BERESHIT- Génesis - EN EL PRINCIPIO

CAPITULO 18

(fonética sefaradí)

 

18:1       Y se le apareció el Eterno junto a Eloné (1) (encinas de) Mamré, y él (Abraham) estaba sentado a la puerta de su tienda, (2) al calor del día.

Vayera elav Adonay be'Eloney Mamré vehú yoshev petaj-ha'ohel kejom hayom.

18:2       Y alzó sus ojos y miró y he aquí tres hombres que estaban parados frente a él; y (los) vio, y corrió a recibirlos (3) desde la puerta de la tienda, y se postró en tierra (4)

Vayisa eynav vayar vehineh shloshah anashim nitsavim alav vayar vayarots likratam mipetaj ha'ohel vayishtaju artsah.

18:3       y dijo (al mayor): Mi señor, si he hallado gracia a tus ojos, te ruego que no pases de (donde está) tu siervo.

Vayomar Adonay im-na matsati ken be'eyneyja al-na ta'avor me'al avdeja.

18:4       Que se traiga por favor un poco de agua, y lavad vuestros pies; y recostaos debajo del árbol.

Yukaj-na me'at-mayim verajatsu ragleyjem vehisha'anu tajat ha'ets.

18:5       Y traeré un pedazo de pan, y sustentad vuestro corazón; después pasaréis (adelante), ya que habéis pasado (para honrar) a vuestro siervo. Y dijeron: Haz así como has dicho.

Ve'ekjah fat-lejem vesa'adu libejem ajar ta'avoru ki-al-ken avartem al-avdejem vayomeru ken ta'aseh ka'asher dibarta.

18:6       Y Abraham fue de prisa a la tienda, donde estaba Sarah, y dijo: apresúrate, (toma) tres medidas de flor de harina, amasa y haz tortas.

Vayemaher Avraham ha'ohelah el-Sarah vayomer mahari shlosh se'im kemaj solet lushi va'asi ugo

18:7       Y hacia las vacas corrió Abraham, y tomó un becerro tierno y bueno y lo dio al mozo, que se apresuró a prepararlo.

Ve'el-habakar rats Avraham vayikaj ben-bakar raj vatov vayiten el-hana'ar vayemaher la'asot oto.

18:8       Y tomó crema de leche, leche y el becerro que preparó, y (lo) puso delante de ellos; y él quedó de pie, junto a ellos, debajo del árbol, y comieron (5).

Vayikaj jem'ah vejalav uven-habakar asher asah vayiten lifneyhem ve-hu omed aleyhem tajat ha'ets vayojelu

18:9       Y le dijeron: ¿dónde está Sarah, tu mujer? Y dijo: Ella está en la tienda.

Vayomeru elav ayeh Sarah ishteja vayomer hineh va'ohel.

18:10     Y dijo (uno de los ángeles): Volveré a ti (el año próximo) a esta misma hora que estáis viviendo; y he aquí que tendrá un hijo Sarah, tu mujer. Y Sarah escuchaba a la puerta de la tienda que estaba detrás de él (del ángel).

Vayomer shov ashuv eleyja ka'et jayáh vehinéh-ven le-Sarah ishteja veSarah shoma'at petaj ha'ohel vehú ajarav.

18:11     Y Abraham y Sarah eran viejos y entrados en días; había cesado en Sarah la costumbre de las mujeres.

Ve'Avraham veSarah zekenim ba'im bayamim jadal lihyot le-Sarah oraj kanashim.

18:12     Y se rió Sarah entre sí, diciendo: Después de envejecer ¿habrá para mí rejuvenecimiento, siendo también) viejo mi señor?

Vatitsjak Sarah bekirbah lemor ajarey veloti hayetah-li ednah va'adoni zaken.

18:13     Y dijo el Eterno a Abraham: ¿Por qué se rió Sarah diciendo: ¿será verdad que yo he de parir (6) ahora que he envejecido?

Vayomer Adonay el-Avraham lamah zeh tsajakah Sarah lemor ha'af umnam eled va'ani zakanti.

18:14     ¿Existe alguna cosa oculta a Dios? En el plazo fijado volveré a ti a esta misma hora que estáis viviendo, y Sarah tendrá un hijo.

Hayipale me'Adonay davar lamo'ed ashuv eleycha ka'et chayah ule-Sarah ven.

18:15    Y negó Sarah diciendo: No me reí, porque tuvo miedo. Y (El) dijo: No es así, pues tú te reíste.

Vatejajesh Sarah lemor lo tsajakti ki yare'ah vayomer lo ki tsajakt.

18:16     Y se levantaron de allí los hombres, y dirigieron la vista hacia Sodoma; y Abraham iba con ellos para acompañarlos.

