Protected by Copyscape Web Copyright Protection Software

 

BERESHIT- GENESIS - En el Principio

CAPITULO 31

(fonética sefaradí)

 

31:1 Y oyó las palabras de los hijos de Laván, que decían: Jacob ha tomado todo lo que era de nuestro padre, y de lo que es de nuestro padre se ha hecho toda esta honra (fortuna).

Vayishma et-divrey vney-Lavan lemor lakaj Ya'akov et kol-asher le'avinu ume'asher le'avinu asah et kol-hakavod hazeh.

31:2 Y vio Jacob el rostro de Laván, y he aquí que no era para con él como ayer y anteayer (antes).

Vayar Ya'akov et-peney Lavan vehineh eynenu imo kitmol shilshom.

31:3 Y habló el Eterno a Jacob: Vuelve a la tierra de tus padres, y a tu parentela, y Yo estaré contigo (1).

Vayomer Adonay el-Ya'akov shuv el-erets avoteyja ulemoladeteja ve'ehyeh imaj.

31:4 Y envió Jacob a llamar a Raquel y a Leá al campo(2) donde tenía su rebaño,

Vayishlaj Ya'akov vayikra le-Rajel ule-Leah hasadeh el-tsono.

31:5 y les dijo: Estoy viendo por el rostro de vuestro padre que él no es conmigo como ayer y anteayer; mas el Dios de mi padre ha estado conmigo.

Vayomer lahen ro'eh anoji et-pney avijen ki-eynenu elay kitmol shilshom v'Elohey avi hayah imadi.

31:6 Y vosotras sabéis que con toda mi fuerza he servido a vuestro padre;

Ve'atenah yedaten ki bejol-koji avadeti et-avijen.

31:7 mas vuestro padre se ha burlado de mí, y ha cambiado mi salario diez veces; pero no le dejó Dios hacerme mal.

Va'avijen hetel bi vehejelif et-maskurti aseret monim velo-netano Elohim lehara imadi.

31:8 Si él decía así: Los salpicados serán tu salario, entonces parían todas las ovejas (crías) salpicadas. Y si decía así: Los listados serán tu salario, entonces todas las ovejas parían (crías) listadas.

Im-ko yomar nekudim yihyeh sejareja veyaldu jol-hatson nekudim ve'im-ko yomar akudim yihyeh sejareja veyaldu jol-hatson akudim.

31:9 De suerte que Dios ha quitado el ganado de vuestro padre y me lo ha dado a mí.

Vayatsel Elohim et-mikneh avijem vayiten-li.

31:10 Y sucedió que al tiempo que andaba en celo el ganado, alcé mis ojos y vi en sueños que, he aquí, los machos que cubrían a las ovejas eran listados, salpicados y manchados.

Vayehi be'et yajem hatson va'esa eynay va'ere bajalom vehineh ha'atudim ha'olim al-hatson akudim nekudim uverudim.

31:11 Y me dijo el ángel de Dios en sueños: ¡Jacob!, y yo dije: Heme aquí.

Vayomer elay mal'aj ha'Elohim bajalom Ya'akov va'omar hineni.

31:12 Y dijo él: Alza, por favor, tus ojos, y ve que todos los machos que cubren a las ovejas son listados, salpicados y manchados; porque he visto todo lo que Laván te está haciendo.

Vayomer sa-na eyneyja ur'eh kol-ha'atudim ha'olim al-hatson akudim nekudim uverudim ki ra'iti et kol-asher Lavan oseh laj.

31:13 Yo soy el Dios de Bet-El, donde ungiste el monumento, y donde me hiciste voto. Ahora levántate, sal de esta tierra y vuelve a la tierra de tu nacimiento.

Anoji ha'El Beyt'El asher mashajta sham matsevah asher nadarta li sham neder atah kum tse min-ha'arets hazot veshuv el-erets moladeteja.

