֥ק מִמֶּ֛נִּי מְנַחֵ֖ם מֵשִׁ֣יב נַפְשִׁ֑י הָי֤וּ בָנַי֙ שֽׁוֹמֵמִ֔ים כִּ֥י גָבַ֖ר אוֹיֵֽב׃ (ס)

יז

פֵּֽרְשָׂ֨ה צִיּ֜וֹן בְּיָדֶ֗יהָ אֵ֤ין מְנַחֵם֙ לָ֔הּ צִוָּ֧ה יְהוָ֛ה לְיַעֲקֹ֖ב סְבִיבָ֣יו צָרָ֑יו הָיְתָ֧ה יְרוּשָׁלִַ֛ם לְנִדָּ֖ה בֵּינֵיהֶֽם׃ (ס)

יח

צַדִּ֥יק ה֛וּא יְהוָ֖ה כִּ֣י פִ֣יהוּ מָרִ֑יתִי שִׁמְעוּ־נָ֣א כָל־עמים [הָֽעַמִּ֗ים] וּרְאוּ֙ מַכְאֹבִ֔י בְּתוּלֹתַ֥י וּבַחוּרַ֖י הָלְכ֥וּ בַשֶּֽׁבִי׃ (ס)

יט

קָרָ֤אתִי לַֽמְאַהֲבַי֙ הֵ֣מָּה רִמּ֔וּנִי כֹּהֲנַ֥י וּזְקֵנַ֖י בָּעִ֣יר גָּוָ֑עוּ כִּֽי־בִקְשׁ֥וּ אֹ֙כֶל֙ לָ֔מוֹ וְיָשִׁ֖יבוּ אֶת־נַפְשָֽׁם׃ (ס)

כ

רְאֵ֨ה יְהוָ֤ה כִּֽי־צַר־לִי֙ מֵעַ֣י חֳמַרְמָ֔רוּ נֶהְפַּ֤ךְ לִבִּי֙ בְּקִרְבִּ֔י כִּ֥י מָר֖וֹ מָרִ֑יתִי מִח֥וּץ שִׁכְּלָה־חֶ֖רֶב בַּבַּ֥יִת כַּמָּֽוֶת׃ (ס)

כא

שָׁמְע֞וּ כִּ֧י נֶאֱנָחָ֣ה אָ֗נִי אֵ֤ין מְנַחֵם֙ לִ֔י כָּל־אֹ֨יְבַ֜י שָׁמְע֤וּ רָֽעָתִי֙ שָׂ֔שׂוּ כִּ֥י אַתָּ֖ה עָשִׂ֑יתָ הֵבֵ֥אתָ יוֹם־קָרָ֖אתָ וְיִֽהְי֥וּ כָמֽוֹנִי׃ (ס)

כב

תָּבֹ֨א כָל־רָעָתָ֤ם לְפָנֶ֙יךָ֙ וְעוֹלֵ֣ל לָ֔מוֹ כַּאֲשֶׁ֥ר עוֹלַ֛לְתָּ לִ֖י עַ֣ל כָּל־פְּשָׁעָ֑י כִּֽי־רַבּ֥וֹת אַנְחֹתַ֖י וְלִבִּ֥י דַוָּֽי׃ (פ)

 

¿Cómo El Señor ha cubierto con una nube a La hija de Sión en su ira! Él ha hecho caer del cielo a la tierra la hermosura de Israel, Y no se ha acordado del estrado de Sus pies en el día de su ira.

El Señor ha tragado despiadadamente todo las tiendas de Jacob; Él destruyó en su furor las fortalezas de la hija de Judá; Él los ha traído hasta el suelo; Él ha profanado al reino y a sus príncipes.

Se ha cortado con exaltada ira todo el cuerno de Israel; Él ha hecho volver atrás su diestra delante del enemigo; Y Él quemó en Jacob como llama de fuego que ha devorado alrededor.    

Entesó su arco como enemigo, de pie con su mano derecha como adversario, Y ha matado todo lo que era agradable a la vista; En la tienda de la hija de Sión derramó como fuego su enojo

El Señor ha venido a ser como enemigo, Él destruyó a Israel; Él destruyó a todos sus palacios, Él ha destruido sus fortalezas; Y Él ha multiplicado en la hija de Judá la tristeza y el gemido.     

Y él ha despojado de su tabernáculo, como si fuera un jardín, los ha destruido su lugar de reunión; Hashem ha hecho olvidar en Sión las Fiestas Solemnes y el día de reposo, Y ha desechado en el furor de su ira al rey y sacerdote.  