Vayakumu misham ha'anashim vayashkifu al-peney Sedom ve'Averaham holej imam leshalejam.

18:17     Y el Eterno dijo: ¿He de encubrir Yo a Abraham lo que haré?

Va'Adonay amar hamejaseh ani me'Avraham asher ani oseh.

18:18     Pues Abraham vendrá a ser una grande y poderosa nación, y serán benditas por medio de él todas las naciones de la tierra.

Ve'Averaham hayoh yihyeh legoy gadol ve'atsum veniverejú-vo kol goyey ha'arets.

18:19     Porque le conocí y sé que ordenará a sus hijos y a su casa después de él, a fin de que guarden el camino del Eterno para hacer caridad y justicia; para que realice el Eterno sobre Abraham lo que dijo acerca de él.

Kiyedativ lema'an asher yetsaveh et-banav ve'et-beyto ajarav veshamerú derej Adonay la'asot tsedakah umishpat lema'an havi Adonay al-Averaham et asher-diber alav.

18:20     Y di]o el Eterno: El clamor (7) de Sodoma y Gomorra aumentó, y su pecado se agravó mucho.

Vayomer Adonay za'akat Sdom va'Amorah ki-rabah vechatatam ki chavedah me'od.

18:21     Descenderé pues, y veré que si hicieron según el clamor (de la ciudad) que viene a Mí, daré fin de ellos, y si no, lo sabré.

Erdah-na ve'er'eh haketsa'akatah haba'ah elay asu kalah ve'im-lo eda'ah.

18:22     Y se apartaron de allí los hombres, y fueron a Sodoma, y Abraham aún estaba en pie delante del Eterno.

Vayifnu misham ha'anashim vayeleju Sedomah ve'Averaham odenu omed lifney Adonay.

18:23     Y se aproximó Abraham y dijo: ¿Destruirás también al justo con el malo?

Vayigash Avraham vayomar ha'af tispeh tsadik im-rasha.

18:24     Quizá haya cincuenta justos dentro de la ciudad. ¿Destruirás también y no perdonarás al lugar por los cincuenta justos que haya dentro (de la ciudad)?

Ulay yesh jamishim tsadikim betoj ha'ir ha'af tispeh velo-tisa lamakom lema'an jamishim hatsadikim asher bekirbah.

18:25     Lejos de Ti el hacer tal cosa, de matar al justo con el impío, y que sea tratado el justo como el impío; ¡lejos está esto de Ti! El juez de toda la tierra ¿no ha de hacer justicia? (8)

Jalilah leja me'asot kadavar hazeh lehamit tsadik im-rasha vehayah hatsadik karasha jalilah laj hashofet kol-ha'arets lo ya'aseh mishpat.

18:26     Y dijo el Eterno: Si hallare en Sodoma cincuenta justos dentro de la ciudad, perdonaré al lugar todo, a causa de ellos.

Vayomer Adonay im-emtsa viSdom jamishim tsadikim betoj ha'ir venasati lekol-hamakom ba'avuram.

18:27     Y respondió Abraham y dijo : He aquí que me he atrevido a hablar al Eterno, y yo soy polvo y ceniza (9).

Vaya'an Avraham vayomar hineh-na ho'alti ledaber el-Adonay ve'anoji afar va'efer.

 

18:28     ¿Quizá faltarán de los cincuenta justos, cinco? ¿destruirás por aquellos cinco (que faltan) toda la ciudad? Y (El) dijo: No destruiré, si hallare ahí cuarenta y cinco.

Ulay yajserun jamishim hatsadikim jamishah hatashchit bajamishah et-kol-ha'ir vayomer lo ashjit im-emtsa sham arba'im vajamishah.

18:29     Y volvió aún a hablarle y dijo: Quizá se encuentran ahí cuarenta. Y (El) dijo: No lo haré a causa de los cuarenta.

Vayosef od ledaber elav vayomar ulay yimatse'un sham arba'im vayomer lo e'eseh ba'avur ha'arba'im.

18:30     Y dijo: No se enoje, le ruego, Eterno, y hablaré: Quizá se encuentren ahí treinta. Y (El) dijo: No lo haré si encontrare allí treinta.

Vayomer al-na yijar la'Adonay va'adaberah ulay yimats'un sham shloshim vayomer lo e'eseh im-emtsa sham shloshim.

18:31     Y dijo : He aquí que me he atrevido a hablar al Eterno: quizá se encuentren ahí veinte. Y (El) dijo: No destruiré a causa de los veinte.

Vayomer hineh-na ho'alti ledaber el-Adonay ulay yimats'un sham esrim vayomer lo ashjit ba'avur ha'esrim.

18:32     Y dijo: No se enoje, ruego, Eterno, y hablaré solamente esta vez: quizá se encuentren allí diez (10). Y (El) dijo: No destruiré a causa de los diez.