31:14 Y respondieron Raquel y Leá, y le dijeron: ¿Acaso nos queda todavía a nosotras parte ni herencia en la casa de nuestro padre?

Vata'an Rajel veLeah vatomarnah lo ha'od lanu jelek venajalah beveyt avinu.

31:15 Ciertamente extrañas fuimos consideradas por él, porque nos vendió (3) y se ha comido por completo nuestra plata.

Halo nojri'ot nejshavnu lo ki mejaranu vayojal gam-ajol et-kaspenu.

31:16 De manera que toda la riqueza que ha quitado Dios a nuestro padre, de nosotras es y de nuestros hijos. Ahora, pues, haz todo lo que te ha dicho Dios.

Ki jol-ha'osher asher hitsil Elohim me'avinu lanu hu ulevaneynu ve'atah kol asher amar Elohim eleyja aseh.

31:17 Y se levantó Jacob e hizo subir a sus hijos y sus mujeres sobre los camellos,

Vayakom Ya'akov vayisa et-banav ve'et-nashav al-hagemalim.

31:18 y condujo a todo su ganado y toda su hacienda que había adquirido, los bienes de su ganancia que había adquirido en Pad dán Aram, para volver con Isaac, su padre, a la tierra de Canaán.

Vayinhag et-kol-miknehu ve'et-kol-rejusho asher rajash mikneh kinyano asher rajash beFadan Aram lavo el-Yitsjak aviv artsah Kena'an.

31:19 Mas Laván había ido a esquilar su rebaño, y Raquel hurtó los ídolos que tenía su padre.

VeLavan halaj ligzoz et-tsono vatignov Rajel et-hatrafim asher le'aviha.

31:20 Y Jacob robó el corazón (engañó) a Laván el arameo; pues no le avisó que huía.

Vayignov Ya'akov et-lev Lavan ha'Arami al-beli higid lo ki voreaj hu.

31:21 Y huyó él con todo lo que era suyo; se levantó y pasó el río, y se dirigió hacia la montaña de Guilad.

Vayivraj hu vejol-asher-lo vayakom vaya'avod et-hanahar vayasem et-panav har haGil'ad.

31:22 Y fue avisado a Laván al tercer día, que había huído Jacob.

Vayugad le-Lavan bayom hashlishi ki varaj Ya'akov.

31:23 éste tomó a sus hermanos (parientes) consigo, y siguió tras de él a distancia de siete días, y lo alcanzó en la montaña de Guilad.

Vayikaj et-ejav imo vayirdof ajarav derej shiv'at yamim vayadbek oto behar haGil'ad.

31:24 Y vino Dios a Laván el arameo en el sueño de la noche, y le dijo: ¡Guárdate de hablar con Jacob bien (4) ni mal!

Vayavo Elohim el-Lavan ha'Arami bajalom halaylah vayomer lo hishamer leja pen-tedaber im-Ya'akov mitov ad-ra.

31:25 Alcanzó pues Laván a Jacob, y Jacob había fijado su tienda en el monte, y Laván fijó la suya, con sus parientes, en el monte de Guilad.

Vayaseg Lavan et-Ya'akov veYa'akov taka et-aholo bahar veLavan taka etejav beHar haGil'ad.

31:26 Y dijo Lavan a Jacob: ¿Qué has hecho que has robado mi corazón, y te has llevado a mis hijas como cautivas de espada (guerra)?

Vayomer Lavan le-Ya'akov meh asita vatignov et-levavi vatenaheg etbenotay kishvuyot jarev.

31:27 ¿Por qué te escondiste para huir y me robaste (engañaste), y no me lo avisaste para que te despidiese con alegría y con cánticos, con pandero y con arpa?

Lamah najbeta livroaj vatignov oti velo-higadeta li va'ashalejaja besimja uveshirim betoj uvejinor.

31:28 ¿Y ni siquiera me dejaste besar a mis hijos (nietos) y a mis hijas? Ahora, pues, actuaste como un necio.