Desechó el Señor su altar, menospreció Su santuario, Ha entregado en mano del enemigo los muros de sus palacios; Ellos han hecho un ruido en la casa de Hashem, Como en el día de la fiesta solemne

Hashem determinó destruir el muro de la hija de Sión; Él ha extendido el cordel, él no ha retirado su mano de destrucción; Pero el que hizo la muralla y la pared lloran, languidecen juntos

Sus puertas fueron echadas por tierra; Él ha destruido y quebrado sus cerrojos; Su rey y sus príncipes están entre las naciones donde instrucción ya no existe; Sí, sus profetas no hallaron visión de Hashem

Se sentaron en tierra, callaron, los ancianos de la hija de Sión; echaron polvo sobre sus cabezas, ellos se han ceñido de cilicio; las vírgenes de Jerusalén bajaron sus cabezas a tierra

Mis ojos desfallecieron de lágrimas, mis entrañas se han quemado, mi hígado se derramó sobre la tierra, por el quebrantamiento de la hija de mi pueblo; debido a los niños pequeños y el que mamaba, en las plazas grandes de la ciudad

Decían a sus madres: ¿Dónde está el trigo y el vino? 'Desfallecían como los militares heridos en los lugares grandes de la ciudad, cuando su alma está derramada en sus regazos.

A quién pondré a testificar por ti? ¿A qué voy a compararte a ti, oh hija de Jerusalén? ¿A quién voy a ser igual a ti, para que pueda consolarte, oh virgen hija de Sión? Porque grande es tu quebrantamiento como el mar; ¿Quién puede sanarte a ti?

Tus profetas (falsos) vieron visiones para ti de vanidad y locura; Y ellos no han descubierto tu iniquidad, para traer de vuelta a tus cautivos; Pero han profetizado por ti profecías de vanidad y de seducción

Todos los que pasaban, batieron las manos sobre ti; Ellos silban, y movieron sus cabezas sobre la hija de Jerusalén: '¿Es ésta la ciudad que decían de perfecta hermosura, el gozo de toda la tierra?'.

Todos tus enemigos abrieron su boca contra ti; Silban y rechinan los dientes; Ellos dicen: 'Hemos destruido; Ciertamente este es el día que esperábamos; lo hemos hallado, lo hemos visto »

El Eterno ha hecho lo que Él ideó.; Él ha cumplido su palabra que él había mandado desde tiempo antiguo; Él ha derribado sin piedad; Y ha hecho que el enemigo se alegre sobre ti, Él ha exaltado el poder de tus adversarios

El corazón de ellos clamaba al Señor: Oh muro de la hija de Sion, echa lágrimas como un arroyo día y noche; Dale, no te dejes debilitar, no detengas ningún respiro; No permitas que la niñas de tus ojos cese.

Levántate, da voces en la noche, en el principio de las vigilias; Derrama como agua tu corazón ante la presencia del Señor; Alza tus manos a él por la vida de tus pequeñitos, Que desfallecen de hambre en las entradas de todas las calles

Mira, oh Hashem, y considera, a quién has hecho así! Comerán las mujeres su fruto, los pequeñitos de sus crías en las manos? El sacerdote y el profeta deben de ser muertos en el santuario del Señor?

Los jóvenes y viejos yacían en la tierra en las calles; Mis vírgenes y mis jóvenes cayeron a espada; Mataste en el día de tu ira; Tú has masacrado sin piedad

Tú has llamado, como en un día de solemnidad, a mis vecinos por todos lados, y no había ninguno en el día de la ira del Eterno quien escapase ni quedase; Los que he acunado y criado  mi enemigo lo consume. "

     


Copyrigh©  Editado por Miembros de la Organización Shalom Haverim bajo la dirección del Periodista Eliyahu BaYona, en Monsey, New York
    Advertencia: Este programa de computación está protegido por la ley de derechos de autor y por tratados internacionales. La reproducción o distribución de este programa o de cualquiera de sus partes sin la autorización de la Shalom Haverim Org. puede acarrear graves cargos civiles y criminales y será sometido a juicio con el máximo de la penalidad que prescribe la ley.

 

 

  google  
   

 
 


 
t   JUMASH 
     
SIDUR   SHALOMHAVERIM
  tzahal

   
     
     
     

         

 

Correos: eliyahubayonah@gmail.com

Copy Rights © Shalom Haverim Org - Monsey 10952, New York

 

CONTACTENOS:   http://www.shalomhaverim.org/index.164.jpg http://www.shalomhaverim.org/index.165.jpg http://www.shalomhaverim.org/index.160.jpg http://www.shalomhaverim.org/index.158.jpg http://www.shalomhaverim.org/index.166.jpg http://www.shalomhaverim.org/index.159.jpg google http://www.shalomhaverim.org/index.161.jpg http://www.shalomhaverim.org/index.162.jpg press tumb  red  journal  mail  Licencia de Creative Commons