Protected by Copyscape Web Copyright Protection Software

 

BERESHIT- GENESIS - En el Principio

CAPITULO 32

(fonética sefaradí)

 

32:1 Y se levantó Laván muy temprano por la mañana, y besó a sus hijos y a sus hijas, y los bendijo; y se puso en camino y regresó Laván a su lugar.

Vayashkem Lavan baboker vayenashek levanav velivnotav vayevarej ethem vayelej vayashav Lavan limekomo.

32:2 Mas Jacob siguió su camino, (1) y se encontraron con él ángeles de Dios.

VeYa'akov halaj ledarko vayifge'u-vo mal'ajey Elohim.

32:3 Y dijo Jacob al verlos: Campamento de Dios es éste; y llamó aquel lugar Majanáyim (lugar de dos campamentos).

Vayomer Ya'akov ka'asher ra'am majaneh Elohim zeh vayikra shemhamakom hahu Majanayim.

32:4 Y envió Jacob mensajeros delante de él a Esaú, su hermano, a tierra de Seír, al campo de Edom,

Vayishlaj Ya'akov mal'ajim lefanav el-Esav ajiv artsah Se'ir sdeh Edom.

32:5 y les ordenó diciendo: Así diréis a mi señor Esaú: "Así dijo tu siervo Jacob: Con Laván he morado, y me tardé hasta ahora;

Vayetsav otam lemor koh tomrun ladoni le-Esav koh amar avdeja Ya'akov im-Lavan garti va'ejar ad-atah.

32:6 y obtuve bueyes, y asnos, y rebaños, y siervos y siervas; y he enviado a avisar a mi señor para hallar gracia a tus ojos.

Vayehi-li shor vajamor tson ve'eved veshifjah va'eshlejah lehagid ladoni limtso-jen be'eyneyja.

32:7 Y los mensajeros volvieron a Jacob, diciendo: Llegamos a tu hermano Esaú y también él viene a tu encuentro, y cuatrocientos hombres con él.

Vayashuvu hamal'ajim el-Ya'akov lemor banu el-ajija el-Esav vegam holej likratja ve'arba-me'ot ish imo.

32:8 Y temió Jacob mucho y se angustio; y dividió la gente que estaba con él, y el ganado menor, y el ganado mayor, y los camellos, en dos campamentos;

Vayira Ya'akov me'od vayetser lo vayajats et-ha'am asher-ito ve'et-hatson ve'et-habakar vehagmalim lishneh majanot.

32:9 pues dijo: Si viene Esaú al primer campamento, y lo hiere, el campamento que quede será librado (2).

Vayomer im-yavo Esav el-hamajaneh ha'ajat vehikahu vehayah hamajaneh hanish'ar lifleytah.

32:10 Y dijo Jacob: Dios de mi padre Abraham, y Dios de mi padre Isaac, Eterno; Tú que me dijiste "vuelve a tu tierra y a tu parentela, y Yo te haré bien";

Vayomer Ya'akov Elohey avi Avraham ve'Elohey avi Yitsjak Adonay ha'omer elay shuv le'artseja ulemoladeteja ve'eytivah imaj.

32:11 soy muy pequeño para todas las mercedes y toda la fidelidad que usaste con tu siervo; porque con mi báculo pasé este Jordán, y ahora he venido a ser dos  campamentos.

Katonti mikol hajasadim umikol-ha'emet asher asita et-avdeja ki vemakliavarti et-haYarden hazeh ve'atah hayiti lishney majanot.

32:12 ¡Líbrame, te ruego, de la mano de mi hermano, del poder de Esaú, porque le temo, no sea que venga y me hiera, a la madre sobre (3) (con) los hijos!

Hatsileni-na miyad aji miyad Esav ki-yare anoji oto pen-yavo vehikani em albanim.

32:13 Y Tú dijiste: ciertamente Yo te haré bien, y haré que tu simiente sea como la arena del mar, que no puede ser contada a causa de la muchedumbre (4).

Ve'atah amarta heytev eytiv imaj vesamti et-zar'aja kejol hayam asher loyisafer merov.

32:14 Y pasó allí aquella noche; y tomó de lo que le vino a la mano un presente para Esaú, su hermano:

Vayalen sham balaylah hahu vayikaj min-haba veyado minja le-Esav ajiv.

32:15 doscientas cabras y veinte machos cabríos; doscientas ovejas y veinte carneros;

Izim matayim uteyashim esrim rejelim matayim ve'eylim esrim.

32:16 treinta camellas paridas con sus crías; cuarenta vacas y diez toros; veinte asnas y diez borriquillos.