Vayomer al-na yijar l'Adonay va'adabrah aj-hapa'am ulay yimats'un sham asarah vayomer lo ashjit ba'avur ha'asarah.

18:33     Y se fue el Eterno, luego que acabó de hablar a Abraham, y Abraham se volvió a su lugar.

Vayelej Adonay ka'asher kilah ledaber el-Avraham ve'Avraham shav limekomó.

 

Comentario:

1

   El Targum Onklós traduce estas palabras por "planicies" de Mamré. Mamré era uno de los amigos de Abraham, y fue quien le aconsejó obedecer a Dios con respecto a la circuncisión.

2

   La hospitalidad fue una de las virtudes más practicadas en los países del oriente, la más bella cualidad del patriarca Abraham. Ahí le vemos, esperando a la puerta de su tienda al viajero cansado, para invitarle a restaurar sus fuerzas.

3

  Seis son las virtudes, dice Rabí Yojanán, por las cuales el hombre que las practica recibe la recompensa en este mundo y otra más grande en la vida eterna: la hospitalidad, la visita a los enfermos, la concentración durante el rezo, el estudio de la Torah, la instrucción y educación de los hijos y la virtud de juzgar al compañero con indulgencia. (Midrash Yalcut 82) La hospitalidad es tan importante como el culto divino (Talmud, Eruvin 5). Todo ser humano a quien hacemos un bien, aunque sea un malvado, puede convertirse en ángel, igual a los que se le aparecieron a Abraham.

4

   Este era el saludo habitual de la época.

5

   La Torah nos da un ejemplo de que la persona debe conformarse con los usos de la gente con la cual vive, y con las costumbres del país donde habita. Los tres huéspedes de Abraham eran ángeles, pero se conformaron con los usos de la tierra aceptando comida y haciendo como si la comieran. Por otra parte, cuando Moisés subió al Monte Sinaí, vivió la vida de un ángel, no comiendo ni bebiendo durante cuarenta días y cuarenta noches (Éxodo 34, 28).

6

   Dios, al transmitir las palabras de Sarah a Abraham, las transformó diciendo por ella: "Yo envejecí" (verso 12) en lugar de lo que ésta dijo en realidad: "siendo (también) viejo mi señor" (verso 13), con el fin de disipar divergencias en el matrimonio (Midrash Yalcut).

7

   De la gente que sufría las atrocidades cometidas por los habitantes de Sodoma y Gomorra, e imploraban la intervención de Dios. "He aquí que ésta fue la maldad de Sodoma... hartura de pan y abundancia de ociosidad tuvo ella y sus hijas, y no sostuvo la mano del afligido y del menesteroso (Ezequiel 16, 49).

8

   Abraham apela a la justicia y misericordia de Dios en favor de los sodomitas, pueblo idólatra de aquel tiempo. El ejemplo de Abraham nos enseña a orar por la salvación del género humano, no importa a qué raza o religión pertenezca, razón por la cual existen, en nuestro ritual de oraciones, rezos especiales por el bienestar de todos los pueblos de la tierra y particularmente por el del país donde vivimos, como la oración de Hanoten teshua.

9

   La modestia era una de las grandes virtudes de las personalidades bíblicas. El profeta Moisés decía a Dios: "¿Quién soy yo para que vaya al Faraón... ? ", por lo cual la Escritura Sagrada consideraba a Moisés el más modesto de los hombres de la tierra (ver Números 12, 5). El rey David, por su modestia, se calificó de gusano cuando dijo: "Mas yo soy gusano y no hombre; oprobio de los hombres y desecho del pueblo" (Salmo 22, 6).

10

   Dios sabía perfectamente de antemano que no se encontraban ni siquiera diez justos en Sodoma, pero deseaba saber hasta qué grado llegaba la piedad humana de Abraham, y que esto sirviera de ejemplo a todos los hombres del mundo.

 





torah-jumash
 
tehilim-salmos    sidur
zahal   harpenina   shalomhaverim
       

    TV     




         
       

 

Correos New York

 

CONTACTENOS:   http://www.shalomhaverim.org/index.163.jpg http://www.shalomhaverim.org/index.164.jpg http://www.shalomhaverim.org/index.165.jpg http://www.shalomhaverim.org/index.160.jpg http://www.shalomhaverim.org/index.158.jpg http://www.shalomhaverim.org/index.166.jpg http://www.shalomhaverim.org/index.159.jpg google http://www.shalomhaverim.org/index.161.jpg http://www.shalomhaverim.org/index.162.jpg press tumb  red  journal  mail  Licencia de Creative Commons

 

Correos: EMAIL:  eliyahubayonah@gmail.com

Copy Rights © Shalom Haverim Org - Monsey 10952, New York