Velo netashtani lenashek levanay velivnotay atah hiskalta aso.

31:29 Tengo poder en mis manos para haceros mal; pero el Dios de vuestro padre me habló ayer en la noche, diciendo: "¡Guárdate de hablar con Jacob bien ni mal! "

Yesh-le'el yadi la'asot imajem ra ve'Elohey avijem emesh amar elay lemor hishamer leja midaber im-Ya'akov mitov ad-ra.

31:30 Y ahora que te fuiste por lo mucho que anhelabas la casa de tu padre ¿por qué hurtaste mis dioses?

Ve'atah haloj halajta ki-nijsof nijsaftah leveyt avija lamah ganavta et-elohay.

31:31 Y respondió Jacob y dijo a Laván: Porque tuve miedo; pues pensaba que tú me quitarías por fuerza a tus hijas.

Vaya'an Ya'akov vayomer le-Lavan ki yareti ki amarti pen-tigzol et-benoteja me'imi.

31:32 Mas aquél con quien halles tus dioses, que no viva. Delante de nuestros hermanos reconoce qué tengo de lo tuyo y llévatelo. Pues Jacob no sabía que Raquel los había hurtado.

Im asher timtsa et-eloheyja lo yijyeh neged ajeynu haker-leja mah imadi vekaj-laj velo-yada Ya'akov ki Rajel genavatam.

31:33 Y entró Laván en la tienda de Jacob, y en la tienda de Leá, y en la tienda de las dos siervas, mas no los halló; y saliendo de la tienda de Leá, entró en la tienda de Raquel.

Vayavo Lavan be'ohel-Ya'akov uve'ohel Leah uve'ohel shtey ha'amahot velo matsa vayetse me'ohel Leah vayavo be'ohel Rajel.

31:34 Mas Raquel había tomado los ídolos (5) y los había metido en una albarda del camello, y se había sentado encima de ellos. Laván pues tentó toda la tienda, mas no los halló.

VeRajel lakjah et-hatrafim vatesimem bejar hagamal vateshev aleyhem vayemashesh Lavan et-kol-ha'ohel velo matsa.

31:35 Y ella dijo a su padre: No se enoje mi señor de que no pueda levantarme delante de ti, porque estoy con la costumbre de las mujeres. Y él buscó, mas no halló los ídolos.

Vatomer el-aviha al-yijar be'eyney adoni ki lo ujal lakum mipaneyja ki derej nashim li vayejapes velo matsa et-hatrafim.

31:36 Y se encolerizó Jacob y riñó con Laván; y tomó Jacob la palabra y dijo a Laván: ¿Cuál es mi delito y cuál es mi pecado, para que me persiguieses,

Vayijar le-Ya'akov vayarev beLavan vaya'an Ya'akov vayomer le-Lavan mahpish'i mah jatati ki dalakta ajaray.

31:37 para que palpases todos mis objetos? ¿Qué has hallado de todos los objetos de tu casa? (6) Ponlos aquí ante mis hermanos y tus hermanos (gente), y juzguen ellos entre nosotros dos.

Ki-mishashta et-kol-kelay mah-matsata mikol kley-veyteja sim koh neged ajay ve'ajeyja veyojiju beyn shneynu.

31:38 Estos veinte años que he estado contigo, tus ovejas y tus cabras no han quedado sin cría, y los carneros de tus rebaños no me los he comido.

Zeh esrim shanah anoji imaj rejeleyja ve'izeyja lo shikelu ve'eyley tsonja lo ajalti.

31:39 Lo despedazado por fieras no lo traje a ti; yo llevé la culpa; de mi mano lo exigías, ya fuese hurtado de día, ya hurtado de noche.

Trefah lo-heveti eleyja anoji ajatenah miyadi tevakshenah genuvti yom ugenuvti laylah.

31:40 Donde estaba yo de día me consumía el calor, y de noche la helada, y el sueño huía  de mis ojos.