Gemalim meynikot uvneyhem shloshim parot arba'im ufarim asarah atonot esrim vaeyarim asarah.

32:17 Y los entregó en manos de sus siervos, cada manada aparte, y dijo a sus siervos: Pasad delante de mí, y dejad un espacio entre manada y manada.

Vayiten beyad-avadav eder eder levado vayomer el-avadav ivru lefanay verevaj tasimu beyn eder uveyn eder.

32:18 Y mandó al primero, diciendo: Cuando te encuentre Esaú, mi hermano, y te pregunte, diciendo: "¿de quién eres y adónde vas, y de quién son estos animales que van delante de ti? "

Vayetsav et-harishon lemor ki yifgashja Esav aji ushe'elja lemor lemi-atah ve'anah telej ulemi eleh lefaneyja.

32:19 Entonces dirás: de tu siervo Jacob, un presente (5) es enviado a mi señor Esaú, y he aquí que él viene tras de nosotros".

Ve'amarta le'avdeja le-Ya'akov minja hi shlujah ladoni le-Esav vehineh gamhu ajareynu.

32:20 Y también al segundo, y también al tercero, y también a todos los que iban tras las manadas, (ordenó) diciendo: Conforme a esto hablaréis a Esaú, cuando lo halléis.

Vayetsav gam et-hasheni gam et-hashlishi gam et-kol-haholjim ajarey ha'adarim lemor kadavar hazeh tedabrun el-Esav bemotsa'ajem oto.

32:21 Y diréis: "He aquí que también tu siervo Jacob viene tras de nosotros". Porque dijo: apaciguaré su ira con el presente que va delante de mí, y después veré su rostro; quizá me acoja favorablemente.

Va'amartem gam hineh avdeja Ya'akov ajareynu ki-amar ajaprah fanav baminjah haholejet lefanay ve'ajarey-jen er'eh fanav ulay yisa fanay.

32:22 Y pasó el presente (6) delante de él, y él durmió aquella noche en el campamento.

Vata'avor haminjah al-panav vehu lan balaylah-hahu bamajaneh

32:23 Y se levantó aquella noche y tomo a sus dos mujeres, y a sus dos siervas, y a sus once hijos, y pasó vado de Yaboc.

Vayakom balaylah hu vayikaj et-shtey nashav ve'et-shtey shifjotav ve'et-ajar asar yeladav vaya'avor et Ma'avar Yabok.

32:24 Y los tomó y los hizo pasar el arroyo, e hizo pasar lo que tenía.

Vayikajem vaya'avirem et-hanajal vaya'aver et-asher-lo.

32:25 Y se quedó Jacob solo, y luchó un hombre (ángel) con él hasta que rompió el alba.

Vayivater Ya'akov levado vaye'avek ish imo ad alot hashajar.

32:26 Y cuando vio (el ángel) que no podía con él, tocó la coyuntura de su muslo, y se descoyuntó la coyuntura de Jacob mientras luchaba con él.

Vayar ki lo yajol lo vayiga bejaf-yerejo vateka kaf-yerej Ya'akov behe'avko imo.

32:27 Y dijo (el ángel) : Déjame ir, que está rayando el alba. Y contesto: No te dejaré ir hasta que me hayas bendecido.

Vayomer shaljeni ki alah hashajar vayomer lo ashalejaja ki im-berajtani.

32:28 Y él le dijo: ¿Cuál es tu nombre? Y él respondió: Jacob.

Vayomer elav mah-shmeja vayomer Ya'akov.

32:29 Le dijo pues: No será llamado tu nombre Jacob, sino Israel (Yisrael) ; porque has luchado con el ángel de Dios, y con hombres, y has prevalecido.

Vayomer lo Ya'akov ye'amer od shimja ki im-Yisra'el ki-sarita im-Elohim ve'im anashim vatujal.

32:30 Y preguntó Jacob, diciendo: Dime, te ruego, cuál es tu nombre. Mas él respondía:¿Por qué preguntas por mi nombre? Y le bendijo allí.

Vayish'al Ya'akov vayomer hagida-na shmeja vayomer lamah zeh tish'al lishmi vayevarej oto sham.

32:31 Y Jacob puso por nombre al lugar Peniel (rostro de Dios); "porque he visto (el ángel de) Dios cara a cara, y fue salvada mi vida' .

Vayikra Ya'akov shem hamakom Peni'el ki-ra'iti Elohim panim el-panim vatinatsel nafshi.

32:32 Y nació el sol para él cuando pasaba por Penuel (Peniel)," y cojeaba del muslo.

Vayizraj-lo hashemesh ka'asher avar et-Penu'el vehu tsolea al-yerejo.

32:33 Por tanto, no comen los hijos de Israel del tendón encogido, que está en la coyuntura del muslo, hasta el día de hoy; por cuanto (el ángel) tocó la coyuntura del muslo de Jacob, en el tendón escogido (ciático).(7)

Al-ken lo-yojlu veney-Yisra'el et-gid hanasheh asher al-kaf hayarej ad hayom hazeh ki naga bejaf-yerej Ya'akov begid hanasheh.

 

Comentario:

1

Se nota en cierto modo una semejanza entre los acontecimientos que ocurrieron con Jacob y los del pueblo israelita. Jacob vuelve a su tierra natal después de pasar grandes penurias y días difíciles.

Largos años tuvo que trabajar para establecer su hogar. Veces y más veces le engañaron y le

robaron (cap. XXXI, 40 - 42). Pero a todo se sobrepuso, y por fin tuvo que volver a su país. Este es

el problema de la diáspora en general. Jacob no consiguió construir su hogar definitivo, pues éste,

igual que la Sucá, símbolo de la morada del galut, no puede subsistir por largo tiempo. Esta es la

triste realidad, la cual no debemos olvidar. Los rabinos del Talmud dijeron: a la persona que estaba

en condiciones de morar en Eretz Yisrael y no lo hizo, se le prohibe llevarlo allí después de su muerte

(a no ser que de]ase recomendado (tzavaa) que así lo hicieran), porque está escrito: En vuestra vida

mi heredad pusisteis por abominación, y en vuestra muerte venís y contamináis mi tierra. La Torah

exige que entreguemos a Eretz Yisrael no nuestra muerte, sino nuestra vida.

2

Al tomar Jacob conocimiento de que su hermano venía acompañado de cuatrocientos hombres, se

preparó, nos dice el exegeta Rashí (vers. 9), para tres cosas: la primera, ofrecer presentes; la

segunda, pedir protección a Dios; la tercera combatir si fuese necesario.Los hombres, aún los justos,

no deben esperar con los brazos cruzados la ayuda de Dios, escribe el Zohar: Mehitorerutá diltata,

atá hitorerutá dilmala (cuando se mueven para actuar en la tierra, ayudan también en los cielos). "Y

dijo Dios a Moisés: ¿Por qué clamas a Mí? ¡Habla a los hijos de Israel y que se muevan! " (Éxodo XIV,

15). El mismo caso se dio con Josué: "Y dijo Dios a Josué: Levántate, ¿Por que estás así postrado con

el rostro en la tierra? (¡procura saber lo que aconteció! ) Israel pecó y también se aprovecharon del

anatema, etc." Josué VII, 10). De ahí nació el conocido proverbio: "Ayúdate y Dios de ayudara", o

como se dice en España: "A Dios rogando y con el mazo dando".

3

Una madre cubre generalmente a sus hijos para protegerlos del peligro.

4

Esta promesa fue hecha a Abraham, abuelo de Jacob.

5

Los judíos, por ser un pueblo pacifista, ofrecieron presentes a sus perseguidores en toda su historia, así como lo hizo Jacob.

6

Jacob regaló a Esaú de todo lo que poseía menos siervos y siervas; no quiso abandonarlos, pues entregarlos a Esaú significaría para éstos la muerte moral y espiritual.

7

Se prohibió a los israelitas comer ese nervio (guid hanashé, nervus ischiadicus) por haber dejado a

Jacob solo aquella noche en que luchó con el ángel, resultándole de ello el defecto de su muslo (ver

Maséjet Jolin 7, 6). Pero el Séfer Jasidim afirma que fueron los propios hijos de Israel quienes

prometieron no comer de ese nervio, después de lo que ocurrió a su padre por no haberle

acompañado. Según el Talmud, esta interdicción es un precepto de la Torah, pero introducido por

Moisés en este episodio para indicar su motivo (Jolín 7, 6). Desde el punto de vista científico, los

nervios constituyen lo que hay de más duro en la carne para la digestión, convirtiéndose muchas

veces en materias nocivas en el interior del cuerpo humano, y aún más el nervio en

cuestión.Antiguamente, los carniceros israelitas llamados menakerim estaban especializados en

extirpar este nervio y sus ramificaciones. Pero en nuestra época es difícil encontrar semejantes

carniceros, razón por la cual la parte trasera del animal no es considerada kasher (propio para el

consumo conforme a la religión).

 

 

 

 

     

 


 

 
   
       
       
       
       
   
 

 

Correos: eliyahubayonah@gmail.com

Copy Rights © Shalom Haverim Org - Monsey 10952, New York