Hayiti vayom ajalani jorev vekeraj balaylah vatidad shenati me'eynay.

31:41 Hace veinte años que estoy en tu casa; te serví catorce por tus dos hijas, y seis años por tu ganado; y tú has cambiado mi salario diez veces.

Zeh-li esrim shanah beveyteja avadetija arba-esreh shanah bishtey venoteyja veshesh shanim betsoneja vatajalef et-maskurti aseret monim.

31:42 Si no hubiese estado conmigo el Dios de mi padre, el Dios de Abraham y el temor (Dios) de Isaac, me habrías ahora enviado con las manos vacías. Dios ha visto mi aflicción y la fatiga de mis manos, y El te reprendió anoche.

Luley Elohey avi Elohey Avraham ufajad Yitsjak hayah li ki atah reykamshilajtani et-oni ve'et-yegia kapay ra'ah Elohim vayojaj amesh.

31:43 Entonces tomó la palabra Laván, y dijo a Jacob: Las hijas son hijas mías, y los hijos, hijos míos; los rebaños, rebaños míos; y todo lo que tú estás viendo, mío es; mas ¿qué puedo hacer hoy a estas mis hijas, o a sus hijos que ellas han parido?

Vaya'an Lavan vayomer el-Ya'akov habanot benotay vehabanim banay vehatson tsoni vejol asher-atah ro'eh li-hu velivenotay mah-e'eseh la'eleh hayom o livneyhen asher yaladu.

31:44 Ahora bien, ven, hagamos un pacto yo y tú, y que sea de testimonio entre mí y entre ti.

Ve'atah leja nijretah vrit ani va'atah vehayah le'ed beyni uveyneja.

31:45 Y tomó Jacob una piedra y la levantó como monumento.

Vayikaj Ya'akov aven vayerimeha matsevah.

31:46 Y dijo Jacob a sus hermanos (gente): Recoged piedras. Tomaron pues piedras ehicieron un montón, y comieron allí sobre el montón.

Vayomer Ya'akov le'ejav liktu avanim vayikju avanim vaya'asu-gal vayojlu sham al-hagal.

31:47 Y lo llamó Laván Yegar-Sahadutá, (7) mas Jacob lo llamó Gal-Ed.

Vayikra-lo Lavan yegar sahaduta veYa'akov kara lo Gal'ed.

31:48 Y dijo Laván: Este montón sea testimonio entre mí y entre ti, hoy. Por tanto llamó su nombre Gal-Ed

Vayomer Lavan hagal hazeh ed beyni uveyneja hayom al-ken kara-shmo Gal'ed.

31:49 y al lugar Mitzpá (atalaya); lo llamó así porque dijo: Vigile el Eterno entre mi y entre ti, cuando nos hayamos ocultado el uno del otro;

Vehamitspah asher amar yitsef Adonay beyni uveyneja ki nisater ish mere'ehu.

31:50 si oprimieras a mis hijas o si tomares otras mujeres además de mis hijas, nadie está con nosotros, (pero) mira, Dios es testigo entre mí y entre ti.

Im-te'aneh et-benotay ve'im tikaj nashim al-benotay eyn ish imanu re'eh Elohim ed beyni uveyneja.

31:51 Dijo (más) Laván a Jacob: He aquí este montón y he aquí este monumento que he levantado entre mí y entre ti;

Vayomer Lavan le-Ya'akov hineh hagal hazeh vehineh hamatsevah asher yariti beyni uveyneja.

31:52 sea testimonio este montón y testimonio este monumento, de que yo no pasaré este montón hacia ti, y de que tú no pasarás este montón y este monumento hacia mí, para mal.

Ed hagal hazeh ve'edah hamatsevah im-ani lo-e'evor eleyja et-hagal hazeh ve'im-atah lo ta'avor elay et-hagal hazeh ve'et hamatsevah hazot lera'ah.

31:53 ¡El Dios de Abraham y los dioses de Najor juzguen entre nosotros! -los dioses del padre de ellos-. Y juró Jacob por el temor (Dios) de su padre Isaac.

Elohey Avraham ve'Elohey Najor yishpetu veyneynu Elohey avihem vayishava Ya'akov befajad aviv Yitsjak.

31:54 Y ofreció Jacob sacrificio en el monte, y llamó a sus parientes para que comiesen pan. Y comieron pan, y pasaron la noche en el monte.

Vayizbaj Ya'akov zevaj bahar vayikra le'ejav le'ejol-lajem vayojlu lejem vayalinu bahar.

 

Comentario:

1

Durante los veinte años en que Jacob convivió con Laván, Dios no se le apareció a Jacob. Este

estaba preocupado, puesto que Dios le había prometido no abandonarlo (ver cap. 28, 15). Fue

entonces cuando Dios le dijo: ¡Vuelve a tu tierra! Sepárate de un hombre injusto como Laván y Yo

estaré contigo. Todo el tiempo que un justo convive con un malvado, Dios se aparta también del

justo, y nuestros sabios dijeron: ¡Ay del malvado y ay de su vecino! (aunque éste sea justo).

2

Antes de tomar la decisión de abandonar a Laván, Jacob tomó consejo de sus esposas. El Talmud

recomienda al marido, en la mayoría de los casos, tomar opiniones de la esposa. "Aunque tu mujer

sea de corta estatura, inclínate y pídele consejo" (B. Metziá 59).

3

Antiguamente se podía concertar un casamiento entre el padre de la muchacha y el futuro yerno,

firmando entre ambos la dote de honor que éste debía pagar. Laván recibió de Jacob como precio de

sus hijas Leá y Raquel, 14 años de trabajo. Caleb prometió su hija Ajsá a quien tomara la ciudad de

Kiryat-Séfer (Josué 15, 16). El rey Saúl, por su hija Mijal, exige de David cien prepucios de los

filisteos (Sam. I, 18, 25). Este procedimiento de los padres daba lugar a la protesta de las hijas.

De ahí la queja de Raquel y Leá, que se consideraban vendidas como extranjeras. Pero la conciencia

humana se esmeró poco a poco, hasta que la legislación judaica transformó el móhar precio que el

esposo pagaba al padre de su futura esposa (ver cap. 34, 12) en dote, con acta escrita llamada

ketubá, con la cual el marido se compromete a pagar, en caso de muerte o divorcio de su esposa,

200 zuzim (equivalentes a 50 siclos de plata) si era virgen; y 100 zuzim en caso contrario; además

debe pagar en caso de divorcio, el ajuar que la novia trajo consigo, y los bienes dotales llamados en

el lenguaje talmúdico nijsé tzon barzel (pecus ferreum), inmuebles, etc.

4

Aún el bien de los malvados es malo.

5

Raquel había robado los ídolos (terafim) de la casa de su padre para salvarle de la idolatría

(Rashí); pero Jacob no sabía esto, y pronunció la maldición (vers. 52) que según el Midrash causó

más tarde la muerte prematura de ella. (35, 19) "No hagas salir de tu boca ninguna palabra dura"

(Pesajim 3). "Muchos malhechores me han causado males, pero ninguno como mi propia lengua"

(Reshit Jojmá).

6

En los actos y en los detalles insignificantes es donde podemos conocer la verdadera personalidad

del individuo. Jacob sirvió durante veinte años a Laván, que lo engañaba constantemente (31, 41),

y no se permitió llevar nada de lo que no le pertenecía. Esto sirve para mostrar hasta qué punto debe

llegar la honestidad del empleado, aún con un patrón injusto.

7

Palabras arameas que significan "montón del testimonio", lo mismo que gal-ed en hebreo.

 

 

 

 

     

 


 

 
   
       
       
       
       
   
 

 

Correos: eliyahubayonah@gmail.com

Copy Rights © Shalom Haverim Org - Monsey 10952, New York